Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
July 18, 2024 2:46 am
Cosas de Barrio

Liniers, esquina olvido

Casi como una metáfora del desinterés que varios representantes de la Junta Comunal demuestran por el barrio de Liniers, la plazoleta 18 de diciembre -espacio verde lindero a la avenida General Paz, entre Ventura Bosch y Tuyutí, que lleva por nombre el día del cumpleaños del barrio- agoniza lenta e inexorablemente ante la falta de mantenimiento que padece desde hace varios meses. Hoy, pasar de noche por allí es enfrentarse a una verdadera boca de lobo: todas las luminarias están quemadas y sólo iluminan la zona las luces de los vehículos que circulan por la avenida.

Desde el año 2002, en consonancia con la Ley 891, el espacio verde lindero a la avenida General Paz, entre Ventura Bosch y Tuyutí, lleva por nombre “18 de diciembre”, en honor a la fecha en la que en 1872 se inauguró el apeadero que le diera origen a la Estación Liniers, en torno a la cual se constituyera esta populosa barriada del oeste porteño. La iniciativa fue obra de dos entidades de la zona: el Centro de Comerciantes de Liniers (CeCoVIP) y la Junta de Estudios Históricos local.

Para esa fecha, el rectángulo ubicado donde hasta comienzos de los años 90’ funcionara la recordada Feria de Liniers, pasó a ser -como el resto de las plazas locales- responsabilidad directa de la Comuna 9. Al poco tiempo se lo dotó de juegos infantiles y postas aeróbicas, tratando de emular lo que alguna vez fueron los encantadores parque de la General Paz.

Sin embargo, con el paso de los años, ese singular espacio verde pasó a ser territorio olvidado para la Comuna 9, para la que -tal como lo establece la Ley de Comunas 1.777- el cuidado y el mantenimiento de los espacios verdes es de su responsabilidad directa e ineludible.

En los últimos meses, la plazoleta 18 de Diciembre no sólo presenta falta de mantenimiento en su mobiliario, sino que además carece de atención básica. Hoy, pasar por allí después de las 18 resulta, al menos, riesgoso: no funciona ninguna de sus luminarias y no existe presencia policial en la zona. Por otra parte, desde hace algún tiempo, un sector del predio está habitado por una familia en situación de calle, que vive a la intemperie y a merced de las bajas temperaturas y las inclemencias climatológicas.

Esta desidia constante, que se refleja en la falta de atención que padecen muchas zonas de Liniers (la plaza Sarmiento, de Cosquín y Tuyutí, por caso, también tiene varias luminarias que no funcionan y carece de mantenimiento) no hace más que hablar a las claras de la importancia que las autoridades locales le dan al barrio. Autoridades que, por estas horas, están abocadas de lleno a la campaña electoral.

Esta inacción va en línea con la promesa incumplida que a fines del año pasado estableciera el presidente de la Junta Comunal 9, Maximiliano Mosquera Fantoni. Por entonces, se comprometió formalmente ante los vecinos a organizar un festejo mensual durante todo el 2023, los días 18 de cada mes, para intentar paliar de alguna manera el desinterés demostrado en diciembre pasado, cuando el barrio de Liniers cumplió 150 años de vida y, para la Junta Comunal, la fecha -increíblemente- pasó desapercibida. Las entidades locales, no obstante, recogieron el guante y le vienen dando forma a una serie de festejos que, aunque no cuentan con el apoyo de la Comuna, demuestran que el barrio vive en sus vecinos, mal que les pese a las autoridades.

Ricardo Daniel Nicolini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *