Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
April 13, 2024 6:08 am
Cosas de Barrio

Manta corta, reclamo prolongado

“Cuando llego a casa te mensajeo así arreglamos para el partido de mañana”, le dice Agustín a uno de sus amigos mientras sale del colegio y se dispone a emprender el camino de regreso a su casa. Está en sexto grado, pero desde que la semana pasada cumplió los 11, sus padres finalmente accedieron al insistente reclamo de volverse solo, como varios de sus compañeros. “Son siete cuadras má. Papá me lleva a la mañana y yo al mediodía me vuelvo caminando ¿Dale?”. El sí surgió a regañadientes y lo habían demorado tanto como habían podido. “Después de tu cumple vemos”, había sido la promesa ambigua, hasta que el “vemos” se convirtió en “bueno, dale”.

Espera que corte el semáforo -cómo tantas veces le recalcaron en su casa- y cruza a paso firme Álvarez Jonte y luego Fragueiro, para rumbear por Reservistas Argentinos hacia el oeste. Es viernes y el habitual bullicio desatado en la puerta del Instituto Dalmacio Vélez Sarsfield se va apagando lentamente, mientras el cielo encapotado del mediodía amenaza con descargar un aguacero.

Agustín percibe unas pisadas apuradas detrás suyo. Nada fuera de lo normal, cuando las ganas de llegar a casa y sacarse el uniforme apremian a la mayoría. De pronto alguien lo toma por los hombros y lo saluda con una sonrisa. Cuando intenta reconocerlo, el tipo saca un cuchillo de su campera y amenaza con clavárselo en el ombligo. “¡El celular y la guita nene!”, le exige en voz baja pero firme y sin perder la sonrisa. Agustín titubea, pero cuando ve que el cuchillo sigue ahí y el tipo no lo larga, saca el teléfono de la mochila y el vuelto que le había quedado del kiosco y se los entrega. “Calladito la boca, no hagas boludeces”, le dice el hombre que ahora guarda el cuchillo, dobla por Fragueiro y escapa veloz hasta perderse por Juan B. Justo. 

El de Agustín no es un caso aislado, sino uno de los más de quince que se vienen repitiendo en las últimas tres semanas, y que invariablemente tienen como víctimas a los alumnos que salen del Instituto Vélez Sarsfield sin la compañía de un adulto. Presas fáciles, más aún cuando la presencia policial o de seguridad en la zona es casi nula o inexistente. No obstante, hubo episodios en los que los vecinos y comerciantes debieron intervenir en forma directa para evitar la concreción de robos e incluso capturar a los victimarios.

En todos los casos, los hechos se suceden en torno a las cinco esquinas de Barragán, Álvarez Jonte, Reservistas Argentinos y Fragueiro, a metros del Instituto Dalmacio Vélez Sarsfield y de la Escuela Mariano Sánchez de Loria.

“Necesitamos la presencia de personal policial como hay en otros colegios de la zona, y el armado de senderos seguros. Pedimos medidas urgentes porque de eso depende la seguridad de nuestros hijos”, reclama hoy la mamá de Agustín -que optó por deshacer la promesa con su hijo y volver a acercarse a la puerta del colegio a la hora de la salida- y el resto de los padres que componen la comunidad educativa.

Así se lo hicieron saber al comisario Sergio Rodríguez, que tiene a su cargo la Seccional 9B -ubicada a un par de cuadras del establecimiento, en Juan B. Justo y Gana- cuya jurisdicción cubre toda la geografía linierense. “Estoy al tanto del reclamo de los vecinos y prometo ocuparme del tema”, aseguró el funcionario policial, quien argumentó que no cuenta con el personal suficiente como para cubrir las demandas de toda la comunidad barrial. “Más aún cuando me solicitan personal para controlar las manifestaciones que se realizan en el Centro de la Ciudad. Es el viejo problema de la manta corta, si cubro un lado descuido otro”, se sinceró.

Al cierre de esta edición, los vecinos habían convocado a una manifestación para el jueves 29 de junio a las 18, en la esquina de Juan B. Justo y Álvarez Jonte, al pie del estadio de Vélez Sarsfield. Ojalá su reclamo sea atendido como corresponde, sin que la manta corta deje desamparado otro punto del barrio.

Lic. Ricardo Daniel Nicolini

(cosasdebarrio@hotmail.com)

editorial
cosas de barrio – Editorial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *