Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
July 1, 2022 11:10 pm
Cosas de Barrio

El descanso vespertino con el sol a cuestas

El recuerdo de las aventuras de la infancia cuando el barrio dormía la siesta

Por Daniel Aresse Tomadoni (*)

Entre los muchos recuerdos que atesoro de mi querido Liniers, hay uno que guardo muy dentro mío y, por cierto, es muy placentero. Me refiero a la siesta. De chico, a veces, me obligaban a descansar, cosa que lógicamente pocas veces lograban en casa. En Liniers, como cualquier otro barrio, esas horas de la tarde tenían un encanto especial tanto en los meses fríos como en los cálidos. Y si bien nos cuidábamos de jugar a la pelota o practicar otro juego cerca de los vecinos “siesteros”, solíamos realizar largas caminatas por el barrio o incluso, montando nuestras bicis, nos internábamos en barrios vecinos.

A pesar de las mil recomendaciones de nuestros padres -y de algunos vecinos- de no hacer ejercicios violentos después de almorzar por temor a que “se corte la digestión”, trepábamos como monos a los juegos de la avenida General Paz y nos lanzábamos desde los toboganes más altos, mientras disfrutábamos de los cantos de las distintas especies de aves apostadas en los árboles de los pasajes y plazas del barrio. En verano, algún perrito solitario desafiaba las altas temperaturas y nos hacía compañía en aquellas inolvidables aventuras.

Esa quietud, esa paz, sólo era quebrada por el silbato de algún churrero en invierno o por los muchos heladeros que recorrían las calles en verano a bordo de sus triciclos, desafiando el frío o el calor del ambiente. De vez en cuando, durante el verano, al pasar por alguna casa, se escuchaba el sonido de las zambullidas y el bullicio infantil que surgía de alguna pileta de lona. Y durante el período escolar escapaba por alguna ventana a la calle la voz enfática y femenina de las tantas profesoras particulares que habitaban el barrio, explicándoles a los alumnos la regla de tres simple o un enmarañado ejercicio de inglés.

Indudablemente el barrio durante la siesta tenía su encanto, que contrastaba con el movimiento habitual y el bullicio de sus calles céntricas. Porque en las cosas simples está la felicidad, y más aún cuando esa simpleza está enmarcada en la infancia. Hasta la próxima y muchas gracias por permitirme compartir este recuerdo.

 (*) Aresse Tomadoni es director general de Multinet (Radnet/La Radio, El Viajero TV, Club de Vida TV)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *