Inicio   Editorial  Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

RINCÓN DE LETRAS


30/10/2019

El paisaje barrial como disparador de historias


Aunque por el vértigo del devenir informativo este espacio suele quedar relegado, una vez más le damos lugar a esta sección, dedicada a dar rienda suelta a la creatividad literaria de nuestros lectores. En esta oportunidad incluimos un inquietante cuento elaborado por Inés Lucía Vendramin, en el que se trasluce que en situaciones extremas también pueden surgir sentimientos generosos.

De esta forma, aquellos lectores que deseen remitir sus escritos literarios a esta redacción –en formato de cuento o poesía- para ser publicados en este espacio, podrán hacerlo vía mail a cdebarrio@hotmail.com o de manera postal a Carhué 723 2º “9” (1408) Ciudad de Bs. As.


Violencia


La cárcel miraba al río. Detrás, los mojones electrificados impedían todo intento de fuga. Podían ser contados con los dedos los vecinos de este lugar tan tétrico: el médico viudo, uno o dos bomberos, quienes aliviaban el hastío con el juego de cartas a invitación del gendarme, y el viejo cura, que por costumbre, antes de acostarse se mortificaba con golpes en el pecho en medio de plegarias.

Los días que no llovía los dejaban perplejos; esa semana caía con violencia una lluvia tajante sin mitigar el calor tórrido ni el humor áspero del carcelero.

Odiaba a los malvivientes, los castigaba con una brutalidad no justificada ante una falta leve y los golpeaba con más violencia al recordar que entre ellos fue criado y condenado a estar fuera de una sociedad normal.

Terminó su día de trabajo; el agua corría por las calles como torrente. “Ya van veinte días de lluvias ¿tendremos otro diluvio? ¡Ojalá! Así nos ahogamos todos”.

Entró a su casa. Alguien había dejado en atrevida burla un ramo marchito de rosas amarillo árido dentro de un burdo envoltorio. Apretó la mandíbula furioso, golpeó la mesa; de haber podido, habría golpeado el rostro del miserable.

Notó un silencio pesado. El surcido mandil tirado al descuido en un rincón confesó la ausencia de la humilde anciana, quien por una mezquina paga, toleraba sus malos tratos y el miedo cuando él amagaba golpearla; los puños cerrados, los ojos rojos de furia como un oso dispuesto al ataque.

Apoyó la frente en el vidrio de la ventana y se fue serenando. Las rosas seguían allí, mudos esqueletos recordatorios de lo inexorable de la muerte, al verlas de nuevo sintió un sablazo en su rígido corazón.

Salió. Pocos minutos de sol desteñido y volvió la lluvia. El río cercano, en creciente, quería llevarse todo a su paso, la violencia de las olas golpeaba a las barcazas impedidas de llegar a destino.

El viejo puente era vapuleado por el viento. Pero de pronto un muchacho intenta cruzarlo a la carrera, resbala, quiere sujetarse, cae.

El carcelero, en un impuslo se lanza al río, sostiene al muchacho inconciente del golpe, el pelo mojado sobre el rostro impide saber quién es. En algún lugar de su cuerpo está herido y la sangre deja manchones en el agua. Cerca de la orilla desaparecen ambos. Los hombres ayudándose unos con otros, recuperan los cuerpos. “La lluvia cae con peso de agua muerta”*. Los velan juntos.


* Toque de queda (poesía de Lidia Fernández Budelli).


Inés Lucía Vendramin


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
 
 
   
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Deportes

Toda la información de los deportes que nos apasionan


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Personajes

Personajes


Instituciones

Instituciones


Tránsito

Información de los hechos viales de la comunidad


Política

Información del ámbito político


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Literatura

Breves comentarios literarios


Policiales

Información de la actividad Policial



 
             
 
Publicite Aqu�
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar