Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
December 9, 2022 3:28 pm
Cosas de Barrio

Grandes bibliotecas de la historia

Un viaje imaginario por las entrañas de los inmensos centros mundiales del saber

Por la Alejandro Andrés Bressi (*)

A partir de hoy les propongo volver a los primeros grandes “centros mundiales del saber”, esos lugares donde los sabios eran los reyes y los reyes sus discípulos. Descubramos esos almacenes de antigua sabiduría cuya grandeza no pudo salvarlos de la destrucción.

Las grandes bibliotecas de la historia, en el país del Nilo, en la antigua Mesopotamia asiática y en distintos países de la naciente Europa antigua, fueron algo más que simples bibliotecas, fueron básicamente los primeros centros de investigación del mundo.

La biblioteca de Alejandría invitaba dignatarios de todo el mundo a estudiar en las salas de su biblioteca. Los estudiosos residentes en la ciudad podían vivir, comer, aprender y trabajar con los visitantes que traían nuevos e importantes conocimientos a la ciudad.

Aparentemente, todo lo que queda de la antigua biblioteca, es una moderna excavación llamada “el Serapeo”, la estructura secundaria construida cuando la biblioteca original empezó a desbordarse con libros y gente.

Lo increíble sobre la biblioteca de Alejandría es que era el centro de saber más importante del mundo antiguo y poco sabemos dónde estaba o donde está ahora. No sabemos siquiera cómo era. No sabemos con detalle que libros tenía. No sabemos quiénes estuvieron allí. Hay más cosas que no sabemos que cosas que sí sabemos y, así y todo, fue quizás el fenómeno más importante de la historia intelectual del hombre.

A partir de esta primera nota, nuestro recorrido por las grandes bibliotecas de la historia se verá iluminado con  algunas de las más importantes y más reconocidas, ya sea por su gran cantidad de volúmenes, por los directores que pasaron por ellas, o por los descubrimientos científicos, médicos y astronómicos, entre otros tantos, que se lograron a lo largo de su historia.

Mencionaremos algunas tales como la gran biblioteca de Ebla (con sus 15 mil tabletas de arcilla y los primeros diccionarios reconocidos de la historia), una de las primeras bibliotecas de la historia de la humanidad. Pero la lista es bastante extensa y está compuesta, entre otras, de las siguientes: Pérgamo, Efeso, Asurbanipal, Nippur, Lagash, Hattusa, Sakya, y los Monasterios Benedictinos.

El broche de oro lo haremos con la biblioteca de Alejandría y sus casi diez siglos de vida. (del III a.c. al VII d.c.). La hoja de ruta ya está planteada y los invito a acompañarme en esta aventura del saber. Nos encontramos en la próxima entrega.

(*) Bressi es vecino de Liniers, bibliotecario profesional, exresponsable de la Biblioteca José Hernández, profesor de inglés, historiador e investigador de las grandes bibliotecas de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *