Inicio   Editorial  Ocio  Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

RINCÓN DE LETRAS

03/1/2020

El paisaje barrial como disparador de historias


Una vez más le damos lugar a esta sección, dedicada a dar rienda suelta a la creatividad literaria de nuestros lectores. En esta oportunidad incluimos un emocionante relato, elaborado por Inés Lucía Vendramín, en el que los sueños milagrosos de la Navidad se confunden con la geografía barrial.

De esta forma, aquellos lectores que deseen remitir sus escritos literarios a esta redacción –en formato de cuento o poesía- para ser publicados en este espacio, podrán hacerlo vía mail a cdebarrio@hotmail.com o de manera postal a Carhué 723 2º “9” (1408) Ciudad de Bs. As.


La Navidad de los tristes


Las luminarias, borrosas por la neblina, daban una luz apagada y triste a esa calle solitaria perdida en el corazón del barrio. A lo lejos estallaban cientos de lucecitas multicolores que alborotaban o inquietaban a los perros vagabundos.

Hacía pocos minutos que una llamada alertaba sobre un posible terrorista. El comisario hizo una curva peligrosa a toda velocidad y paró frente a un edificio: Bajó del patrullero y miró hacia el escondite, donde, agazapado, se encontraba un individuo al que apenas se lo vislumbraba detrás de las cortinas de una ventana.

Era Nochebuena. Le resultaba triste y tedioso ocuparse de esta tarea. Pensó que aún no había envuelto el tejido polar que había comprado para su esposa. Confiaba haber dado con la talla correcta. Quería demostrarle su amor y aligerarla de un dolor incurable.

“… Aquella Nochebuena, caminábamos los tres abrazados por una calle tan solitaria como ésta, cuando salió al cruce el asesino y su puñal se hundió en nuestro hijo y en la felicidad para siempre…”

El individuo estaba solo. El comisario recordó que ya casi era Navidad y sin brusquedad, pero con la firmeza y autoridad de su rango, le pidió que bajara por el ascensor. Podía confiar, no lo castigaría.

Cuando estuvo frente a él un muchachito, todavía adolescente, brillantes los ojos afiebrados, temblando aterrado, el comisario se enterneció. Reprimiendo su deseo de abrazarlo, le dijo: “la cena está servida, vamos pronto que se enfría”.


Inés Lucía Vendramín


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
 
 
   
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Espectáculos

Información de Eventos


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Salud

Salud


Personajes

Personajes


Información General

Noticias de interés público


Tránsito

Información de los hechos viales de la comunidad


Política

Información del ámbito político


Literatura

Breves comentarios literarios


Espacios Verdes

Información del Area verde de nuestro barrio



 
             
 
Publicite Aqu�
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar