Inicio   Editorial  Comunidad  Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

Publicite Aqu

LINIERS A 146 AÑOS DE SU FUNDACIÓN

03/01/2019

El barrio celebra un nuevo aniversario al compás de las vías del tren y al amparo de San Cayetano


Tal como lo indica la Ley 309, sancionada el 2 de diciembre de 1999 en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se instituyó el 18 de diciembre de cada año como el “Día del Barrio de Liniers”. Los Fundamentos de aquella norma presentada por Finvarb, Fernando; Oliveri, Guillermo Rodolfo; Pacheco, Eduardo;  Arellano, Roberto; Figuerero, Felipe;  Saralegui, Lilia; y Ruíz Moreno, Patricia dicen:

“Lo que es hoy el barrio de Liniers estaba integrado por diversas estancias y chacras que rodeaban la ciudad y que con posterioridad fueron anexadas al inmenso partido de San José de Flores. El 29 de agosto de 1857 se realizó el viaje ferroviario inaugural en nuestro país. La estación de cabecera, denominada Del Parque, se alzaba donde actualmente se encuentra emplazado el Teatro Colón y luego de un trayecto de algo menos de diez kilómetros se llegaba a la estación La Floresta. Prosiguió el tendido de rieles hacia el oeste llegando a la actual estación Ramos Mejía en 1858.

A comienzos de 1872, más precisamente el 19 de enero, por Acta del Directorio de la empresa ferroviaria se otorga al peticionante Francisco Sosa la pertinente autorización para instalar una pequeña estación. El 18 de diciembre del mismo año se convino en que la misma fuera denominada Liniers. Las Hermanas de la Casa de Ejercicios sugirieron que la estación llevara el nombre del héroe de las Invasiones Inglesas por haber sido éste un permanente benefactor de la Congregación.

En su etapa inicial el barrio suponía un damero de proporciones mínimas en torno de la estación ferroviaria, cuya extensión rumbo al norte no sobrepasaba el camino de “Gauna”. El extenso sector ubicado con rumbo sur de la actual avenida Rivadavia ofrecía una visión pastoril, matizada por dilatadas quintas y escasos pobladores.

El 30 de setiembre de 1875 se inauguró la primitiva capilla de San Cayetano, en ceremonia presidida por el Arzobispo de la Provincia de Buenos Aires, en un predio donado a las Religiosas de la Sociedad del Divino Pastor, quienes también asumieron la construcción del colegio. La devoción a San Cayetano, patrono del pan y del trabajo, ha cundido con sincero fervor entre los feligreses y al celebrarse su festividad el 7 de agosto de cada año, una multitudinaria procesión se realiza por las calles vecinas al templo.

A comienzos de este siglo la empresa de Ferrocarril del Oeste comenzó a erigir los numerosos edificios y demás instalaciones de los talleres ubicados en las adyacencias de la estación. Tales actividades significaron un paulatino incremento de la construcción de viviendas, como así también el afincamiento de apreciable número de pobladores.

La frecuente subdivisión de las antiguas quintas y otras extensas fracciones se acentuó durante la segunda década. Según lo expuesto, cabe deducir que la etapa de formación de Liniers comenzó en ese entonces y continuó sin pausa, hasta transformarse en el populoso barrio que es actualmente y en el que se desarrolla una importante actividad comercial y cultural, que no podemos dejar de destacar.

La Junta de Estudios Históricos del Barrio de Liniers se ha dirigido a nosotros solicitando nuestra intervención para designar el 18 de diciembre de cada año como Día de ese barrio. Considerando que tanto la trayectoria del lugar como la de sus habitantes merecen esta distinción, solicitamos Señor Presidente, la aprobación del presente proyecto”.



LA JUNTA DE ESTUDIOS HISTÓRICOS DE LINIERS ENTRA EN RECESO HASTA MARZO PRÓXIMO


La Junta recuerda que sus reuniones se realizan de marzo a noviembre de cada año, el primer lunes de cada mes a las 18.30 y el tercer sábado a las 10 en “Lisandro”, único bar histórico que queda en el barrio, que data de 1908 y se ubica en la esquina de Lisandro de la Torre y Ramón Falcón. De tal manera que los próximos encuentros tendrán lugar entonces el lunes 4 de marzo a las 18.30 y el sábado 16 de marzo a las 10, en las que serán las primeras reuniones del año. En ese sentido, quienes estén interesados en contactarse con la entidad, podrán hacerlo a través del correo electrónico a: jtahistorialiniers@yahoo.com.ar o juntadeliniers@gmail.com, como así también mediante su página de Facebook: Facebook.com/Junta Histórica Liniers.

Mientras tanto, los integrantes de la entidad local aprovechan para hacerles llegar a sus vecinos sus mejores deseos para el año que se inicia.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

CUANDO EL BARRIO Y SU GENTE SON LA MEJOR FUENTE DE INSPIRACIÓN


29/01/2019

La Junta de Estudios Históricos de Liniers lanza una nueva edición de su tradicional concurso literario


Sus calles, sus leyendas, sus personajes, su bohemia. El barrio suele ser muchas veces el disparador más apropiado para echar a rodar una historia que, imaginación y creatividad mediante, se convierta tal vez luego en un cuento atrapante o en el más embriagador de los poemas.

A la par de esa premisa, una vez más, la Junta de Estudios Históricos de Liniers, con el auspicio de la Unión Hispanomundial de Escritores, convoca a los vecinos a participar del nuevo concurso literario, que en esta edición tiene como tema central “El hoy, el ayer y el mañana de mi barrio”. Los trabajos podrán presentarse en dos rubros: Cuento (máximo tres carillas) y Poesía (máximo treinta versos) y podrán enviarse hasta tres obras por rubro. Habrá cuatro categorías: Menores (de 10 a 12 años), Juveniles (de 13 a 20), Mayores (de 21 a 70) y Galardón de Oro (para mayores de 70 años).

Las obras deberán ser inéditas y elaborarse en hoja A4, en letra Times New Roman o similar tamaño 12, interlineado 1.5, por triplicado y firmadas con seudónimo. Deberán remitirse por correo postal a Concurso Literario “El hoy, el ayer y el mañana de mi barrio” Rivadavia 10903 4º B (1408) Ciudad de Buenos Aires, en sobre cerrado, incluyendo un sobre interior adicional conteniendo los datos personales del autor (apellido, nombres, edad, domicilio, teléfono, localidad, seudónimo, correo electrónico y títulos de las obras). En ambos sobres deberá determinarse la categoría y el seudónimo utilizado. Las obras se recibirán hasta el 30 de abril próximo.

El arancel para participar es de cien pesos, excepto la categoría Menores que es sin cargo. Para conocer más detalles, los interesados podrán contactarse al teléfono 4641-2395 o a través de los correos electrónicos: albornozmabel2008@hotmail.com, jtahistorialiniers@yahoo.com.ar o juntadeliniers@gmail.com, como así también mediante su página de Facebook: Facebook.com/Junta Histórica Liniers.

En otro orden, la Junta recuerda que sus reuniones se realizan de marzo a noviembre de cada año, el primer lunes de cada mes a las 18.30 y el tercer sábado a las 10 en “Lisandro”, único bar histórico que queda en el barrio, que data de 1908 y se ubica en la esquina de Lisandro de la Torre y Ramón Falcón. De tal manera que los próximos encuentros tendrán lugar entonces el lunes 4 de marzo a las 18.30 y el sábado 16 de marzo a las 10, en las que serán las primeras reuniones del año. En ese sentido, quienes estén interesados en contactarse con la entidad, podrán hacerlo a través del correo electrónico a: jtahistorialiniers@yahoo.com.ar o juntadeliniers@gmail.com, como así también mediante su página de Facebook: Facebook.com/Junta Histórica Liniers.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
CUANDO LA PLAZA CON AMIGOS ERA UN SINÓNIMO DE LA INFANCIA


27/01/2019

Los recuerdos del Liniers de antaño, donde la diversión al aire libre invitaba a una aventura permanente

Por Daniel Aresse Tomadoni (*)


Vaya uno a saber por qué extraño sortilegio de la memoria, los recuerdos me llevan ahora a mis primeros años de vida, cuando mis días transcurrían entre la calidez de mi casa de Boquerón, y el atractivo encanto de la calle, las plazas y los parques de la avenida General Paz. Casi todas las tardes concurríamos al predio situado entre Humaitá y Ventura Bosch por la actual colectora de General Paz. Allí, una enorme sombrilla albergaba a un extraordinario arenero, a lo largo del cual se distribuían toboganes, hamacas, pasamanos y subibajas. Todos aquellos juegos lucían muy bien cuidados, y el parque sólo se cerraba unos pocos días al año para su mantenimiento y pintado ¡Éramos felices con tan poco! Recuerdo que volvíamos cansados para la hora de la merienda, pero inmensamente alegres por el hermoso momento vivido.

Sin embargo, una mañana cualquiera nos invadió una profunda tristeza, cuando sin previo aviso constatamos que ese hermoso parque había cerrado y aquellos encantadores juegos habían sido desmantelados. A los pocos días, una cuadrilla cubrió el suelo con concreto y las topadoras aplanaron el terreno transformando lo que fue un espacio verde en un enorme playón, que al poco tiempo le daría vida a la Feria N° 47, que desde entonces comenzó a funcionar en forma semi fija sobre la misma calle entre Tuyutí e Ibarrola.

De todas maneras nos quedaba el consuelo de poder seguir disfrutando de otros dos parques con juegos bastante similares al desaparecido, pero del lado de Ciudadela, y algunas plazas también. Y hablando de plazas ¿cómo no recordar a la Sarmiento? En cierta oportunidad, junto al resto de los chicos del barrio, tuvimos la “osadía” de entrar sin permiso al acceso del espacio donde el guardián de la plaza guardaba sus herramientas de trabajo… ¡Para qué! Súbitamente este personaje salió del interior portando una enorme horquilla y nos corrió hasta la vereda. Aún recuerdo su cara de enojado, como si hubiésemos violado el acceso al tesoro del Banco de la Nación.

Sin dudas aquellos lugares abiertos y sanos, nos permitieron crecer en contacto con la naturaleza. Les aseguro que con muy poco logramos felices gracias a nuestra creatividad constante y lo que la madre natura nos brindaba. Hasta la próxima.


 (*) Aresse Tomadoni es director general de Multinet (Radnet/La Radio, El Viajero TV, Club de Vida TV)


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


UNA SONRISA SOBRE EL MOSTRADOR Y EL LÁPIZ DETRÁS DE LA OREJA


23/3/2019

Los recuerdos del Liniers de antaño, cuando el almacén era la cita obligada a la caída de la tarde

Por Daniel Aresse Tomadoni (*)


Si dudas, uno de los retazos de mi infancia que conservo con especial cariño muy dentro de mi corazón, es el recuerdo del almacén de la cuadra. Claro que no era el único, en tal caso sí el más cercano, ya que a pocos pasos de esa esquina del pasaje Luchter y Boquerón, curiosamente habían tres más: la lechería de Elsa y la despensa de Doña Petra (en Luchter y José León Suárez) y el antiguo almacén de Don Henares, en José León Suárez y Humaitá.

Pero hoy quiero detenerme en el primero, tal vez el más querido de la zona en aquellos dorados años 60’: el de don Manuel Rivera, un gallego petisón y amable que puso en marcha su comercio casi con el nacimiento mismo del barrio.

Su local tenía toda la típica escenografía de los negocios del ramo: los vetustos mostradores de madera, la enorme heladera Siam Sello de Oro, la fiambrera de tejido mosquitero, el enorme mueble con cajones con vidrios donde convivían distintos tipos de fideos secos, y los enormes estantes, en algunos casos vencidos por el peso de la mercadería que allí se exhibía. Un detalle curioso eran los tres enormes tanques verdes enlozados marca "Banchero", con un medidor de vidrio y un pistón para bombear aceite suelto.

Don Manuel era incansable con su trabajo, un comerciante de raza. Incluso cuando el local desbordaba de clientes su trato siempre era amable y cordial. Generalmente todas nuestras compras las anotaba en las clásicas libretitas azules, que religiosamente abonábamos a fin de mes, porque la palabra tenía un valor incalculable en ese entonces.

En su almacén existió además por años el único teléfono del barrio, donde los vecinos concurríamos sólo a hablar en casos de emergencia. Pero también el pobre Manuel oficiaba de telefonista cuando diariamente llamaban a un vecino para pasarle quiniela. Eso sí, jamás le cobró una llamada a nadie.

Un buen día Don Manuel Rivera, cansado de tantos años de estar al frente de su almacén, puso en venta el local y la enorme casa y se fue a vivir con unos parientes. Una pareja joven, con otro espíritu, se hizo cargo del comercio y lo renovó totalmente. Ya no era ese oscuro almacén, ahora había luz, color, música, vida. Pero siempre me quedó flotando el recuerdo de ese gallego bonachón que cada tanto nos cruzábamos, siempre alegre, por las calles de Liniers, el gran Manuel Rivera, o simplemente, don Manuel. Hasta la próxima.


(*) Aresse Tomadoni es director general de Multinet (Radnet/La Radio, El Viajero TV, Club de Vida TV)


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


 
 
   
Publicite Aqu
Publicite Aqu
Publicite Aqu
Publicite Aqu
Publicite Aqu

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Espectáculos

Información de Eventos


Deportes

Toda la información de los deportes que nos apasionan


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Salud

Salud


Política

Información del ámbito político


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Comercio

Información de la actividad socioeconómica



 
             
 
Publicite Aqu
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar