Inicio   Editorial  Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

"ME COMPROMETO A RECUPERAR LINIERS NORTE"


Compromiso asumido. Larreta les aseguró a los vecinos que pondría en marcha un plan de mejoras en Liniers Norte, cosa que debería haber hecho en 2017, cuando un fallo de la Justicia se lo ordenó.

05/2/2020

Lo aseguró el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, en su reciente visita al barrio. Un fallo de la Justicia lo obliga a tomar cartas en el asunto


“Luego de haber recuperado la zona del centro comercial de Liniers y montar el centro de trasbordo sobre Rivadavia, se nota el contraste con Liniers Norte. Es cierto que hay mucho por hacer ahí, por eso tomo el desafío y me comprometo a poner en valor ese sector del barrio”, expresó el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, en la reunión que mantuvo con los vecinos el 16 de enero pasado en horas de la tarde, en el estadio de básquet del cuarto piso del Club Atlético Vélez Sarsfield. En ese sentido, el mandamás porteño anticipó que conformará “un equipo integrado por urbanistas, comuneros y vecinos” para coordinar los detalles de la puesta en valor.

Claro que antes de hacer público su compromiso, Larreta debió escuchar el reclamo y las denuncias de varios vecinos, quejándose por el lamentable estado en el que se encuentra desde hace años esa porción del barrio, delimitada por las vías del ferrocarril Sarmiento, la avenida General Paz, la avenida Juan B. Justo, el barrio Kennedy, el club Vélez Sarsfield y el predio de los Talleres Ferroviarios. Allí se mencionaron los robos que sufren los pasajeros en las paradas del Metrobús de Juan B. Justo; la venta de droga en el Barrio Kennedy; los autos abandonados en Madero al 100 que suelen ser ocupados por malvivientes; y la falta de poda que arrastra la zona desde hace diez años. En este punto, a los pocos días del encuentro de Larreta con los vecinos, la Comuna 9 puso en marcha un plan de “poda verde” en varias cuadras de Liniers Norte -consistente en un desramado del 10% de la copa del árbol, para evitar que las ramas obstruyan la intensidad del alumbrado público- y se comprometió a realizar la poda intensiva en el invierno próximo.

Pero la crítica más encendida y esclarecedora llegó de boca del vecino Alfredo Gegundez, quien tras identificarse como vecino de Liniers Norte, hincha y socio vitalicio de Vélez Sarsfield, remarcó que “cada vez que hay un recital en Vélez, parece que el organizador del espectáculo alquilara el barrio y no sólo el club, porque los vecinos estamos tomados por los patovicas, y la policía sólo se dedica a cuidar a los asistentes y no a nosotros”.

Pero el tema es aún más complejo, ya que todas las anomalías que a diario se suceden en Liniers Norte (circulación de camiones de alto porte, concesiones irregulares de bajoautopistas, uso indebido del espacio público y terrenos ferroviarios, emanación de gases tóxicos de colectivos, etc.) fueron incluidas en el amparo ambiental colectivo que los vecinos presentaron hace diez años, tras el avance del proyecto del Metrobús de la avenida Juan B. Justo.

Siete años después, a mediados de 2017, el Juzgado en lo Contencioso y Administrativo N° 15, a cargo del Dr. Víctor Trionfetti, condenó al Gobierno porteño a realizar el procedimiento técnico de Evaluación de Impacto Ambiental en Liniers Norte. Un año después, ante la inacción manifiesta, el juez debió intimar a las autoridades municipales a dar cumplimiento a la manda judicial. Sin embargo, hasta el momento, el Gobierno porteño no ha presentado ni cumplimentado esa manda que lo obliga a realizar un estudio de impacto ambiental completo, ya que la Justicia declaró a la zona como “de relevante efecto”.

En paralelo, llama la atención la premura con la que en los últimos meses el Gobierno porteño concesiona el uso y la explotación de bajoautopistas y terrenos públicos a diversos sindicatos. Tal es el caso de la sede de Sindicato de Puertos y Ferrocarriles, que se observa en el predio ferroviario lindero a la barrera de Barragán; el de la Uocra, en el bajoautopista de Barragán y Reservistas Argentinos, donde funcionó durante décadas un club de tenis; la futura UDAI de ANSES Liniers, en el remanente de autopista sobre Barragán (donde sólo se permite la creación de espacios verdes); la sede sindical de los colectivos, en Gana y Bynnon; y la reciente cesión por veinte años del bajoautopista de Gana 423, a la Asociación del Personal de Organismos de Control.

Para algunos vecinos, tras varios años de mirar para otro lado, se inició la cuenta regresiva para que el Estado se haga presente en Liniers Norte y ponga orden allí donde tanto se lo reclama. Para otros, la presencia del Jefe de Gobierno no fue más que una nueva terapia de grupo en la que los vecinos canalizaron su bronca y poco más que eso. Y mientras tanto, allí donde el lejano oeste late con ritmo frenético, el desatendido sector de Liniers sigue envuelto en un caos donde imperan las irregularidades ¿Habrá llegado la hora de ponerse a trabajar para el vecino?


Ricardo Daniel Nicolini





EL SOTERRAMIENTO DEL SARMIENTO SE CONTINUARÁ EN VIADUCTO


El jefe de Gobierno porteño arribó al club poco después de las 18. Para entonces, ya estaban presentes en el salón la ex ministra de Salud porteña, y actual legisladora, Ana María Bou Pérez; el presidente de la Junta Comunal 9, Maximiliano Mosquera Fantoni; y los juntistas locales del oficialismo Ana María Claps, Hernán Poggi y Sabrina Quaglia.

La mecánica fue similar a la de otras reuniones desarrolladas en la zona: las preguntas de los vecinos inscriptos previamente se sucedieron en dos tandas de veinte, y luego el Jefe de Gobierno respondió (algunas de las) inquietudes planteadas.

Los temas expuestos por los vecinos fueron de lo más variados: desde el pedido de colocación de lomas de burro en Ulrico Schmidl y Emilio Castro, hasta la saturación que muestra la guardia y el pedido de turnos en consultorios externos del Santojanni, pasando por la demora en la construcción de la pista de atletismo del parque Avellaneda y el descontrol producido en las plazas Martín Irigoyen e Isidora en las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Pero entre los temas más salientes se destacaron dos: la continuidad de la obra de soterramiento del ferrocarril Sarmiento, y el próximo desembarco de los parquímetros en la geografía barrial. En el primero, Larreta expresó “queda claro que el Sarmiento parte a la Ciudad en dos. Analizando la obra del soterramiento, nuestros ingenieros se inclinaron por continuarla a través de un viaducto, porque bajo tierra hay muchos caños que son aliviadores de arroyos subterráneos que complican el trazado. Además nosotros ya tenemos el equipo que lo hizo en la traza del San Martín”. Y respecto a la eventual puesta en marcha de esta nueva obra, sostuvo “esta es una obra que depende del gobierno nacional. Hasta donde sé, tanto el presidente como el ministro de Transporte están de acuerdo con el viaducto, pero como asumieron hace poco todavía no nos sentamos a proyectar el tema”.

Posteriormente, Larreta defendió la llegada de los parquímetros a los barrios. “Queremos que el vecino tenga prioridad para estacionar su auto. Que pague el que viene de afuera y no el que vive ahí”, enfatizó, y luego argumentó “esto ocurre en muchas partes del mundo. Para el vecino el estacionamiento es gratis, pero si viene alguien de Moreno, con todo el respeto que me merece la gente de allí, que pague”.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
EL CORSO DE MATADEROS, ENTRE LA DIVERSIÓN Y LOS RECLAMOS POR SU TRASLADO


Alberdi en clave de murga. El corso de Mataderos fue uno de los más convocantes de la Ciudad en este último carnaval. Los comerciantes, no obstante, insisten con su traslado, que se concretará el año próximo.

24/3/2020

Tras los recientes festejos de carnaval, una comisión de funcionarios, comerciantes y vecinos decidirá su nueva ubicación para el año próximo


Como cada año, febrero se vivió al calor y al ritmo del carnaval porteño. Cada fin de semana, miles de personas se acercaron a disfrutar la magia y el colorido de las murgas que le dan un toque especial a cada barrio. El público fue mayoritariamente familiar: el pintoresco atuendo de los murgueros danzando al compás del bombo y el redoblante fue el centro de la atención de los mayores, mientras que los más chicos se divirtieron evitando que la espuma los empapara de pies a cabeza.


Los primeros espectadores se acercan poco después de las 19 y la convocatoria se extiende hasta pasada la 1 y media. A las 2, las vallas se hacen a un lado para que el tránsito vuelva a funcionar con normalidad. Así se desarrolla cada jornada de corso en los barrios de Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda.


“Es increíble el despliegue de las murgas. El corso es un festival de alegría”, afirma Laura, vecina de Mataderos, mientras recorre a pura sonrisa la avenida Alberdi a metros del palco. “El corso, la murga, todo es muy lindo acá. Yo vengo con mis hijos porque ellos se divierten muchísimo como me divertía yo su edad”, expresa con melancolía Antonio, comerciante lindero. Año tras año, los fines de semana de carnaval cumplen con las expectativas de los vecinos que se acercan a ver el show de baile y música como plan de salida familiar. “La murga es un espectáculo, siempre sale todo lindo. No nos podemos quejar”, sostiene Graciela de 54 años, acompañada de su marido y su hija.


El clima de alegría y diversión es el mismo en todos los corsos porteños. Sin embargo, sobre la avenida Alberdi no todo es color de rosa. Aquí, el sonido de los festejos silencia un conflicto para nada nuevo. El detrás de escena de este corso indica que su ubicación, en las tres cuadras que van de Araujo a Guardia Nacional, inquieta a diversos comerciantes y vecinos quienes desde hace años vienen reclamando para que se mude a otro lugar. “Tengo siete denuncias asentadas al respecto, una por año desde que me mude acá”, comenta Laura, quien vive sobre Alberdi a metros de Araujo. Al igual que ella, la principal razón por la que varios vecinos y comerciantes demandan un cambio de locación se debe a la condición en la que el público deja las veredas luego de cada festejo. “Para mí, como vecina, la experiencia es desagradable. La suciedad después de cada jornada es terrible y además varias veces han sucedido hechos de violencia. No siempre, pero han pasado”, manifiesta la mujer de 50 años. En definitiva, mugre y pleito son los elementos que sostienen el reclamo.


En ese sentido, Jorge Elger, presidente del Centro de Comerciantes de la avenida Alberdi, desde que asumió en octubre de 2018, ha reunido las quejas y las denuncias de los comerciantes de la zona. “El Corso sobre la avenida Alberdi –sostiene el dirigente mercantil local- perjudica a todos los comercios por igual, porque lamentablemente en los últimos años se han producido muchos hechos de violencia, ha habido desmanes, destrozos y mucho suciedad. Incluso imposibilita el comercio, porque generalmente durante el carnaval la gente se acerca menos o concurren las personas que vienen al corso, que es un público totalmente ajeno a la actividad comercial de la avenida”. No hay dudas, la postura del Centro de Comerciantes es firma: “no queremos el corso sobre la avenida Alberdi”, subraya Elger, y sugiere que se lo traslade al parque Alberdi, en la intersección de Lisandro de la Torre y Directorio, donde ya funcionó hace dos años. “Ahí –sostiene- no ocasionó problemas a ningún vecino ni comerciante, porque estaba ubicado en un parque y a pocos metros de la Comisaría”.


Elger entiende que “si un corso no genera problemas, es eficiente, reúne todas las características para su buen desarrollo y es exitoso, no hay necesidad de rotarlo cada dos años”.


Tras asumir su cargo, el presidente del Centro Comercial le envió una nota a la entonces presidenta de la Comuna 9, Analía Palacios, y en diciembre pasado hizo lo propio con Maximiliano Mosquera Fantoni, actual titular de la Junta Comunal 9, planteando en ambos casos la necesidad de mudar el corso. “Quien se encarga de definir el lugar de los corsos en la Ciudad de Buenos Aires es Carla Artunduaga, titular de la Dirección General de Promoción Del Libro, Bibliotecas y Cultura, dependiente del Ministerio de Cultura”, comienza aclarando Mosquera Fantoni en diálogo con este medio, y luego coincide con Elger, al afirmar que “yo no estaba de acuerdo con que el corso se hiciera en Alberdi, pero se resolvió así con antelación a que yo asumiera. Entiendo que hay mejores lugares para hacer el corso sin afectar al vecino ni a los comerciantes”.


Y respecto a las gestiones que realizara en ese sentido, el presidente de la Junta Comunal 9, detalla: “El Centro de Comerciantes se presentó allá por el 20 de enero. Tuvimos una reunión y me dejaron la nota. Luego hicimos un expediente que derivó a la mencionada dirección y desde allí nos indicaron que resultaba imposible cambiar la localización por cuestiones de logística”. Y luego agrega “pasó el tiempo y volvimos a reunirnos con la Dirección, el organizador, Elger, y yo participé como mediador. Pero pese a todos los esfuerzos no se logró el cambio, Elger dijo comprender y la Dirección se comprometió a cambiarlo en 2021, como también a poner más seguridad y limpieza”.


En ese sentido, Mosquera Fantoni anticipa que “con miras al Carnaval del año próximo realizaremos una comisión de la que participaremos cada uno de los representantes y durante el año se buscarán alternativas consensuadas”.


El cambio de ubicación del corso de Alberdi parece ser un asunto de Estado dentro de la agenda de la Comuna, tras los frecuentes reclamos de vecinos y comerciantes que llegaron hasta las oficinas del Ministerio de Cultura, gracias al respaldo del Centro Comercial. Sin embargo, de la vereda de enfrente, hay quienes se oponen a una hipotética relocalización. “Yo vivo en pleno corso y la verdad que a mí no me afecta para nada, no me molesta en absoluto”, manifiesta Antonio, vecino del barrio y comerciante de la avenida Emilio Castro. “Además no veo basura tirada, al contrario, vi gente de limpieza trabajando para dejar las veredas limpias”, asegura. Como el hombre de 50 años, lo mismo observa Gustavo Ojeda, quien se acercó al corso desde el barrio de Boedo. “Desde que llegué tipo 9, estuve viendo personal de limpieza que se encarga de poner orden para que no haya ninguna botella o tubo de espuma en el piso”, asegura el joven de 25 años, acompañado de sus amigos. A Graciela, vecina de Mataderos, le resultó “raro, pero muy positivo” ver gente de limpieza haciendo su trabajo. “Si se llega a mover el corso, a nosotros particularmente nos queda lejos, pero seguro iríamos un rato”, comenta la mujer de 54 años.


Los dichos de los vecinos se comprueban con la presencia de empleados de limpieza de la firma Knowledge of Services. Valeria, encargada del equipo durante una de las noches de corso de Alberdi, explica: “nos encargamos de mantener la limpieza desde la calle que empieza hasta la que termina, lo hacemos entre las 23 y las 3 de la mañana”. Y sostiene que “no es cierto que después del corso haya suciedad, porque nosotros antes de irnos dejamos todo limpio”.


Además, quienes están de acuerdo con mantener el corso en su lugar, aseguran que no se producen hechos de violencia. “Estos últimos años el corso mejoró muchísimo, hay un ambiente más familiar y se ve mucha más vigilancia y más control. Yo tengo chicos y los dejo solos porque no observo ningún peligro”, afirma Antonio, mientras observa a sus hijos que juegan a pura espuma con los amigos.


Está claro. Desde hace años, en medio de los festejos del carnaval, el corso de Alberdi está dividido por una grieta: de un lado están quienes repudian sus consecuencias en esas cuadras; y del otro, los que lo disfrutan y no observan esas irregularidades. Así las cosas, todo hace suponer que serán necesarias una serie de medidas que logren dejar satisfechos a ambos sectores en pugna. En ese sentido, la solución más lógica parecería ser la relocalización del corso allí donde no cause molestias a nadie. De esa forma, la diversión estará garantizada y los problemas serán tan sólo un recuerdo.


Santiago Rodríguez

Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


 
 
   
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Espectáculos

Información de Eventos


Deportes

Toda la información de los deportes que nos apasionan


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Salud

Salud


Personajes

Personajes


Tránsito

Información de los hechos viales de la comunidad


Política

Información del ámbito político


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Policiales

Información de la actividad Policial


Espacios Verdes

Información del Area verde de nuestro barrio


Medio Ambiente

Informacion sobre Este tema de inter�s general


Comercio

Información de la actividad socioeconómica



 
             
 
Publicite Aqu�
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar