Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
February 28, 2024 9:25 am
Cosas de Barrio

Vivir en la misma casa durante más de veinte años, una tendencia en la Comuna 9

Así lo expresan los resultados de la última encuesta digital de Cosas de Barrio

De acuerdo con la opinión de la gente que durante el último mes participó de la encuesta digital que Cosas de Barrio realizó en su sitio de Internet (www.cosasdebarrioweb.com.ar), el 69 por ciento de los votantes sostuvo que vive en su domicilio actual desde hace más de veinte años; otro 13% aseguró que hace entre diez y veinte años que habita en la misma casa; un 8% dijo que permanece en el domicilio entre cinco y diez años; el 6% expresó que hace entre un año y cinco años que habita el domicilio actual; mientras que apenas el 4% restante sostuvo que vive en su casa actual desde hace menos de un año (ver gráfico).

En total, en esta nueva edición de la encuesta digital realizada vía Internet por este medio, participaron un total de 1.827 vecinos.

Este muestreo de opinión -es cierto- no indaga sobre la situación particular de cada votante. No obstante, de acuerdo con estudios recientes realizados por la Dirección General de Estadística y Censos del Gobierno porteño, los tres barrios que conforman la Comuna 9 (Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda) son de los que albergan mayor cantidad de población cuya edad supera los 70 años. En muchos casos se trata de vecinos que hoy ocupan el que era el domicilio de sus padres y aún permanecen viviendo en su casa natal. En otros, son viviendas tradicionales que luego han sido modificadas o subdividas para permitir que sean habitadas por más de una familia. Tal es el caso de varios vecinos que, ya en pareja y con hijos, han decidido permanecer en su casa natal luego de hacerle diversas modificaciones.

En cualquiera de las situaciones mencionadas anteriormente, sobresale un elemento insoslayable: sus ocupantes son propietarios, ya sea por haber comprado oportunamente el inmueble o por haberlo heredado. En los tres barrios que componen la Comuna 9, no son pocos los casos en que una misma casa es habitada por varias generaciones de una misma familia.

Muy distinta resulta la situación de quienes han optado por establecerse en un domicilio distinto al de su casa familiar. En este caso es ínfimo el porcentaje de quienes han logrado adquirir una nueva vivienda, ya sea a través de la compra directa o mediante el otorgamiento de un crédito hipotecario, cuyo acceso actual es casi inexistente para una familia tipo con ingresos medios. Sin embargo, esta realidad no parece ajustarse al boom de la construcción de edificios que ha acaparado diversos barrios de la Ciudad de Buenos Aires, donde cualquier casa que se vende -aunque por su antigüedad sea protegida por ley- es comprada por un inversionista para construir allí un edificio de departamentos.

La ecuación cierra al comprobar que la mayoría de los compradores de esos departamentos son también inversionistas, que luego alquilan esas unidades a la gran masa de gente que no tiene acceso al crédito y a la que, por ende, le resulta utópico embarcarse en la compra de una vivienda. De allí que la demanda de alquileres supere ampliamente a la oferta y los valores de las unidades se mantengan en alza, con precios elevadísimos que no se condicen con el incremento de los haberes.

En este sentido, para muchas familias afrontar la renovación de un alquiler resulta estresante, ya que las cifras del nuevo contrato son, muchas veces, asfixiantes e inaccesibles para el trabajador promedio, lo que lo obliga a buscar una nueva vivienda, con los gastos que eso implica en materia de depósito, garantía, gastos y comisiones de inmobiliaria.

Y es aquí donde muchas veces comienza el denominado “operativo retorno”, a partir del cual mucha gente opta por regresar a la casa paterna, con los conflictos que esa decisión suele acarrear. Pero eso no es todo. También se han dado casos en los que una pareja divorciada ha optado por reconstruir el hogar a pesar de las diferencias conyugales, en su afán por reducir gastos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *