Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
February 8, 2023 6:02 pm
Cosas de Barrio

Escolaridad: cambios en el control de asistencia y regularidad de los estudiantes

Se aprobó una nueva normativa en las escuelas primarias y secundarias porteñas, que apunta a disminuir las inasistencias

Por la Lic. Vanesa Aichino (*)

En el final de ciclo lectivo 2022, un año en el que afortunadamente recobramos la presencialidad plena y fuimos sorteando los desafíos pospandémicos que se presentaron, es importante conocer la nueva normativa con respecto a la asistencia y regularidad de los alumnos y alumnas que en estos últimos meses las Conducciones Escolares han ido informando. Por la Resolución N° 3732/22 se sustituyó todo el Capítulo V del Reglamento Escolar que hace referencia a este tema. Las modificaciones son notables y abarcan todos los niveles educativos. Estos cambios, seguramente, requieran de una nueva organización sobre todo en las familias que tengan estudiantes en distintos niveles (inicial, primario y secundario), en diferentes establecimientos educativos, que realicen algún tratamiento de salud o alguna actividad extracurricular en forma habitual.

Como primera medida, con esta nueva disposición se les dice adiós a las constancias de alumno regular confeccionadas en las secretarías de las instituciones, a pedido de las familias. Ahora, las mismas surgen de la plataforma “Mi escuela” con un formato preconfigurado y en base a las asistencias del niño o niña en el bimestre anterior. La constancia que acredita la condición de estudiante regular sólo podrá ser entregada después de la primera semana de clases y tiene vigencia durante el bimestre en el cual fue emitida. Las escuelas no pueden entregar ningún documento que no tenga el formato oficial. Todos los días los docentes y/o preceptores cargan las asistencias e inasistencias en esta plataforma y en el registro físico. En todo el ciclo lectivo un estudiante podrá tener veinticinco inasistencias injustificadas.

En ese sentido, resulta imprescindible conocer las categorías que se incorporaron: el “ingreso tardío” hace referencia al alumno que llegó tarde a la escuela, pero dentro de las tres primeras horas de clase y computa como media inasistencia; el “retiro anticipado” trata del estudiante que se va del establecimiento antes de la finalización de la jornada y después de las primeras cuatro horas de clase, computando también media inasistencia; y el “ausente con presencia en clase” se refiere al joven que ingrese tarde después de las tres primeras horas o se retire antes de las primeras cuatro horas de clase, y se considera una inasistencia completa.

Cabe aclarar que esta reglamentación se encuentra en vigencia para todos los niveles educativos, tratándose de un cambio radical en el sistema de asistencias/inasistencias. Para sexto y séptimo grado de las escuelas de jornada simple, la participación en el espacio de Jornada Extendida es obligatoria, por lo cual, quien no estuviera presente tendrá media inasistencia.

No obstante, el Reglamento Escolar contempla inasistencias justificadas. Ellas son: enfermedad o embarazo del estudiante, participación en competencias, muestras académicas y deportivas, estar federados en alguna disciplina deportiva, participar en festividades religiosas o situaciones particulares, tales como el fallecimiento de un familiar, el matrimonio de los adultos responsables, la mudanza del grupo familiar, etc. En las escuelas se deben presentar las constancias correspondientes para que se realice la justificación de esas ausencias.

La normativa también establece el procedimiento a seguir frente a inasistencias injustificadas prolongadas y/o consecutivas. Las acciones de las instituciones van desde la citación a las familias, aviso a las supervisiones y al Equipo de Orientación Escolar, como también dar intervención al Consejo de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes.

La condición de regularidad trata ahora de la asistencia bimestralmente con un mínimo del 85% de días hábiles. Pero ¿Qué pasa si un niño o niña supera ese porcentaje en ese período? Lo que ocurre es que pierde su condición de alumno regular, no deja de estar matriculado, pero puede recuperar la regularidad. Para ello los estudiantes deberán acceder a medidas para compensar los aprendizajes no logrados por las inasistencias. La ausencia del estudiante interrumpe el aprendizaje de los contenidos de las secuencias planificadas en cada área del conocimiento y disminuye la posibilidad de lograr los aprendizajes, obstaculizándose su trayectoria escolar. Los Equipos Docentes y las Conducciones Escolares informarán a las familias sobre las instancias de apoyo en las que deberán participar los alumnos, que incluyen desde dispositivos institucionales con un mínimo de tres encuentros educativos, hasta la participación en los Centros de Acompañamiento a las Trayectorias Escolares (CATE) los días sábados, pasando incluso por la participación en las Escuelas de verano e invierno y el Club de Jóvenes.

La modificación del Reglamento Escolar apunta a que el alumnado concurra la mayor cantidad de días posibles a las instituciones educativas, porque las ausencias son un obstáculo real para la continuidad del proceso de aprendizaje y afectan notablemente la escolaridad. En ese sentido, esta nueva normativa requiere de una organización institucional, pero también familiar. Durante la pandemia pudimos todos vivenciar la importancia de la permanencia en las escuelas y de las clases presenciales. Sigamos valorando esta lección obtenida.

(*) Aichino es licenciada en Educación y directora de la Escuela 4 D.E. 20 “Félix de Olazábal”, de Lisandro de la Torre y Ramón Falcón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *