Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
June 20, 2024 9:03 pm
Cosas de Barrio

La importancia de la lectura en la escuela primaria

La fluidez y la comprensión lectora son dos aspectos que se intensificarán desde Tercer Grado

Por el Prof. Luis Varela (*)

La Dirección del Área Primaria de la Ciudad de Buenos Aires estableció como uno de los ejes de trabajo principales para el ciclo lectivo 2023, el trabajo en la adquisición de la fluidez lectora. Para eso, creó un Programa que se aplicará en todos los terceros grados de la ciudad, y que incluye capacitación docente, tomas de lectura periódicas, pruebas de comprensión de textos, el seguimiento y la evaluación a lo largo de todo el año.

Más allá de esto es interesante saber qué es la fluidez lectora y su importancia para la enseñanza y el aprendizaje. La escuela es el lugar apropiado para desarrollar la habilidad lectora. Allí se busca una mejor lectura y comprensión de textos antes de finalizar los primeros grados de la escolaridad primaria. 

La fluidez lectora es un proceso que involucra la lectura rápida, continua, sin silabear, comprensiva y eficiente. Esto apunta a leer sin tener que parar en lo que significa una palabra o frase. Es una destreza fundamental para los estudiantes, ya que los ayuda a comprender mejor el texto que están leyendo y completar propuestas lectoras de manera más eficaz. Al comprender más, un niño o niña mejora su vocabulario, aumenta su capacidad de leer y de recordar lo que ha leído. El desarrollo de la fluidez lectora facilita la comprensión en los aprendizajes que se basan o surgen a partir de la lectura.

Además de la velocidad y de la precisión, hay otra condición que se requiere y es la prosodia o lectura expresiva. Cuando se lee en voz alta el respeto a la entonación, a los
signos de puntuación y el ritmo impuesto facilitan la comprensión del texto leído.
La prosodia involucra aspectos presentes en el habla que van desde el tono, la intensidad,
la duración, hasta el acento, la entonación, la modulación de las pausas, la velocidad y el
ritmo.

¿Cómo se puede entonces mejorar la fluidez lectora? Siempre se ha dicho que se aprende a leer leyendo, y realmente es así. Varias estrategias pueden ayudar a los estudiantes a mejorar su fluidez y comprensión; entre ellas, leer en voz alta y en forma silenciosa, leer con un compañero, grabarse leyendo, y hacer actividades de comprensión con preguntas variadas. Otras situaciones didácticas pueden ser leer oraciones con distinta entonación, dos estudiantes leen un mismo texto y se dan ayuda mutua, lectura de un fragmento como si lo dijera el protagonista, preparar audiolibros o podcasts, etc. Esto favorecerá a los estudiantes a leer con celeridad y entendimiento. Cotidianamente se relaciona a la lectura con Prácticas del Lenguaje, pero la intervención docente debe hacerla extensiva hacia todas las áreas del conocimiento. Asimismo, es importante que en el aula a los estudiantes se les brinde un acercamiento a diferentes formatos textuales, no sólo los literarios, como un cuento. Proponer la lectura de textos científicos, de obras de teatro, de guiones radiales desde pequeños, favorece la comprensión y la adquisición de nuevo vocabulario, como también suele despertar el interés de los estudiantes, ya que la curiosidad va apareciendo con los desafíos y los temas que se van descubriendo: se siente atracción y más atención hacia lo nuevo. 

¿Es importante poder “medir” la fluidez lectora? Se mide la velocidad, pero es insuficiente. Como todo contenido que se enseña, su evaluación permanente es condición necesaria para guiar el camino, se trata de saber en qué etapa de la lectura se encuentra cada alumno o alumna, si va habiendo progresos y en qué medida se efectúan. Es fundamental para la toma de decisiones pedagógicas. Cabe destacar que se debe tener claro el punto de partida de cada niño. Estas mediciones de la fluidez lectora se realizan en forma periódica y sostenida con tomas de lectura en voz alta, y silenciosa para después responder preguntas sobre lo leído o realizar un resumen. Se identifican las barreras y los obstáculos para ayudar a los chicos a desarrollar estrategias para mejorarla.

¿Cómo se puede aplicar la fluidez lectora en la vida diaria? El desafío es tener siempre presente que la finalidad de la lectura es comprender lo que se lee. De esto se desprende que no sólo garantiza el tener éxito en la escuela, sino que también es una herramienta para la vida misma. En otras palabras, es una habilidad indispensable para ser aprendida en la escolaridad primaria que facilita los aprendizajes y el estudio en el nivel secundario.

(*) Varela es docente de la Escuela 13 D.E. 13 “Luis Vieira Méndez”, de Bragado 5350, y vecino de Liniers.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *