Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
September 30, 2022 5:56 am
Cosas de Barrio

Para muchos vecinos, el predio del Mercado va a terminar siendo intrusado

Así lo expresan los resultados de la última encuesta digital de Cosas de Barrio

De acuerdo con la opinión de la gente que durante el último mes participó de la encuesta digital que Cosas de Barrio realizó en su sitio de Internet (www.cosasdebarrioweb.com.ar), el 30 por ciento de los votantes remarcó que el predio de Mataderos, que hasta hace meses ocupaba el Mercado de Hacienda, va a terminar siendo intrusado; otro 26 %, sostuvo que se utilizará para realizar emprendimientos comerciales e inmobiliarios; un 22 % sospechó que hasta el año que viene no se va a iniciar ninguna obra; otro 18% especuló que el predio será un mix entre emprendimientos comerciales y comunitarios; mientras que apenas el 4% restante sostuvo que será destinado a contemplar las demandas comunitarias (ver gráfico).

En total, en esta nueva edición de la encuesta realizada vía Internet por este medio, participaron un total de 1.827 vecinos.

Como sea, y más allá de este muestreo de opinión, lo cierto es que a la fecha nada se sabe del futuro destino del predio, cuya actualidad resulta, al menos, llamativa.

Hoy los corrales están vacíos, ya no hay movimientos de camiones que trasladan el ganado y las pasarelas se ven desoladas, sin los pasos de los consignatarios que durante más de 120 años las caminaron mientras monitoreaban desde arriba los lotes de animales. Tres meses después del último remate que se realizó en el exMercado de Hacienda de Mataderos, el predio quedó postergado en un limbo jurisdiccional entre Ciudad y Nación que impide el desarrollo de un proyecto de reconversión y no ofrece certezas sobre su futuro. Sólo un hecho es inobjetable: en el mientras tanto, el predio se transformó en un depósito de autos abandonados en la vía pública o con causas judiciales. Esa es hoy la única transformación del espacio de 33 hectáreas, donde se pensaba instalar un parque temático relacionado con la actividad rural, las tradiciones argentinas, la carne y la cultura, acompañado por un polo gastronómico, para lo cual se aprobó una ley en la Legislatura porteña, en noviembre de 2019.

El cuestionado traspaso de esas tierras, y otros terrenos públicos, de Nación a Ciudad en los últimos días de la presidencia de Mauricio Macri provocó una explosión en el primer tramo de la gestión de Alberto Fernández y la marcha atrás de esos acuerdos que se habían firmado para sobrellevar los compromisos económicos adquiridos para la construcción del Paseo del Bajo. Mientras Nación y Ciudad buscan un acuerdo -en un diálogo que comenzó hace más de dos años- para devolver esas propiedades a la órbita nacional, el predio se encuentra custodiado por la Policía porteña para evitar usurpaciones y ocupaciones ilegales, el gran temor de los vecinos.

Por esta razón el exMercado de Hacienda se encuentra hoy bajo la órbita del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, con el fin de darle diferentes usos y mantenerlo activo. El depósito de autos fue el destino inicial elegido, aunque quizás en los próximos meses se encuentren otras funcionalidades entre sus corrales y pasarelas.

A pesar de que se concretó a mediados de mayo pasado, la mudanza comenzó a tomar forma en 2006 cuando la Legislatura porteña prohibió, a través de la ley 622, el ingreso de ganado en pie a la Ciudad. Desde ese momento hubo 17 prórrogas hasta que finalmente se concretó el traslado a Cañuelas.

Esas tierras son de dominio nacional, pero en noviembre de 2019 formaron parte de un traspaso que incluyó una treintena de propiedades que la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) cedió a la Ciudad. El movimiento se encuadraba en un convenio por el financiamiento de las obras del Paseo del Bajo que se realizó con un crédito otorgado por la Comisión Andina de Fomento (CAF). En este acuerdo la Ciudad proponía vender esas tierras y obtener dinero para pagar el crédito internacional, pero cuando asumió la presidencia Alberto Fernández la misma AABE dio marcha atrás y el traspaso definitivo se frenó.

Mientras tanto, los vecinos observan cómo el corazón del barrio late lento y desganado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *