Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
October 18, 2021 2:30 am
Cosas de Barrio

“El Mercado de Hacienda es el principal contaminante del arroyo Cildáñez”

Lo aseguró Fabio Márquez, directivo de ACUMAR, y adelantó que la demorada mudanza a Cañuelas se concretaría en julio próximo

“Todo hace suponer que en julio próximo el Mercado de Hacienda ya va a estar funcionando en Cañuelas”, expresó Fabio Márquez, director de la Comisión de Participación Social de ACUMAR (Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo) en diálogo con el programa “Comunas, un desafío” (sábados a las 14 por AM 690) que conduce Alberto Espiño con la colaboración de Gregorio Martín y Giselle Méndez.

La estimación del funcionario coincide con lo indicado en la última prórroga sancionada por la Legislatura porteña a fines del año pasado, en la que se indica que el 1° de agosto próximo entrará finalmente en vigencia la Ley 622, que prohíbe el ingreso de ganado en pie a la Ciudad de Buenos Aires. Vale recordar que la Ley 622 fue sancionada en 2001, es decir que, de concretarse la mudanza en julio próximo, habrán pasado veinte años entre que se dispuso la salida del Mercado del barrio de Mataderos hasta su efectiva concreción.

A fines de abril pasado, por indicación del juzgado que lleva adelante la causa del saneamiento de la Cuenca Matanza- Riachuelo, Márquez, junto a otros miembros de ACUMAR, funcionarios de Senasa, del ministerio de Cañuelas y diversos juntistas de la Comuna 9, recorrieron las obras del futuro “Mercado Agroganadero de Cañuelas”, donde en los próximos meses se instalará el Mercado de Hacienda, liberando de esa forma las 32 hectáreas que actualmente ocupa en el corazón del barrio de Mataderos. “Las obras ya están casi listas”, señaló Márquez, y subrayó que “sólo falta terminar la planta de tratamiento de residuos de los afluentes que va a tener el nuevo mercado, por el propio ganado en pie que se va a estar moviendo ahí. Cuando eso esté listo, el predio ya estará operativo. Por eso entiendo que, contando las autorizaciones y los diversos trámites burocráticos para su habilitación, en julio ese mercado tiene que estar funcionando”.

Y sobre la posibilidad de que la Legislatura impulse una nueva prórroga –que sería la vigésima desde que se sancionó la ley- Márquez sostuvo que “es difícil que eso ocurra. Por eso ahora, la gran incertidumbre es saber cómo sigue la película una vez el Mercado deje de operar en Mataderos y ese enorme predio quede desocupado”.

Según el funcionario, “cuando Martín Sabatella asumió como presidente de ACUMAR a fines de 2019, recuperamos un montón de instancias participativas que la gestión anterior había abandonado. Desde entonces, volvimos a constituir la mesa de gestión interjurisdiccional de la Cuenca Cildáñez y ahí empezamos a discutir el tema del Mercado de Hacienda”. En ese sentido, Márquez destacó que mantuvieron diversas reuniones con el Gobierno de la Ciudad y “en todas recalcamos la necesidad de que haya un proceso participativo para ver cómo se va a plasmar la ley que se votó en la Legislatura. Porque más allá de urbanizar el predio, aún hay mucho para decidir”. Y en ese cúmulo de temas a resolver mencionó el proyecto de edificación de viviendas, el parque público, y la reubicación de la Feria de Mataderos y parte del polideportivo del club Nueva Chicago.

“Aún hoy no logramos que el Gobierno de la Ciudad termine de definir completamente la existencia de una instancia de participación vecinal. Si bien dijeron que lo harían, no sabemos ni cuándo ni cómo”, informó Márquez, y recordó que “el año pasado hicimos una visita al Mercado de Mataderos con funcionarios del Gobierno de la Ciudad, de la que también participaron los comuneros locales. Allí, el secretario de Desarrollo Urbano del Gobierno porteño, el arquitecto Álvaro García Resta, nos mostró imágenes del anteproyecto a desarrollar en el predio y aseguró que convocaría a los actores sociales, a los vecinos de Mataderos, pero todavía estamos esperando”.

Hasta tanto esa promesa se concrete, el funcionario de ACUMAR invitó a los vecinos a participar a través del grupo “Cuenca en Red”, que funciona en Facebook y en Instagram. “Desde allí se van a poder contactar –sostuvo- porque le damos mucho protagonismo a los actores sociales y a los comuneros y comuneras para construir consensos”.

Un foco de contaminación en estado puro

Como se sabe, el Mercado de Hacienda es uno de los principales agentes contaminantes de la Cuenca Matanza Riachuelo, ya que vierte sus residuos patológicos y efluentes sin tratamiento en la subcuenca del arroyo Cildáñez, que atraviesa el sur de la Ciudad de Buenos Aires y desemboca en el Riachuelo a la altura del Parque de la Ciudad. “Por eso avanzar con la relocalización del Mercado, uno de los mayores contribuyentes de la contaminación de la cuenca, es un paso importante para colaborar con la restauración del medioambiente”, explicó Márquez.

En ese sentido, el funcionario indicó que recién se podrá comprobar la contaminación del suelo cuando el Mercado deje de operar. “Porque ACUMAR –explicó- toma muestras en la boca del Cildáñez cuando se encuentra con el Riachuelo y la estimación es que gran parte de la carga de contaminación orgánica viene del Mercado, que no trata nada. Por eso cuando el Mercado ya no esté, todos esos desechos orgánicos dejarían de volcarse al Cildáñez que funciona como cloaca y ya no ingresarían al Riachuelo”.

Según Márquez, el descenso en los porcentajes de contaminación será más que significativo, “pero recién lo vamos a poder confirmar cuando empecemos a tomar los datos con el Mercado sin funcionar. Allí sabremos además qué otros contaminantes afectan al Cildáñez aguas arriba, ya sea desde Provincia o por el aliviador del Maldonado”.

Y respecto al hecho singular de que en pleno siglo XXI aún siga funcionando un mercado ganadero en el corazón de la Ciudad, Márquez sostuvo “que el Mercado continúe operativo en Mataderos significa un anacronismo, porque es un gran pasivo ambiental. De allí que una de las cosas que vamos a tener que chequear cuando deje de funcionar es lo que quedó en superficie. Es decir, verificar el estado de esos terrenos para saber qué nivel de contaminación tienen, después de más de 130 años sin ningún tipo de cuidado ambiental”.

Cuando la histórica mudanza del Mercado –símbolo del barrio de Mataderos- se ponga en marcha, habrán pasado cuatro años del convenio de traslado que fuera firmado el 4 de julio de 2017 por Roberto Arancedo (entonces Presidente del Mercado de Hacienda de Liniers) y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

El futuro destino del emblemático predio de Mataderos

El 21 de noviembre de 2019, la Legislatura porteña aprobó el proyecto de urbanización del predio de 32 hectáreas ubicado en el corazón de Mataderos, una vez que el Mercado concrete su traslado a la localidad bonaerense de Cañuelas. Allí se establece la creación de un parque temático vinculado al turismo y la gastronomía en relación con las actividades rurales, además de espacios destinados a la educación, la vivienda y la cultura.
En principio, en el polígono delimitado por Lisandro De la Torre, Eva Perón, Murguiondo y Directorio, se abrirán doce nuevas calles que integrarán el predio con el resto del barrio. Asimismo, las obras a realizarse deberán tener en cuenta la localización del arroyo Cildáñez para prevenir inundaciones y controlar las napas freáticas. Además, como en otros emprendimientos similares de urbanización en terrenos fiscales traspasados por la Nación, el 65 % del suelo deberá destinarse a espacio público. En este caso, además, se estipula que debe haber un mínimo de siete hectáreas de piso absorbente.
También se menciona la construcción de edificios, destacando que un 10 por ciento de las unidades habitacionales que se construyan en el tercio de los terrenos que venderá el Estado Nacional para emprendimientos inmobiliarios, deberá ser cedido gratuitamente al Instituto de Vivienda de la Ciudad para destinarse a vivienda social accesible para los vecinos de la Comuna 9, con al menos cinco años de residencia comprobable.
El suelo que estará sujeto a concesión para obras, no podrá superar el 20 % del predio. Allí se incluye el “Polo turístico de la carne”, que propone el desembarco de las parrillas gourmet más importantes de la ciudad, además de establecimientos hoteleros y una serie de edificios sobre las avenidas Lisandro de la Torre, Murguiondo y Eva Perón. Para la puesta en marcha del Polo gastronómico, el proyecto parte de la concesión por quince años del casco histórico mataderense, prorrogables por única vez por otros cinco años más. Es decir, todo el sector de la Recova sobre Lisandro de la Torre, donde se ubicarían locales de afamadas parrillas, tales como La Cabrera, Rodizio, La Brigada, Siga la Vaca y El Mangrullo, entre otras. Ya dentro del polígono y sobre el frente de la avenida Lisandro de la Torre, se relocalizará la Feria de las Tradiciones Populares Argentinas, más conocida como Feria de Mataderos.
A nivel educativo, a las escuelas que ya funcionan en el Polo Educativo de Mataderos (Murguiondo y Directorio) podría sumársele una sede del Ciclo Básico Común, para lo que el Estado porteño se comprometió a realizar las gestiones necesarias ante el Estado Nacional y la Universidad de Buenos Aires.
De esta forma, las treinta manzanas a desarrollarse se dividirán en zonas de equipamiento educativo; de espacio público, cultural y esparcimiento; zona mixta de comercios, servicios, recreación, hoteles, viviendas; de espacios públicos y equipamiento público con suelos verdes parquizados, escuelas, canchitas de fútbol o similares de otros deportes; y del Parque Juan Bautista Alberdi, donde las remodelaciones deben ser de utilidad pública sin alterar el lugar.

Recommended Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *