Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
September 28, 2023 5:23 am

Doble falta

Las dos canchas de tenis de cemento del polideportivo municipal Santojanni, arrastran desde hace meses un alarmante estado de deterioro y abandono. Ambas superficies presentan profundas grietas y rajaduras que ponen en riesgo la integridad física de quienes diariamente practican tenis allí. Ante la inacción de los funcionarios, un nutrido grupo de vecinos presentó hace meses el reclamo con una nota formal en la sede de la Secretaría de Deportes porteña, pero jamás obtuvieron respuesta. Mientras tanto, el riesgo de accidentes se acrecienta día a día.

Los centros polideportivos de la Ciudad de Buenos Aires son espacios donde el vecino tiene acceso a las diversas prácticas deportivas y recreativas que allí se ofrecen, tales como básquet, fútbol, vóley, tenis, atletismo o natación. Todas disciplinas que se encuentran subvencionadas con las tasas e impuestos municipales que paga el vecino de la Ciudad, por lo que, aunque son de acceso libre y gratuito, existe una contraprestación impositiva directa de los porteños.

En ese marco, el polideportivo Santojanni, con sede en el barrio de Liniers, atraviesa una situación que vale la pena destacar. Ubicado entre las calles Patrón, Murguiondo y Acassuso, frente al hospital homónimo, lleva el nombre de Francisco Santojanni, quien fuera el benefactor que cedieran esos terrenos a la entonces Municipalidad de Buenos Aires, para fines benéficos, comunitarios y recreativos.

Con una cancha de fútbol 9 alfombrada con césped sintético y una pileta techada que permite la práctica de deportes acuáticos durante todo el año como bandera, el polideportivo municipal local alberga además otros espacios para la práctica deportiva que se encuentran en un estado lamentable. Tal es el caso de las dos canchas de tenis de cemento, que se ubican sobre el ala sur del predio. Ambas canchas arrastran un alarmante estado de deterioro, que pone en riesgo a quienes diariamente practican tenis allí (ver fotos).

Se sabe que durante un partido los jugadores deben desplazarse por la cancha para poder seguir el ritmo de la pelota en juego. Sin embargo, debido a las roturas y  profundas grietas que se observan en las canchas –producto de la histórica falta de mantenimiento- ese desplazamiento debe hacerse con cautela, a riesgo incluso de tropezarse, caer al pavimento y padecer serias lesiones.

Debido a esta situación, el 4 de mayo pasado se presentó una nota en la Secretaría de Deportes porteña, con la firma y adhesión de 150 vecinos de la zona, solicitando la inmediata reparación de las canchas de tenis y, además, la construcción de un frontón en el espacio lindero. Asimismo, los vecinos que concretaron la presentación del escrito, solicitaron una reunión con el actual secretario de Deportes -y exentrenador de Las Leonas- Carlos Retegui, quien nunca recibió a los vecinos ni tampoco respondió ninguno de los mails cursados posteriormente. Sin embargo, los vecinos fueron recibidos por un grupo de asesores del secretario, quienes se identificaron como Santiago, Javier y Mónica, quien dijo ser la “asistente del señor Retegui”.

Como resultado de ese encuentro, los funcionarios de la Secretaría de Deportes de la Ciudad se comprometieron a realizar en los próximos días una videoconferencia, en la que les informarían a los vecinos los avances logrados al respecto. No obstante, aquel encuentro virtual jamás se concretó, y el silencio se extendió a los diversos mails enviados por los vecinos, por los que nunca obtuvieron respuesta, lo que no hace más que demostrar el desinterés de las autoridades sobre la situación planteada.

Aquella vieja expresión del latín que reza “mens sana in córpore sano”, extraída de los poemas satíricos del autor romano Décimo Juvenal -que significa que “debemos orar por una mente sana en un cuerpo sano”- parece difícil de concretarse en el polideportivo de Liniers, cuando la indiferencia y el desinterés de los funcionarios que deben ponerla en práctica, dominan la escena.

Stella Maris Pina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *