Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
December 5, 2021 7:27 pm
Cosas de Barrio

Los juntistas de la Comuna 9 le hablan al vecino

En este caso es Favio “Vasco” Pirone, integrante del cuerpo local por el Frente de Todos, quien se expresa en primera persona

Como en ediciones anteriores, Cosas de Barrio le cede este espacio a los juntistas de la Comuna 9 –que agrupa a los barrios de Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda- para que le ofrezcan al vecino un informe de gestión, en el que cada uno de los siete integrantes del cuerpo enumere el trabajo desarrollado hasta aquí y puntualice lo proyectado a concretarse en lo sucesivo.

En esta edición, la columna que se publica a continuación le pertenece al juntista Favio Pirone, de 54 años, representante del Frente de Todos, por la Agrupación “Ahora es cuando”.

Veintidós meses pasaron del arranque de nuestra gestión como comuneros, diecinueve de ellos en pandemia. A los 99 días de asumir nos encontramos con el COVID 19 y afortunadamente, ya casi estamos superando este doloroso momento a fuerza de cuidarnos y vacunarnos, estamos volviendo de a poco a la vida que queremos. Cierto es que nada será como antes, pero por eso debemos aprovechar estos momentos de crisis para salir adelante. No es bueno volver atrás, es muy importante ser conscientes de las causas que llevaron a que, en nuestro planeta, en nuestra casa común, haya aparecido una nueva pandemia que azotó al mundo entero. Debemos entender el daño ambiental que estamos causando. Algunas prácticas depredadoras que tiene nuestro sistema económico y nuestra aspiración consumista que deviene de un sistema de valores en decadencia, nos tienen que hacer reflexionar y promover cambios en nuestras conductas, la de lxs ciudadanxs, la de las empresas, la de los Estados, la de todos.

Volviendo a nuestra Patria chica que es la Comuna 9, Lisandro de la Torre, también necesitamos cambiar, Estamos saliendo de a poco de la pandemia y precisamos abrir la sede de la Comuna a nuestro pueblo. Estos meses nos demostraron que estar cerca de la gente sirve. El rol de un comunero o comunera se ha destacado en esta crisis sanitaria, aun con las dificultades que impone una enfermedad desconocida, pero también los obstáculos que pone la propia Jefatura de Gobierno, esa que no reconoce de pleno derecho la gestión de las comunas de las 15 comunas porteñas. El desprecio por la participación ciudadana se nota demasiado, ninguneando las funciones de las comunas y también de los consejos consultivos comunales, espacios creados por la Ley 1777 para estimular la participación vecinal en las políticas públicas que los afectan. Hoy, encontrarnos con nuestra gente en la sede y subsede de nuestra comuna es prioritario en toda gestión de cercanía y de cara al vecino. En el mismo sentido es importante retomar las sesiones de Junta en pleno, es necesario que queden plasmadas en las actas -que son documentos públicos- nuestras propuestas, nuestras posiciones, nuestros acuerdos y desacuerdos sobre los diferentes temas vecinales. La institucionalidad se demuestra cumpliendo con las exigencias que las normativas definen, no hay que declamar, hay que hacer. La crisis sanitaria no es excusa para la no presentación de los informes de gestión que nos indica la ley 1777.

Es necesario poner en debate el rol del comunero, a diez años del funcionamiento de las comunas. Un debate franco, horizontal, participativo, que debería arrancar inmediatamente, después del proceso electoral de noviembre, cuando baje la espuma de las campañas. Luego de tres gestiones de comuneros, no hemos logrado sacarle punta a una estructura tan compleja como es un cuerpo colegiado de gestión con oficialismos y oposición ¿Cómo es gestionar siendo oposición? ¿Cómo es conducir un cuerpo colegiado de distintas fuerzas? ¿Cómo es trabajar en la Ciudad de Buenos Aires teniendo tanto enfrentamiento con políticas nacionales? Creemos que aún hay mucho en debate, la identidad del comunero como gestor de política pública territorial sabiéndose representante de un Estado local, está muy lejos de la realidad. Hoy muchos comuneros se asumen como ejecutores de políticas partidarias, no de políticas públicas para el bien de todos. La ley de Comunas tuvo muchas instancias de construcción horizontal y participativa en tiempos que no son los actuales. La concentración de las decisiones políticas no eran tales, y la mirada de un trabajo sostenido en el tiempo desde los territorios no se veía como una utopía. Hoy, creemos que esa es una de las tantas cuestiones que están en crisis. Por eso, los comuneros oficialistas diseñan sus estrategias y nosotros las nuestras. Pocos puntos en común, casi nulos ¿Quienes pierden? Todos. No solo los vecinos, todos perdemos. Los desafíos están puestos sobre la mesa. Habrá que darse el tiempo y el espacio de la reflexión y el análisis para adecuar una ley muy importante a una herramienta de utilidad para los vecinos y las vecinas de esta querida Ciudad.

También es imperiosa la deuda con los Consejos Consultivos Comunales (CCC). Es preciso revalorizarlos para que sean instancias reales de participación vecinal, y eso implica cambiar su reglamento. Está claro que hasta ahora no ha servido. La inconformidad de los vecinos y vecinas que participan del CCC es muy grande. Entiendo que es preciso que los medios barriales de comunicación nos ayuden en esta jugada, por tanto, un espacio permanente de contacto con nuestros medios barriales para generar un idea y vuelta y sentir que la vida comunal, la vida barrial, en definitiva, las cosas de barrio también pasen por la gestión comunal, es ineludible.

En esta síntesis ajustada, no quiero dejar pasarla apertura definitiva del cine El Plata, un ícono de la cultura de Mataderos, un bien de la Comuna también es un símbolo de la lucha y la resistencia de los vecinos y vecinas que a través de la coordinadora vecinal han defendido ese espacio como pocos. Un párrafo aparte, me gustaría compartir esta alegría de la reinauguración con ese gran cineasta, querido compañero Coco Blaustein, que hace poquito tiempo se nos fue de gira, sueño con que sus películas y documentales puedan verse en el gran cine El Plata. Seguramente Coco estará dialogando allá arriba con Walter Ordoñez, un gran luchador de la coordinadora vecinal que todos recordaremos. Esas charlas darían para varios documentales más. Se los extraña. En la previa de la reinauguración, la Junta Comunal tuvo la posibilidad de recorrer las instalaciones junto al director del Complejo Teatral Buenos Aires, Jorge Telerman, muy entusiasmado con las nuevas ofertas artísticas que podría tener el Cine El Plata. Se lo vio muy abierto a trabajar junto a los vecinxs históricos que sostuvieron la lucha en defensa de este espacio de la cultura popular, ojalá así sea.

Un párrafo especial para un proyecto que se está tratando en la Legislatura porteña y que refiere a los terrenos de la Costanera sur, en la ex Ciudad deportiva de la Boca. Dos miradas que se entrecruzan en forma permanente. Como integrante de una federación de instituciones deportivas que aspiran a proponer y desarrollar políticas públicas, y como comunero que acompaña la propuesta deportiva de la asociación de jóvenes que sostiene el skaterpark del parque Alberdi en nuestro barrio de Mataderos. La integración de estas dos miradas me lleva a proponer una alternativa a la construcción de viviendas de lujo que sólo disfrutaran unos pocos y que se emplazaría en un lugar que ha sido destinado históricamente a una ciudad deportiva. Un grupo de federaciones deportivas y representantes de clubes de barrio proponen un espacio público para los deportes urbanos, esos nuevos deportes que todavía no tienen calificación olímpica pero que día a día se van haciendo un espacio concreto en nuestra cultura deportiva popular, un ejemplo son nuestros jóvenes que sostienen el skatepark de Mataderos, ellos pueden ser protagonistas de una nueva experiencia en la Ciudad de Buenos Aires.

Para concluir, escribo esta nota en medio de una campaña electoral, post PASO de la que muchos estamos sorprendidos y lo que pueda suceder en noviembre es una incógnita, tanto en la Ciudad como en todo el país. Lo cierto es que se vienen nuevos tiempos, nuevos debates, recambios dirigenciales en todas las fuerzas políticas y nuestro pueblo sabrá encontrar a sus dirigentes para estos nuevos tiempos. Esperemos que estos nuevos dirigentes sepan apoyarse en la voluntad popular y en las instancias territoriales, que los partidos se renueven, sepan cambiar, sepan valorar las posibilidad de mayor democracia real que dan las comunas, y que interpelen a diario el quehacer de la política. Ojalá así sea. Habrá que construirlo entre todos y todas.

Favio Pirone

Juntista de la Comuna 9

Contacto: fpirone@buenosaires.gob.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *