Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
October 18, 2021 12:20 am
Cosas de Barrio

Conmoción en Mataderos por el secuestro de un pequeño de 6 años

Un nene de 6 años fue secuestrado en su domicilio de Montiel y Alberdi y fue encontrado cinco horas después sobre la banquina de la Ruta 9, en el Partido de Campana. Los captores exigían un rescate de 600 mil dólares y oro, cifra que se desconoce si fue pagada. Los padres del menor, integrantes de la comunidad gitana, fueron citados a declarar. Para los investigadores se trató de “un mensaje” para la familia.

Todo comenzó poco después del mediodía de ayer lunes, cuando tres hombres vestidos de civil se presentaron en una vivienda ubicada en Montiel al 2100, a metros de Juan B. Alberdi, y se identificaron como policías. Los propietarios les creyeron y les permitieron ingresar al inmueble.

Una vez en el domicilio, los malvivientes le exigieron al padre del menor la entrega de una elevada suma de dinero y como el hombre les aseguró que no contaba con esa cantidad, inmediatamente optaron por secuestrar al pequeño, de nombre Ian. Segundos más tarde y sin mediar palabras, lo subieron al Fiat Siena gris con el que habían llegado al lugar y escaparon.

Cerca de las 3 de la tarde, el auto fue encontrado abandonado en la intersección de la calle Melo y la colectora de General Paz, en el partido bonaerense de Vicente López. Para entonces, los familiares del menor ya había realizado la correspondiente denuncia en la Comisaría 9A, de Lisandro de la Torre y Tandil. Poco después recibieron una llamada extorsiva en la que para liberar sano y salvo al menor les exigían 600 mil dólares en efectivo y oro, tal como informaron fuentes de la Policía de la Ciudad quienes, no obstante, no precisaron si el rescate finalmente se pagó.

Recién a las 17, cinco horas después de consumado el secuestro, dos mujeres que viajaban por la Ruta 9 a la altura del kilómetro 78, en la localidad de Campana, observaron a un menor que temblaba y permanecía semidesnudo en el límite con la banquina. “Volvíamos de Azcuénaga y vimos al chiquito parado, solo, a un costado de la ruta. Nos asustamos y paramos”, relató la conductora, de nombre Malvina, y detalló que el nene estaba descalzo, con medias, remera y pantalón. “Por eso lo primero que atinamos a hacer fue abrigarlo”, explicó.

La mujer resaltó además que el menor “repetía: ‘Me robaron, me robaron’”. En tanto, la acompañante de la automovilista, de nombre Soledad Brizuela, detalló que gracias a que se desempeña como acompañante terapéutica, pudo entablar un diálogo un poco más profundo con el nene. “Me contó que tenía miedo de que sus padres se hubieran muerto ahogados, porque les habían puesto cintas en los ojos y en la nariz”, relató la mujer, lo que permitió saber la forma en que los delincuentes habían dejado a los padres del menor –integrantes de la comunidad gitana- para luego huir con tranquilidad desde el domicilio de  Mataderos.

Soledad agregó además que le llamó la atención un apósito que el pequeño presentaba en uno de sus brazos. “Le pregunté porqué tenía una curita y me dijo que uno de los hombres (por los secuestradores) le había cortado la muñeca”.

Acto seguido las mujeres llamaron al 911 y allí se pusieron en contacto con personal de la División Antisecuestros de la Policía Federal Argentina, que seguía la investigación, con la intervención del fiscal Franco Picardi.

Para los investigadores, se trató de “un mensaje” para la familia. En principio, los padres del menor ya han sido citados a declarar. Según los vecinos linderos, ambos se dedican a “juntar chatarra y no tienen esa cantidad de dinero que les pedían”, aunque hay quienes aseguran que el hombre estuvo vinculado a una causa por drogas. De todas maneras, por estas horas se intenta determinar si hubo algún entregador dentro del entorno de la familia.

Recommended Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *