Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2
** COSAS DE BARRIO WEB - Edicion 172 **
  Inicio   Editorial  Comunidad  Sociedad  Cultura  Breves Comunales Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com



Publicite Aquí

LA CELESTE Y BLANCA, DE ROSARIO A MATADEROS


Un mástil con historia. Aunque hoy es un símbolo de la plaza Salaberry, ayer también lo fue del hospital homónimo que funcionó en ese predio.

26/05/2017


La donó la Dirección del Monumento a la Bandera, en el marco de los festejos por el 128° aniversario del barrio


El 18 de abril pasado, como parte de los festejos por el 128° aniversario del barrio, la Casa de Historia y Cultura de Mataderos llevó a cabo la ceremonia del cambio de bandera del mástil ubicado en la emblemática plaza Salaberry, de Juan B. Alberdi y Pilar. El emotivo acto estaba previsto desde mayo del año pasado, cuando la Dirección del Monumento Histórico Nacional a la Bandera, con sede en la ciudad de Rosario, le entregara a la entidad local “....una Bandera de la Nación Argentina habiendo sido izada en el Mástil Escolta del Monumento...”, tal como consta en el diploma que certifica la donación.

Participaron de la ceremonia alumnos y directivos de las escuelas 20 “Juan Ramón Jiménez” y la infantil 6 del D.E. 20, los del Instituto Megly, representantes de instituciones locales, parroquias y comerciantes. Aunque la jornada se presentó nublada y destemplada, algo mágico parecía flotar en el aire de la plaza. “Fue realmente emocionante ver a los niños pequeños de las salas ‘mayores’ con la nueva bandera extendida, tomada por los lados a todo lo largo con sus manitos inocentes. Cruzaban la plaza rodeados de palomas, zorzales, horneros, gorriones, loros y el verde de los árboles y arbustos; pisaban la veredita abrazada por el césped mientras avanzaban acompañados por las maestras jardineras, padres y familiares, a quienes se los veía orgullosos y sonrientes”, contó luego a pura emoción la escritora local Amalia Lavira, titular de la entidad anfitriona. Y a medida que fue avanzando su relato, se transformó en una pintura exacta de aquella mañana histórica. “La plaza Salaberry entonces –continuó Lavira- sin distinción de privados o estatales, adolescentes o pequeños, colores y no colores, estalló de celeste y blanco con un sol de oro iluminándolo todo, y ya no hubo niebla, ni frío ni silencio”. En torno a ellos se encontraban integrantes de instituciones mataderenses y vecinos que se unían al ver la fiesta, y se sumaban a este homenaje al barrio, a la bandera, al desaparecido hospital Salaberry y a su histórico mástil.

Así, chicos y grandes se envolvieron en un sentimiento único cuando se arrió con respeto la bandera que durante años se enarboló en la plaza, y acto seguido se izó la flamante enseña llegada desde su cuna para florearse con deleite ante los presentes. A una sola voz se cantó a capella el Himno Nacional Argentino para concluir en un sonoro “!Viva la Patria!”. “Creo que por algo las cosas pasan, por algo viajamos a Rosario, por algo conocimos sin plan alguno y dialogamos con el director del Monumento y por algo, al interiorizarse de nuestro accionar durante 25 años, nos ofreció esta invalorable Bandera de Flameo”, expresó Lavira, quien es además vicepresidenta de la República de Mataderos.

Llamó la atención, no obstante, la ausencia de los juntistas de la Comuna 9, quienes pese a estar informados del acto no se hicieron presentes ni enviaron a nadie en su representación. “Dolió que no estuvieran, porque esta es una institución que viene trabajando ad honoren desde hace 25 años y sin banderías políticas por y para Mataderos”, sostuvo enérgica Lavira.

Tal vez por eso durante el acto no hubo discursos, sólo miradas, sonrisas, voces unidas en el canto, aplausos, unión fraternal y patriótica. “Creo que los escolares asistentes guardarán para siempre este momento, fueron convocados nada menos que para elevar bien alto a su representante en el mundo entero, el propio latir de ellos, de sus padres y abuelos y de sus hijos y nietos futuros, fueron convocados para honrar a su bandera nacional llegada desde la orilla del Paraná en donde fuera izada por primera vez...”, concluyó Lavira, rebosante de felicidad.



Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
 
 
   
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí

Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Personajes

Personajes


Política

Información del ámbito político


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Tercera Edad

InFormación de la Tercera Edad


Espacios Verdes

Informaci�n del Area verde de nuestro barrio


Comercio

Información de la actividad socioeconómica



 
             
 
Publicite Aquí
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar