Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
July 2, 2022 12:08 am
Cosas de Barrio

La escuela que nunca tuvo gas

La flamante Escuela 23 del Distrito Escolar 20, que desde 2020 funciona en el Polo Educativo de Mataderos, continúa dictando clases sin tener hecha la conexión a la red de gas. Mientras tanto, al carecer de un sistema de calefacción, alumnos y docentes deben transitar la jornada escolar a merced del frío y las bajas temperaturas. Desde el Ministerio de Educación porteño aún nadie se expresó al respecto.

La inauguración de la Escuela 23 del Distrito Escolar 20, emplazada en el denominado “Polo educativo de Mataderos”, estaba prevista para el 2019, pero la obra se demoró y durante ese ciclo lectivo los alumnos debieron cursar en el edificio lindero que ocupa la escuela secundaria técnica N° 20. Al año siguiente, con la llegada de la pandemia, la cursada se realizó en forma virtual, y finalmente el año pasado, la escuela comenzó a funcionar en su propia sede. Sin embargo, el moderno edificio jamás tuvo conexión a la red de gas.

Ayelén Sívori, maestra de Tercer Grado del establecimiento mataderense, explicó el padecimiento que padecen alumnos y docentes en el programa “De acá en más”, que conduce María O’Donnell en Urbana Play. “Imagínense lo que es cursar con la ventilación cruzada que aún hoy se nos exige por el tema del Covid, sin poder contar con calefacción en ninguna de las aulas. El viento y el frío que hay es terrible”, relató.

La docente remarcó además que “acá las clases nunca se suspendieron ni tampoco se redujo el horario escolar, pero hay mucha ausencia de alumnos. Muchas veces tenemos la mitad del grado porque muchos padres prefieren no mandarlos por el frío que hace”.

Tanto Ayelén como el resto del cuerpo docente daba por descontado que este año el problema estaría solucionado, pero no fue así. “Nos encontramos con la misma situación, sumado a que ahora el uso del barbijo en los chicos no es obligatorio y entonces están todos resfriados”.

La Escuela 23 es un establecimiento de jornada completa, es decir que los alumnos comen en la escuela. “La concesionaria trae la comida ya hecha porque no hay posibilidad de cocinar en la escuela, ni siquiera de calentar nada”, explicó la docente, y subrayó que “todavía nadie nos informó nada sobre cuándo nos van a conectar el gas. Los reclamos están hechos pero no tenemos respuesta”.

Mientras tanto, la comunidad educativa debe transitar cada jornada escolar a merced del frío. Diego, el padre de un alumno de tercer grado, se preguntó algo que parece no tener respuesta. “Es insólito que se habilite una escuela con la obra sin terminar, porque un edificio nuevo que aún no tiene la conexión a gas no se puede habilitar ¿por qué entonces una escuela sí?”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *