Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
August 12, 2022 12:46 am
Cosas de Barrio

Anuncian la reapertura del Laboratorio Central del hospital Santojanni

La puesta en marcha del sector, tras el incendio, agilizará los tratamientos de miles de pacientes

Hace poco más de cinco años, a comienzos de 2017, el Laboratorio Central del Hospital Santojanni había inaugurado las obras de remodelación y modernización tecnológica del sector, lo que lo posicionaba como un centro de vanguardia en materia de análisis clínicos y estudios bioquímicos en la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, el 17 de octubre del año pasado, un voraz incendio desatado en el primer subsuelo del hospital de Liniers, lo destruyó por completo, incluido el moderno equipamiento.

Por estas horas, casi nueve meses después del siniestro, el Laboratorio Central del Santojanni se encuentra próximo a ser reinaugurado. “El sector volverá a funcionar en su totalidad a comienzos de julio en las mismas condiciones previas al incendio, incluso con equipamiento igual o superior al que teníamos”, le adelantó a este medio una alta fuente del área, que coordina la Dra. María Inés González. “Los aparatos ya están conectados y calibrados. De hecho ya se están haciendo pruebas piloto con muestras de sangre de pacientes internados pero aún no con los ambulatorios, por eso creemos que en breve vamos a estar reinaugurando el servicio”, aseguró.

Como se sabe, el Laboratorio Central es un pilar fundamental del Santojanni, de allí la profunda preocupación de profesionales y pacientes, ya que desde que se produjo el incendio hasta la actualidad, el hospital opera con el laboratorio de guardia y depende de la colaboración de otros laboratorios de la red de salud pública. Ese andamiaje de emergencia viene produciendo severas demoras en los tratamientos y diagnósticos de pacientes que no ingresan por Guardia y dependen del sector de Consultorios Externos. Sin embargo, desde la Dirección del Santojanni remarcaron que, aunque con demoras, en todo este tiempo “nunca se suspendieron los estudios de los pacientes, ya que las muestras se derivaron a otros hospitales, como el Piñero, el Álvarez y el Durand. No obstante, el mayor prejuicio por la falta del Laboratorio recayó en los consultorios externos, al que asisten los pacientes ambulatorios, porque con los pacientes internados los estudios de laboratorio de urgencia se realizaron por Guardia”.

En ese sentido, durante el tiempo en que el laboratorio no estuvo operativo, el personal técnico y bioquímico del área siguió desarrollando funciones en el hospital, en apoyo a la Guardia y a la Unidad Febril de Urgencia (UFU) con las tareas de diagnóstico por Covid. “Hicieron un trabajo descomunal y con unas limitaciones técnicas terribles”, señalaron desde el Departamento de Diagnóstico y Tratamiento del Santojanni.

A fines del año pasado, y ante el reclamo de los profesionales del hospital, el Ministerio de Salud de la Ciudad había adelantado que la reapertura del sector se concretaría durante el primer trimestre de 2022. Cosa que finalmente no ocurrió.

Fuego contra fuego

El incendio del Laboratorio Central, ubicado en el ala sur del primer subsuelo del edificio, se produjo a las 3:30 de la madrugada del domingo 17 de octubre último. Aunque el episodio no causó víctimas –ya que en ese horario el sector se encontraba desierto- la combustión fue absoluta y el fuego provocó la destrucción total del sector. Gracias a la rápida intervención de los bomberos del Cuartel VIII Nueva Chicago, las llamas no llegaron a extenderse a la farmacia ni al sector de archivo de historias clínicas, que se ubican en un sector lindero, pero los efectivos debieron evacuar el área de Neonatología y Materno infantil. Según el informe pericial del cuerpo de bomberos, el fuego se inició por el cortocircuito de una heladera.

Una vez evaluado el daño comenzaron las reuniones entre el personal del área del hospital y funcionarios del Ministerio de Salud, atendiendo las necesidades que planteaban los bioquímicos para sus espacios de trabajo. “Para lograr la reconstrucción del sector tuvimos que transitar por distintas etapas”, señalaron desde la coordinación del área. “Primero se realizó la limpieza, cuyo inicio se demoró por el aire casi irrespirable que se mantuvo en el subsuelo durante varios días, y posteriormente ingresamos los bioquímicos para evaluar la magnitud del daño y de las pérdidas”. Luego, funcionarios del Ministerio evaluaron si el sector estaba apto para realizar tareas, y recién después se inició el proceso de reconstrucción que incluyó el arreglo de techos y paredes, el recambio de ventanas y la colocación de durlock ignífugo. “Como cualquier obra pública, ésta también llevó su tiempo. Mientras tanto fuimos armando los pliegos de licitación para poder contar con una aparatología similar a la que teníamos antes del incendio”, destacaron, al tiempo que explicaron que durante los meses de enero y febrero “aunque no se observaron mayores avances, la empresa adjudicataria se dedicó a armar las mesadas y el mobiliario que hoy ya está colocado en el laboratorio”.

Hechos que se repiten

El episodio del 17 de octubre último, no parece ser un hecho aislado. En febrero de 2018 –un año después de la remodelación del Laboratorio- se había producido un principio de incendio en el mismo subsuelo, pero en ese caso en el sector de Farmacia, por una sobrecarga eléctrica a partir de una conexión precaria. A pesar de las notas y reclamos presentados tras ese suceso, las autoridades sanitarias porteñas optaron por subsanar la inminencia sin replantear la seguridad edilicia del sector.

Poco después, con la pandemia en su apogeo, el personal de salud del Santojanni debió desarrollar su tarea con gran parte de los ascensores fuera de servicio. Anomalía que aún se mantiene. Tampoco se puso en marcha la obra proyectada en el sector de Anatomía Patológica y Morgue, lo que generó enormes dificultades con el egreso de pacientes fallecidos por Covid.

En todo este tiempo la Delegación Gremial viene insistiendo con los reclamos tendientes a generar soluciones que permitan trabajar sin poner en riesgo la vida del personal. “Nuestros reclamos prudentes han recibido respuestas de manual pero nunca soluciones concretas”, sostienen desde el Gremio.

Quien también aportó su mirada al respecto fue el Dr. Marcelo Struminger, cardiólogo y titular de la Asociación de Médicos Municipales en el hospital de Liniers. “En el 2018 se incendio la farmacia del subsuelo por un cortocircuito. Tres años después, en el mismo subsuelo, a quince metros de donde se produjo el foco anterior, se inicio otro incendio por la misma causa. Evidentemente, o no hay mantenimiento ni contamos con las instalaciones eléctricas adecuadas, o todo es producto de la más inexplicable casualidad…”, deslizó a pura ironía.

Finalmente, tras casi nueve largos meses de espera y zozobra, los miles de pacientes que a diario se atienden en el populoso hospital de Liniers -con una amplia y compleja gama de patologías- volverán a contar con los servicios del Laboratorio Central. Muchos, incluso, podrán al fin ponerle fecha a viejas cirugías programadas. En síntesis, un sector básico e indispensable para que la salud pública vuelva a ser el salvavidas de quienes más la necesitan.

Ricardo Daniel Nicolini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *