Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2
** COSAS DE BARRIO WEB - Edicion 188 **
  Inicio   Editorial  Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

Publicite Aquí

VEREDAS QUE YO PISÉ


04/11/2018

El significado de los nombres de las calles del barrio


Tal como viene ocurriendo desde hace algunos años, la intención de esta columna es descubrir los diversos nombres de próceres, batallas, ciudades, fragatas, árboles y pájaros que, escondidos tras el nombre de una calle, una cortada o una avenida, recrean a diario los paisajes típicos de nuestro barrio. Inmiscuirse en su origen e investigar el trasfondo del -en principio- frío nombre de una calle, significa estrechar los lazos de afinidad que naturalmente unen a los vecinos con su barrio de pertenencia.

GREGORIO DE LAFERRERE: corre en dirección Este-Oeste y se extiende desde Emilio Mitre (a metros del parque Chacabuco) hasta General Paz, con interrupciones en su recorrido en el Parque Avellaneda, el Mercado de Haciendo y el estadio de Nueva Chicago. Corre paralela entre Francisco Bilbao y Monte. Su nombre fue impuesto por la Ordenanza N° 10.509 de 1939, BM N° 5.581. Gregorio de Laferrere (nacido en 1867 y fallecido en 1913) fue un político, escritor y comediógrafo, autor de emblemáticas piezas teatrales como “¡Jettatore!”, “Locos de verano”, “Bajo la garra” y “Las de Barranco”.

LA FONTAINE: (E-O) esta cortada de apenas una cuadra de extensión, corre desde Basualdo hasta Araujo, entre Gregorio de Laferrere y Bilbao Su denominación fue impuesta por la Ordenanza N° 2.411 del 28 de diciembre de 1927, BM N° 1.322. Jean de La Fontaine (1621-1695) fue un reconocido escritor francés; célebre por sus fábulas, que son modelo en su género. Sus cuentos y novelas están inspirados por Ariosto, Boccaccio, François Rabelais y Margarita de Navarra. También es autor de Cuentos Galantes (libertinos) que fueron adaptados al cine por Benazeraf. En 1683 se convirtió en miembro de la Academia Francesa. Está enterrado en el cementerio del Père-Lachaise.

LARRAYA: (N-S)  se origina en Tapalqué y finaliza sobre la avenida Cruz, en Villa Soldati, siempre entre Larrazábal y Fonrouge. Su nombre fue impuesto por Ordenanza del 28 de octubre de 1904. Isidoro Larraya (1790-1831) fue un militar uruguayo de origen vasco que combatió durante el sitio de Montevideo, en Saucecito, Cañada de la Cruz, San Nicolás, Pavón y Gamonal. Participó además junto a Martín Rodríguez en la campaña al desierto de 1821, y combatió durante la guerra contra el Brasil y en Oncativo y La Tablada.

LASALLE, SAN JUAN BAUTISTA DE: (E-O) nace en una bifurcación de Remedios y se extiende en diagonal hacia el sur –conformando un boulevard- hasta finalizar al pie de la autopista Dellepiane. El nombre fue impuesto por la Ordenanza N° 17.867 de 1961, BM N° 11.702. Juan Bautista de La Salle (1652-1719) fue un sacerdote, teólogo y pedagogo francés innovador, que consagró su vida a formar maestros destinados a la educación de hijos de artesanos y de niños pobres de la época. Fue el fundador de la Congregación de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, instituto religioso católico de carácter laical dedicado a la educación de niños y jóvenes, especialmente de los más pobres. El 15 de mayo 1950 fue declarado patrono especial de todos los educadores de la infancia y de la juventud y patrono universal de los educadores por el papa Pío XII.


Marcelo Petris


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

DE LOS CARRITOS CON RULEMANES A LOS AUTITOS CON CUCHARITA


Cuando el celular era para cargar presos. Toda la alegría en el rostro de los chicos. Eran tiempos en los que la diversión no pasaba por la tecnología y se disfrutaba al aire libre.

03/11/2018

Cuando la pasión por las ruedas ganaba las calles del barrio

Por Daniel Aresse Tomadoni (*)


Días pasados recordaba cuando en las tardes de verano, casi imprevistamente, las calles de mi barrio se convertían en verdaderas pistas de carreras donde de chicos desarrollábamos las pasión de las ruedas. Así fue que se impuso la moda de los carritos de rulemanes, que no eran simples maderas con ruedas, sino esmerados bólidos con buenos diseños. Cuando le comenté a mi viejo, hábil y talentoso como era, me diseñó uno con asiento de respaldo y en lugar de manejar la dirección con los pies, le agregó dos cuerdas reforzadas me permitían moverlo como si nada. En aquellos esos días de competencia, la fricción de los rulemanes contra el pavimento los fundía a razón de uno por día. Por suerte papá tenía unos cuantos y entonces podía ir cambiándolos. Pero claro, cuando se terminaron se terminó el juego, no sólo porque las carreras habían perdido interés, sino además porque ya habían comenzado las clases y no había tanta calle.

Pero otros años esas mismas calles, se convertían en improvisados circuitos automovilísticos. Con cal se pintaba una enorme pista con boxes, salida y largada. Eran las épocas gloriosas del TC y cada uno de nosotros poseía las réplicas de las principales máquinas de ese entonces: La Liebre, El Trueno Naranja, El Chaparral y los más económicos La Galera y otros coches de generaciones anteriores. Así fue como previamente en nuestros “talleres” de casa, cortábamos la parte de abajo y rellenábamos el auto con masilla o plastilina, para además quitarle el tren delantero y reemplazarlo por una cucharita metálica, que le daba dirección y estabilidad. Todavía me parece recordar la voz de mi madre preguntándose en voz alta dónde habían ido a parar varias de las cucharitas del juego de café…

Pasábamos horas enteras rodando nuestras unidades por las pistas de Boquerón y el pasaje Luchter, intercalando algunos choques, con peleas, ganadores y perdedores. Así los maltrechos coches volvían al taller para su reparación y posterior reencuentro. Las calles del barrio vibraban con estos encuentros en este enorme circuito pintado a la cal que traje a mis recuerdos en “El Liniers que yo viví”. Hasta la próxima.


 (*) Aresse Tomadoni es director general de Multinet (Radnet/La Radio, El Viajero TV, Club de Vida TV)


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
LA CASA DEL VIRREY LINIERS FUE UN ESPEJO DEL BARRIO QUE LLEVA SU NOMBRE


10/11/2018

La Junta de Estudios Históricos ofreció una charla sobre la cultura, la identidad y el patrimonio del barrio


El pasado sábado 6 de octubre tuvo lugar en la Casa del Virrey Liniers (con sede en Venezuela 469 y dependiente de la Gerencia Operativa de Patrimonio del Ministerio de Cultura de la Ciudad) el encuentro denominado “El barrio de Liniers, cultura, identidad y patrimonio” del que participó un destacado panel de expositores a cargo de la Junta de Estudios Históricos del barrio de Liniers.

El inicio estuvo a cargo de la Lic. Nélida Pareja, presidente de la Junta Central de Estudios Históricos de la Ciudad de Buenos Aires y titular también de la Junta de Liniers, quien se refirió al patrimonio linierense. Luego fue el turno del periodista Gerardo Muzlera Money y su charla sobre identidad barrial. Sobre cultura -y especialmente sobre la tarea que durante años desarrolló la agrupación “Liniers se mueve”- se explayó la Lic. Mabel Albornoz; y finalmente fue el turno del periodista Francisco Álvarez, quien disertó sobre Liniers y el ferrocarril incorporando la proyección de un power point ilustrativo.

El broche de oro lo puso la actuación del Taller de Guitarra del Centro Cultural Elías Castelnuovo, que dirige el Prof. Diego Rodríguez Castañeda, con un atractivo repertorio de música popular.

Esta actividad -con entrada libre y gratuita- forma parte de la muestra por el cincuentenario de la Junta Central de Estudios Históricos de la Ciudad de Buenos Aires, en la que se podrán recorrer los cincuenta años de la federación que agrupa a las juntas de historia barriales porteñas y sus distintos logros, como la creación del Premio “Historiador Porteño”, la Feria del Libro de Historia de la Ciudad (actividad anual desde 2006), el Congreso de Historia de la Ciudad (que se realiza cada tres años desde 1968), distintas publicaciones y la revista “Historias de la Ciudad”.

No parece ser casual que el mes de octubre sea fructífero en materia de concreciones para el barrio de Liniers, así lo recuerda el vecino Mario Villaflor, en la nota que se ubica aquí abajo.

“Octubre, décimo mes del año según nuestro calendario gregoriano, ha sido pródigo en producir acontecimientos vinculados al barrio de Liniers. Eventos que contribuyen, sin duda, a su crecimiento sostenido. En efecto, en 1882 se autorizó la construcción de la doble vía entre Floresta y Liniers; en 1929 se inauguró el viejo puente peatonal –hoy desmantelado y reemplazado por otro más angosto que ni siquiera tiene techo- que cruzaba las vías y unía las calles Carhué y Madero; en 1940 se inauguró el edificio donde actualmente funciona la escuela República de Corea, en Murguiondo 76; en 1942 se inició el traslado del Club Vélez Sarsfield a su sede actual; en 1961, tras 64 años de servicio, dejó de funcionar el tranvía como medio de transporte; en 1963 se impuso el nombre del destacado artista Carlos Morel a la escuela cita en Ibarrola 7249; en 1992, el Rotary Club se hizo cargo de la construcción de la Casa de la Cultura de Liniers, y en 1993 fue declarada de interés municipal y se convertirá en un centro fundamental de difusión cultural, social y vecinalista. Esto tuvo lugar a pocos días de colocarse la piedra fundamental de tan significativa obra.

A partir de entonces, la Casa de la Cultura apoyó a distintas personas e instituciones con sus distinciones. La primera fue entregada a la Secretaría de Cultura de la Nación (25/06/94), por entonces a cargo de Jorge Asís. La segunda le correspondió al prestigioso artista plástico Pérez Celis, vecino de Liniers y pintor de fama internacional (22/10/94); la tercera a otro valioso artista plástico local, como lo fue Alfredo Corace (25/08/95); la cuarta recayó en Carlos Bianchi, prestigioso jugador y luego director técnico de la etapa más gloriosa de Vélez Sarsfield. Luego llegó la distinción para el cantante Adrián Otero (15/10/98) líder de Memphis La Blusera y más tarde le correspondió al Rotary Club Liniers (27/10/2000). Pero además la Casa de la Cultura efectuó positivos apoyos a “Liniers se Mueve” –la entidad conformada en 1998 por un grupo de instituciones locales que desarrollaría una importante gestión cultural y comunitaria- y a la célebre Murga “Los Mocosos de Liniers”.

Acontecimientos todos ocurridos a lo largo del mes de octubre, que se encuentran recopilados en el libro “Liniers, contame tu historia”, del distinguido vecino y amigo Ignacio Messina”.





CONCURSO LITERARIO CON EL BARRIO COMO TELÓN DE FONDO


Una vez más, la Junta de Estudios Históricos de Liniers convoca a los vecinos a participar del nuevo concurso literario, que en esta edición tiene como tema central “El hoy, el ayer y el mañana de mi barrio”. Los trabajos podrán presentarse en dos rubros: Cuento (máximo tres carillas) y Poesía: (máximo treinta versos) y podrán enviarse hasta tres obras por rubro. Habrá cuatro categorías: Menores (de 10 a 12 años), Juveniles (de 13 a 20), Mayores (de 21 a 70) y Galardón de Oro (para mayores de 70 años).

Las obras deberán ser inéditas y elaborarse en hoja A4, en letra Times New Roman o similar tamaño 12, interlineado 1.5, por triplicado y firmadas con seudónimo. Deberán remitirse por correo postal a Concurso Literario “El hoy, el ayer y el mañana de mi barrio” Rivadavia 10903 4º B (1408) Ciudad de Buenos Aires, en sobre cerrado, incluyendo un sobre interior adicional conteniendo los datos personales del autor (apellido, nombres, edad, domicilio, teléfono, localidad, seudónimo, correo electrónico y títulos de las obras). En ambos sobres deberá determinarse la categoría y el seudónimo utilizado. Las obras se recibirán hasta el 30 de abril próximo.

El arancel para participar es de cien pesos, excepto la categoría Menores que es sin cargo. Para conocer más detalles, los interesados podrán contactarse al teléfono 4641-2395 o a través de los correos electrónicos: albornozmabel2008@hotmail.com, jtahistorialiniers@yahoo.com.ar o juntadeliniers@gmail.com, como así también mediante su página de Facebook: Facebook.com/Junta Histórica Liniers.

En otro orden la Junta recuerda que sus reuniones se realizan de marzo a noviembre de cada año, el primer lunes de cada mes a las 18.30 y el tercer sábado a las 10 en “Lisandro”, único bar histórico que queda en el barrio, que data de 1908 y se ubica en la esquina de Lisandro de la Torre y Ramón Falcón. Los próximos encuentros tendrán lugar entonces el sábado 21 de octubre a las 10 y el lunes 5 de noviembre a las 18.30. En ese sentido, quienes estén interesados en contactarse con la entidad, podrán hacerlo a través del correo electrónico a: jtahistorialiniers@yahoo.com.ar o juntadeliniers@gmail.com, como así también mediante su página de Facebook: Facebook.com/Junta Histórica Liniers.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


LA TIERRA DE LOS PASAJES DONDE FLORECIÓ LA OVALADA


Beromama hoy. Las nuevas generaciones de jugadores le siguen dando vida al entrañable club de los pasajes de Liniers, que desde hace décadas tiene su cancha y predio deportivo en la localidad de González Catán.

06/10/2018

Última entrega de la historia de Beromama, escrita por uno de sus fundadores: Eloy “Mango” Latorre


Continuando con la saga iniciada hace tres ediciones, aquí va la última parte de la historia de Beromama, el mítico club de rugby nacido en 1939 en los pasajes de Liniers, escrita de puño y letra por uno de sus fundadores, Eloy “Mango” Latorre. Vale recordar que el texto que engalana esta columna fue cedido gentilmente a la Junta de Estudios Históricos de Liniers por el señor Roberto Eloy Latorre, y posee un valor histórico inconmensurable, ya que fue escrito por su padre, Eloy, o simplemente “Mango”, como todos lo llamaban -nacido en 1917 y fallecido en 1998- seudónimo que se inmortalizara en el nombre del populoso club de rugby de Liniers, bautizado “Beromama”, a partir de tomar las primeras letras del mote de sus fundadores.

Sin más, ahora sí la esperada última parte del texto sobre la historia de Beromama:

“Por fin el 8 de abril de 1941, la Unión de Rugby, en base a los antecedentes deportivos logrados en la Liga Católica, concedió al Beromama la afiliación que tanto deseábamos, por lo que ese año competimos en tercera categoría.

Así fue como en 1941 participamos por primera vez en el Campeonato Oficial de la Unión. La modalidad de nuestro juego trascendió en el ambiente del rugby. En todos los clubes y entre directivos de la Unión se comentaba el grado de entrenamiento, la velocidad y la destreza en el manejo de la pelota. La seguridad de manos, prácticamente hacía que el equipo estuviese formado por quince “tres cuartos”. Más de una vez logramos “tryes” espectaculares. Practicábamos un juego vistoso por lo veloz y por la rapidez con que se desplazaba la pelota.

A pesar de no tener en un “pack de forward” pesado, en los scrums por lo general se sacaba la pelota con facilidad, lo que permitía el juego de la línea rápida que teníamos.

Los fáciles triunfos que logramos y lo vistosos que resultaban los partidos, atrajeron una cantidad inimaginable de público, no común en los partidos de tercera, que semana a semana llenaba las canchas en las que jugábamos. Por ello se había contratado una empresa de micros especiales que, desde Carhué e Ibarrola, llevaba a simpatizantes y jugadores a los partidos.

Como no teníamos cancha, cuando éramos locales utilizábamos la del Club Curupaytí, en Villa Lynch. Por ese motivo hacíamos los entrenamientos en la flamante avenida General Paz, que aún no había sido habilitada.

En aquel 1941 Beromama sólo perdió el partido final con San Isidro, por lo que no ascendió a segunda. En el transcurso de este año, por invitación de Cacho Lojo, llegó al Club Luis Arrieu, un señor francés ya maduro ex jugador internacional en su país, con vasta experiencia sobre este deporte. Al incorporarse como Director Técnico aportó sus conocimientos, perfeccionando la calidad de nuestro juego, especialmente en táctica de ataque por medio del pack de forward, como así también adquirimos más efectividad en la defensa mediante la precisión de los tackles.

Durante el año 1942 nuevamente Beromama jugó en Tercera. Previamente habíamos realizado encuentros amistosos con equipos de Primera, de los cuales ganamos algunos. Fue una provechosa experiencia que nos sirvió para corregir errores. Ese año ganamos holgadamente la zona en la cual competíamos, así debimos disputar el primer puesto con Gimnasia y Esgrima, finalista de la otra zona. Fue un partido memorable, linda tarde de sol, colmadas de público las tribunas de Gimnasia y Esgrima, presentes miembros de la Unión de Rugby y periodistas. Beromama jugó conforme a su táctica, juego abierto y veloz, defensa efectiva; en definitiva, perdimos ese partido por escaso margen; pese a que nos habían arrollado con sus pesados forwards y que habían conformado su equipo de la Primera, y que por haber pasado como mínimo un año sin jugar en esa categoría, quedaban en libertad para hacerlo en otra inferior.

La calidad del juego demostrada en este partido, como así también la excelente campaña cumplida por Beromama en sus dos años de vida, resulto un aval suficiente para que la Unión de Rugby nos invitara a jugar en Segunda categoría.

Durante ese año logramos adquirir en forma rentada un terreno de algo más de dos hectáreas en Ramos Mejía, más precisamente en avenida de Mayo al 1500, al lado de la pileta de los alemanes. Allí construimos la cancha. Si bien existía un caserón viejo que lo arreglamos lo mejor que pudimos, por exigencia de la Unión de Rugby debimos alquilar los vestuarios y baños de la pileta de los alemanes para cuando había partidos oficiales.

Durante mucho tiempo utilizamos esa cancha, pero la debimos abandonar cuando la Municipalidad de La Matanza decidió abrir una calle justo en el medio del predio.

A partir de 1943 Beromama jugó en Segunda categoría con excelentes desempeños, ocupando siempre destacados puestos en las tablas. Con la renovación de algunos jugadores se logró contar con un grupo de forward de mayor peso, a fin de adaptarnos al recio juego de esa categoría, igualmente se logró perfeccionamiento en todas las tácticas, ya sea de ataque como de defensa, hasta que en 1950 brillantemente ganamos el campeonato y en consecuencia el ascenso a Primera, cumpliéndose así el sueño de los que fuimos fundadores. Diez años atrás, en la pared de una casita de Palmar y El Rastreador burdamente escribimos la palabra Beromama. Creo que la solemne emoción con que realizamos aquel acto, fue el motivo por el cual el nombre de una barra de amigos se veía ahora impreso en lugares privilegiados de diarios y revistas como corolario de una limpia gesta deportiva.

La verdad es que, a partir del año 1943 la vida me alejó de Beromama y parcialmente de mis amigos, por lo que no me resulta posible entrar en detalles de todo lo acontecido desde ese año hasta el logro del ascenso a Primera. De esta manera queda abierta la posibilidad para que otra persona pueda historiar esa época; pues no quisiera incurrir en la omisión de acontecimientos importantes; a lo mejor por desconocimiento.

Han pasado los años y hoy, Beromama solo vive en el recuerdo y en un grupo de cabezas canas que los segundos viernes de cada mes nos reunimos en el Club Liniers para cenar juntos memorando una etapa feliz de nuestras vidas”.

El texto que concluye en el párrafo anterior fue escrito por Mango Latorre en abril de 1982. Siete años más tarde se produciría la refundación de Beromama, cuyo plantel superior hoy está peleando el ascenso a la Segunda División de la URBA, desde su campo de deportes ubicado en González Catán.




(CHARLA SOBRE CULTURA, IDENTIDAD Y PATRIMONIO DEL BARRIO DE LINIERS


El próximo sábado 6 de octubre a las 16.30 tendrá lugar en la Casa del Virrey Liniers (Venezuela 469, CABA) el encuentro denominado “El barrio de Liniers: cultura, identidad y patrimonio” del que participarán integrantes de la Junta de Estudios Históricos del barrio de Liniers. El acto tendrá su broche de oro con la actuación del Taller de Guitarra del Centro Cultural Elías Castelnuovo, que dirige el Prof. Diego Castañeda.

Esta actividad -con entrada libre y gratuita- forma parte de la muestra por el Cincuentenario de la Junta Central de Estudios Históricos de la Ciudad de Buenos Aires, en la que se podrán recorrer los cincuenta años de la federación que agrupa a las juntas de historia barriales porteñas y sus distintos logros, como la creación del Premio “Historiador Porteño”, la Feria del Libro de Historia de la Ciudad (actividad anual desde 2006), el Congreso de Historia de la Ciudad (que se realiza cada tres años desde 1968), distintas publicaciones y la revista “Historias de la Ciudad”.

En otro orden, el sábado 1° de septiembre se desarrolló el acto de entrega de premios de la edición 2018 del ya clásico Concurso Histórico-Literario, denominado en esta oportunidad “El vagón de los sueños”, que anualmente organiza la Junta de Estudios Históricos del barrio de Liniers. La actividad se llevó a cabo desde las 17 en la sede de la Casa de la Cultura de Liniers (Pieres 226) donde además se lanzó oficialmente la próxima edición del certamen.

Un numeroso público acompañó a los escritores premiados, entre los que se encontraban presentes el Presidente de la Casa de la Cultura, Arq. Isidoro Casal; y el Vicepresidente 1º de la Junta Central de Estudios Históricos de la Ciudad de Buenos Aires, Prof. Arnaldo Miranda. Como cierre de la jornada la señora Ana María Sanchos -integrante de la Comisión Directiva de la Junta- cantó una serie de tangos, demostrando una vez más que es una artista completa, ya que también supo incursionar con éxito en la escritura, las artes plásticas y la actuación.

Finalmente, la Junta recuerda que sus reuniones se realizan de marzo a noviembre de cada año, el primer lunes de cada mes a las 18.30 y el tercer sábado a las 10 en “Lisandro”, único bar histórico que queda en el barrio, que data de 1908 y se ubica en la esquina de Lisandro de la Torre y Ramón Falcón. Los próximos encuentros tendrán lugar entonces el sábado 15 de septiembre a las 10 y el lunes 1° de octubre a las 18.30. En ese sentido, quienes estén interesados en contactarse con la entidad, podrán hacerlo a través del correo electrónico a: jtahistorialiniers@yahoo.com.ar o juntadeliniers@gmail.com, como así también mediante su página de Facebook: Facebook.com/Junta Histórica Liniers.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


 
 
   
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Deportes

Toda la información de los deportes que nos apasionan


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Salud

Salud


Personajes

Personajes


Política

Información del ámbito político


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Tercera Edad

InFormación de la Tercera Edad


Espacios Verdes

Información del Area verde de nuestro barrio



 
             
 
Publicite Aquí
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar