Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
December 9, 2022 4:05 pm
Cosas de Barrio

Mientras Ciudad y Nación se disputan su titularidad, el predio del Mercado permanece cerrado y su futuro es incierto

Desocupado hace más de un mes, aún se desconoce el destino de esas 34 hectáreas ubicadas en el corazón de Mataderos

El viernes 13 de mayo el Mercado de Hacienda le puso punto final a una historia de 122 años en la que estuvo estrechamente ligado al barrio de Mataderos. Desde el día siguiente, esas 34 hectáreas enclavadas en el corazón del denominado “barrio gaucho porteño” permanecen desocupadas y ningún funcionario se atreve a adelantar el destino del predio, cuya titularidad se disputan la Nación y la Ciudad.

Como se sabe, el Mercado de Hacienda se encuentra actualmente operativo en el partido bonaerense de Cañuelas, dando cumplimiento a la Ley 104 –sancionada el 9 de agosto de 2001 y prorrogada 17 veces- que impide el ingreso de ganado en pie a la Ciudad de Buenos Aires. Pero con la mudanza del Mercado, quedó vacío el enorme predio que lo albergaba en la cuadrícula compuesta por Lisandro de la Torre, avenida Eva Perón, Murguiondo y Directorio. En principio, de acuerdo a lo proyectado por el Gobierno porteño, en los terrenos se instalaría un “espacio público tematizado” que ofrecería un polo gastronómico que ponderaría la carne argentina y un mercado federal abierto a las provincias, donde se reubicaría la tradicional Feria de Mataderos que funciona los domingos.

Sin embargo, la iniciativa de la gestión local está en duda ya que los terrenos podrían regresar al dominio del Gobierno nacional, según un entendimiento entre ambas jurisdicciones para que la Ciudad restituya una serie de inmuebles que le fueron cedidos durante el mandato del expresidente Mauricio Macri.

Como sea, el futuro cercano de esos terrenos es hoy un gran signo de pregunta. Todo parece indicar que el predio volverá a manos de Nación, pero la zonificación de las tierras seguirá siendo potestad del Gobierno porteño, por lo que los emprendimientos que se realicen en el lugar deberán consensuarse entre ambas administraciones.

Como se recordará, en noviembre de 2019 la Legislatura porteña aprobó un masterplan para el área. En ese momento se avaló “la urbanización del predio y la creación dentro del espacio público de un Parque Temático con un conjunto de atracciones, espacios para el ocio, entretenimiento, educación y cultura, organizadas en la línea argumental de las actividades rurales. Se complementará con gastronomía que responde a la tradición del predio históricamente destinado a una de las etapas del proceso de industrialización de la carne”.

Asimismo, como en otros emprendimientos similares de urbanización en terrenos fiscales traspasados por la Nación, el 65 por ciento del suelo deberá destinarse a espacio público y sólo podrá utilizarse el 35 restante para eventuales emprendimientos. En este caso, además, se estipula que debe haber un mínimo de 7 hectáreas de piso absorbente.

No obstante, el retorno de las tierras a dominio de Nación obliga a redefinir aquel proyecto o, en todo caso, a promover un nuevo destino para esas 34 hectáreas. “El predio fue otorgado a la Ciudad por Macri luego de que Horacio Rodríguez Larreta aceptara tomar un préstamo para el desarrollo del Paseo del Bajo. El Gobierno porteño se endeudó en torno a los 150 millones de dólares y, a cambio, Nación le cedió esas tierras. Fue allí que empezó a decidirse el masterplan que luego se aprobó en 2019”, expresó el abogado Jonatan Baldiviezo, referente del Observatorio del Derecho a la Ciudad. “Cuando asumió Alberto Fernández, el Ejecutivo sacó un decreto que ordena efectuar una investigación respecto de esos traspasos de tierras entre Nación y Ciudad. A principios de este año se habría acordado la vuelta del predio al Gobierno nacional, previo pago de los millones de dólares que tomó la Ciudad. Pero la realidad es que aún no hay nada firme sobre ese nuevo traspaso”, añadió.

Así las cosas, el futuro inmediato del predio –que permanece cerrado y sin actividad- se enmarca en una nebulosa. “Si los terrenos finalmente vuelven a control de Nación, el masterplan que se aprobó en 2019 quedará en cero. Deberán discutirse nuevos acuerdos entre Ciudad y el Ejecutivo nacional porque la urbanística la define la Ciudad. Por lo pronto, aún no está definido quién es el dueño real de todas esas hectáreas”, afirmó Baldiviezo.

Algo similar expresó el juntista local Hernán Poggi (Coalición Cívica-ARI) cuando se lo consultó al respecto. “Está todo parado, hasta que no se firme el traspaso del dominio de la Ciudad a la Nación, no se va a poner en marcha ningún proyecto”, aseguró.

Su mirada coincide también con la de su colega, Lorena Crespo (Frente de Todos). “Todavía no se va a implementar ningún proyecto porque hay que esperar que se resuelva el tema del dominio de las tierras, para que se determine fehacientemente si corresponden a Ciudad o a Nación. Y eso está en litigio. En ese marco resulta imposible avanzar con cualquier iniciativa”.

Actualmente el predio está custodiado por efectivos de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires. “Como no se resolvió el litigio, hoy por hoy técnicamente el predio pertenece a Ciudad, pero todo indica, dicho incluso por funcionarios del Gobierno porteño, que esas tierras van a pasar a la Nación”, sostuvo Crespo, y puesta a imaginar el futuro del predio, agregó “nosotros estamos participando de la Mesa de Gestión Interjurisdiccional de la Cuenca Cildáñez, convocada por Acumar (Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo) en la cual estamos intentando generar un proyecto vecinal. De esa mesa también participa el Gobierno de la Ciudad, por supuesto, además de diversos sectores barriales”.

Y mientras se aguarda una resolución judicial que esclarezca la titularidad del predio, Orlando Falco, director del Museo Criollo de los Corrales, que funciona en la recova, a los pies del monumento al Resero y abre sus puertas los domingos desde las 11, denunció un hecho de vandalismo durante los días previos a la jornada de la mudanza del Mercado, por lo que debieron tapiar una de las puertas de acceso al edificio.

Ricardo Daniel Nicolini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *