Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
November 26, 2020 6:03 pm
Cosas de Barrio

Elecciones en Bolivia: Miles de votantes en las escuelas de la Comuna 9

Diez establecimientos locales reabrieron sus puertas para los comicios. Cinco de ellos, en Liniers

El domingo 18 de octubre no sólo fue atípico por tratarse del primer Día de la Madre dominado por el aislamiento, sino también por la celebración de las elecciones presidenciales en Bolivia, que repercutieron con fuerza en nuestro país, y particularmente en el barrio de Liniers. En ese marco, 36 escuelas porteñas fueron reabiertas por el Ejecutivo nacional, dispuestas a recibir a unos 60 mil bolivianos habilitados para votar. Diez de esos establecimientos pertenecen a la Comuna 9 y la mitad eran escuelas de Liniers.

“Es llamativo que autoricen a movilizar 60 mil personas en un solo día, cuando nosotros todavía no logramos un acuerdo para que los alumnos vuelvan a las escuelas”, señalaron fuentes del Ministerio de Educación porteño, para luego aclarar que las 36 escuelas habilitadas se entregaron bajo el compromiso de devolverlas limpias. “El día anterior a los comicios se las entregamos a un notario del gobierno de Bolivia y el mismo domingo a la noche nos las tuvieron que devolver en las mismas condiciones en que las recibieron”, señalaron. La seguridad, en tanto, quedó a cargo de las fuerzas federales.

En un principio, desde el Estado nacional se solicitó la apertura de 24 establecimientos educativos porteños, pero desde la Ciudad ampliaron esa cifra a 36 escuelas para evitar filas y aglomeración de personas en momentos donde el distanciamiento social es fundamental para evitar la propagación del coronavirus.

Las cinco escuelas de Liniers donde se desarrollaron los comicios fueron: Escuela 8 D.E. 20 “Dr. Dalmacio Vélez Sarsfield” (Fonrouge 370); Escuela N° 18 D.E. 20 “República de Corea” (Murguiondo 76); Escuela de Danzas “Nelly Ramiccone” (Fonrouge 711); Escuela 3 D.E. 20 “República Francesa” (Montiel 153) y Escuela 4 D.E. 20 “Félix de Olazábal” (Lisandro de la Torre y Ramón Falcón, Liniers). Otras cuatro fueron habilitadas en Parque Avellaneda: Escuela 10 “Antonio Zaccagnini” (Lacarra 1135); Escuela de Comercio N° 6 “América” (Dellepiane y Escalada); Escuela Técnica N° 17 D.E. 13 “Cornelio Saavedra” (Lacarra 535, Parque Avellaneda) y Escuela N° 16 D.E. 13 “Dr. T. Breton” (Eugenio Garzón 4346). Mientras que la restante se ubicó en Mataderos: Escuela N° 19 “Roma” (Cosquín 3100).

Votar en el “microcentro boliviano”

Desde hace varios años, en las primeras cuadras de José León Suárez y sus adyacencias funciona el denominado “mercado andino”, en el que la comunidad boliviana afincada en Buenos Aires ofrece una vasta variedad de frutas, verduras, hortalizas y productos típicos del altiplano, muy codiciados, incluso, por chefs internacionales. Pero además, allí se despliega gran parte de la movida cultural y económica de la comunidad, ya que abundan los bares y restaurantes con los principales platos típicos de la región y funcionan entidades financieras que permiten girar dinero al exterior. Por todo eso, el barrio de Liniers es considerado el “microcentro boliviano”, en el que confluyen diariamente cientos de compatriotas que se acercan a ese sector del barrio para imbuirse de un paisaje pintado a imagen y semejanza de su tierra natal.

Pero a diferencia de otros domingos, el 18 de octubre cobró ritmo desde temprano en esa porción de Liniers. Las mesas de votación abrían a las 8 y desde unos minutos antes las escuelas elegidas comenzaron a poblarse de votantes. En cada colegio había entre cinco y seis mesas, cada una de ellas con un padrón de 200 a 220 votantes, y en algunos casos, hasta 250. De manera que en cada establecimiento estaban habilitados para votar entre 1.200 y 1.400 bolivianos.

Para eso, el reglamento publicado en el Boletín Oficial, no sólo dispuso la implementación de condiciones de higiene y salubridad, sino que también habilitó el ingreso y egreso del país de las personas que se desempeñaron en los comicios y de los observadores internacionales, algo de carácter excepcional considerando las restricciones que rigen en las fronteras argentinas por la cuarentena iniciada el 20 de marzo último. A tal fin, las personas abocadas a la organización de la votación y los bolivianos que se acercaron a las escuelas a sufragar, debieron tramitar un certificado de circulación.

En la puerta de la escuela República Francesa, de Montiel 153, dos mujeres recibían con ambos descartables a cada votante antes de ingresar al recinto. Les higienizaban las manos con alcohol en gel, controlaban el uso de barbijos y el distanciamiento, y le daban prioridad de ingreso a embarazadas y madres con chicos. Durante la mañana se observó el pico de votantes que se alineaban en largas filas sobre la vereda, a la espera de la apertura de las mesas, cosa que ocurrió recién poco antes de las 9.

Muchos de los que se acercaban intentaban, en vano, encontrar su nombre en el padrón electoral pegado sobre la pared de la escuela. Mucha gente, al no estar registrada, no pudo votar y deberá hacerle frente a una multa de 400 bolivianos, casi 4.500 pesos argentinos. En total fueron 25 mil los bolivianos radicados en Argentina inhabilitados para votar en estos comicios, bajo la excusa de no haber votado en 2014 y 2016, aunque el voto de los residentes en el exterior no es obligatorio.

En la escuela República Francesa había 1.300 personas habilitadas para votar. Quienes encontraban su nombre y apellido entre las mesas 1 y 6 votaban en ese colegio. En cambio, de la mesa 7 a la 12 debían dirigirse a la Escuela Nº12 “Ramón Gené”, en Cossío y Albariño, unas veinte cuadras de allí. Para eso, dos combis de la colectividad se acercaron para colaborar con el traslado de los votantes. Antes de que cada votante ingresara al cuarto oscuro, una autoridad de mesa abría de par en par la boleta única con la que, lapicera en mano, debían optar por su candidato.

En la Escuela República de Corea, de Murguiondo 76, las urnas se abrieron pasadas las 8. Durante ese lapso se formó una fila de unas treinta personas que, respetando la distancia social, llegaba hasta la esquina y daba la vuelta por Ramón Falcón. Muchos de ellos se enteraron allí mismo que la mitad de las mesas de votación (de la 5 a la 9) se habían trasladado a la Escuela de Danza “Nelly Ramicone”, de Fonrouge y Schmidl. Según explicó Laura Solís, miembro del Órgano Electoral Plurinacional a cargo de los comicios, el desdoblamiento fue para evitar la aglomeración de votantes. “Iban a venir casi dos mil personas a una sola escuela y, para evitar eventuales contagios, las dividimos en dos. Ahora acá tenemos cuatro mesas con un total de 900 votantes”. Esas cuatro mesas de votación estaban armadas en el patio central del colegio y también allí, con marcas en el piso, se dispuso la distancia de seguridad necesaria.

Bolivia en celeste y blanco

En Argentina fueron 142.568 los bolivianos y bolivianas habilitados para votar (el 75% de ellos se concentró en la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires). Es que en nuestro país vive la mayor comunidad boliviana residente en el exterior, al punto que, casi la mitad de quienes habitan fuera de su país, eligió a la Argentina para vivir, lo que totaliza el 2.2% del padrón general.

En esta elección, los dos candidatos principales que se disputaban la presidencia del país eran el ex ministro de Economía Luis Arce, candidato del MAS, el partido del ex presidente Evo Morales (que reside en Argentina en condición de refugiado); y Carlos Mesa, por Comunidad Ciudadana. La actual presidente interina, Jeanine Áñez, se bajó de la carrera para no dividir el voto opositor a Evo. Sin embargo, de nada sirvió esa estrategia, ya que Arce, de 56 años y oriundo de La Paz, obtuvo el triunfo en forma holgada.

En las tres elecciones anteriores, el MAS había perforado el 80 por ciento en territorio argentino. Según los datos oficiales preliminares del voto boliviano en el exterior, el MAS obtenía un 39,97% del total de los sufragios, frente al 38,7% de la coalición de derecha de Carlos Mesa. Sin embargo, en la Argentina los resultados extraoficiales que manejaba el propio Evo Morales y diversas agrupaciones kirchneristas vinculadas al ex presidente, le daban un triunfo al MAS por casi el 90%.

Es que, a diferencia del 35% de votantes que concurrió a las urnas en las anteriores elecciones bolivianas en la Argentina, el 18 de octubre pasado se trasladaron a los centros de votación más de 45% del padrón electoral global.

Al cierre de esta edición, con el 51% de las actas escrutadas, la candidatura de Luis Arce se imponía entre los bolivianos que viven en el país con un 88% de los votos. Muy lejos, con el 6,5%, quedaba en segundo lugar la fórmula que lideraba Carlos Mesa, el principal espacio opositor.

Ricardo Daniel Nicolini

2 Comentarios
Avatar for cosasdebarrio
Adrián 7 septiembre, 2020
| |

Muy interesante sus observaciones