Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
April 13, 2024 5:48 am
Cosas de Barrio

Los Consejos de Grado: un ejercicio democrático y participativo que involucra a toda la comunidad escolar

Ante una transgresión a las normas, no prevé sanciones sino medidas reparatorias

Por la Lic. Vanesa Aichino (*)

Desde el retorno a las clases presenciales, toda la comunidad educativa percibió la necesidad de trabajar la convivencia y la resolución pacífica de conflictos, aún más que en la prepandemia. Contamos con un marco normativo que nos encuadra y nos sostiene. La Ley N° 26.892, dictaminada en el 2013, se creó para la “promoción de la convivencia y el abordaje de la conflictividad social en las instituciones educativas” a la par de la Resolución Conjunta del Consejo Federal de Educación N°239/14. De esta normativa hay tres puntos esenciales para ser trabajados en las escuelas: los consejos de grado, el Acuerdo Escolar de Convivencia (AEC) y el Consejo Escolar de Convivencia (CEC).

Comencemos con los consejos de grado. Deben tener un encuadre determinado y la escuela debe planificar un cronograma. Se recomienda una frecuencia quincenal y establecer en la grilla horaria de cada grado el día y la hora destinados para ellos (son los consejos ordinarios). El tema debe estar definido: los alumnos pueden plantear anónimamente en papeles diversas temáticas y se vota la que se va a tratar. No deben estar relacionadas a ningún niño en particular. Se habla de situaciones y no de actores. Las familias deben estar informadas de estos encuentros ¿Cómo se desarrolla un consejo? Se debe exponer el tema, debatir ideas, llegar a un acuerdo (aunque quizás éste sea que es necesario más tiempo para seguir tratando el tema) y firmar el acta que explicita lo tratado. Es imprescindible que los acuerdos o compromisos alcanzados en la asamblea de cada grado se registren en un acta. Este registro es fundamental para documentar y dar validez a los acuerdos tomados, así como para asegurar su cumplimiento en el futuro. También hay consejos extraordinarios que se convocan eventualmente. Estas asambleas de aula son instancias en las que se discuten y abordan los acuerdos institucionales. Las actas de los consejos de aula deben ser compiladas en un cuaderno destinado a tal fin. Su correcta aplicación garantiza un ejercicio democrático auténtico.

El AEC se realiza con la participación de toda la comunidad. Previo a esto, es necesario recuperar el reglamento de convivencia con el que ya cuenta la escuela o, si no existiera, algún docente o miembro del equipo de conducción deberá confeccionar un documento donde se expliciten las normas vigentes en la institución. Cabe destacar que no se hace referencia al Reglamento Escolar de CABA que regula el funcionamiento de las escuelas, las funciones de los docentes, etc. En los Consejos de Grado se reflexionará sobre “qué escuela queremos” quedando lo trabajado sintetizado en un solo documento. El AEC deberá contener “la escuela que se busca”, cuáles son los valores que sostendrán esa construcción, las transgresiones a las normas agrupadas en las categorías de graves, muy graves y leves y las acciones reparatorias posibles cuando no se respete lo normado. No se habla de sanciones sino de medidas que reparen el daño ocasionado a la comunidad escolar, con un fuerte énfasis en la reflexión sobre lo ocurrido y en el pensar “qué puedo hacer para subsanar lo hecho”.

Esta síntesis del borrador del AEC se pondrá en discusión con los docentes, los no docentes y las familias, en espacios facilitados por la conducción, en los cuales los diferentes actores podrán realizar aportes que contribuyan a mejorar la convivencia escolar, teniendo en cuenta lo planteado en los consejos de aula. Todos los participantes se sentirán parte de la elaboración de un sólo documento que refleje los acuerdos y promueva el compromiso de todos para su implementación.

Así, se construirá un documento consensuado, compartido y participativo. El objetivo de elaborar un texto con normas vigentes en la escuela es establecer un marco de referencia claro y transparente sobre las reglas que rigen la convivencia y el funcionamiento de la institución educativa. Este AEC permitirá a todos los miembros de la comunidad educativa, tanto docentes como estudiantes y familias, conocer y comprender las normas vigentes y las pautas de comportamiento esperadas dentro del ámbito escolar. Además, este texto sirve como una herramienta de comunicación y de consenso, ya que se elabora en conjunto con los diferentes actores educativos, fomentando la participación y el compromiso de todos en la construcción de un ambiente escolar favorable para el aprendizaje y la convivencia. Esta participación es de suma importancia en el ámbito educativo porque permite un enfoque más integral y completo en la toma de decisiones y en la construcción de acuerdos. Cada uno de los miembros de la comunidad aporta diferentes perspectivas, conocimientos y experiencias que enriquecen el proceso de elaboración de normas y políticas escolares.

En resumen, el AEC permite considerar diferentes puntos de vista, promueve la corresponsabilidad de todos los actores educativos y fomenta un ambiente de respeto, colaboración y participación en la comunidad escolar. El Consejo Escolar de Convivencia nos queda pendiente para otra edición. La convivencia en las escuelas es una construcción activa y dinámica, que se debe realizar entre todos. 

(*) Aichino es licenciada en Educación, supervisora adjunta del Distrito Escolar N° 7, directora de la Escuela N° 24 D.E. 18 “Maipú” y vecina de Liniers.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *