Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
January 24, 2021 6:30 am
Cosas de Barrio

EL ACCESO A LA TECNOLOGÍA: UN ATENTADO CONTRA LA EDUCACIÓN A DISTANCIA

Escuela en casa. La continuidad pedagógica en tiempos de aislamiento

Por la Lic. Vanesa Aichino (*)

Ya han pasado dos meses del inicio del período de aislamiento social y preventivo que, entre otras cuestiones, determinó la suspensión de clases presenciales en todos los niveles educativos. Los docentes en su totalidad se sumaron al desafío de ejercer la continuidad pedagógica. Con el correr de los días, aquí, hubo que detenerse. Se trataba en principio de mantener el vínculo con nuestros chicos y nuestras chicas y, en muchos casos, crearlo por el poco tiempo compartido en las aulas. Los archivos enviados por mail, WhatsApp, en la plataforma EDMODO o similares, se fueron convirtiendo en hojas “virtuales”. Era urgente que los niños y niñas y también las familias recibieran las palabras, el saludo de los maestros. Comenzaba a tejerse la empatía virtual. Fueron apareciendo los videos y audios para acortar las distancias.

Luego, se volvió a retomar ¿Es posible la continuidad pedagógica? Nos preguntamos todos. La respuesta es sí, pero con espacios, baches, no porque se estén haciendo las cosas mal sino porque estructuralmente es distinta esta educación. Las clases presenciales se sustentan en la comunicación, el diálogo entre el alumno, el docente y el objeto del conocimiento. La presencia del maestro como mediador entre los chicos y los contenidos. Allí se producen los aprendizajes. La interacción y la diversidad enriquecen el trabajo áulico. Pero esto se difuma en la virtualidad. No está presente el aula llena de carteles que son registro de lo que pasó y puntapié para lo que viene. Al interior de las escuelas se está pensando tanto en el proceso de aprendizaje como en el de enseñanza. ¿Cómo lograr acercar los contenidos educativos a todos los niños y niñas? ¿Cómo no acrecentar las desigualdades de base que existen? Preguntas que están presentes permanentemente en los actores educativos y que permanecerán mientras dure este período de excepcionalidad.

¿Cómo deconstruirse y volverse a construir para superar los vacíos, las lagunas? El maestro debía estar presente. Entonces llegaron los videos con explicaciones. Con la planificación adecuada comenzaron las clases a través de videoconferencias por Zoom, Meet, etc. El planteo era claro, ¿cómo comenzar con nuevos contenidos? Estas aplicaciones dieron la posibilidad de interactuar a la distancia. Las nuevas tecnologías invadieron los espacios docentes. Para los Equipos de Conducción el asesoramiento y la contención se volvieron las principales funciones. Agendas completas repletas de videoconferencias y videollamadas.

Cuando toda la educación depende de un teléfono con internet

Los interrogantes siguen ¿Cómo llegar a todos los hogares? ¿Cómo lograr la respuesta de las familias? Muchos directivos solicitaron la colocación de antenas WIFI en los barrios vulnerables, aquellas que se usaron en la Villa Olímpica para los Juegos Olímpicos de la Juventud del año 2018. Una tentativa que se está implementando es que cada quince días, cuando se entregan las canastas nutritivas, también se retiran los cuadernillos elaborados por el Ministerio de Educación Nacional y otros elaborados por los docentes en soporte papel (para quiénes no cuentan con recursos informáticos o están en situación de vulnerabilidad) pero esto aún sigue siendo insuficiente…

No se puede dejar de tener en cuenta las situaciones familiares. Una sola computadora para dos o tres niños o niñas (en el mejor de los casos), un único celular familiar, no tener conectividad, la falta de conocimientos informáticos como para abrir mails, cargar los trabajos de los chicos y chicas, y más. Mamás o papás que llegan de trabajar y tienen que sentarse junto a sus hijos a realizar las tareas después de una larga jornada. Las familias también se preguntan… ¿cómo enseñar estos contenidos si no soy docente o estoy apenas alfabetizada? ¿Cómo hago para que mi hijo o hija entienda lo que le explico o sepa hacer la tarea enviada por los maestros? Aparecen frases como: “¡Tanto trabajo! ¡Hacen más ahora!”. La realidad es que no son más actividades sino que se torna complejo hacerlas en casa y todas juntas, de todas las áreas del conocimiento. Docentes que pasan muchas más horas trabajando pero ahora sólo frente a la luz de un monitor sin dejar de atender, además, su familia y su hogar con las demandas que ello infiere. Entre ellos se escucha: “No es suficiente, tengo que comunicarme con todos los niños”, “no alcanza el tiempo”, “¿cómo respeto las trayectorias escolares personales?” A esto se suma que el servicio de internet provisto por las empresas distribuidoras no da abasto debido a la constante demanda de sus clientes. Las variables son muchas, lo que complejiza aún más este momento tan particular.

Como noticia reciente, el pasado 5 de mayo el Ministerio de Educación e Innovación de la Ciudad de Buenos Aires dictaminó la Resolución N° 1577 en la que modifica la Agenda Educativa eliminando las fechas de cierres de los bimestres. Se establece un seguimiento descriptivo de los niños y niñas al 30 de junio. Luego de esta fecha se hará una devolución a las familias ya que se lleva un registro preciso del recorrido de cada chico y chica en cada área. Esta valoración y registro serán insumos imprescindibles cuando se vuelva a las clases presenciales. La Resolución hace referencia tanto a escuelas privadas como estatales.

Hoy la vida cotidiana requiere que las familias y las escuelas estén más unidas que nunca teniendo como estandarte la empatía virtual. Se necesita comprender al otro que está en el entorno virtual sin juzgarlo, poniéndose en su lugar. Así los lazos se fortalecerán y será una época más fácil de sobrellevar. Un esfuerzo titánico por parte de los hogares y los maestros. Nuevos interrogantes aparecerán en un futuro no lejano. Sin dudas, nada volverá a ser como antes.

(*) Aichino es licenciada en Educación y directora de la Escuela 4 D.E. 20 “Félix de Olazábal”, de Lisandro de la Torre y Ramón Falcón.

0 Comentarios

No Comment.