Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
April 15, 2021 5:02 am
Cosas de Barrio

Lo escuché en el Yotivenco – Noviembre 2020

Se liberó la barrera de Barragán

¡Alcen la barrera! Tras varios meses sin funcionar, finalmente volvió a levantarse la barrera de Barragán. Los automovilistas, agradecidos.

Finalmente, luego de varios meses de permanecer clausurada al tránsito vehicular, volvió a habilitarse el paso a nivel de la calle Barragán, a metros de la Estación Liniers (ver foto). La ansiada reapertura de las barreras volvió a permitir la conexión entre el sur y el norte del barrio, lo que hasta entonces generaba un importante trastorno para los conductores, que debían optar por el paso a nivel de Irigoyen (en Villa Luro) o bien por el puente de la avenida General Paz, distantes a casi veinte cuadras uno de otro. La barrera de Cuzco, no obstante, permaneció abierta al tránsito vehicular durante los meses de pandemia. Como se sabe, el del tendido ferroviario a nivel se transformó desde hace años en una valla que parte en dos al barrio de Liniers, de allí que el soterramiento se veía como el punto final para ese escollo histórico. Sin embargo, a la fecha, la continuidad de aquella obra tantas veces anunciada, se mantiene como un gran signo de pregunta, por lo menos hasta que el final de la pandemia vuelva a poner las cosas en su lugar (o ya no haya tiempo para estirar las excusas).

El concurso literario de la Junta ya eligió a sus ganadores

La Junta de Estudios Históricos del barrio de Liniers llevó a cabo el acto de entrega de premios de su tradicional concurso literario anual, que en esta oportunidad giró en torno a los “Amigos, esos amigos del alma”. Pandemia mediante, el encuentro debió desarrollarse a través de la plataforma Zoom, el sábado 21 de noviembre en horas de la tarde. La nómina de ganadores fue la siguiente: En el rubro Poesía (categoría Galardón de Oro) el primer premio estuvo compartido entre Edgardo Polito, con su obra “Archivo de los tiempos” y Delia Fernández Cabo (“Compañero”), el segundo le correspondió a María Teresa Lippo (“Tardes”) e Irma Polola (“El tesoro de la amistad”) y el tercero a Elena Álvarez (“Mi amiga”); en la categoría Mayores el primer premio se repartió entre Gabriela Peirano (“Andrew mi amigo”) y Liliana Ravasio (“Encuentro”), y el segundo entre Susana Orden (“Amistad”), Silvana Sosa (“Amigos”) y Jorge Bircher (“Amiga naturaleza”). En el rubro cuento, categoría Galardón de Oro, el primer premio fue para Graciela Martin (por su cuento “La señora del vestido celeste”), Osvaldo Hueso  (“El colegio”) y León Bouvier (“Perrucho”); el segundo se repartió entre María Teresa Lippo (“Tarde de domingo”), Edgardo Polito (“Vecinos”) y Silvia Martínez (“Alicia”); y el tercero entre Elena Álvarez (“La copita servida”), Eduardo Bianchi (“Alberto el sabio”) e Irma Polola (“Krauseanos”); hubo además dos menciones de honor para Marta Lampo (“Episodio mortal”) e Ignacio Messina (“A mis amigos”). En la categoría Mayores el primer premio fue para Enrique Robira (“La cúpula plateada”), Laura Garachana (“Títere”) y Susana Orden (“El chalet de la esquina”); el segundo para Carlos Castrovinci (“La primera cosecha”), Jorge Bircher (“Te llevo en mi alma”) y Daniela Quiroga (“Aristóbulo y la Negra”); y el tercero para Cristian Gioffreda (“Relato de amistad”), Nerea Álvarez (“Honrar la amistad”) y Norberto Buffarini (“Buscando el pasado”). Finalmente, en la Categoría Juveniles, el primer premio fue para Renata Franciscono, por su cuento “Abrazos poderosos”.

Sesenta veces Gallego

Gallego feliz. El popular vecino José Luis García posa junto a dos hijos. Aunque acaba de celebrar los 60, sus clientas dicen que está hecho un pibe “parece de 59”, aseguran.

El 24 de noviembre sopló sus primeras 60 velitas el vecino José Luis García, popularmente conocido en el barrio y en redes sociales (donde suele subir chistes buenos y de los otros) como “El Gallego de Liniers”. Su simpatía inigualable, el buen humor y el permanente culto a la amistad hacen del Gallego un émulo de Roberto Carlos, en el singular arte de cosechar amigos. Pero además, desde su tradicional local de artículos de limpieza ubicado en la esquina Caaguazú y Cañada de Gómez, les presta el oído a sus clientes y, para muchos, es un psicólogo sin título. “Por el precio de un desinfectante de inodoros hago terapia gratis”, suele decir doña Carmen aprovechando la volada… Amante de los fierros (hincha fanático de Ford) y simpatizante de San Lorenzo, el Gaita hace de su familia el tesoro más preciado. Con sus hijos José Sebastián y Xavier, sus nueras y su inseparable Petty, suele hacer gala además de su destreza culinaria, donde se destaca una larga lista de platos ibéricos en los que el pescado y los mariscos son el ingrediente principal. Seis décadas ininterrumpidas en el barrio lo avalan como un símbolo de su querido Liniers ¡Felices 60 Gaita, y que cumplas muchos más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *