Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
September 30, 2022 6:21 am
Cosas de Barrio

El Club Liniers logró evitar el remate e inicia el “operativo retorno”

Tras atravesar una compleja situación judicial que dejó a la emblemática entidad de las Mil Casitas al borde de la quiebra, el club de la calle Palmar se propone recuperar el brillo de otras décadas. “El club Liniers sigue en pie y no fue vendido a ningún privado”, expresó en diálogo con este medio Omar Dolz, quien se identificó como el actual presidente, y se comprometió formalmente a brindar una entrevista “en unos meses”, cuando la entidad “ya esté funcionando como pretendemos”.

Desde que abrió sus puertas el 25 de enero de 1926, el Club Liniers se convirtió en un lugar de encuentro ineludible para la comunidad barrial a lo largo de varias generaciones. Su emblemática sede de Palmar 7035, justo allí donde se dibujan los pasajes de las Mil Casitas, marcó el inicio de amistades y noviazgos, y hasta fue el punto de partida para la carrera de varios deportistas que luego brillaron en diversas disciplinas.

Sin embargo, a lo largo de su historia y con el correr de las diversas comisiones directivas que administraron sus destinos, la entidad supo atravesar épocas de gloria pero también otras donde los nubarrones del descuido y la impericia dominaron la escena. De hecho, esa es la cara que, con altibajos, viene mostrando en los últimos tiempos a partir de una serie de sucesos complejos que pusieron al club al borde del remate judicial. El desencadenante lo marcó el lamentable episodio ocurrido hace unos años, en el que un pequeño falleció ahogado en la histórica pileta semiolímpica, la misma por la que pasaron tantas generaciones de linierenses.

Desde aquel luctuoso suceso, el club que entonces presidía Francisco “Quico” Martínez Arias -fallecido en abril pasado-, entró en una debacle que lo fue desgastando lenta pero inexorablemente, hasta que la pandemia pareció darle la estocada final.

Desde entonces, varias versiones se fueron tejiendo en torno al destino inmediato de esta querida institución barrial, motivo por el cual este medio viene intentando tomar contacto con algún directivo, de manera de poder echar algo de luz al respecto y de esa forma confirmar o desestimar esos trascendidos.

Así, en abril pasado se contactó con nosotros Omar Alfredo Dolz, quien por entonces se identificó como tesorero del club. Como respuesta a un correo aseguró que hacía unos meses el club había reabierto sus puertas tras permanecer cerrado durante más de un año a causa de la pandemia y que “al día de la fecha asisten 220 chicos y 80 adultos a realizar actividades”. Desde aquel contacto, Cosas de Barrio intentó infructuosamente coordinar una entrevista con el directivo, quien solicitó aguardar un tiempo alegando estar “en plenas negociaciones por el juicio que atraviesa el club” y aseguró que “en cuanto tenga una respuesta concreta me estaré comunicando”.

Hasta que en la tarde de ayer, como respuesta a un nuevo correo enviado por Cosas de Barrio, Dolz se comunicó telefónicamente y, en tono enfático, aseguró que tras un “largo y complejo proceso judicial”, habían logrado llegar a un acuerdo con la parte demandante -cuyos detalles no especificó- que les permitía eludir la quiebra del club y lo que parecía ser un inminente remate judicial de la sede. Al tiempo que remarcó que la entidad “no fue vendida a ningún particular y antes de fin de año va a estar funcionando a pleno nuevamente”. Por otra parte, Dolz, que ahora se identificó como “presidente del club”, señaló que por estos días la entidad se encuentra abocada a la realización de algunas obras tendientes a mejorar el sector del gimnasio con aparatos de planta baja que, al igual que el buffet, “volverán a ser concesionados” en los próximos meses “para que puedan estar operativos cuanto antes”.

Asimismo, resaltó que el club continúa funcionando actualmente con el dictado de diversas actividades, tales como gimnasia artística, escuela de fútbol, taekwon-do, kick boxing y pilates, de las que participan “más de trescientos vecinos”. Y respecto a la pileta, expresó que “el objetivo es que vuelva a estar funcionando para la próxima temporada de verano”.

Finalmente, ante la insistencia de este medio en concretar la entrevista que permita conocer en detalle la situación que atraviesa el club, Dolz se comprometió a concretar un encuentro “en unos meses, cuando el club vuelva a estar en condiciones y podemos mostrarles todas las actividades y comodidades que podemos ofrecerles a los vecinos”.

Ricardo Daniel Nicolini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *