Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
September 30, 2022 6:59 am
Cosas de Barrio

Hasta los dientes

Dos consultorios odontológicos sin habilitación fueron clausurados en el centro comercial de Liniers. Entre otras irregularidades, se comprobó que utilizaban yeso para la construcción como yeso odontológico. Además, fueron imputados dos médicos de nacionalidad boliviana y una empleada, por atender a menores de edad y realizarles tratamientos sin contar con ningún título habilitante.

Los allanamientos llevados a cabo por personal de la Policía de la Ciudad, el Ministerio Público Fiscal y distintas dependencias del gobierno porteño, tuvieron lugar el pasado viernes 26 de agosto. El operativo hizo foco en dos consultorios odontológicos ubicados en el denominado “microcentro boliviano de Liniers”. En uno de ellos, ubicado en José León Suárez 186, se comprobó que había sido clausurado el 4 de mayo de 2017 por falta de habilitación, además de funcionar con irregularidades en seguridad e higiene, en tanto en una de las dependencias había una emisora de radio. El otro, que funcionaba en un departamento del primer piso sobre la colectora de la avenida General Paz al 10792, a metros de Ibarrola, los efectivos hallaron medicamentos e insumos vencidos desde 2017, yeso para hacer moldes y limas endodónticas mata nervios clavadas en esponjas de cocina, entre otras irregularidades.

Todo se inició a partir de una investigación de la División Contravenciones y Faltas contra el Orden Público de la Policía de la Ciudad. Así, la Fiscalía Contravencional N° 35, a cargo de la Dra. Celsa Ramírez y ante la Secretaría del Dr. Federico Stopani, dispuso inspecciones en los dos consultorios con la participación de esa división policial, junto a personal del Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) del Ministerio Público Fiscal, la Dirección General de Fiscalización y Control (DGFyC) de la Ciudad, la Agencia Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP), la Dirección General de Protección del Trabajo (DGPT), la Dirección General de Control Ambiental (DGCONTA) y la Unidad Operativa de Fiscalización Integral (UOFI), todas dependencias del gobierno porteño.

La denuncia original la realizó una mujer que relató que había llevado a su hija al consultorio de José León Suárez y que, luego de que le hicieran una práctica médica, la menor tuvo que ser internada por una infección. Una vez allí, y tras revisar minuciosamente el lugar, los oficiales confirmaron que el consultorio montado no se hallaba habilitado como tal, y que además violaba una clausura impuesta el 4 de mayo de 2017, por no cumplir con las normas de seguridad e higiene.

Por otra parte, dentro del inmueble tampoco estaban instalados los matafuegos reglamentarios ni se respetaban los protocolos eléctricos de seguridad, en tanto que se halló un estudio de radio en uno de los cuartos. Por lo tanto, la Fiscalía interventora avaló el procedimiento policial y ordenó la reinstalación de la faja de clausura, notificando de causa al encargado, un ciudadano boliviano de 46 años. Por su parte, la DGFyC comprobó la falta de adecuación a la Ley 5.920, de sistema de autoprotección, falta de la habilitación por parte del Ministerio de Salud, falta de matafuegos y protocolos de puesta a tierra, en tanto la DGPT y AGIP labraron actas por distintas irregularidades.

Posteriormente, en el consultorio ubicado en la avenida General Paz fueron imputados dos odontólogos, un hombre de 50 años, con matrícula profesional vencida, y una empleada de 35 años, ambos de nacionalidad boliviana.

El consultorio no estaba habilitado por lo cual la DGFyC dispuso la clausura por seguridad y funcionamiento, en tanto el Ministerio de Salud de la Nación dispuso, vía telefónica, que enviaría personal para formalizar la clausura en el término de 48 horas, y la suspensión del trámite de habilitación.

Durante la inspección, la DGCONTA labró actas por no tener certificado de aptitud ambiental como generador de residuos patogénicos, en tanto comprobó que en uno de los cuartos funcionaba un gimnasio y una habitación particular. También detectaron que había un aparato de rayos sin habilitación, que en las tarjetas del profesional se promocionaban implantes, ortodoncia y ortopedia, sin que los profesionales pudieran acreditar conocimientos en esas especialidades.

El personal policial, por su parte, halló 20 frascos de medicamentos vencidos desde 2018 en adelante, entre los que había pastillas de Sildenafil (Viagra), 53 insumos vencidos desde 2017 en adelante, con materiales peligrosos en la cocina, yeso para la construcción utilizado como yeso odontológico y limas endodoncias para matar nervios en tratamientos de conducto pinchados en una esponja de cocina.

Realizada la consulta, la Fiscalía dispuso el secuestro de la totalidad de los elementos, la colocación de la faja de clausura judicial, y la citación de las dos personas imputadas para declaración indagatoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *