Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
June 14, 2021 8:52 am
Cosas de Barrio

Lo escuché en el Yotivenco – Mayo 2021

Una familia tuvo que mudarse porque las raíces de un árbol rompieron las cañerías de la casa

Todo empezó a mediados del año pasado con un par de baldosas levantadas en la vereda. Pero a comienzos de este año, la casa de Liniers que habita Héctor Velázquez y su familia entró en estado de ebullición, como consecuencia de los destrozos de las cañerías cloacales y de desagote pluvial, provocado por las raíces del árbol de la vereda. “Hemos tenido que romper varios pisos para ver de dónde venía el problema, hasta que descubrimos que eran las raíces”, explica Héctor, quien el 15 de enero último oficializó vía web el primer reclamo ante la Comuna 9 (Nro. 00020786/21). Pero eso no es todo. A fines de marzo, el agua y los líquidos cloacales comenzaron a brotar de las rejillas y de la base del sanitario. Ante la falta de respuesta de la Comuna 9, debió pagarle a un plomero para intentar frenar el desastre. Sin embargo, de acuerdo a las normativas vigentes, es el Gobierno porteño quien debería haberse hecho cargo de las obras, en su casa de Ventura Bosch 6923, a metros de Cosquín. Tal fue el colapso que irrumpió en el domicilio que la casa quedó inhabitable, por lo Héctor –que no es propietario de la vivienda, sino inquilino- junto a su esposa y su hijo debieron mudarse -en plena pandemia- a la casa de un familiar en la localidad bonaerense de Ituzaingó. El 22 de marzo pasado Héctor volvió a contactarse con la Comuna 9. Esta vez les escribió en forma directa a sus correos personales a los siete juntistas. Allí, además de recordarles los detalles del caos que detonó su casa, adjuntó videos explícitos que se tomó el trabajo de grabar el día anterior, y arrobó además al Gobierno porteño (@gcba) y al propio Horacio Rodríguez Larreta (@horaciorlarreta). En todos y cada uno de los casos, jamás nadie se contactó con él. Ninguno de ellos les respondió. Recién cuando Cosas de Barrio publicó el reclamo en el sitio web y en redes sociales, los juntistas Lorena Crespo y Hernán Poggi se interesaron en el tema, que para entonces ya había sido denunciado una vez más en la Comuna 9 (reclamo N° 00143520/21) y también ante la Defensoría del Pueblo de la Ciudad (Trámite 6355/21). Finalmente, a comienzos de mayo, un grupo de operarios se acercó al domicilio y procedió a cortar las raíces del árbol (sólo las que levantaban la vereda) y a reemplazar las baldosas. Sin embargo, tanto la Comuna como el Gobierno porteño se desentendieron del arreglo de la vivienda, cuyos pisos permanecen destrozados. “Llevamos cinco meses con la casa explotada y todavía no sabemos siquiera cuándo ni cómo van a solucionar este problema. Tampoco entendemos cuál es el motivo para haber llevado las cosas a este extremo”, se pregunta el vecino y advierte que se reserva el derecho de “iniciar acciones legales por el maltrato, la violencia moral y psicológica recibida de las que ni siquiera se disculparon”. En medio de ese caos, hoy Héctor y los suyos están buscando otra casa para alquilar. “Queremos priorizar la salud. Prefiero mudarme antes de padecer otro pico de presión, que desconozco cómo puede terminar”.


• Accesos habilitados y cerrados en la Comuna 9

En el marco de la nueva etapa de restricciones anunciadas el jueves 20 de mayo por el Presidente Alberto Fernández, y para hacer más efectivos los controles de movilidad, hasta las primeras horas del lunes 31 de mayo permanecerán cerrados 71 de los 127 accesos vehiculares que se ubican entre la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires. El objetivo central apunta a reducir la circulación dada la gravedad de la segunda ola de la pandemia de coronavirus. Los cortes son totales durante las 24 horas y por los nueve días que se extiende el confinamiento. Esto implica que sólo pueden trasladarse los trabajadores esenciales, sea en sus vehículos particulares o en transporte público, exclusivamente portando el certificado de circulación que los habilite. De tal forma, diecisiete de los 71 accesos cerrados, afectan de manera directa a los barrios de Liniers y Mataderos. La nómina es la siguiente: bajada de Gral. Paz por Eva Perón; cruce calle Jorge Chávez; cruce calle Ibarrola; cruce pasaje Ángel Roffo; subida de Gral. Paz por Monte; subida de Gral. Paz por Pila; subida de Gral. Paz por García de Cossio; subida de Gral. Paz por Estero Bellaco; subida de Gral. Paz por Tapalqué; bajada de Gral. Paz por Martínez de Hoz; bajada de Gral. Paz por Ibarrola; bajada de Gral. Paz por Tuyutí (desde estación de servicio AXION); bajada de Gral. Paz por Pizarro; cruce de Avenida Emilio Castro/Mosconi; bajada de Gral. Paz por Emilio Castro; cruce calle Tonelero; y bajada Gallardo de autopista Perito Moreno. Por otra parte, entre los 56 accesos habilitados sólo para personal esencial, diecisiete se ubican en los límites de Liniers y Mataderos, y son los siguientes: subida de Gral. Paz por Av. Alberdi; bajada de Gral. Paz por Av. de los Corrales; subida de Gral. Paz por Ramón Falcón; bajada de Gral. Paz por Av. Alberdi; cruce de Av. Eva Perón; cruce de Av. Juan B. Alberdi; empalme con Acceso Oeste; empalme Acceso Oeste con Autopista Perito Moreno; cruce de Av. Rivadavia; cruce de calle Ramón Falcón; subida de Gral. Paz por Av. Rivadavia (desde Provincia); bajada de Gral. Paz por Amadeo Jacques; bajada de Gral. Paz por Autopista Perito Moreno; subida de Gral. Paz (hacia Riachuelo) desde Acceso Oeste; subida de Gral. Paz (hacia Río de la Plata) desde Autopista Perito Moreno; subida de Gral. Paz (hacia Río de la Plata) desde Acceso Oeste; y cruce de Av. Juan B. Justo.


• Corte y pretesta en General Paz y Rivadavia

Un grupo de choferes autoconvocados de las líneas 740.440 y 315 se manifiestan desde las 7 AM del lunes 17 de mayo sobre el puente de General Paz y Rivadavia, obstruyendo dos de los tres carriles de ambas manos, en reclamo de mejoras salariales -piden un básico de 100 mil pesos de bolsillo- y prioridad de vacunación, entre otras demandas. Los manifestantes, que no responden a la UTA oficial, extendieron la medida de fuerza hasta poco después de las 15. La situación fue similar a la ocurrida el martes 11, cuando en el mismo punto neurálgico de Liniers los manifestantes forcejearon con efectivos de la Policía porteña, quienes trataron infructuosamente de impedir que subieran a la General Paz. En la última manifestación, la Policía se ubicó con siete carros de asalto sobre la avenida Rivadavia, a metros del puente, pero no intervino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *