Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2
** COSAS DE BARRIO WEB - Edicion 172 **
  Inicio   Editorial  Comunidad  Sociedad  Cultura  Breves Comunales Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com



Publicite Aquí

CUANDO LA EDAD ES APENAS UNA ESTADÍSTICA


Viejos son los trapos. Don Miguel destinó un cuarto de su casa de Parque Avellaneda para agrupar las donaciones que luego envía a los pueblos más necesitados.

25/05/2017


A punto de cumplir 94 años, el vecino Miguel Scordamaglia hace un culto de la solidaridad en su barrio. “Eso me mantiene activo”, asegura


Son poco más de las tres de la tarde de un típico viernes de otoño, y don Miguel Francisco Scordamaglia -lejos de entregarse a los brazos de Morfeo para una siesta reparadora- barre las hojas secas del cordón de su vereda. “Es que si llega a llover después se tapan los desagües”, explica con voz pausada y sonrisa cálida. Mientras, a sus espaldas, los árboles no se apiadan y siguen lanzando hojas al viento.

Aunque su físico no lo aparente y su actividad permanente se empecine en desmentirlo, don Miguel acumula en sus espaldas 93 otoños como éste. Y el 11 de junio próximo –justo cuando se celebra el Día de Vecino Participativo- serán 94. Dice que desde que hace un par de años lo atropelló un auto, ya no es el mismo. “Tengo que caminar más despacio, pero igual me las arreglo bárbaro”, agrega mientras busca las llaves en el bolsillo del pantalón. “Viví toda mi vida en esta casa”, dice ahora con orgullo una vez transitado el pasillo que une su PH de Homero y Bilbao –allí donde Parque Avellaneda se confunde con Mataderos- con la vereda. Ese, asegura, es su lugar en el mundo. Arriba vive la hija con el marido, pero Miguel adora su independencia. Un televisor antiguo lo mantiene informado y más allá, sobre la mesa de la cocina, un mantel de hule luce la impronta de los años 70’. Detrás de la puerta está el dormitorio, donde atesora un sinnúmero de recuerdos, incluido el diploma en el que se lo consagra como “Vecino Participativo” y hasta una foto enmarcada con el Papa Francisco, cuando aún era Jorge Bergoglio y oficiaba como arzobispo de Buenos Aires. “Estuve varias veces con él, y pensar que hoy es una de las personas más importantes del mundo”, evoca sin abandonar la sonrisa.

Pero lo más importante está en la habitación contigua. Sin embargo, todo lo que contiene ese cuarto no le pertenece. Allí casi no queda espacio para caminar. Pilas de ropa en perfecto estado y para todas las edades se levantan hacia ambos lados de la sala, donde también se acumula calzado, libros y juguetes. “Todo esto es para donar”, subraya, y explica que “los vecinos me lo traen o yo lo voy a buscar”. Miguel sabe que hay mucha gente sumida en la pobreza y esa idea no lo deja en paz. Por eso desde hace años destina ese lugar de su casa a acumular las donaciones que recibe –o que él mismo retira- para luego destinarlas a distintos puntos del país donde haya compatriotas que puedan aprovecharlas. “Todo esto seguramente vaya en los próximos días a alguna de las zonas inundadas”, asegura.

Miguel cuenta que la solidaridad, casi como una filosofía de vida, es lo que lo mantiene activo. Por eso desde hace décadas es presidente honorario del Consejo de Prevención Comunitaria de la Comisaría 40ª, seccional con la que desde entonces colabora activamente. “El año pasado le donó tres bicicletas y hasta una heladera. Lo cuento yo porque él no lo va a querer decir”, dirá luego el ex juntista de la Comuna 9, Ernesto Smania, quien durante su gestión tuvo un trato permanente con don Miguel. “Me venía a ver día por medio a la subsede con un listado en el que había pedidos de poda, arreglo de veredas y falta de iluminación. Porque le gusta recorrer el barrio y escuchar las necesidades de sus vecinos, para luego hacer los reclamos correspondientes”, cuenta el referente del Partido Demócrata Progresista en la Comuna 9.

Miguel pide permiso para ir hasta su habitación y luego reaparece con una caja de zapatos repleta de fotos antiguas. En muchas de ellas se lo ve rodeado de policías. “Trato de darles una mano para que puedan trabajar como corresponde y así lograr que el barrio esté más seguro”, explica y cuenta que, aunque le hubiera gustado ser uno de ellos, se siente feliz dando una mano.

En su juventud Miguel trabajó durante varios años en la Corporación de Transportes de la Ciudad de Buenos Aires, tal como lo demuestran también otras tantas fotos. Jubilado desde hace tiempo, ahora sus manos firmes son diestras en el arte de curar el empacho. “Algunas vecinas me traen a sus chicos para que les tire el cuerito cuando andan con dolor de panza”, asegura sobre el final de la charla.

La despedida será sobre la vereda, que otra vez luce repleta de hojas. Claro que para Miguel, ese no es un problema. “No importa, ahora le pego otra barridita y listo”.


Ricardo Daniel Nicolini



Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
 
 
   
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí

Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Personajes

Personajes


Política

Información del ámbito político


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Tercera Edad

InFormación de la Tercera Edad


Espacios Verdes

Informaci�n del Area verde de nuestro barrio


Comercio

Información de la actividad socioeconómica



 
             
 
Publicite Aquí
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar