Inicio   Editorial  Ocio  Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

LA ASTROLOGÍA, UN CAMINO HACIA LA COMPRENSIÓN Y LA EVOLUCIÓN PERSONAL


07/2/2020

Alcances de una ciencia metafísica que impacta en el mundo concreto de los individuos


Por Miguel Ángel Mónaco (*)


A pesar de que hay una gran corriente astrológica difundiendo este conocimiento de forma profunda y seria, seguimos viendo que a nivel popular falta muchísima comprensión acerca de la propuesta central que tiene la astrología humanística para las personas. En muchas oportunidades se sigue tomando a la astrología como una especie de juego de azar, y por eso surgen frases como: “el astrólogo la pegó”. Claro que, tal vez, eso siga ocurriendo porque muchos astrólogos siguen intentando “pegarla”, por supuesto. Si un astrólogo “acierta” sobre el futuro duro de alguien, debería sentirse profundamente apenado, porque implicaría que no pudo ayudar a esa persona a resolverlo.

Es necesario que quienes hoy se interesen en la astrología reciban una formación que les aporte una comprensión profunda de este saber y dejemos de enseñar a catalogar a determinados planetas y signos como “maléficos” y a otros como “benéficos”, por ejemplo. Toda persona que hoy se acerque hoy a la astrología con curiosidad, lo primero que debería aprender es que está frente a un saber de carácter simbólico o metafísico, pero que sin embargo va a terminar impactando o plasmando en el mundo material o más concreto. Ese mundo concreto es la consecuencia de un mundo muy sutil que toda carta astral expresa y que nos aporta un rasgo único a cada uno de nosotros. Será importante entonces que se le explique que toda vivencia personal tiene siempre un correlato interior y que ese correlato es previo a toda experiencia. Es necesario entender que lo que termina sucediendo en una vida a nivel de las relaciones, por ejemplo, se estuvo gestando en nuestra psiquis desde mucho tiempo antes y que todo comenzó con la identificación a ciertos arquetipos y el desplazamiento de otros.

La carta astral es, en verdad, el mapa de los arquetipos sobre los cuales girará toda nuestra vida. Con solo mirarla, un astrólogo puede ver cuáles son los principales con los que una persona se identificará. La tarea es, entonces, ayudar a los estudiantes y a los consultantes a que revisen sus conceptos y los actualicen a la luz de las experiencias que han vivido y a la de este nuevo saber. Quien haga este trabajo, habrá hecho tal vez la tarea más transformadora y evolutiva de su vida.

Suele ocurrir que, aunque intelectualmente entendamos esto, nuestra vida seguirá siendo expresada desde los arquetipos elegidos por nosotros, a menos que hagamos un trabajo de comprensión profunda y vivencial en el que entendamos también el tema de los ámbitos de aplicación, las ocasiones, y el contexto general en el que toda energía se manifiesta.

En nuestro ejercicio de la profesión astrológica comprobamos cómo, cada vez que una persona queda fijada a determinadas conductas muy repetitivas y sin cierto grado de flexibilidad, esto deviene en un conflicto. Inicialmente la persona pone la culpa en el afuera, diciendo que los otros no la entienden, hasta que un día tendrá que comprender que los conflictos acuden a su vida para que ella misma se modifique. Lamentablemente, muchas veces vemos como en casos de obstinación, el destino trae cada vez problemáticas más intensas y virulentas para que la persona pueda aprender algo que desconoce, o si conociéndolo, hizo caso omiso a la cuestión. Por ese camino pueden llegar a manifestarse muchas veces patologías tanto psíquicas como corporales. Visto desde esta óptica, los conflictos, son herramientas al servicio de nuestra evolución.

Para que todos los interesados puedan realizar este proceso de evolución, estaremos ofreciendo charlas informativas, que incluyen por supuesto las técnicas astrológicas tradicionales, en el espacio “Alas de Colibrí” (Byron 91, Villa Luro). La primera de ellas tendrá lugar el miércoles 19 de febrero y la segunda el miércoles 18 de marzo, ambas a las 18, dando inicio al curso que comenzará el miércoles 1° de abril en el mismo horario.


(*) Mónaco es astrólogo de Contexto Uno, egresado en 2008 de proyecto Trenkehue


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

EL ARTE DE AMAR, SEGÚN PASAN LOS AÑOS


14/1/2020

La sociedad se sacude en un movimiento constante, y con él también van mutando las formas de entender y encarar los vínculos interpersonales. Este informe ofrece un detallado análisis sobre cómo fueron modificándose las relaciones sexo afectivas a lo largo de la historia y los paradigmas que la sociedad fue reelaborando. Del casamiento para toda la vida a las variantes del poliamor.


Las sociedades cambian; es una premisa que hay que tener en cuenta para entender cómo se desarrollan. Nada se mantiene exactamente igual y esto aplica en todas las áreas. Por eso, el nuevo paradigma presentado por una juventud que comienza a despegarse de aquello que se conoce como una relación amorosa tradicional, no es la excepción.

Más allá de los nuevos planteos, hay una costumbre que está arraigada a la sociedad en su conjunto, de la cual es prácticamente imposible desprenderse. Puede mutar o modificarse pero siempre desemboca en lo mismo. Esto es la monogamia.

En este último tiempo se ha escuchado hablar de poliamor, amor libre o simplemente amor sin ningún tipo de etiqueta que limite el vínculo entre dos personas. Entonces: ¿Es posible modificar lo culturalmente establecido? ¿Hay posibilidades de cambiar esos parámetros?

Lo que queda por delante es la incertidumbre ante las nuevas opciones y, para algunos, un eventual camino a la destrucción absoluta del vínculo amoroso más antiguo. Claro está que las sociedades son diferentes dependiendo sus costumbres y el lugar en el mundo en el cual se desarrollen, de allí que este informe se limite sólo al territorio argentino como campo de investigación.


Vínculos afectivos. Una aproximación en la historia


Para comprender cómo se desarrollan las nuevas maneras de vincularse íntimamente con otros, primero hay que establecer una definición para las relaciones sexo afectivas. Se entiende como “dos personas que comienzan a socializar cuando surge una atracción por parte de una de ellas, ésta puede ser o no correspondida, pero cuando se hace recíproca se manifiesta el enamoramiento”.

El primer contacto con la monogamia es a través de los padres, quienes al momento de nuestro nacimiento (en la mayoría de los casos), conforman una relación exclusiva de pareja. El segundo contacto puede llegar a ser a través de la lectura de cuentos infantiles en las cuales siempre existen protagonistas que representan al amor. Una vez que logramos leer por nuestros propios medios seguimos buscando historias similares, ahí es en donde una gran cantidad de personas eligen los clásicos literarios, donde se conserva la misma línea. La música es otra manera de absorber aquello que se nos ha impuesto como la forma correcta de amar, y es que por medio de la poesía musicalizada se repiten una y otra vez que sólo conseguiremos la felicidad plena encontrando un complemento, otra persona que pueda llenar el supuesto vacio con el que nacimos. También se suman los dichos populares, frases que pasan de generación en generación y que siguen el mismo camino para desembocar una vez más, en la monogamia. Otra manera de llegar a esta conclusión es el cine, donde sin importar el género del largometraje, siempre hay lugar para las historias de amor. Puede ser o no el tema central pero siempre van a aparecer dos personas que se unen por un sentimiento en común: el amor.

Partiendo de la base del “felices para siempre”, crecemos idealizando el concepto de amor hasta llegar al punto de desear aquello que nos dicen que es lo que necesitamos. Sin importar el género, la meta siempre es una: La familia.

A partir de encuestas realizadas en las redes sociales se puede comprender, en parte, cómo se entienden las relaciones sexo afectivas entre personas de 20 a 40 años.


La monogamia como una imposición social


En un muestreo de cincuenta personas se intentó llegar a una aproximación sobre las imposiciones culturales que son trasladadas de generación en generación y, paralelamente, conocer la influencia de las artes en las decisiones que tomamos en nuestra vida.

El 90% de los consultados aseguró que alguna vez le plantearon la necesidad de casarse y tener hijos. Por otra parte, un 62% aseguró que su libro favorito gira en torno a una historia de amor; un 58% sostuvo que escucha a menudo canciones de amor; mientras que un 66% expresó que su película preferida relata una historia de amor.

A partir de los resultados de estas encuestas, se puede afirmar que la monogamia está impuesta no sólo culturalmente, por medio de lo que nos dicen que es lo correcto a medida que vamos creciendo, sino que además está presente en los diferentes tipos de arte, ya sea literario, musical o cinematográfico. En este sentido, somos altamente influenciados por nuestro entorno desde edades tempranas.


El matrimonio


Argentina tiene leyes que son las encargadas de regular a la sociedad y, por consiguiente, establecer qué es lo que está mal y qué lo que está bien. El matrimonio, que es la unión civil entre dos personas de sexos opuestos o iguales (Ley n° 26.618 promulgada en el año 2010), no está exento de estás regulaciones.

La Dra. Beatriz Cano, abogada especializada en derecho de familia, explica cómo es la legislación de nuestro país en este sentido.

Claro que existen diferentes maneras de convivencia y, aunque estemos acostumbrados a escuchar hablar de dos personas, también hay quienes eligen otras opciones, como por ejemplo la poligamia. En nuestro país las leyes no pueden intervenir en este punto. La Dra. Cano explica: “en la legislación argentina no tiene cabida la poligamia, sin embargo tampoco está prohibida. El artículo 19 de la Constitución Nacional dice que todas las acciones privadas de los hombres están exentas de la competencia de los funcionarios. Quiere decir que si en tu consciencia está ser polígamo, ninguna autoridad te puede decir que no lo seas. Es un tema moral y privado de las personas”.

Sobre lo que sí se puede legislar es en las uniones legales. Y aquí existen algunas restricciones.“Los tipos de enlaces permitidos son el matrimonio y el concubinato –explica la Dra. Cano-. El matrimonio está legislado por una ley regular, en un principio todas las parejas pasaban por el matrimonio y también por la Iglesia. Posteriormente, hace unos 30 años, empezó la convivencia de hecho. La legislación en general en Argentina ha sido muy pacata en este tema y le asignó el nombre de uniones de hecho” y lo trataban como si fueran asociados. Luego se abre paso la legislación de seguridad social, donde se presenta una señora que tenía 40 años de convencía, enviuda y había permanecido con su pareja hasta los últimos días de su vida; esta se oponía a que la ex esposa reciba parte de la pensión. Es por eso que la justicia determinó que era más valiosa la contribución que había hecho a la vida del difunto, la concubina. En consecuencia permitieron que compartieran la pensión. Esto abrió un camino para pensar en el concubinato, personas libres pueden vivir en concubinato”.

Las unión civil resulta de suma importancia en casos de enfrentar alguna situación límite, como una enfermedad o la muerte misma. Cano explica que“Los beneficios que tiene son los cobros de los seguros de tipo social. También se permite el uso de la obra social, acreditas el concubinato mediante una información sumaria que se hace en Tribunales, llevas dos testigos y decís que convivís con esa persona, los dos testigos dan fe y ya está; podés usar la obra social. En este último tramo se ha permitido una regulación un poco más benigna al respecto del concubino o la concubina en relación con el matrimonio. Sin embargo, el peso de la Iglesia ha influido muchísimo en considerar estas uniones, antes era muy jorobado ser concubino porque estaba mal visto y la sociedad era proclive al matrimonio. La Iglesia siempre ha sido un factor de estancamiento y las leyes han recogido este revoleo de sotanas en una posición rígida. Recién ahora los letrados son más abiertos, incluso no pueden negar su propia vida, porque muchos viven en concubinato y no pasa nada. Nadie se rasga las vestiduras por el matrimonio”.

Claro que, así como se habla de uniones de parejas, también existen las rupturas. Porque de la misma manera que el amor comienza, también puede terminar. En el caso de los enlaces civiles, la abogada cuenta:“Los motivos más comunes son los malos tratos, que calificaban antiguamente como injurias graves, donde se agrupaban todos los tipos de violencia (física, emocional, verbal, económica). Las injurias graves eran todo aquello que provocara una herida en la persona, por eso el juez veía que había ‘matrimonios y matrimonios’. Estaban aquellos en los que el insulto podía ser causal del divorcio y aquellos otros que se tiraban cosas por la cabeza y creían que no era tan grave. Por otro lado, era común el adulterio. En un principio era regulado como un delito y era un delito del derecho penal hasta hace, relativamente, poco tiempo. Se penalizaba al adultero pero de una manera diferente teniendo en cuenta el género. El hombre solía tener una concubina o ‘manceba’, que era una especie de mantenida. No estaba mal visto que un hombre tuviera una mantenida fuera del hogar, para el hombre la esposa era su ‘honorabilidad’ y las mantenidas eran las ‘cositas sucias’. Ahora no está regulado como una causal de divorcio porque era muy difícil probarlo ya que había que sorprender al conyugue en el acto mismo”.

Y así como se puede llegar a la instancia del divorcio algunos años después de haber contraído matrimonio, también puede anularse de manera inmediata, si así lo solicitara una de las partes. Con respecto a esto, la Dra. Cano explica:“se puede anular un matrimonio y esto viene del derecho canónico, que considera que un matrimonio no consumado es anulable. Es decir, si no paso nada entre los conyugues se anulaba. Otro causal muy común era el haber confundido a la persona. Por ejemplo, un error en cuanto a la persona que yo creía que era cuando me casé y resulta que terminó siendo otra”.

Conocer cuáles son los límites pero, sobre todo, cuáles son las leyes que marcan estos límites, puede ayudar a entender mejor cómo funciona el sistema. De donde vienen las costumbres que aún se mantienen, por qué lo hacemos y cómo lo deshacemos es importante para seguir creciendo y avanzando hacia una sociedad civilizada y basada en el respeto hacia el otro.


Amar, un concepto que muta con los años


Hasta no hace muchos años, era casi imposible imaginar en Argentina la unión formal entre personas del mismo sexo. Eran años atroces para quienes se atrevían a vivir otro tipo de amor, que no fuera el heterosexual, porque era tomado como un desafío para todos aquellos que los tildaban de “inmorales y desviados”. Por suerte, las sociedades cambian y con esos cambios vinieron las ampliaciones de derechos; por ejemplo, el matrimonio igualitario.

Hoy en día, no obstante, esta lucha dejó de ser un tema central y ya se entiende como una conquista ganada. Siguiendo con la línea de los cambios, existen diferentes formas de expresar o sentir amor, de las cuales todavía nos horrorizamos al escucharlas. Claro que, soplan vientos de cambios.

Aunque nos cueste entender, por haber crecido en una sociedad influenciada por la monogamia, las nuevas -y no tan nuevas- generaciones, nos presentan diferentes tipos de practicar el amor.

Hace un tiempo muchos miraban confundidos los programas de chimento de la tarde, después de escuchar a una figura reconocida en el ambiente, como lo es Florencia Peña, decir que practicaba junto a su pareja el “poliamor”. Con esta declaración, nacieron cientos y miles de interrogantes: ¿Qué es? ¿De qué se trata? Si bien todos acudimos rápidamente a la teoría de la infidelidad, la realidad es que la actriz abrió la puerta para que hablemos de otros conceptos: amor libre, poligamia, bigamia o responsabilidad afectiva.

Con respecto a esta temática, la sexóloga explica: “hay muchos cambios en la sociedad y son muy fuertes. Dentro del feminismo hay toda una postura que está en contra de lo que se conoce como amor romántico, que para el colectivo feminista supone un concepto de sometimiento de la pareja y todo lo que tiene que ver con la monogamia. Por otro lado, están los swinger, que hacen intercambios de pareja sólo a nivel sexual y no afectivo. Otra opción es el poliamor, es decir varias personas amando, pueden ser tres, cuatro o más, siendo que en la monogamia el amor se cristaliza solo de a dos. Todos estos cambios reflejan que la monogamia es una cuestión que tiene que ver con lo cultural y no tanto con lo absolutamente esperable de las personas”.

Hay que tener en cuenta que, en estos casos, la teoría puede alejarse por completo de la práctica. Es por eso que, para abordar otra temática como lo es el “amor libre”; es decir, aquella manera de entender la relación de pareja en la que nadie es propiedad de nadie, y que una relación sexo afectiva ocasional no es el centro de la veda de una persona. Para conocer más sobre el tema acudí a Carla C, una estudiante de locución y militante feminista, quien cuenta: “practico el amor libre hace años, ahora lo estoy transitando por segunda vez con mi nueva pareja y la verdad es que, el hablar nos ha ahorrado muchísimos problemas. Además de que me gusta el hecho de que no nos comemos la cabeza porque sabemos en donde esta puesto el deseo del otro. Obvio que también me gusta la monogamia, pero el amor libre me ayudó a evitar los celos y el miedo a que me engañen y/o engañar”.

En Argentina existe una agrupación que engloba y ofrece talleres informativos para comprender y ejercer el amor desde la responsabilidad y el conocimiento, denominada “Amor libre Argentina”. Allí se entiende el amor libre como otra manera de concebir las relaciones de pareja. Así lo explican: “el consenso es fruto de un diálogo que no se da por presión ni coerción y es un acuerdo que puede ser renegociable. Allí se decide la forma de una relación: monógama (entre dos personas sin presuponer la noción de propiedad de uno sobre el otro), monógama abierta (entre dos personas con la libertad de relacionarse sexual/afectiva con otra por fuera) o poliamorosa (entre dos o más personas). De la misma forma, toda relación que respete los consensos, que no presuponga la propiedad de la persona y donde prime la honestidad, es válida para los que practican el amor libre: se pueden dar las relaciones sólo sexuales (vínculo carnal), afectivas (unión mediante un lazo sentimental), fusionadas (una mezcla de ambas), anárquicas (no hay una diferencia ni jerarquización entre los vínculos sexuales, afectivos o amistosos), etcétera”.

Queda claramente demostrado que si bien se trata de una práctica dentro de otra, sigue respetando los acuerdos, por lo tanto se puede ejercer dentro de una pareja que se concibe como monógama.


La monogamia como fenómeno ancestral y cultural


Existen varios estudios en diferentes universidades del mundo que intentan explicar por qué la monogamia es la práctica más común y la que más interpela a los seres humanos. Según el antropólogo Christopher Opie, del University College of London: “Hay varias hipótesis sobre la monogamia. Una es que cuando los hijos demandan más cuidados, es mejor tener dos padres. La segunda, conocida como ‘escoltar al compañero’, propone que los machos deben estar cerca de las hembras para protegerlas de otros machos rivales. La tercera es que los machos se quedan con las hembras para defender a sus hijos de los ataques de otros machos, que quieren matar esa descendencia para que las hembras puedan quedar embarazadas nuevamente”.

Otro estudio publicado por la Universidad de Waterloo de Canadá, estipula que “el cambio de poligamia a monogamia pudo haberse dado hace diez mil años con la llegada de la agricultura. Las tribus, que antes eran nómadas, comenzaron a asentarse y ya no podían darse el lujo de tener enfermedades de transmisión sexual que mermaran la población”.

Nuestro país no ha indagado demasiado en la temática, pero si se han publicado notas periodísticas al respecto, con datos extraídos de la propia sociedad aunque sin ahondar demasiado en ello. Las notas mencionadas no hablan específicamente de la monogamia sino que se posicionan más sobre la infidelidad o exclusivamente el poliamor. Está claro que se habla de infidelidad porque sólo tienen en cuenta una forma de amar: la monogamia.

Raúl Padilla, psicólogo y terapia sexual de pareja, explica: “Hay una monogamia sexual, que implica no mantener relaciones con otras personas que no sean tu pareja, y una monogamia social, que implica tener una sola pareja con la que convivimos”.

Con respecto a la monogamia social, Padilla sostiene que “es más adaptativa para nuestra sociedad a nivel: económico, biológico y psicológico. Hay un punto de referencia, alguien con el que compartir y te sentís imbuido dentro de un grupo. A nivel social, como la sociedad retroalimenta a la familia como unidad básica, sos parte productiva de esta sociedad. Por eso seguirá adelante la monogamia social”.

Hay algo que está claro, es casi imposible desprenderse de la práctica original. Se la puede modificar para adaptarla a los nuevos tiempos, pueden aparecer nuevos conceptos para que repensemos los vínculos como sociedad y que podamos ejercerlos sin necesidad de vivir una relación violenta. Puede pensarse como un vínculo sano y sin restricciones y así podría seguir pero, siempre se llega al mismo punto: todas las formas de concebir una pareja reconocen y respetan a la monogamia por ser el modo de amar más antiguo.

Sobre ésta realidad, la socióloga explica: “El amor en nuestro presente, es un verdadero milagro: es el significante de la apuesta que, el ser humano, va al encuentro del otro, en su ser-otro, renunciando al saber.”

Es por eso que podemos comenzar a pensarnos como una sociedad abierta y las relaciones de pareja se irán modificando a través de los años, claro que la línea de meta terminará siendo la misma: la monogamia.


Gisela Doello


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
STEFI VOLVIÓ A LINIERS PARA REENCONTRARSE CON SUS AFECTOS


Amigas son las amigas. Stefi disfrutó una tarde a pura diversión junto a su amiga Fini, a la que hacía casi dos años que no veía. Dos días después, las maestras y compañeros del cole le hicieron una fiesta sorpresa.

02/2/2020

Tras veintidós meses de tratamiento en Miami en los que logró superar un tumor cerebral, la pequeña de 6 años disfruta unos días en Buenos Aires


“Todavía es muy apresurado pensar en volver al país. Primero tiene que recuperarse bien y subir de peso. Por ahora, hasta que sus niveles en sangre estén estables, ya que con la radioterapia pueden bajarle las plaquetas y algún otro valor, el médico no se lo permite. Por eso preferimos contener la ansiedad y esperar un tiempo más para poder viajar”, había dicho Carolina Tarulla, la mamá de Stefi, cuando a fines de febrero del año pasado Cosas de Barrio la consultó al respecto, tras conocerse la feliz noticia de que la pequeña le había ganado la batalla al cáncer. Y finalmente, once meses más tarde, el sueño de volver a Buenos Aires y reencontrarse con sus afectos se hizo realidad.

Luego de atravesar veintidós largos meses de tratamiento en el Nicklaus Children’s Hospital de Miami, el domingo 19 de enero Stefi llegó a Ezeiza con los ojos pintados y una sonrisa desbordante. Lo hizo acompañada por su mamá, ya que papá Emiliano y sus hermanos (Julián de 8 años y Delfina de 4) se quedaron en Miami, donde Stefi deberá retomar el tratamiento preventivo a mediados de febrero.

La posibilidad de viajar a Buenos Aires surgió luego de la resonancia de control que le realizaron a la pequeña el 9 de enero último, en la que se constató que Stefi está “totalmente limpia y la remisión de los tumores es total”. Días más tarde, el prestigioso pediatra y neuroncólogo estadounidense, Dr. Ossama Maher, jefe del equipo médico que atiende a Stefi, la autorizó a viajar a la Argentina durante veinte días, para luego retomar el tratamiento preventivo. La decisión fue avalada por el resto de los profesionales que durante todo este tiempo atendieron a Stefi, quienes el 15 de enero realizaron una junta médica en el Instituto del Cerebro de USA y coincidieron en que la enfermedad está en período remisión. De ahora en más sólo deberá realizarse controles de resonancia cada cuatro meses, además de continuar con los ejercicios de rehabilitación en natación y yoga, ya que la columna de la pequeña aún se encuentra algo debilitada.

Tras el emocionante recibimiento que le brindaron sus familiares en su llegada a Ezeiza, el martes 21 de enero Stefi se reencontró con Fini, su mejor amiga, y juntas volvieron a divertirse y disfrutar de la tarde, como si el tiempo no hubiese pasado. Dos días después, sus maestras y compañeros del Colegio Baldomero Fernández Moreno -la escuela de Tuyutí y Martiniano Leguizamón, en Liniers, donde de no haber contraído la enfermedad, Stefi debería haber terminado Primer Grado- le hicieron una fiesta sorpresa en un salón de Montiel al 900. La recibieron con su canción preferida: “La Gloria de Dios”, de Ricardo Montaner, que la pequeña guerrera interpretó, micrófono en mano, en brazos de su madre.

Al día siguiente la emoción fue en aumento, cuando Stefi volvió a fundirse en los brazos de su abuela Perla, para revivir momentos que creía olvidados. “La felicidad de mi guerrera sigue siendo plena. Cada día es un nuevo reencuentro con sus afectos, los cuales nunca dejó de extrañar. Besos, abrazos, juegos, regalos y mucha emoción, la mejor de las vitaminas para su espíritu”, resumió su madre.

Ya pasó casi un año desde aquel inolvidable 13 de febrero de 2019, cuando la valiente princesa de Liniers hizo sonar la campana del Nicklaus Childrens Hospital en brazos de su padre, para oficializar su curación y que una avalancha de alegría colmara los corazones de propios y extraños. Durante todo este tiempo, el caso de Stefanía Tarulla Zóttola, o simplemente Stefi, como todos la llaman en el barrio, sensibilizó, enterneció y movilizó a miles de vecinos anónimos que a diario tuvieron presente esa sonrisa como la más fiel expresión de sus ganas de vivir. Tanto Carolina como Emiliano son conscientes de ello. “Queremos agradecer a toda la gente del barrio que nos ayudó, y que día a día nos brindó su amor, cariño y solidaridad, porque ese apoyo fue fundamental y nos permitió salir adelante y estar fuertes para nuestra leona”, expresó Carolina.

Si hay algo que caracteriza a Stefi es su enorme sonrisa, la misma que mantuvo incluso durante los tramos más complejos del tratamiento, la misma que lucirá el 28 de marzo próximo, cuando sople las velitas de sus primeros 7 años.


Ricardo Daniel Nicolini





UN CALVARIO CON FINAL FELIZ


Faltaba poco para que Stefi iniciara el preescolar cuando empezó a quejarse de una molestia en el cuello y la cabeza, a la que le siguieron náuseas y vómitos. El primer médico que la examinó le diagnosticó sinusitis. Pero se equivocó: Stefi tenía tres tumores en la cabeza.

El 22 de febrero de 2018 le pusieron nombre a su mal: un tumor embrional de alto grado en el cerebro que se había diseminado por la médula, del que la operaron dos días más tarde. Le sacaron con éxito dos lesiones del cerebelo, pero quedó una.

Carolina y Emiliano se contactaron entonces con las principales eminencias de Oncología de la Argentina, pero ninguna les daba un pronóstico alentador. Paralelamente presentaron en el Garraham la orden de la oncóloga y patóloga asignadas para que hicieran un estudio que determinara con qué drogas atacar el tumor, pero veinte días después les confirmaron que no habían podido hacerlo porque la máquina se había roto. Ese fue uno de los momentos más tensos que les tocó atravesar, porque la enfermedad avanzaba sin poder comenzar un tratamiento.

A partir de allí el matrimonio inició una intensa búsqueda por todo el mundo para dar con el sitio adecuado que pudiera tratar con éxito a Stefi. Se reunieron con familiares y amigos, y se dividían las tareas de búsqueda. Así fue que en Estados Unidos encontraron una luz de esperanza, un protocolo de investigación que podía salvar a Stefi.

Después de varios días consiguieron que los admitieran en el Boston Children’s Hospital. Viajaron esa misma semana, pero al llegar a Miami y hacer un trasbordo para seguir rumbo a Boston, Stefi comenzó a descomponerse, ya que el tumor tocaba el sistema nervioso central. Del aeropuerto debieron trasladarse de urgencia al Nicklaus Children’s Hospital, y poco después el director de neurocirugía les dijo que debían operarla ya mismo para descomprimir la médula que estaba tomada en un 90% y corría riesgo de quedar paralítica. La operación fue un éxito, y al analizar el tumor, les dijeron que se trataba de una mutación muy rara de la que había muy pocos casos en el mundo.

De allí en más, el plan de los médicos fue trabajar en conjunto con sus colegas del hospital de Boston para determinar el protocolo y encontrar el tratamiento adecuado. Luego de hacer los estudios pertinentes, los profesionales decidieron el protocolo a seguir, con el cual finalmente lograron curar a Stefi.

Hoy el presente de Stefi es bien distinto, pero más lo es su futuro, que lejos de los oscuros nubarrones que se atrevieron a ocultarlo, se muestra tan claro y transparente como su sonrisa.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE INCLUSIÓN


05/1/2020

La importancia de la educación inclusiva como política pública en todas las aulas del país


Por la Lic. Delia Carro Evangelista (*)


En este 2019, traté en mis notas de dirigir la mirada hacia la educación inclusiva, un concepto filosófico de posicionamiento educativo que se constituye como política pública y se pone en práctica en el aula. Pero para que eso ocurra, es necesario ocuparse de brindar la formación necesaria a los docentes para que puedan definir y decidir ese posicionamiento al frente del aula. Lo que podríamos llamar, un cambio de mirada, dado que en la planificación anual de las actividades del aula se requiere que tenga en cuenta a todo el alumnado, con sus diversas características personales, culturales, capacidades y potencialidades, para que no se vean obligados a hacer adaptaciones después, cuando ya se encuentran con las limitaciones del tiempo.

Un equipo docente bien preparado en la temática de la inclusión educativa, puede pensar en sus alumnos de una forma diferente y lograr la permeabilidad necesaria para trabajar con auxiliares, integradores, psicopedagogos y psicólogos que brindan su ayuda a niños, niñas y adolescentes, aprovechando esas intervenciones como colaboración y sin sentirlas como intromisión, considerando que el/la docente es quien dirige la orquesta de la inclusión educativa en el grupo de alumnos, bajo su responsabilidad.

La educación inclusiva constituye un modelo superador de la integración educativa. Pensar en integración es pensar en un modelo educativo basado en el déficit, en aquello que el alumno o alumna no sabe hacer y que requiere una intervención “terapéutica”, asociando lo educativo con un modelo clínico, un modelo médico que diagnostique el déficit e indique las terapias que considere necesarias. Pero ese modelo médico data de varios siglos atrás. La consideración de las  capacidades y potencialidades a partir de las organizaciones de personas con discapacidad, de padres y otros familiares, dieron impulso al surgimiento del modelo social que pone el acento en las  barreras edilicias, culturales, tecnológicas  y comunicacionales, que impiden el desarrollo de niños, niñas, adolescentes y adultos con discapacidad, al máximo de sus capacidades y potencialidades.

La visión social de la educación, con apoyos educativos, adaptaciones curriculares y proyectos educativos individuales, es una visión inclusiva. Asimismo, es necesario que los docentes puedan contar con mayores márgenes de libertad para avanzar sobre aquellos factores en los que pueden decidir, como por ejemplo las metodologías a utilizar en clase. Si no se empodera a los docentes con una sólida formación y márgenes de libertad, se corre el peligro de que la inclusión se asocie a la integración, errando el camino y sin buscarlo, las políticas públicas, la mirada cultural, las normativas y las prácticas, en lugar de ser inclusivas serían segregadoras.

En la medida en que el modelo de inclusión es social, no debemos fijarnos en lo que el niño no puede hacer, porque ya no se habla de personas discapacitadas sino de contextos discapacitantes. Ello ocurre cuando el alumno con limitaciones sale del aula para que un profesional le enseñe lo que no sabe hacer. En cambio, el docente  auxiliar que ingresa al aula como apoyo a la inclusión, está a disposición de todo el alumnado, no sólo del que no lo sabe hacer. Tampoco apoya al docente titular sino que, entre ambos, apoyan a todos los alumnos. Pero esto no se ha informado y tampoco se ha brindado la formación necesaria. Naturalmente, en una clase que reúne treinta alumnos donde prima la diversidad porque algunos proceden de  otras culturas y/o se expresan con doble idioma,  hay quienes requieren de mayor estimulación, algunos tienen discapacidades o un síndrome de hiperactividad asociado a desatención, otros están viviendo conflictos familiares, etc. De allí lo complejo de pedirle a un solo docente que lleve adelante el proceso de enseñanza aprendizaje, no sólo en contenidos sino también en valores, con un grupo tan heterogéneo.

En síntesis, resulta necesario contar con un docente auxiliar de apoyo al proceso de inclusión; con aulas que alberguen un número acotado de alumnos para favorecer un trabajo personalizado; una dotación variada de material didáctico y de apoyos tecnológicos; un proceso de capacitación continua del docente, considerando períodos sabáticos para ello; y una remuneración digna y acorde a la responsabilidad que los Estados nacional, provincial y municipal le confieren. Nos reencontramos el año próximo. Gracias por brindar atención a mis colaboraciones.


(´*) La Lic. Carro Evangelista es especialista en Planificación y Gestión de  Políticas Sociales y vecina de Liniers.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


 
 
   
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Espectáculos

Información de Eventos


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Salud

Salud


Personajes

Personajes


Información General

Noticias de interés público


Tránsito

Información de los hechos viales de la comunidad


Política

Información del ámbito político


Literatura

Breves comentarios literarios


Espacios Verdes

Información del Area verde de nuestro barrio



 
             
 
Publicite Aqu�
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar