Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
July 1, 2022 10:32 pm
Cosas de Barrio

Noche de furia en Liniers

Vélez volvió a caer en Liniers, esta vez con Nacional de Montevideo por el Grupo C de la Copa Libertadores, y el clima se tensó aún más en Liniers. La prematura –y exagerada- expulsión de José Florentín y el 2 a 1 en contra que condena al Fortín al fondo de la tabla, exaltaron la bronca de los hinchas que volvieron a expresarse contra la dirigencia. Todo terminó a pura violencia, con integrantes de la barra acometiendo a las trompadas contra los hinchas que se manifestaban en la puerta de Juan B. Justo. 

Iban apenas 18 minutos del primer tiempo cuando el árbitro Eber Aquino le mostró la roja a Florentín. El volante paraguayo fue a buscar una pelota que ya estaba bajo el control del arquero visitante y, al intentar detener la carrera, impactó sin intención con su rodilla derecha en la frente del guardametas uruguayo, Sergio Rochet. El arquero estuvo tendido varios minutos en el campo, mientras los médicos lo atendían por el traumatismo, cuyo impacto, no obstante, no le impidió seguir jugando.

Para entonces, Vélez estaba al frente en el marcador, gracias al gol de Joel Soñora, a los 15´. Sin embargo, la expulsión hizo que Nacional se afianzara en el partido y, a la postre, diera vuelta el resultado. Emmanuel Gigliotti fue el encargado de conseguirlo convirtiendo los dos goles del equipo uruguayo; el empate a los 31´ y la victoria a los 75´.

Poco antes del segundo gol, Lucas Pratto estuvo a punto de volver a poner en ventaja a Vélez, cuando su remate se estrelló contra el poste derecho de Rochet, que ya estaba vencido. Y antes de eso, el lateral izquierdo del conjunto uruguayo le asestó un planchazo alevoso a Luca Orellano, que el árbitro sólo castigó con tarjeta amarilla.

Al finalizar el encuentro, la mayoría de los hinchas bajaron hasta la zona de la confitería, sobre Juan B. Justo, que se encontraba protegida por efectivos policiales, por lo que se agruparon en la puerta del José Amalfitani y desde allí volvieron a acometer contra la dirigencia con cánticos elocuentes. Pero esta vez, la violencia no se hizo esperar. Varios integrantes de la barra brava del Fortín se hicieron presentes en el lugar y atacaron a las trompadas a varias de las personas que se manifestaban contra los dirigentes y mostraban su descontento con la pálida actualidad del equipo, tal como lo habían hecho en el encuentro anterior, tras la derrota ante Central Córdoba.

Con este nuevo traspié, Vélez se aleja cada vez más de la siguiente fase de la Copa Libertadores e incluso pone en riesgo la eventual clasificación a la Copa Sudamericana, cupo que obtiene el tercero de cada grupo. Hasta aquí, el conjunto de Liniers ha conseguido apenas un punto de los 9 posibles en el torneo más importante de América, por lo que está obligado a ganar los tres encuentros que le quedan para poder seguir soñando con la clasificación a octavos de final (Bragantino –el jueves 5 de mayo desde las 21- y Nacional de visitante, y Estudiantes como local).

Este sábado el Fortín volverá a jugar en el Amalfitani por la Liga, cuando desde las 16 reciba a Tigre. Muchos hinchas ya se manifestaron en las redes e impulsan una movida para que no concurran a la popular local y se ubiquen en otros sectores del estadio, en señal de descontento con la violenta actitud de la barra.  

Violeta López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *