Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
September 30, 2022 5:52 am
Cosas de Barrio

La subsede de la Comuna 9 reabriría sus puertas en noviembre próximo

Previamente se realizará una obra de puesta en valor del edificio, que se mantiene cerrado desde marzo de 2020 

La subsede de la Comuna 9 ubicada en Parque Avellaneda, se encuentra cerrada al público desde el 19 de marzo de 2020, exactamente un día antes de que se decretara la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus. En otras palabras, lleva casi dos años y medio sin funcionar. Actualmente, lejos de las restricciones y el aislamiento, es la única sede comunal cerrada en toda la Ciudad de Buenos Aires y, los de la 9, son los únicos juntistas que no tienen un lugar para recibir y atender los reclamos de los vecinos, a excepción del presidente, que mantiene su despacho en la sede comunal de Mataderos.

El edificio de la subsede de la Comuna 9, ubicado en el bajoautopista de avenida Directorio 4360, a metros de Olivera, en Parque Avellaneda, fue inaugurado hace nueve años, en agosto de 2013, con la intención de descomprimir la atención en la sede central de Timoteo Gordillo 2212, cuyo edificio resulta limitado y obsoleto para atender la permanente demanda de los vecinos en materia de trámites con el Estado porteño. Pero, además, en la delegación comunal de Parque Avellaneda se ubican las oficinas de los comuneros locales, tanto del Frente para la Victoria como de Juntos por el Cambio, quienes desde que la subsede cerró sus puertas, deben improvisar sus despachos en bares, plazas o instituciones locales.

Ante este marco de situación, y la falta de respuesta por parte del Gobierno porteño, los juntistas del Frente de Todos (FDT), Lorena Crespo, Juan José Cháves y Fabio Pirone, impulsaron a mediados de julio pasado un pedido de informes (Expte. 1875-2022) a través del legislador Javier Andrade, que preside la Comisión de Descentralización de la Legislatura, con la intención de conocer las causas por las cuales la subsede permanece cerrada sin prestar ningún tipo de servicio, y los plazos pendientes para su reapertura.

Posteriormente, los juntistas del FDT fueron en dos oportunidades a la Legislatura a exponer la situación: una en reunión de asesores de la Comisión y otra directamente con los legisladores que la integran, que representan a fuerzas políticas diversas. En ese último encuentro estuvieron dialogando con los diputados Javier Andrade (FDT) y Daniel Del Sol (Juntos por el Cambio), quienes se comprometieron a realizar las gestiones pertinentes ante la gravedad de la situación.

Así fue que el viernes 16 de septiembre último se llevó a cabo una nueva reunión, que en esta oportunidad tuvo lugar en la propia subsede de Parque Avellaneda, con la presencia de los juntistas locales (el presidente Maximiliano Mosquera Fantoni, Ana María Claps y Sabrina Quaglia por Juntos por el Cambio, y Juan José Cháves, Lorena Crespo y Fabio Pirone por el FDT) de la que además participaron el director general de Atención Ciudadana del Gobierno porteño, Agustín Fox; los legisladores Javier Andrade y Daniel Del Sol; y el director de la Comisión de Descentralización, Luciano Sáez.

Tras una breve recorrida por las instalaciones, Fox informó que el Gobierno porteño pondrá en marcha una serie de obras tendientes a dejar la sede en condiciones para lograr su reapertura a mediados de noviembre. Las obras previstas se enfocarán en la destapación de los desagües cloacales, la reparación de las filtraciones en los techos y el posterior trabajo de pintura. Los problemas de humedad surgieron como consecuencia de la falta de mantenimiento edilicio, considerando que todos los desagües de la autopista confluyen en el techo de la subsede.

“El edificio está en muy mal estado, como consecuencia de haber estado cerrado y desatendido desde el 19 de marzo de 2020”, le expresó a este medio la juntista Lorena Crespo, una vez concluido el encuentro. Para intentar revertir esa situación, el Gobierno porteño se comprometió a iniciar las obras del 1° de octubre próximo, con la intención de poder reabrir las puertas de la subsede a mediados de noviembre. Para entonces, los juntistas volverían a contar con sus despachos para atender al público, y el edificio estaría dotado con una isla virtual para atender en forma on line los trámites de los vecinos. Como se sabe, desde la llegada de la pandemia, la mayoría de los trámites pasaron a ser virtuales, por lo que la isla virtual -que ya funciona en la sede central- está pensada como un espacio para asistir a quienes no estén familiarizados con el uso de plataformas digitales.

Asimismo, mientras se extienda el período de obra, los juntistas solicitaron tener un espacio rotativo de atención en la sede central de Timoteo Gordillo, donde también están previstas algunas reformas edilicias.

Durante la reunión se consultó además cuáles serán los servicios que ofrecerá la subsede una vez que reabra sus puertas a los vecinos, ya que desde que se cerró -hace dos años y medio- dejó de prestar el Servicio Social Zonal, que se ocupa de atender las necesidades básicas de los sectores más vulnerables de la Comuna (otorgamiento y renovación de certificados de discapacidad, programas de contención para adolescentes, acompañamiento económico a familias en situación de indigencia, a personas mayores y a embarazadas o madres de niños pequeños, y eximición del pago del trámite del DNI, entre otras).

Pero, además, los juntistas aprovecharon para solicitar la posibilidad de que la Comuna 9 vuelva a contar con Registro Civil (actualmente es una de las tres comunas porteñas que no lo tienen), que se otorguen licencias para conducir y que se disponga un sector lindero a la subsede para realizar las pruebas de manejo, un viejo anhelo del presidente del cuerpo, Maximiliano Mosquera Fantoni, que podría concretarse antes de fin de año.

“Que la subsede aún permanezca cerrada es algo inédito. El Gobierno de la Ciudad tiene una deuda con nuestra Comuna, tanto con nosotros, los juntistas, como con los vecinos y vecinas. Ojalá esta reapertura se concrete en los plazos previstos para que esa deuda comience a saldarse”, expresó la comunera Lorena Crespo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *