Inicio   Editorial  Comunidad  Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

Publicite Aqu

PARQUE AVELLANEDA: ALLANAN UN DEPÓSITO CON ALIMENTOS EN MAL ESTADO


05/02/2019

El pasado viernes 1° de febrero efectivos de la Policía de la Ciudad allanaron dos depósitos con alimentos en mal estado, uno en Villa Ortúzar y otro en la calle Ameghino 1525, de Parque Avellaneda. Ambos operativos se originaron a partir de diversas denuncias de vecinos que hicieron saber su malestar por los fuertes olores nauseabundos que emanaban de ambos galpones. Una vez allí, los efectivos constataron la existencia de gran cantidad de mercadería en estado de putrefacción –que estaba destinada a ser vendida a supermercados y empresas de catering- además de la presencia de roedores y cucarachas.


La denuncia fue tomada a mediados de enero por la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA), que fue la encargada de dar intervención a la División Delitos Contra la Salud y la Seguridad Personal de la Policía de la Ciudad. En los controles intervinieron la Agencia Gubernamental de Control (AGC), la Dirección General de Limpieza (DGLIM) y el Ministerio de Salud de la Ciudad, además de personal de Sanidad y Control de Plagas de la Ciudad y del Ministerio de Espacio Público.


Ambos operativos se realizaron en paralelo, luego de que la UFEMA librara las órdenes de allanamiento. Al llegar al galpón ubicado en la calle 14 de Julio al 700, de Villa Ortúzar, el personal policial se encontró con una verdadera plaga de vectores (insectos y alimañas), con fuerte presencia de roedores. Acto seguido se e clausuró el lugar y se procedió a realizar una desratización. Tras ese procedimiento, aún con la presencia de roedores, se llevó a cabo el allanamiento.


Simultáneamente se realizó el otro operativo en un depósito de la misma firma –la distribuidora Serdis s.r.l.- situado en la calle  Ameghino 1525, donde también se tuvo que desratizar y se secuestraron 14 toneladas de alimentos en mal estado que destruidos momentos más tarde.


“En ambos allanamientos pudimos corroborar la presencia de carnes y embutidos en estado de putrefacción al haber perdido la cadena de frío, además de alimentos, aceites y bebidas envasados, rodeados de deshechos de roedores”, expresó la oficial mayor Celeste Cano, a cargo del operativo.


Por estas horas se está tratando de determinar la procedencia de la mercadería, y no se descarta que haya sido obtenida por piratería del asfalto. No obstante, en principio, el Ministerio de Salud desestimó la presencia de enfermedades zoonóticas, tales como el temido hantavirus.


La titular de la firma es una mujer de nacionalidad argentina, mayor de edad, que está imputada por artículo 277 del Código Contravencional por "ejercer actividad de manera ilegítima o sin autorización".

Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

LA OBRA DE LA NUEVA COMISARÍA DE LINIERS AVANZA CON MÁS DUDAS QUE CERTEZAS


Resabios de la YPF. Hasta hace algunos meses allí funcionaba una estación de servicio, por lo que para instalar la comisaria es preciso previamente remediar el suelo contaminado por los combustibles

28/01/2019

Aunque el predio de Juan B. Justo y Cuzco está cercado, no se observan operarios y se desconoce si se iniciaron las obras de remediación del suelo

Por el Arq. Alejandro Ruggiero (*)


Desde que en julio pasado se dispuso el nuevo organigrama de comisarías, conforme a lo dispuesto en la Ley N° 5688/16, las jurisdicciones policiales se ajustan a los límites de las comunas porteñas y el barrio de Liniers volvió a quedarse sin una sede policial cercana. A partir de dicha decisión, se asignó el edificio sede de la excomisaría 40° como asiento de la comisaría vecinal 9B, que tiene jurisdicción en la geografía linierense. La excomisaría 40° se ubica en la calle Remedios 3748, a escasas cuadras del Parque Avellaneda, y allí funcionan las sedes policiales de las comisarías vecinales correspondientes a las jurisdicciones 9B (Liniers) y 9C (Parque Avellaneda).

Esta situación generó preocupación y reclamos en los vecinos de Liniers. En las reuniones de “comisarías cercanas” que se celebraron en la citada sede policial, como así también en distintos reclamos callejeros, los vecinos manifestaron su malestar por la lejanía de la sede policial. No obstante, en la última edición de este medio se informó acerca del inicio de las tareas para la construcción de una comisaría en Liniers, que le pondría fin a esta mentada demanda.

Sin embargo, al analizar la documentación de la obra publicada en el Boletín Oficial, en primera instancia surge que la decisión de construir una comisaría en Liniers estaba tomada de antemano, incluso mucho antes que los cambios implementados en julio del año pasado. El expediente por el cual se dispuso la construcción de la Comisaría Comunal 9 fue iniciado el 12 de diciembre de 2017, conforme surge de la base de datos del propio Gobierno porteño. Caratulado como “Obra Pública para la construcción de la Comisaría Comunal 9, Reservistas Argentinos 470, CABA”, el expediente fue cargado e iniciado a las 13.39 horas de ese día.

Con este dato tan preciso, cabe entonces preguntarse por qué, en su momento, no se le explicó a los vecinos que se iba a construir una nueva comisaría, en lugar de generar tanta incertidumbre y angustia barrial. Otro dato importante es el de la ubicación de la obra, que conforme surge de la documentación publicada en el Boletín Oficial (Licitación Pública N° 113/SIGAF/2018) se instalaría en la calle Reservistas Argentinos 470. Pero hay un detalle: en dicha dirección se ubica el centro de Jubilados “Volver a Vivir” y no se corresponde con el lugar donde se observan las tareas en ejecución.

En los pliegos, los planos y el llamado a licitación publicado, de manera recurrente se cita la calle Reservistas Argentinos 470; sin embargo, las obras se observan en la manzana delimitada por las calles Reservistas Argentinos N° 601 al 699 (vereda impar), Cuzco N° 403 (vereda impar), Av. Juan B. Justo N° 9702 al 9796 (vereda par) y Gana N° 406 al 446 (vereda par), donde hasta hace poco funcionaba una Estación de Servicio YPF. Como se podrá apreciar, la ubicación es bastante diferente de la indicada en la documentación y, en principio, constituye un grosero “error administrativo” que debería de ser aclarado y subsanado. También resulta preocupante que, vía circulares publicadas, se haya convocado en Reservistas Argentinos 470 al reconocimiento del lugar de la obra; cabe entonces preguntarse en qué domicilio se hizo la referida “visita de obra” y finalmente, qué habrán observado.

Las “fallas administrativas” no resultan una cuestión menor a la hora de asumir las debidas responsabilidades dentro de una obra o proyecto. Para el caso analizado, que se incorporará al frondoso prontuario de irregularidades que existen en Liniers Norte, resulta más que preocupante el hecho de que allí funcionaba una estación de servicio y que el suelo podría estar contaminado por la presencia de hidrocarburos.

Dentro de la documentación disponible, la empresa Bricons S.A. –preadjudicataria de la licitación– mencionó el tema de la posible contaminación del predio con hidrocarburos y las tareas de saneamiento requeridas. Sin embargo, las autoridades responsables de la licitación no brindaron mayores apreciaciones al respecto.

El saneamiento y remediación de un sitio, posiblemente contaminado por hidrocarburos, es una tarea compleja que no se hace de la noche a la mañana. La Agencia de Protección Ambiental, por medio de la Resolución 326/APRA/13, regula los procedimientos de evaluación ambiental de los sitios potencialmente contaminados y su recomposición, el Plan de Tareas de Manejo de Contingencias y el retiro del sistema de almacenamiento subterráneo de hidrocarburos (tanques, cañerías y accesorios). En ese marco legal se debería encuadrar el plan y las tareas de saneamiento del lote donde se van a desarrollar las obras, que requieren cuidado y tiempo.

Conforme lo manifestado por los vecinos, a principios de este año se observó el ingreso y movimiento de maquinaria pesada en el lugar. Aparentemente, ya se habrían retirado las cañerías y los tanques enterrados. No obstante, no se observan mayores movimientos dentro del predio, tan solo tierra y tosca apisonada en los lugares donde estaban los surtidores. El predio permanece herméticamente vallado y  cerrado; no hay ningún cartel de obra y tan solo un sereno se aprecia a veces en el lugar.

Se ha consultado a las autoridades respecto de la situación del predio, los informes de contaminación y el necesario plan de saneamiento; también, se han solicitado explicaciones acerca del domicilio erróneo, la debida subsanación administrativa y el registro de los planos de demolición y obra nueva. Sin embargo, a la fecha no se han obtenido mayores respuestas.

La construcción de la Comisaría Comunal en Liniers resulta una mejora necesaria para todos los vecinos, pero este avance debe de ejecutarse cumpliendo la normativa y procedimientos en vigor, por el bien de todos los ciudadanos.


(*) Ruggiero es un destacado profesional y vecino participativo de Liniers Norte.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
DESBARATARON UN "VIVERO DE MARIHUANA" EN VILLA LURO


19/02/2019

En el marco de un allanamiento de rutina por una causa de robo, la Policía de la Ciudad se encontró el pasado martes 12 de febrero con un verdadero “vivero de marihuana” dotado con dispositivos de última generación, en una vivienda ubicada en el centro comercial de Villa Luro, a metros de la avenida Rivadavia.


Durante el operativo en el que los efectivos se toparon con el “búnker de cultivo” del estupefaciente, se secuestraron 15 plantas y se desarmaron dos invernaderos completos.


Todo comenzó cuando el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°37, a cargo de la Dra. Nora Ramond, Secretaría N° 129, ordenó un allanamiento en un departamento del barrio de Villa Luro por una causa por robo. Al ingresar al domicilio ubicado en la calle Donizetti 28, frente a las torres de Rivadavia, el personal de la División Robos y Hurtos de la Policía de la Ciudad se encontró en la terraza de la casa con un "vivero de marihuana" integrado por 15 plantas y dos invernaderos con sistema de riego artificial, barómetros digitales, timers y difusores de calor para el cultivo de las mismas.


Una vez concluido el operativo, el comisario Octavio Mazzoni, titular de la División Robos y Hurtos, brindó más detalles sobre lo hallado en la finca. “Tenían dos habitaciones muy bien equipadas que hacían las veces de invernadero, con sistema de riego artificial, donde se realizaban las tareas de cultivo de las plantas de marihuana”. Y sobre la operatoria prevista como destino de las plantas, expresó “la Justicia determinará luego si las plantas eran para consumo propio o para comercializar”.


Por su parte, el oficial Juan Martín Basualdo, de la División Precursores Químicos de la Policía de la Ciudad, indicó que “las plantas estaban totalmente activas, listas para extraer thc, que es el principal constituyente psicoactivo del cannabis”.


Ante esta situación, los oficiales se comunicaron con el magistrado a cargo quien dispuso el secuestro de todas las plantas de marihuana, las cuatro lámparas halógenas y todos los elementos encontrados en el invernadero. Asimismo, detuvo a la pareja propietaria del lugar, un hombre de 37 años y una mujer de 32, quienes fueron trasladados a la Comisaría Comunal 15 de la Policía de la Ciudad.

Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


OPERATIVO DE INSEGURIDAD


Zona liberada. Ese pareció ser el resultado del pobre operativo realizado por el Ministerio de Seguridad porteño, que terminó con la salida del ex titular de esa cartera, Martín Ocampo.

05/01/2019

Todo lo que las autoridades debieron hacer y no hicieron durante la previa del River Boca que no llegó a disputarse en el Monumental


Una vez más, el licenciado en Seguridad Alberto Meni Battaglia, comisario inspector retirado de la Policía Federal Argentina y ex gerente de Seguridad de Brinks Argentina, vuelve a aportar en esta columna su mirada sobre la problemática de la inseguridad. En esta ocasión apunta su crítica al poco feliz operativo de seguridad desarrollado en la previa de la malograda final de la Copa Libertadores. Meni Battaglia es además profesor de Eje del Derecho y de Derecho Administrativo en la Escuela de Cadetes de la Federal, Juan Ángel Pirker.


Hace tiempo que desde estas páginas vengo haciendo notar en mi columna la falta de conocimientos e idoneidad por parte de la cúpula de la Policía de la Ciudad, y en especial del ahijado del Dr. Daniel Angelici, el licenciado Martín Ocampo, para la conducción y montado de los distintos mega operativos.

Va de suyo que aquí, apenas unos días antes del G20, tenía la prueba de fuego con la final de la Copa Libertadores de América entre dos equipos argentinos con una gran convocatoria y una marcada rivalidad: River versus Boca.

Quien escribe éstas líneas estuvo cuatro años en la Comisaría 44ª de la Policía Federal con responsabilidad directa en los grandes operativos que se desarrollaban en el estadio de Vélez Sarsfield, y luego un año en la Comisaría 24ª, con responsabilidad directa sobre el estadio de Boca Juniors, con el agravante que por entonces, todos los encuentros se desarrollaban con público visitante.

Vale aclarar que los estadios de esa envergadura, no sólo son sede de partidos de fútbol sino también de recitales de rock con artistas extranjeros de diversa índole y géneros. Por tal circunstancia era semanal la organización de grandes operativos de seguridad. Recuerdo uno de los más complicados en Liniers, cuando se desarrollaron tres jornadas seguidas de bandas de rock.

Por todo lo enunciado me siento con la autoridad moral suficiente como para criticar sin sonrojarme el desastroso operativo desarrollado en la cancha del club River Plate, y sobre todo en sus adyacencias. Este operativo estuvo mal planeado y mal ejecutado en todas sus líneas, ya que no se realizaron las medidas básicas que se indican en estos casos.

El protocolo sostiene que debe procederse a la neutralización del lugar con la anticipación necesaria (entre cinco a seis horas antes del comienzo del partido) denegando el ingreso al primer anillo de seguridad de quienes no posean entradas para concurrir al estadio. A su vez, en un segundo anillo y para no entorpecer el ingreso, se procede a la revisión o cacheo de los concurrentes.

Una vez realizado esto se debe disponer un tercer anillo supervisado por personal policial -de uniforme y brigadas de civil- que impidan la permanencia de grupos que pueden aguardar cualquier situación para provocar desórdenes. En ese sentido, allí no debe permitirse la permanencia de grupos de más de dos personas, disolviéndolos en forma inmediata para evitar todo tipo de desmanes.

Ahora bien, el otro aspecto a considerar era el de la seguridad del transporte de los jugadores visitantes, léase el ómnibus. Este transporte debe ir acompañado de cuatro motocicletas y dos carros de combate para la seguridad, dos motocicletas abren la marcha y otras dos la cierran. Por su parte, los carros de combate –uno a cada lateral del ómnibus- aparte de la dotación antidisturbios, deben llevar personal de rápido despliegue que pueda intervenir en forma inmediata en caso de que sea preciso sofocar cualquier disturbio y proceder a realizar las detenciones correspondientes en forma inmediata.

En ocasiones suele utilizarse además un transporte señuelo que no conduzca a nadie pero que sirva de distracción, para que los vándalos no sepan cuál es en realidad el transporte de los jugadores.

Sin embargo nada de esto se cumplimentó y así sufrimos el bochorno mundial que dio cuenta de la incapacidad de las autoridades para brindar seguridad en un evento de tal importancia, que tuvo como consecuencia directa el traslado de esa histórica final de la Copa Libertadores de América al país del cual nos queríamos independizar. Yo, que creía que lo había visto todo, me faltaba esto, que un torneo continental americano se definiera en Madrid, España, algo así como la “Copa Conquistadores de América”.

En este sentido, vale destacar que la seguridad de este malogrado superclásico fue única responsabilidad de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, que no intervino ninguna fuerza federal y menos la Policía Federal, que ni siquiera fue consultada, a pesar de la experiencia que tiene en este tipo de operativos.

Claro que el optimismo jamás debe perderse, por eso, si pretendemos mirar el vaso medio lleno, este bochorno sirvió al menos para que el Lic. Ocampo renunciara a su cargo de ministro y se alejara de la conducción de la Seguridad en la Ciudad, para dejarle su lugar al vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, hijo de un ex presidente de River ¿Se repetirá la historia? Esperemos que no y que esta vapuleada Policía de la Ciudad de Buenos Aires comience de una buena vez a hacer las cosas bien. Hasta la próxima.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


 
 
   
Publicite Aqu
Publicite Aqu
Publicite Aqu
Publicite Aqu
Publicite Aqu

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Espectáculos

Información de Eventos


Deportes

Toda la información de los deportes que nos apasionan


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Salud

Salud


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Comercio

Información de la actividad socioeconómica



 
             
 
Publicite Aqu
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar