Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
October 18, 2021 12:37 am
Cosas de Barrio

Correo de Lectores – Junio 2021

Buenos Aires, 17 de junio de 2021

Señor Director del Periódico Cosas de Barrio

Lic. Ricardo Daniel Nicolini

En estos tiempos de pandemia y enclaustramiento para cuidar la salud, quienes estamos en la zona de riesgo debimos cancelar rutinas, sustituyéndolas por actividades alternativas que ocupen su lugar. Los libros, la computadora, internet y el buscador suplieron en buena medida aquellas.

Y así, después de lecturas, navegando por el ciberespacio en cierta ocasión me crucé con el plano de la ciudad de Buenos Aires (de la Trinidad debería ser) con los límites de los 48 barrios en que fue dividida la última vez, pues no siempre fue así. Y tanto no fue así que Liniers se extendía más allá de sus límites actuales, verificándose actualmente esta afirmación en menciones tales como el “Mercado de Hacienda de Liniers”, situado en el barrio actual de Mataderos o el “Cementerio Israelita de Liniers”, ubicado en la bonaerense Ciudadela.

Las avenidas suelen ser fronteras naturales de los barrios, por la amplia distancia existente entre veredas. Liniers cuenta con tres límites de este tipo: hacia el oeste la avenida General Paz, también divisoria con la provincia de Buenos Aires; hacia el sur la avenida Emilio Castro; hacia el norte la avenida Juan B. Justo y, hacia el este… la calle Albariño, su prolongación (calle Marcelo Sáenz Valiente) y una continuación difusa “por las vías del ferrocarril” siguiendo hacia el este hasta Irigoyen. Luego, tras cruzar la barrera dobla hacia el norte hasta la prolongación curvada hacia el oeste de la calle Bacacay y de allí prosigue hasta llegar a su intersección con la avenida Juan B. Justo.

Antes de que se hubiese decidido esta división, Liniers llegaba hasta la avenida Escalada, situada cuatro cuadras hacia el este de su límite actual. Esta arteria es la única que cruza de punta a punta la ciudad: desde la avenida Rivadavia hacia el sur llega hasta el Riachuelo y hacia el norte, con el nombre de Irigoyen se topa con la avenida General Paz.

Por eso y desde el Riachuelo, los barrios recostados sobre la que en sus orígenes fue una avenida parque y es el primer camino de cintura (General Paz), tienen como divisoria “natural” a aquella arteria. Escalada, pues, es límite de Villa Riachuelo con Villa Soldati; de Villa Lugano con Villa Soldati y Parque Avellaneda; de Mataderos con Parque Avellaneda y Villa Luro; y de Versailles con Villa Luro y Monte Castro.

En esa continuidad, Liniers –que se ubica entre Mataderos y Versailles- constituye la excepción. La línea divisoria abandona la frontera natural de Escalada a la altura de Emilio Castro, exactamente cuando ésta se transforma en verdadera avenida de tres carriles por mano -las cuatro cuadras anteriores, desde su nacimiento en la avenida Juan B. Alberdi, es calle- y se interna cuatro cuadras por esta última hasta llegar a Albariño y de allí descender hasta llegar a las vías e iniciar un retorcido vericueto.

Cuesta encontrar una respuesta seria a este absurdo. Máxime si se tiene en cuenta a los antiguos talleres ferroviarios, que desde la calle Barragán se prolongan en un continuo hasta llegar a Irigoyen. Hecho por el cual obliga a que la frontera de Liniers circule por los rieles del ferrocarril o estampada al paredón ferroviario hasta encontrar el camino libre que la conduzca hasta la Juan B. Justo. Verdadero dislate de la Ciudad.

Con la última organización política, Liniers forma parte de la Comuna 9 junto con Mataderos y Parque Avellaneda. Allí se encuentran quienes fueron votados para representar y defender los intereses de estos tres barrios, e impulsar su armonía y desarrollo. Por lo expresado, la Comuna está en deuda con Liniers. Para saldarla, deberán trabajar para recuperar aquel límite natural y lógico que Liniers supo tener durante tanto tiempo. Más de treinta cuadras están en juego.

Cordiales saludos para todos,

Gerardo Muzlera Mooney

gmuzlera@yahoo.com

R: Su planteo es revelador y atinado, Gerardo. Ojalá nuestros juntistas tomen cartas en el tema y pueda corregirse ese límite arbitrario e injustificado. Gracias por su envío.


Buenos Aires, 16 de junio de 2021

Amigos del periódico Cosas de Barrio

Lic. Ricardo Daniel Nicolini y equipo

Desde hace varios años solía ir a visitar los Talleres Ferroviarios de Liniers, que son un verdadero monumento a la gloria del ferrocarril. Pero después de la tragedia de Once no fui más. Además, luego de la estatización fue imposible volver a entrar al predio. Una vez sola lo logramos, gracias a las gestiones de la profesora Nelly Pareja. Pero desde entonces se nos negó la posibilidad de recorrer el predio. Parece que ahí funciona un obrador que produce durmientes y dicen tener la formula secreta para que nunca se rompan. Bueno, eso dicen, porque ya van varios que se parten y de casualidad no hubo otra tragedia en el Sarmiento…

Yo, como aficionado ferromodelista y entusiasta del ferrocarril, tenía la idea de que junto a asociaciones y vecinos del barrio se pudiera montar un museo ferroviario en un sector de los Talleres. Pero no del estilo del Museo Ferroviario nacional, que lo maneja el gremio de La Fraternidad, sino uno que sea de Liniers y sus adyacencias, ya que allí trabajó mucha gente y es el símbolo del origen del barrio. Por eso, si alguien tuviera material ferroviario o recuerdos de gente que haya trabajado en los Talleres, sería maravilloso para poder empezar a darle forma a ese museo.

Yo, por mi parte, estoy haciendo un pequeñísimo museo basado en maquetas que yo mismo armo, de todos los trenes que circularon en Argentina. Actualmente estoy buscando planos de trenes para poder seguir armando las réplicas en miniatura y saber las dimensiones exactas. Así lo hice con la locomotora Fadel, que gracias a un exferroviario logré tomar las medidas y armarla. Por eso si alguien tuviera algún plano me sería de gran utilidad.

No se preocupen que de política no sé nada, de religión y de fútbol tampoco, pero el ferrocarril es mi vida. Gracias por permitirme publicar estas líneas y ojalá algún día tengamos el museo ferroviario en los Talleres de Liniers.

Cordialmente,

Rafael Ros Ruíz

Facebook.com/Rafael Ros Ruiz

R: Es muy interesante su idea, Rafael. En ese sentido, le contamos que desde hace varios años diversas entidades de Liniers vienen impulsando un proyecto aún más ambicioso con la intención de urbanizar el predio y montar allí un “Polo cívico cultural” que, además del museo, incluya un salón de exposiciones, un centro universitario con orientación ferroviaria, campos deportivos, etc. A la fecha, no obstante, duerme el sueño de los justos en los cajones de los funcionarios de turno.

Recommended Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *