Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
September 17, 2021 10:17 pm
Cosas de Barrio

Bendita infancia

El recuerdo de “la primera comunión”, desde las clases de catecismo hasta el día de la celebración y el tradicional reparto de estampitas

Por Daniel Aresse Tomadoni (*)

Días pasados, me reencontré con un viejo amigo de la infancia y recordando aquella época maravillosa, surgió el tema de la Primera Comunión. Claro que si bien tengo mis fotos y hasta algunas estampitas, de las que solían repartirse entre los invitados, comenzamos a recordar toda una serie de anécdotas de aquel año en el que todas las tardes, menos los viernes, nos reuníamos en una salita de la parroquia Ntra. Sra. de las Nieves para prepararnos para ese día.

Allí, durante una hora, además de tomarnos las preguntas típicas del libro de catecismo, nos comentaban temas religiosos. Esa salita de tres metros por tres solía estar desbordaba de chicos, en su mayoría del colegio de la parroquia. Y si bien el tema no era muy agradable para nosotros, todo era fácil y ameno gracias a nuestra catequista, la recordada “señora de Parma”, un ser excepcional con una apariencia y un trato maternal que, a través de sus gruesos anteojos con cristales grises, seguía nuestra lectura y con una sonrisa aprobaba la respuesta.

Durante todo ese año -recuerdo que asistimos diariamente hasta diciembre- a la carga de estudio del cole, había que sumarle lo de Catecismo. De tanto en tanto, las charlas quedaban  a cargo del Padre Eloy, quien nos ubicaba en los bancos de la iglesia y esa media hora transcurría en forma amena, inclusive con algunas bromas por parte del entonces joven sacerdote. Cuando terminaba la clase, en casa me esperaba una suculenta merienda mientras veía en la tele a Batman o a El Avispón Verde. Luego, a seguir haciendo la tarea. Durante los últimos días, ya en diciembre, sabíamos el libro de Catecismo casi de memoria. Hasta que finalmente, el momento tan esperado, llegó. Claro que previamente tuve que ir unas doscientas veces al sastre de la Galería Crédito Liniers para confeccionarme el traje gris, de cuya manga derecha, luego iría prendido el enorme moño blanco.

Como en todos mis grandes eventos, ese día llovió torrencialmente, y la iglesia -colmada en su totalidad por padres, catequistas, chicos y fotógrafos- se sacudía por los truenos. Nos iban llamando por fila para recibir la comunión, ya un tanto molestos por las constantes luces de los flashes de los fotógrafos. Muchos chicos del barrio también se prepararon ese año allí y recuerdo que, a la salida, uno o dos padres nos pasaban a buscar e íbamos todos en tropel de nuevo a casa. Recuerdo que como esa costumbre barrial continuó, un vecino que tenía un enorme micro de turismo y uno de sus hijos también iba a tomar la comunión, nos llevó a padres e hijos ida y vuelta, preservándonos de la intensa lluvia.

Luego, a la tarde salió el sol y comenzamos nuestra recorrida por Liniers, visitando parientes y haciendo las fotos en el estudio de Yacub, en Carhué casi esquina Falcón. Sin dudas fue un año intenso y coronado con las buenas notas en el cole y la Comunión. Hasta el próximo recuerdo, amigos.

 (*) Aresse Tomadoni es director general de Multinet (Radnet/La Radio, El Viajero TV, Club de Vida TV)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *