Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
November 28, 2022 6:54 pm
Cosas de Barrio

Eleonora Cassano desparramó su arte y su calidez en dos escuelas de Liniers

La prestigiosa bailarina brindó charlas en la Escuela 4 y en la Escuela de Danzas N° 1 y deleitó a alumnos y docentes con diversos pasos clásicos

Por la Lic. Vanesa Aichino (*)

Un miércoles por la tarde sonó el teléfono de la escuela. Era un llamado proveniente del Ministerio de Educación. Como directora de una institución “intensificada en Artes”, no podía creer lo que estaba escuchando. La propuesta era totalmente seductora: la mundialmente reconocida bailarina de ballet, Eleonora Cassano, quería visitar, interactuar con los estudiantes y conocer dos establecimientos educativos del Gobierno porteño. La Escuela N° 4 “Félix de Olazábal”, la de Ramón Falcón y Lisandro de la Torre, nuestra escuela, era una de las elegidas junto al E.S.E.A. N°1 “Nelly Ramicone” (nivel secundario). Ambas de Liniers. Inmediatamente pacté el día y el horario según la agenda de la artista, que vendría acompañada por autoridades del Ministerio.

Al interior de la escuela, la noticia fue un huracán de energía: los docentes y los auxiliares no podían contener la alegría y la emoción ante semejante anuncio, lo mismo sucedía con los chicos y las chicas de los grados superiores. A los más pequeños hubo que explicarles quién era esta famosa y reconocida bailarina que nos concedía el placer de visitarnos, mostrándoles videos. La felicidad se propagó entre todos y todas y comenzaron los preparativos ante una visita tan destacada.

Los alumnos y alumnas de 7° prepararon diez preguntas para entrevistarla. El profesor de Educación Musical ensayó una canción con los chicos y chicas de 2° para homenajear a la galardonada visita. La escuela ya estaba lista para el gran evento que sucedería durante el desarrollo de la Semana de las Artes (jornadas donde se muestra a las familias el trabajo de las diversas áreas).

Por fin llegó el día: 5 de noviembre a las 14:30. Los estudiantes de 7° estaban preparados en el patio, ubicados en las gradas junto a sus profesores. El ansiado momento se hacía realidad. Nadie pudo contener la emoción al verla ingresar. Teníamos frente a nosotros una artista talentosísima, llena de simpatía y humildad, que brilló en los más afamados teatros mundiales junto a su gran compañero, Julio Bocca. Comenzó a saludar a todos los auxiliares y se acercó al Equipo de Conducción. Con ella estaba la Directora de Educación Artística. En la Dirección hubo un enriquecedor diálogo que giró en torno a cómo se enseñaba Danzas en la escuela. Vio videos de coreografías de alumnos y alumnas en el Instagram institucional, y manifestó su interés en conocer a los chicos y chicas, en dialogar con ellos, en dar testimonio de su carrera y experiencia y, seguramente, ser musa inspiradora para los estudiantes. Después de unos minutos de muy afable conversación, nos dirigimos al patio donde se le realizó la entrevista en presencia de todos los grados.

Ella nos contó que siendo muy chiquita iba al Teatro Colón. Se levantaba a las 5:30, tomaba el colectivo e iniciaba sus clases de danza, trabajando diferentes estilos como clásico, contemporáneo o folclore. En la escuela primaria no tenía tan buenas notas, pero sí en el Teatro Colón y estaba en el cuadro de honor, ya que el mayor tiempo se lo dedicaba a las clases de danza. Eleonora afirmó que a los 7 años fue a ver el “Lago de los cisnes” y fue allí cuando le surgieron “las ganas de estudiar eso”. El mundo de la danza, las puntas y el tutú jugó un papel fundamental en su elección por el ballet. La bailarina expresó que tuvo siempre el apoyo de su familia porque no es fácil aceptar una carrera no tradicional, la cual requería de mucho ensayo.

Los niños y niñas escuchaban atentamente. Dijo que cada vez que se subía a un escenario del exterior, representaba al país. Muy simpática bromeó con los docentes y hasta alentó a un profesor a que se animara a explorar la danza porque le vio aptitudes. Aconsejó no abandonar nada al primer intento “porque la vida está llena de intentos”, y recalcó la necesidad de esforzarse mucho “porque si no la vida pasa desapercibida, Siempre hay que poner todo y dar lo mejor de cada uno en lo que se emprende”. Con respecto a Julio Bocca, contó que lo conoció de muy chiquito en la escuela del Teatro Colón, fue una relación de compañeros y amigos, pero en el escenario había “ese algo más que al bailar transmitíamos juntos, una magia”. La bailarina manifestó que se eligieron mutuamente como pareja, que era como otro marido porque compartían todo: escenario, cenas, almuerzos, viajes… Aseguró que extraña mucho los escenarios y que tiene el anhelo de hacer una obra para público infantil. Fue la primera vez que Eleonora se acercó a una escuela primaria para dar una charla. Luego, vio, como una espectadora de lujo, a los niños de 2° cantando.

Posteriormente, con una exquisita frescura, explicó las posiciones básicas de la danza clásica haciendo practicarlas tanto a los docentes como a los estudiantes y directivos, observando sus movimientos, marcando correcciones, haciendo bromas y comentarios y alentando la participación de todos. El clima era de enorme alegría y respeto, mezclado con admiración y emoción. Hasta que llegó el momento sublime, cuando Eleonora Cassano realizó unos giros en el patio, un regalo único para los sentidos. La ovación fue unánime, tanto alumnos y alumnas como los adultos presentes no podíamos creer lo que estaba ocurriendo en el interior de nuestro patio, que brilló como nunca.

La escuela pudo apreciar, no solamente a la maravillosa artista, sino también a su lado más humano, porque sobre el final del encuentro, antes de partir hacia Escuela de Danzas N° 1 “Nelly Ramicone”, de Fonrouge y Ulrico Schmidl, Eleonora Cassano se sacó fotos con todos sin importarle el tiempo. Su presencia dejó una huella imborrable, que luego los niños y niñas replicaron en sus hogares, y buscaron videos en las redes para apreciar su danza. Para entonces, la calidez, la sencillez y la humildad de la eximia bailarina, propia de los grandes artistas, ya estaba impregnada en sus corazones.

(*) Aichino es licenciada en Educación y directora de la Escuela 4 D.E. 20 “Félix de Olazábal”, de Lisandro de la Torre y Ramón Falcón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *