Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
February 8, 2023 4:52 pm
Cosas de Barrio

Don Luis coquetea con la alfombra roja

Hace furor un corto animado basado en el mítico calesitero de Liniers, que aún no se estrenó en Argentina y fue preseleccionado para competir por el Oscar

“La Calesita” es un corto animado de diez minutos producido por Reel Fx Animations Studios que, por estas horas, está recorriendo con singular éxito los principales festivales de animación del mundo. Pero lo más interesante es el entramado nostálgico y emotivo que se esconde por detrás de esta historia, y que involucra de manera directa al barrio de Liniers y a sus vecinos. “La Calesita” es el homenaje del argentino Augusto Schillaci, su director, a los calesiteros, aquellos verdaderos personajes de barrio que han sido los responsables de alegrearles la infancia a varias generaciones de niños. “Está especialmente dedicado a Don Luis, el calesitero de Liniers, en cuyo aspecto y bondadosa personalidad, está inspirado el entrañable anciano que protagoniza esta obra”, subraya Schillaci cada vez que le toca presentar su corto, que ya fue preseleccionado para competir por el Oscar de la Academia de Hollywood, en el rubro animación.

Pero ¿Cuál es el vínculo que une al realizador con el inolvidable calesitero de Liniers, el único en el mundo en hacer girar la calesita en el patio de su casa?

Augusto Schillaci nació hace 47 años en Valentín Alsina, pero desde hace algo más de dos décadas está radicado en los Estados Unidos, más precisamente en Dallas, donde vive con su mujer y sus dos hijos, de 18 y 12 años. Se dedica a la animación digital desde comienzos de los 90’. Él fue el encargado, por ejemplo, de hacer rodar las bolitas del logo de Telefé y de darle movilidad a los cubos del de América TV. Pero como el mercado argento de las películas en 3D estaba bastante acotado, a fines del 99’ decidió partir a los Estados Unidos para dedicarse de lleno a su pasión. “Me formé trabajando al lado de grandes maestros”, reconoce en diálogo con Cosas de Barrio, del otro lado de la pantalla de la PC, y cuenta que hoy es uno de los encargados de darle vida al simpático Scooby Doo.

Su esposa, Fernanda Colángelo, es oriunda del barrio de Liniers -hete aquí el nexo conector- y sobrina de José, el destacado pianista y compositor de tango. Su padre, Ricardo Colángelo, es diseñador y trabajó durante años junto a García Ferré en el diseño de las revistas Muy Interesante y Ser padres hoy. “Don Luis siempre fue muy cercano a la familia de mi señora. Tenemos películas en Súper 8 en las que está él como invitado a cumpleaños de mi esposa, cuando era chica”, explica Augusto y cuenta que su suegro fue el encargado de publicarle a don Luis los libros de poemas, que luego el calesitero solía regalarles a los vecinos.

“En 2011 pensaba hacer un documental sobre don Luis, por eso al año siguiente grabé varias horas de él en su casa, pero no alcancé a terminarlo y poco después falleció. Fue ahí cuando se me ocurrió la idea de ponerlo como protagonista de un corto animado, en el marco de una historia que muestre los cambios que fue sufriendo el barrio. Por eso es un corto que habla de la soledad y la nostalgia”, anticipa Schillaci.

Aunque por disposiciones legales el corto no puede estrenarse oficialmente hasta tanto no haya transcurrido un año y medio desde el inicio de su presentación en festivales de cine (es decir, hasta mediados del año entrante) su creador accedió a brindar algunos detalles de la obra, en exclusiva para Cosas de Barrio. “Cuando el sobrino de don Luis me dio el ok –explica- para hacer el personaje de don Luis en 3D, me largué a armar el corto, que lo empecé en 2013 y lo terminé recién a principios de este año”.

Aunque “La Calesita” tiene una duración de diez minutos, incluye ¡50 personajes! “Hay un trabajo creativo enorme y cada personaje, cada elemento, se elaboró pensando en el más mínimo detalle”, cuenta Schillaci. La historia, que va del presente al futuro, no incluye diálogos, pero está ambientada con cuatro temas musicales que le otorgan el clima ideal a cada escena. Uno es el tango “Todos los sueños”, de José Colángelo; y los otros tres son de Yazmina Ries, un trío de tango instrumental femenino, de singular éxito en el mundo del 2 x 4. Toda la banda de sonido se grabó a principios de año, con la participación de la orquesta Filarmónica Nacional.

Y las firmas de creativos argentinos, siguen: los personajes están a cargo del platense Nicolás Villarreal, y el diseñador de producción es Nelson Lutti, que hizo “Metegol” con Juan José Campanella. “Él diseñó la fisonomía del barrio y sus comercios”, aclara el director.

Hasta aquí, la crítica especializada no escatima elogios para definir a “La Calesita”: “Del corto se destaca la estupenda estética, realizada en 3D por ordenador, pero con preciosos fondos que imitan el aspecto de lápiz y acuarela de los diseños en 2D tradicionales. La mezcla funciona particularmente bien y ofrece un cambio respecto al 3D imperante en Hollywood. Por otra parte, el trabajo de dirección artística para ambientar la historia en dos épocas es excelente. Es un gusto contagiarse de la sensibilidad y el amor de Schillaci por esas personas que dedicaron buena parte de su vida a sacarle una sonrisa a los niños”.

Actualmente el corto se está presentando en diversos festivales internacionales, como el de Ameey, en Francia, considerado el festival de animación más importante del mundo, donde “La Calesita” se alzó con una de las distinciones más destacadas. “También nos fue muy bien en Inglaterra y en Méjico, donde una de las jurados se emocionó hasta las lágrimas al recordar a su abuelo”, recuerda Schillaci.

Pero eso no es todo, el corto fue preseleccionado para competir por el Oscar de la Academia de Hollywood. “Todavía falta”, aclara el director tratando de contener la ansiedad, y explica que “el 16 de diciembre próximo habrá un nuevo corte para reducir la actual preselección hasta elegir a los quince filmes finalistas, de los que luego quedarán los cinco que competirán por la estatuilla al mejor corto de animación del año”.

Sin embargo, Augusto ya sabe lo que es competir en las grandes ligas de la animación digital. En estos 27 años que lleva desempeñándose en el rubro, el director, guionista y supervisor sénior de efectos visuales dirigió múltiples proyectos, incluidos los cortometrajes animados inaugurales de la franquicia de aplicaciones móviles Best Friends, comerciales animados para LEGO, Batman y Chevrolet, así como cinemáticas de videojuegos para Transformers y Charlie y la fábrica de chocolate. Además, ocupó el papel de supervisor sénior de efectos visuales en los largometrajes en 3D de Reel FX, incluida la película nominada al Globo de Oro, El libro de la vida.

Aunque la calesita (o carrusel, como se la conoce en otras latitudes) sea un atractivo extendido en diversos puntos del globo, la sortija -esa con la que don Luis hizo las delicias de tantas generaciones- pareciera ser un elemento excluyente de nuestra tierra. Pero Augusto lo desmiente. “No te creas, en Francia y en algunos otros países del mundo también hay calesiteros con sortijas”, aclara.

– Y además de don Luis ¿el corto tiene algún guiño directo para el público argentino?

– Un montón… Desde la verdulería o el kiosco, con la fisonomía bien nuestra, hasta la revista Anteojito y los caramelos Media hora, que el personaje de don Luis les regala a los chicos. Como te decía antes la escenografía es bien de barrio, bien nuestra. Te diría que es el barrio en el que me gustaría vivir.

– ¿Estás ansioso por que se estrene en la Argentina?

– ¡Sí, tengo unas ganas bárbaras! De hecho, el INCAA ya me ofreció salas para proyectarla, pero antes me gustaría que se viera en Liniers, y si es en la calesita de don Luis, mejor.

Augusto dice que lo motiva contar historias en las que los protagonistas sean adultos mayores, “porque hoy los héroes son todos adolescentes, pareciera que los viejos, que durante siglos fueron templos de la sabiduría, hoy fueran elementos de descarte en la sociedad, y yo me revelo contra esa idea”.

Lejos de aquellos preconceptos, en “La Calesita” -que una vez culminada su gira de presentación será estrenada en la Argentina- el protagonista es don Luis, un superhéroe sin capa ni espada, apenas pertrechado con una boina, caramelos Media Hora en el bolsillo del pantalón y una sortija en la diestra.

Ricardo Daniel Nicolini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *