Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
October 24, 2020 2:10 pm
Cosas de Barrio

PREOCUPACIÓN POR UN EVENTUAL COLAPSO DE CAMAS DE TERAPIA INTENSIVA EN EL SANTOJANNI

“El martes 14 de julio ya no pudimos recibir pacientes que venían complicados. Iban a necesitar respiradores y nosotros no se los podíamos ofrecer”, expresó sin medias tintas el director del Hospital Santojanni, Federico Charabona, para exponer a los ojos de las autoridades una realidad que amenaza con poner en peligro el sistema de salud porteño.

Y luego precisó “tenemos 28 personas infectadas, graves, con respirador. El resto de las camas, de moderados -quienes necesitan oxígeno- y leves -estabilizados con medicación- están todas ocupadas. Sólo hay dos respiradores libres en el shockroom del hospital, que tenemos que tener disponibles para pacientes no Covid, porque el Santojanni es el único que tiene helipuerto y en cualquier momento pueden traer en helicóptero a alguien que tenga un accidente en una autopista. En síntesis, estamos al tope de la pandemia”.

Las palabras de Charabona, no sonaban a crítica ni a reclamo. Por el contrario, intentaban alertar sobre una contingencia que se le hace imposible sostener. “Nosotros –continuó- de lo que es necesario tenemos todo. Nos dieron un montón de camas, respiradores. Pero todo tiene una capacidad. Hablo constantemente con mis colegas de otros hospitales y están igual ¿Ves por qué la gente se tenía que cuidar? No estoy en contra de las aperturas reordenadas. Pero que haya más conciencia social. Está pasando todo ahora”, enfatizó.

Y en relación a la situación de otros hospitales polivalentes, como el Santojanni, Charabona expresó “el Argerich también está muy complicado y el Fernández está mejor”. Puntualizó que actualmente en el Santojanni quedan “entre cuatro y cinco camas libres para pacientes amarillos (leves a moderados) con coronavirus”​ y 22 lugares más para ocuparse con otras patologías.

En ese sentido, remarcó que “si viene un Covid positivo y no lo puedo recibir, se tiene que buscar un lugar donde lo reciban”, y advirtió “en el SAME ya no hay una red definida por zonas. Ahora las ambulancias van donde se pueda recibir al paciente”.

Los pacientes que el martes 14 de julio no pudieron ser ingresados al Santojanni fueron derivados al Zubizarreta​ y al Pirovano, donde aún quedan camas de Terapia Intensiva disponible.

Charabona no dudó en sostener que el colapso del sistema de salud es una posibilidad cierta e inminente: “el problema ya está sucediendo. Me parece que si todo se deja al libre albedrío, no en algo progresivo, ordenado, y la gente no usa barbijo, se reúne en sus casas, va a colapsar el Santojanni, el resto de los hospitales públicos, todo”, sentenció.

Sin embargo, aunque el propio Jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, le quitó importancia a lo expresado por Charabona (“son cifras que fluctúan, ahora le pasó al Santojanni, antes le habrá pasado al Argerich, pero lo importante es que ese paciente fue derivado al instante a otro hospital público y fue alojado en una cama de terapia intensiva con el respirador correspondiente”, señaló el mandatario porteño) que el director del hospital advierta sobre esta situación, no deja de ser una señal de alarma que debe ser tenido en cuenta por las autoridades.

El coronavirus en la Comuna 9

De acuerdo al Boletín Epidemiológico que semanalmente elabora el Ministerio de Salud porteño, considerando la tasa de casos de contagio confirmados por cada 100 mil habitantes en cada uno de los 48 barrios porteños, al 17 de julio pasado el barrio de Liniers se ubicaba en el puesto 29° (un mes atrás estaba en el 41°) con 357 casos confirmados (306 más que el mes anterior), Mataderos se encontraba en el puesto 22° (un mes antes estaban en el 32°) con 687 casos (581 más que hace un mes) mientras que Parque Avellaneda aparecía en el puesto 15° (estaba en el 20° el mes anterior) con 852 casos confirmados (707 más que hace apenas un mes). Esto implica que del total de 41.033 personas contagiadas en la Ciudad de Buenos Aires,  1.896 se registraron en el ámbito de la Comuna 9, es decir, el 4.62% (un mes atrás era el 2.39% del total de la Ciudad).

Vale destacar que de ese total de casos contabilizados en la Comuna 9, el 19% corresponde al Barrio Cildáñez de Parque Avellaneda, donde se registra el mayor hacinamiento poblacional del distrito local. Sin embargo, es notorio el incremento de los casos registrados en el último mes en todo el ámbito de la Comuna 9. Hasta hace apenas unos días, el distrito local era uno de los de menor contagio entre las quince comunas porteñas. Hoy, la realidad ya no es la misma.

Retiro sigue siendo el barrio donde se presenta la tasa más elevada de contagios de Covid-19 en lo que va de la pandemia, varios de los cuales se concentran en el conglomerado urbano Padre Carlos Mugica (ex Villa 21-24). Luego le siguen los barrios de Villa Soldati y Barracas, en los que también se ubican barrios vulnerables con una gran de población en condiciones de hacinamiento, donde el Estado se encuentra desarrollando una mayor cantidad de testeos en su afán de controlar la tasa de contagios.

Sólo los barrios de Flores, Villa Lugano, Retiro, Barracas, Balvanera y Villa Soldati, concentran actualmente el 47% (casi la mitad) de los casos confirmados de Covid-19 en todo el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

El operativo DetectAR desembarcó en Mataderos

En el marco del Operativo DetectAR que lleva adelante la Ciudad en conjunto con el Gobierno Nacional, entre el jueves 9 y el domingo 12 de julio la búsqueda activa de casos de coronavirus puso el foco en el barrio de Mataderos. El objetivo se centró en identificar de manera temprana a los ‘contactos estrechos’ de las personas recientemente confirmadas con COVID-19, evaluarlos y lograr mitigar de esa forma la contagiosidad del virus. La unidad sanitaria móvil, se ubicó a las puertas de la Escuela N° 11 D.E. 20 “Emilio Von Behering”, sita en Coronel Cárdenas 2652. En horario de 9 a 16

Durante los cuatro días que el DetectAR se desarrolló en Mataderos, se realizaron operativos puerta a puerta en diversos puntos del barrio, como el conglomerado habitacional Los Perales, además del Barrio Cildáñez, considerado el sector más afectado por Covid-19 en el ámbito de la Comuna 9 a raíz del hacinamiento poblacional. En total fueron hisopados 181 vecinos (34 el jueves, 58 el viernes, 48 el sábado y 41 el domingo 41) de los cuales 76 (es decir, el 42%) resultaron Covid positivos

La dinámica desarrollada durante esos cuatro días se ajustó a los protocolos sanitarios vigentes por la pandemia. Así, las personas que presentaban síntomas compatibles con el virus fueron hisopadas en el puesto de control del operativo móvil y luego trasladadas en un taxi especialmente adaptado a la Unidad Febril de Urgencia del Santojanni, donde esperaron el resultado. Si fueron positivas de COVID-19, se las derivó según sus necesidades de atención. Caso contrario, el Ministerio de Salud continuó con el seguimiento telefónico diario para evaluar su evolución y brindarle asistencia en caso de que la requieran.

En ese sentido, una vez que una persona es testeada, hay cinco caminos posibles:

Si el resultado es negativo, puede regresar a su domicilio. Si es positivos asintomáticos, en caso de ser menores de 65 años, no presentar comorbilidades y poder acreditar condiciones adecuadas para el aislamiento, puede cumplirlo en su domicilio con un seguimiento telefónico diario. Si es positivo leve (sin necesidad de cuidados complementarios) es derivada a hoteles especialmente adaptados. Si es positivo moderado, es trasladada a un hospital e internada en el sector destinado a pacientes con coronavirus. Y si es positivos graves, se la deriva a un hospital para ser internada en la Terapia Intensiva COVID-19.

Ricardo Daniel Nicolini

CÓMO FUNCIONA LA UNIDAD FEBRIL DE URGENCIA DEL SANTOJANNI

Las veinte Unidades Febriles de Urgencia (UFU) instaladas a las puertas de los principales hospitales porteños, apuntan a disminuir la circulación dentro de los hospitales, de pacientes que puedan encontrarse infectados y aún no lo sepan. “Estas unidades funcionan como un dispositivo de asistencia y evaluación de pacientes sospechosos de Covid-19”, comienza explicando el Dr. Álvaro Treras, médico infectólogo del Santojanni, que se desempeña en la UFU que funciona a las puertas del hospital, frente al acceso a Consultorios Externos sobre la calle Martiniano Leguizamón, que desde su puesta en marcha permanece cortada al tránsito vehicular.

Allí se atienden pacientes considerados leves o sospechosos, que se acercan de tres formas distintas: por voluntad propia, por derivación de alguna posta sanitaria ubicada en barrios vulnerables dentro del área programática del hospital o a través del programa Detectar.

Para quienes tengan la necesidad de acercarse a la UFU del Santojanni, el Gobierno porteño puso a disposición transporte gratuito y seguro. Los vehículos de traslado parten de los centros de salud linderos y realizan entre dos y cuatro recorridos al día, en los horarios de apertura habituales de los centros.

El edificio modular donde se encuentra la UFU del Santojanni se divide en un área de triage, cuatro consultorios y un sector donde se encuentra la unidad transitoria de aislamiento. Además de los médicos y el personal de limpieza, también se desempeña en la UFU de Liniers un equipo de enfermeros que realiza la evaluación inicial del paciente y le ofrece un seguimiento en el proceso de testeo.

Cuando el paciente llega a la UFU es interrogado en la calle por un enfermero. Si aplica como sospechoso de Covid-19, posteriormente es empadronado y se le toman todos los datos filiatorios. Una vez dentro de la UFU es atendido por el médico evaluador, que es quien determina la necesidad o no de concretar un hisopado. Ese hisopado se realiza en una sala especial y luego el paciente es derivado a una unidad transitoria de aislamiento, donde va a permanecer hasta que finalmente se derive a un centro de aislamiento o un hotel.

Desde el 15 de abril pasado, cuando se puso en marcha la UFU del Santojanni, hasta el 10 de julio, se asistió allí a un total de 1.300 pacientes, lo que representa entre 40 y 50 pacientes diarios. De ellos, se evalúa un paciente pediátrico cada ocho adultos. “La mayoría de los pacientes atendidos son pasibles de ser hisopados, cosa que no ocurría cuando empezó a funcionar esta unidad”, grafica el Dr. Treras y luego precisa “casi la mitad de los pacientes hisopados arroja como resultado Covid positivo. Además, un 30% de los pacientes que asistimos aquí se desempeña como personal sanitario”.

0 Comentarios

No Comment.