Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
September 30, 2022 7:20 am
Cosas de Barrio

La policía logró dar con el pirómano de Liniers

Aunque se allanó su domicilio, el hombre no quedó detenido. Las vinculaciones con la inmobiliaria incendiada

El 7 de julio último, personal de la División Investigaciones Comunales de la Comuna 9 de la Policía de la Ciudad, llevó a cabo las tareas de investigación que finalizaron con el allanamiento realizado en una vivienda de la avenida Carabobo al 500, del barrio de Flores. Una vez en el domicilio, los efectivos de la Comisaría Vecinal 9B identificaron a un hombre de 50 años como el autor material del incendio a la inmobiliaria Maccaroni, de Emilio Castro y Carhué -ocurrido en la medianoche del sábado 18 de junio pasado- como así también otros hechos similares acaecidos en la zona desde febrero último.

Previamente, los investigadores habían llevado a cabo diversas diligencias en las que se recolectaron imágenes de cámaras de seguridad, tanto privadas como públicas, donde se observaba al involucrado en una estación de servicio comprando un bidón de nafta. A partir de estas tareas se pudo identificar al sospechoso y situarlo en los horarios de los hechos, como así también reconocer su vestimenta y sus características físicas.

Con todo este bagaje probatorio, las autoridades llevaron a cabo el procedimiento en la avenida Carabobo donde se secuestraron una campera inflable, un pantalón de jogging, una mochila tipo morral, varios barbijos de color oscuro, un par de zapatillas blancas y una gorra tipo visera azul con motivos blancos; todos elementos que habían sido utilizados por el imputado a la hora de concretar los hechos.

Según trascendió, el acusado sería empleado del Sindicato Único de Trabajadores y Empleados de la Ciudad de Buenos Aires (SUTECBA) y aunque su identidad se mantiene en reserva (sólo se lo menciona por sus iniciales H. M.) el nombre es el mismo que mencionó en su denuncia Norberto Maccaroni, titular de la inmobiliaria siniestrada. Dada la naturaleza del delito, el hombre podría ser declarado inimputable, algo que deberá ser determinado luego de una extensa batería de pericias.

Sin embargo, tras el allanamiento solicitado por la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas N° 40, a cargo del Dr. Blas Michienzi, y ordenado por el Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N° 7, del Dr. Javier Buján, el hombre no quedó detenido. La fuerza porteña sólo lo notificó de la causa en su contra, caratulada “incendio intencional”.

Un entramado poco claro de sospechas y complicidades

Los ataques que se le atribuyen a H. M. ocurrieron en un rango muy acotado. Además del hecho vandálico contra la sede de Maccaroni, la otra inmobiliaria incendiada (Norde Propiedades) también se ubica sobre la avenida Emilio Castro, a unos cincuenta metros de la anterior sobre la mano de enfrente, en la intersección con Diego de Olavarrieta. Aquel hecho tuvo lugar en abril pasado, y a comienzos de febrero, otro episodio incendiario similar se registró en la entrada de la escribanía Goses, de Montiel casi Ramón Falcón.

A H. M. también se lo acusa de haber incendiado un kiosco sobre la avenida Directorio, ubicado a una cuadra y media de su casa. Ese local ardió en tres ocasiones entre abril y mayo de este año. Según datos de la fuerza porteña, todos los hechos obedecerían a rencillas personales.

Días después de haber sufrido el ataque en su inmobiliaria, Norberto Maccaroni aseguró antes las cámaras de televisión desconocer al acusado. “Yo tengo cuatro empleadas trabajando en el local y ni yo ni ellas logramos reconocer a esta persona. Con seguridad no es cliente nuestro”, sostuvo el rematador, que desde hace más de cincuenta años se desempeña en la compra, venta y alquiler de propiedades, allí donde Liniers se vincula con Mataderos. “Nosotros no le alquilamos ni le vendimos nada a esta persona, pero por lo que me cuentan algunos colegas vive en Flores, sobre la avenida Carabobo”, señaló por entonces.

Sin embargo, algunos vecinos y comerciantes de la zona ofrecieron otra versión de los hechos, al afirmar que el imputado les habría comprado un departamento a ambas inmobiliarias implicadas. Según esta versión, la propiedad no habría sido entregada en el plazo pactado y ese habría sido el detonante que llevó a H. M. a incendiar este y otros locales vinculados a la operatoria inmobiliaria, en una insólita represalia. De acuerdo con esta línea de investigación, H. M. estaría vinculado con un sector de la barra de Nueva Chicago.

Por estas horas, esta versión también está siendo investigada por la Fiscalía 40, a cargo del Dr. Blas Michienzi, quien podría ordenar nuevas pericias próximamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *