Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
July 17, 2024 7:31 am
Cosas de Barrio

Un Vélez apático y sin reacción se volvió de La Plata con las manos vacías

El Fortín cayó 2 a 1 ante Gimnasia y Esgrima en su visita al bosque platense, por la 4ª fecha de la Liga Profesional. Esta nueva derrota -una más, ante equipos que luchan por la permanencia- vuelve a poner a Vélez al borde del precipicio. Los próximos dos meses serán cruciales para definir el futuro de uno de los clubes más importantes de la historia del fútbol argentino.

En un partido decisivo para seguir por el buen camino y continuar esquivando el desfiladero de la zona baja, El Fortín no pudo, siquiera, rescatar un punto frente al Lobo platense. Y lo que es peor, la enjundia y la intensidad demostradas en la victoria ante River, desaparecieron por completo.

El cotejo comenzó con un juego áspero, duro y reñido, acorde al estilo del local, y sin espacios para que el equipo del Gallego Méndez desplegara su planteo.

A la media hora del partido cada equipo acumulaba tres jugadores amonestados y las imprecisiones dominaban la escena. Pero en esos minutos Vélez era más, se había adueñado de la pelota y tenía las chances más claras, como la del bombazo de Claudio Aquino, que alcanzó a despejar milagrosamente el uno platense.

Fue así como a los 41’ Brian Romero, cual 9 nato, la recuperó antes de la medialuna, pivoteó y descargó con Aquino, quien envió un centro preciso al área donde el propio Romero de, cabeza, abrió el marcador. Dos de los refuerzos ponían el 1 a 0, y era justicia.

Los dirigidos por el Gallego Méndez se despertaron y tomaron el control, eran protagonistas y revivía la ilusión del hincha, que veía a su equipo por la tele.

Pero en el complemento todo cambió. Si bien Vélez tenía una ventaja mínima, en lugar de salir a controlar el balón e intentar aumentar el marcador para liquidar el partido, optó por cederle la pelota al local y especular con el resultado. Entonces ocurrió lo peor: Gimnasia dominó las acciones y un Vélez apático, irresoluto y sin sangre, vio cómo se lo llevaban puesto.

Gimnasia, por su parte, salió decidido a cambiar el resultado y lo demostró en la cancha, ya que en 15 minutos dio vuelta el partido. A los 7’ llegó el empate del Lobo con una palomita del ex Vélez Cristian Tarragona, tras una indecisión de Elías Gómez (de flojísimo desempeño, el peor desde que llegó a Liniers) y ocho minutos más tarde marcó su debut en la red el sub 20 uruguayo Matías Abaldo, que desde que ingresó en la segunda etapa volvió loca a toda la defensa fortinera, especialmente al ex River y Argentinos Juniors.

El Fortín -timorato y sin reacción- no pudo hilar ni una mínima jugada, no pateó al arco y quedó retenido en su campo, arrasado por el vendaval del conjunto local que lo pasó por arriba y que sólo atinó a observar como un espectador de lujo.

Con este resultado, Vélez y Gimnasia se encuentran con 33 puntos en la tabla anual, al borde de la zona roja, y con la imperiosa obligación de sumar para alejarse del descenso. No obstante, si Huracán y Colón -hoy con 31 puntos- ganan sus partidos pendientes, el Fortín quedará en zona de descenso. La próxima estación de este viaje aterrador será el miércoles 20 de septiembre, cuando desde las 18:30, Vélez reciba en el Amalfitani a Arsenal, con la única opción de ganar.

Restan nueve fechas para finalizar la temporada, nueve finales para definir el futuro inmediato del club de Liniers. Con este acuciante panorama, el Fortín debe encontrar rápidamente la solución a esta desdichada etapa. Su gente lo reclama y su gloriosa historia lo exige.

Nicole Parodi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *