Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
November 28, 2022 6:08 pm
Cosas de Barrio

Mataderos celebra 133 años de vida

Hoy 14 de abril, el inigualable barrio gaucho porteño está cumpliendo sus primeros 133 años de vida. Hacia ambos lados de la populosa avenida Alberdi, a poco de toparse con la General Paz, Mataderos hace gala de sus tradiciones con su particular mezcla entre el campo y la ciudad. Vaya un homenaje para sus instituciones señeras y sus entrañables personajes que le dieron vida a lo largo de todo este tiempo.

Para muchos, el barrio -con sus virtudes y defectos- es su lugar en el mundo, el sitio en el que la geografía de sus calles y edificios se confunde con la vida misma. Y en esa simbiosis tan mística como natural, fluye el sentido de pertenencia que, en ocasiones, se extiende a lo largo de varias generaciones. La impronta de esos vecinos y su permanente vinculación con las instituciones locales, le dan al barrio ese color único y característico, que lo distingue por sobre cualquier otro.

Tal vez por eso, para todos esos vecinos, el cumpleaños del barrio es algo más que una simple efeméride en el almanaque. Es el aniversario que los convoca y los incluye a todos, para celebrar mancomunadamente un lazo afectivo que los define como comunidad barrial. Así lo entiende la gente de Mataderos, que hoy vuelve a recorrer sus calles para celebrar en comunidad los- en este caso- 133 años del barrio.

Un poco de historia

El 14 de abril de 1889 se colocó la piedra fundamental de los nuevos mataderos, que desplazarían de esa forma a los tradicionales Corrales Viejos, ubicados en Parque de los Patricios. Fue alrededor de aquellas instalaciones -que se inaugurarían recién once años más tarde- donde comenzó a formarse el barrio, cuya población vivía de la nueva fuente de trabajo allí instalada.

Por entonces, Mataderos era Nueva Chicago, denominación que aludía a la ciudad norteamericana caracterizada por la industria de la carne. Tal vez por eso, el tumultuoso arroyo Cildáñez se ganó por años el apodo de “el arroyo de la sangre”, pues hacia él derivaban los desperdicios de la industria carnicera.

Algunos tiempo más tarde, el emblemático monumento al Resero se ubicó como un mojón ineludible a las puertas del Mercado, allí donde Lisandro de la Torre le da inicio a la avenida de los Corrales (ver foto). La icónica obra de Emilio Sarniguet –que en sus orígenes supo engalanar los jardines del Palais de Glace- ya lleva 88 años custodiando el barrio, como testigo mudo de su crecimiento.

Hoy, en pleno siglo XXI, con el Cildáñez entubado, el Mercado a punto de emprender su retirada hacia Cañuelas y cientos de historias como señal de identidad, el barrio gaucho porteño celebra su 133° aniversario. Y aunque el paso del tiempo hay reformulado en parte su paisaje mixto, bañado por campo y ciudad, sus vecinos siguen enorgulleciéndose como entonces al llevar las tradiciones de Mataderos a flor de piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *