Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
November 28, 2022 7:36 pm
Cosas de Barrio

Se puso en marcha el nuevo ciclo lectivo con el retorno a la normalidad educativa

Ya sin burbujas pero con algunas pautas a cumplir por alumnos y docentes

Por la Lic. Vanesa Aichino (*)

Lunes 21 de febrero de 2022, es tiempo de un nuevo comienzo de clases para los estudiantes de los niveles Primario e Inicial, completamente distinto al anterior. Al igual que el año pasado, por decisión del Ministerio de Educación porteño, las clases en la Ciudad de Buenos Aires comenzaron durante el mes de febrero para alcanzar de esa forma los 192 días efectivos de escolaridad, según lo establecido por la agenda educativa. Pero esta vez con sentimientos distintos, aunque con el mismo ímpetu. Más relajados, más tranquilos, con menos miedo, con más esperanza, enormes deseos de crecer y recuperar tiempos y espacios perdidos. Ya no nos sorprendieron los guardapolvos blancos. En la mayoría de las escuelas, según la estructura edilicia, pudieron ingresar familias para acompañar, aunque sea, a los más chiquitos.

Otra etapa empezó a escribirse. Ya sin protocolo de por medio, pero con una “guía y pautas” a tener en cuenta para el ciclo lectivo. Con respecto a los docentes, aparecieron algunas inquietudes -sobre todo en el primer ciclo- relacionadas al uso del cubrebocas, pero algo se sentía innegable para todos, el poder volver a clase de manera presencial nuevamente y todos juntos. ¿Qué establecen estas consideraciones? Para el nivel inicial y para el primer ciclo de la Primaria, los alumnos y alumnas pueden sacarse el barbijo solamente para facilitar las prácticas de alfabetización inicial relacionadas con la oralidad, como también pueden quitárselo los docentes si lo consideran apropiado por la situación didáctica planteada. El tapabocas no es obligatorio en los espacios al aire libre. En los demás momentos deberán seguir utilizándose. En cuanto a las medidas de higiene, siguen estando vigentes las mismas que nos acompañaron hasta la actualidad. Un gran cambio se estableció al no ser obligatorio la toma de la temperatura al ingreso, ni de los docentes, ni de los auxiliares ni de los estudiantes. Se deben fomentar las actividades al aire libre pero, lamentablemente, hay instituciones que no cuentan con los espacios necesarios para poder desarrollarlas. Una medida que reorganizó a las familias fue la eliminación del ingreso y egreso escalonado de los chicos y chicas. Algunas escuelas lo sostenían, aún a fines del año pasado, porque había un aforo permitido en el comedor escolar, lo cual también se eliminó.

Asomarse a las veredas y ver a las familias esperando todas juntas el ingreso fue muy emocionante. Personalmente no creo en una nueva “normalidad”, la escuela ya no es la de antes, como tampoco lo somos nosotros, porque después de una pandemia no podríamos ser los mismos que supimos ser en aquel no tan lejano marzo de 2020. Ha corrido mucha agua bajo el puente y, si volviéramos a ser los mismos de aquella época, no habríamos aprendido las enseñanzas que, lamentablemente, nos tocaron vivir en estos dos últimos “largos” años.

Aunque ya no es necesaria la ventilación cruzada, sí se aconseja que las aulas estén aireadas. Un aspecto fundamental de la guía para el ciclo lectivo es la modificación sobre los contactos estrechos. Si hubiera un alumno o alumna que diera positivo de Covid, no se aislará a todo el grado sino sólo a la compañera o el compañero de banco con quien haya permanecido la mayor cantidad de tiempo durante la jornada escolar. Para nivel Inicial se considerará quienes hayan mantenido la mayor cercanía física en la sala durante la mayor cantidad de tiempo en el día. Los estudiantes que sean contactos estrechos y no presenten síntomas, no deberán realizar aislamiento. Tanto al interior de las escuelas como en las familias, el deseo es el mismo: poder sostener la presencialidad en el tiempo y apostar a poder quitarnos los tapabocas y ver las sonrisas, no sólo a través de los ojos.

Otra modificación a destacar para el ciclo lectivo 2022 es que en todas las escuelas de gestión estatal de un solo turno (mañana o tarde) la “Jornada Extendida” se convierte en obligatoria para los sextos y séptimos grados ¿Qué es la Jornada Extendida? Se refiere a participar en actividades de aprendizaje en contraturno con una fuerte carga lúdica. La extensión de la jornada permite al alumno o alumna incorporar diferentes herramientas de aprendizaje y disfrutar de experiencias educativas alternativas, en espacios pedagógicos que retoman los contenidos curriculares. Una de las finalidades de este cambio es facilitar el ingreso de los estudiantes a la escuela media, ya que desde sexto grado se irán formando para el siguiente nivel educativo. La meta es lograr la autonomía del estudiante. Las actividades que se van a plantear en estas clases deben estar interrelacionadas con el Proyecto Escuela de cada institución. Una gran apuesta para intentar superar las barreras existentes entre el nivel Primario y el Secundario.

Un buen consejo para los estudiantes al iniciar el año lo expresó alguna vez Albert Einstein: “Nunca pienses el estudio como una obligación sino como una oportunidad para introducirse en el bello y maravilloso mundo del saber”.

(*) Aichino es licenciada en Educación y directora de la Escuela 4 D.E. 20 “Félix de Olazábal”, de Lisandro de la Torre y Ramón Falcón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *