Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
November 28, 2022 6:49 pm
Cosas de Barrio

Natatorios municipales, una opción cómoda y accesible para hacerle frente al verano porteño

Tres de ellos funcionan en los polideportivos de la Comuna 9 hasta fines de febrero

El lunes 31 de enero último llegó a su fin la edición 2022 de la Colonia de Vacaciones que, como cada año, ofrece la Subsecretaría de Deportes de la Ciudad de Buenos Aires (ver recuadro). Desde entonces, y durante todo el mes de febrero, las piletas que funcionan en los polideportivos porteños abrieron sus puertas para que los vecinos y vecinas de la Ciudad puedan disfrutarlas a pleno.

Se trata de once natatorios públicos y al aire libre que funcionan de lunes a domingos entre las 11 y las 19 –salvo los días de lluvia- y que, a partir de las limitaciones impuestas por la pandemia, funcionan de acuerdo al protocolo sanitario. En ese sentido, para respetar el aforo establecido, la capacidad máxima de cada pileta está limitada de acuerdo a sus dimensiones. “En nuestro caso, como la pileta no es muy grande, establecimos un tope máximo de cincuenta personas, que va fluctuando a lo largo del día con la salida y llegada de gente”, le explicó a este medio Hernán González, administrador del polideportivo Santojanni. La única pileta que no está abierta al público es la del polideportivo Martín Fierro, en San Cristóbal, ya que su natatorio es cerrado y el protocolo sólo permite el uso de los que se encuentran al aire libre.

De los once natatorios habilitados –todos con el control y la asistencia de guardavidas- tres de ellos funcionan en la Comuna 9. Uno se encuentra en el polideportivo Santojanni (Patrón 6222, Liniers), otro en el polideportivo Manuel Dorrego (Monte 6637, Los Perales, Mataderos); y el último en el del Parque Avellaneda (Lacarra 1257). El valor de la entrada para la temporada 2022 es de 350 pesos para los mayores, 200 para menores de entre 5 y 12 años y jubilados, y sin costo para los menores de 5 años. Sin embargo, en algunos polideportivos, como el Santojanni, el acceso a las piletas es totalmente gratuito al público en general. “Nosotros no cobramos entrada al natatorio. Lo consultamos con la Subsecretaría de Deportes y nos dio el ok. Lo que sí le recomendamos a la gente, fundamentalmente los días de mucho calor, es estar un rato antes de la apertura de manera de asegurarse un cupo en la pileta”, subrayó González.

Posteriormente, al momento de acceder al natatorio se les toma la temperatura y aquellos que tengan 37.5° o más no podrán ingresar. Asimismo, el uso de tapabocas es obligatorio en todo momento, salvo obviamente cuando se ingresa al agua. Por otra parte, los vestuarios están cerrados y sólo permanece abierto el sector de sanitarios.

Pero además de la opción refrescante que permiten los natatorios, los polideportivos porteños ofrecen la posibilidad de realizar otras actividades deportivas, como básquet, fútbol, vóley, tenis, handball y patín (roller), dependiendo los espacios que posea cada sede. Cabe aclarar que, en todos los casos, se trata solamente de actividades libres –con reserva de turno previo- ya que las clases con profesores se inician en marzo próximo.

Para mayor información los interesados pueden contactarse a los teléfonos: 4671-5932 (Polideportivo Parque Avellaneda); 4641-2462 (polideportivo Santojanni) y 4687-6823 (polideportivo Dorrego).


Balance positivo para la colonia de verano

Aunque signada por el fantasma de la pandemia, la Colonia de Vacaciones porteña que durante el mes de enero ofrece gratuitamente la Subsecretaría de Deportes, logró albergar a más de 20 mil chicos en los polideportivos de la Ciudad que disfrutaron del verano al aire libre con todos los protocolos sanitarios de rigor. La fiesta de cierre tuvo lugar el lunes 31, tras un mes de plena diversión y actividad deportiva.
En el ámbito de la Comuna 9 la colonia se desarrolló en los tres polideportivos locales: Santojanni, Dorrego y Parque Avellaneda. En ésta última funcionó además la Colonia para personas con discapacidad y fue una de las cinco sedes habilitadas para esta modalidad.
Como es habitual, la propuesta estuvo destinada a chicas y chicos de entre 4 y 12 años, que este año volvieron a disfrutar de la jornada completa, que se extendió entre las 9 y las 16. Diariamente los colonos recibieron el desayuno, el almuerzo y la merienda, y pudieron disfrutar de todas las actividades deportivas, recreativas y culturales que ofrece la Colonia (incluida la pileta), siempre supervisados por profesores, enfermeros, médicos, psicólogos, nutricionistas y guardavidas.
A lo largo del mes los colonos compartieron un sinfín de actividades recreativas, además se dictaron clínicas, exhibiciones y talleres deportivos de diversas disciplinas (básquet, patín, karate, judo, fútbol, atletismo, etc.), y disfrutaron de la fiesta del agua. También recibieron la visita de los Reyes Magos, que el 6 de enero los recibieron con regalos y sorpresas.
La situación más compleja que debió sortear fue la del fantasma de la pandemia. “Fue difícil –reconoció el administrador del polideportivo Santojanni, Hernán González-. Hubo días que a la mañana nos enterábamos que algunos profes estaban con síntomas y debían aislarse y eso nos obligaba a buscar reemplazos en tiempo récord. Por suerte pudimos sortear esos escollos gracias a la tarea descomunal del cuerpo docente, que quiero aprovechar a destacar”. González señaló además que, promediando la colonia, también debieron aislarse varias burbujas, pero “gracias a Dios fueron casos leves y los chicos pudieron reintegrarse a los pocos días”.
En este complejo contexto de pandemia, las Colonias porteñas fueron una de las pocas opciones disponibles para que los chicos disfruten del verano al aire libre, ya que muchas otras –de carácter privado- se vieron obligadas a permanecer cerradas, al no tener la capacidad ni la infraestructura necesarias para ajustarse a los protocolos sanitarios en vigencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *