Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
July 28, 2021 5:04 am
Cosas de Barrio

Correo de Lectores – Marzo 2021

Buenos Aires, 12 de marzo de 2021

Señor Director del Periódico Cosas de Barrio

Lic. Ricardo Daniel Nicolini

Me dirijo a usted en la esperanza de que estas líneas lleguen a funcionarios responsables del Gobierno de la Ciudad y de la Comuna 9, para que puedan tomar intervención en este tema y solucionarlo a la mayor brevedad.

Ocurre que desde hace algunos meses quitaron los indicadores de las paradas de colectivos que se ubicaban en las veredas de ambas manos, sobre la avenida Juan Bautista Alberdi en las cuadras que van desde Miralla hasta Carhué. Desde entonces, aquellos que no están enterados, esperan, esperan y esperan infructuosamente que las líneas 49, 63, 88, 155 y 180 paren ante sus señas. Algunos de ellos tienen la suerte de ser alertados por los que ya pagamos el derecho de piso, quienes les informamos que tendrán que caminar varias cuadras para tomar el colectivo, llueva, truene o queme el sol, como los que todos los días salen a trabajar y son víctimas de la falta de solidaridad del Gobierno porteño.

Mi pregunta es ¿Algún funcionario que tenga un poco de peso podrá acompañar este reclamo para ayudar a la población de Mataderos y que esto que es una barbaridad deje de serlo?

Porque además, como si fuera poco, encima indican que sí para la línea 104, que no existe desde hace años… También hay un refugio con banco y todo en Cafayate y Alberdi, donde no hay ninguna parada ¿Qué pasa? ¿Nadie controla? ¿O les importa poco el tiempo que pierden los usuarios esperando en vano poder subirse al colectivo?

Yo por mi parte, como vecina solidaria de la zona, trato de avisarle a la gente para que no espere y le informo que tiene que caminar bastante hasta el lugar de la parada habilitada. Los vecinos, agradecidos.

En fin, gracias por publicar estas líneas. Tal vez alguien se apiade de los pasajeros y laburantes vapuleados de Mataderos, y entienda que el tiempo es lo más valioso que tenemos, porque es lo único que no podemos recuperar.

Amalia Olga Lavira

Facebook/Amalia Olga Lavira

R: Su carta es elocuente, Amalia. Resulta increíble e indignante que se modifiquen las paradas de colectivos y esa modificaciones no se informen correctamente en la vía pública. Más aún en esta época de pandemia, donde los pasajeros que utilizan el transporte público son trabajadores esenciales o estudiantes, cuya puntualidad para arribar a sus lugares de trabajo o de estudio resulta excluyente. 


Buenos Aires, 14 de marzo  de 2020

Sr. Director del periódico Cosas de Barrio

Lic. Ricardo Daniel Nicolini y equipo

Hasta hace algunos días tuve a mi marido internado en el hospital Santojanni. Gracias a Dios y a los profesionales que lo trataron, ya lo tenemos de nuevo en casa.

En todos estos días en los que estuvo en el hospital (más de una semana) lo visité regularmente y en cada una de esas visitas tuve la posibilidad de recorrer parte del centro de salud más importante que tenemos en todo el sudoeste porteño. Lo digo con el orgullo de ser una vecina agradecida al hospital público y a todos los profesionales que allí se desempeñan, que a diario dejan todo por el paciente y luchan contra las carencias y adversidades de un sistema de salud que a veces hace agua.

No lo digo solamente por la falta de insumos o la demora permanente en conseguir un turno para consultorios externos (doy fe), sino también por la falta de cuidados en un tema tan importante como el de la limpieza. Ocurre que varias de las ventanas de las habitaciones que dan hacia el jardín del hospital se han transformado en nidos de palomas. Claro que ese no es el problema, hasta diría que resulta tierno ver a las palomas empollar del otro lado del vidrio.

El inconveniente se suscita cuando alguien decide abrir una ventana. Pocos instantes después, esas palomas ingresan a las habitaciones y se pasean muy orondas por los pisos y el mobiliario. Incluso hasta salen al pasillo y deambulan por diversos sectores del hospital. Cuando le informé asombrada de este tema a la enfermera, me dijo que era habitual ver a las palomas en las habitaciones (incluso en el sector de hemodinamia) por lo que preferían tener las ventanas cerradas.

Lo más llamativo es que, en plena pandemia, los profesionales de la salud recomiendan en todos los medios airear y abrir las ventanas de los ambientes para evitar el aire viciado. Pero evidentemente, en el Santojanni, eso no ocurre porque parece que las palomas –que son portadoras de diversas pestes y desde hace años se las considera una plaga en la Ciudad- han ganado la batalla.

En fin, ojalá las autoridades del hospital tomen cartas en el asunto a la mayor brevedad, para lograr que la asepsia que requiere todo centro de salud (que además tiene varios pacientes internados con Covid) no sea un bien en desuso en nuestro querido Santojanni.

Gracias por permitirme expresarme y hacer público este reclamo. Atentamente,

Martha Pereyra

m_pereyra@gmail.com

R: Gracias Martha por volver a poner este tema sobre el tapete. La situación no es nueva, sino que viene ocurriendo desde hace varios años. No obstante, el tema parece haber recrudecido en este último tiempo, justo cuando las medidas de higiene resultan fundamentales, y más aún en el ámbito de un hospital. Confiamos en que las autoridades no tardarán en tomar nota y actuar en consecuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *