Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
December 9, 2022 4:36 pm
Cosas de Barrio

La Copa Libertadores es mi obsesión

Vélez empató sin goles en su visita al Monumental de Núñez por la vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores y logró la ansiada clasificación a cuartos, donde ahora deberá enfrentar a Talleres de Córdoba. Un merecido logro del equipo del Cacique Medina, que ya muestra las credenciales para seguir desandando el sueño copero.

El partido se planteó como muchos lo imaginaban: con River plantado en campo rival y Vélez agazapado y dispuesto a salir rápido de contra, amparándose en el 1 a 0 de la semana pasada en el Amalfitani. En ese marco, River supo ser un poco más que la visita, sin embargo careció de efectividad a la hora de disparar al arco de Lucas Hoyos. La primera, a pocos minutos de iniciado el cotejo, la tuvo Brian Romero ingresando por el centro del área, pero su definición de cachetada acarició el palo derecho y salió. Poco después, Lucas Janson pudo abrir el marcador, el ex Tigre la paró de pecho y remató al arco, pero Franco Armani -a la postre, la gran figura de la serie- logró desviar el balón al córner. Lo mismo ocurrió con otro disparo de media distancia, en este caso de Walter Bou. A pesar de que ambos tuvieron sus chances, el primer tiempo se cerró con el marcador en cero.

En el complemento, Gallardo buscó un juego más ofensivo y eso obligó a Vélez a pararse unos metros más atrás. No obstante, a medida que transcurrían los minutos crecía la desesperación en el Millonario y Vélez se soltaba para contragolpear. Eso ocurrió con un mano a mano que tuvo Abiel Osorio (para muchos, una rara mezcla entre el Turu Flores y el Turco Asad) y que -con la colaboración de Maidana que molestó al delantero- una vez más, logro desviar Armani.

Pero a los 33′ River tuvo el primero, cuando tras una clara aproximación de Vélez en el área millonaria, Matías Suárez alcanzó a conectar de cabeza un centro de Barco para poner la pelota junto al segundo palo de Hoyos y abrir el marcador. Pero, mientras todos festejaban, el VAR llamó a Tobar para invitarlo a revisar la jugada. El chileno, luego de observarla muchas veces, decidió invalidar el tanto al comprobar que, tras el cabezazo, el balón había dado en el brazo del delantero, lo que cambió la trayectoria del remate. 

Con el empate, a Vélez le bastó el 1 a 0 conseguido en casa para clasificarse a los cuartos de final, donde ahora deberá enfrentarse a Talleres de Córdoba (el 4 de agosto de visitante y el 11 como local) en búsqueda del pase a la semifinal de la Copa Libertadores.

Liniers festeja y se ilusiona. Y está muy bien.

Violeta López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *