Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2
** COSAS DE BARRIO WEB - Edicion 182 **
  Inicio   Editorial  Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com



Publicite Aquí

DE HORMIGUEROS Y ESTACIONES PARALELAS


26/04/2018

El mágico encanto de los artistas callejeros que día tras día se potencian en el abobedado de las estaciones de subte porteñas, para regalar su arte a miles y miles de pasajeros.


Debajo del asfalto y las luminarias, de los torres de cemento y de cristal, del smog, de las bocinas y del caos, Buenos Aires es un hormiguero en tránsito. Silencioso, espeso, interminable. Cada día, como un gran rizoma de raíces, las líneas del subte se nutren y retroalimentan con la savia incontable de usuarios. Desde muy temprano y hasta casi medianoche, una marea incesante de pasos apurados desciende por las bocas de superficie, pule los molinetes a fuerza de roce, inunda los pasillos y las escaleras para desembocar finalmente en el largo y estrecho remanso de los andenes. Allí, en esa espera apretujada de cuerpos, pensamientos, intereses e historias, tal vez diferentes quizás no tanto, el contacto circunstancial de pieles y cruces de miradas, la promiscuidad de toses y aire viciado, son simplemente un tiempo muerto, un trámite obligado. Sólo los celulares que conversan con la gente, los auriculares que aíslan las cabezas y algún diario o libro entreabierto, garantizan la soledad en la multitud. Cada 5 minutos, en una o en ambas direcciones, las formaciones llegan ávidas cual pitones mecánicas; se detienen unos segundos, abren sus puertas como bocas espasmódicas para vomitar primero y devorarse después todo lo servido en el andén. Cierran automáticamente sus bocas y parten raudas hacia la próxima estación donde repetirán el ritual de evacuación e ingesta. Por un instante las vías y los andenes recobran el aire y el espacio. El efímero respiro de la calma. Por un instante. Porque ya una nueva oleada polícroma de trajes, rostros, cabellos y objetos personales, llena los pasillos, desborda las escaleras y se derrama en los andenes como grageas multicolores.


Pero no todo es ir y venir en esa venosa geografía de cielo artificial. De tanto en tanto, entre las pantallas de publicidades, las señales, las gráficas de combinaciones y los murales cerámicos, están ellos. De pie, sentados o en el suelo. Son como estaciones paralelas donde nadie se detiene. Puntos fijos que el fárrago, la urgencia y la indiferencia, casi siempre ignora. Pero siguen allí, firmes, constantes, anclados, porque ése es su lugar de trabajo, un metro cuadrado en el subte donde la necesidad encuentra una chance de sobrevivir o donde el talento que espera ser descubierto, se resigna ¿o rebaja? a empezar de abajo. Los unos, más desesperados, extienden la mano desnuda de la indigencia o la mutilación por una moneda. Pocas veces la cubre un gesto solidario. En tiempos donde todo se cobra, la limosna es un peaje moral que nadie paga. Los otros, artistas callejeros, músicos, cantores o bailarines, trajinan manos, gargantas y giros incansables para ofrecer casi en continuado, clásicos que reviven desde Gardel a Piazzolla, Puccini a Chaikovski o en el peor de los casos, a Montaner y Arjona. A sus pies, un sombrero o el estuche del instrumento, oficia de recaudador del reconocimiento al paso. Acaso y con suerte, toda una jornada alcance para cubrir en parte los gastos de estudios, equipos o instrumento, el alquiler de la pieza de pensión, la cena de madrugada o el desayuno de mañana.


No siempre sucede pero a veces, la creatividad supera la rutina, diferencia la propuesta, motiva su valoración. Los usuarios que transiten por la estación Santa Fe-Carlos Jáuregui de la línea H, cualquier día hábil de la semana, puede que se vean, entre sorpresa y gratificación, durante el tiempo muerto de la espera, literalmente envueltos en estéreo por el tema musical compuesto especialmente para la introducción de la serie “Juegos de Tronos”, con su notable contrapunto entre el “ostinato” y la melodía. Una acertada elección de la pareja de jóvenes músicos que estratégicamente enfrentados en cada andén, distantes los 15 metros del vacío de los rieles, sincronizan, complementan y potencian con destreza, bajo y guitarra eléctrica; y lógicamente duplican sus estuches recolectores con el merecido premio a su oficio y originalidad. Cuando la vibración del piso anuncia un nuevo arribo de las serpientes metálicas, la melodía se “aboveda” 8 metros arriba y espera paciente la rutinaria deglución de andenes y partida, para descender suavemente a las cuerdas y cautivar con su abrazo armonioso a los recién llegados.


Juan Carlos Vaquero

Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
POR LOS VIEJOS AMORES QUE NO ESTAN


17/05/2018

Jornada anual de la Comisión por la Memoria, la Verdad y la Justicia de Liniers, Mataderos y Villa Luro



Como cada año –pero esta vez luego de un par de semanas de postergaciones por las intensas lluvias- el sábado 12 de mayo se vivió una nueva jornada homenaje en recuerdo a las víctimas locales del terrorismo de Estado, desatado durante la última dictadura militar. El acto, organizado por la Comisión por la Memoria, la Verdad y la Justicia de Liniers, Mataderos y Villa Luro, se llevó a cabo como es habitual en la plaza de Isidora (Larrazábal y Caaguazú) y convocó a una gran cantidad de vecinos que se acercó a compartir una tarde plagada de vivencias y emociones.


“Los miembros de la Comisión venimos preparando con mucho esmero, dedicación y compromiso estas jornadas desde el año 1996. Por eso queremos aprovechar para invitar a participar a todos los vecinos. Nos pueden contactar vía mail a xlamemoria@yahoo.com.ar, o buscarnos en nuestro grupo de Facebook: Por la Memoria, la Verdad y la Justicia (Liniers, Mataderos y Villa Luro)”, expresó Juan Carlos Iturrioz, uno de las fundadoras de la Comisión.


Esta 22ª edición anual del encuentro se inició con la alegría, el ritmo y el colorido de la murga “Suerte Loca”, y se extendió luego con el compromiso y la emoción del Grupo de Teatro Comunitario “Res o no Res”, de Mataderos, que presentó fragmentos de su obra “La bovina comedia”, en la que aporta una mirada nostálgica y emotiva sobre el pasado perdido y el deseo de recuperar esos sueños.


Con un sol tibio que no quiso estar ausente, se fueron alternaron luego sobre el escenario números musicales y palabras de bienvenida.


Poco después, mientras los niños dibujaban y observaban capítulos de Zamba –la serie de dibujos animados del canal Paka Paka, que recrea en versión infantil diversos episodios de la historia argentina- sobre el 24 de marzo de 1976, la emoción se hizo carne en los presentes cuando se recordó a una integrante de Abuelas de Plaza de Mayo involucrada con la Comisión: Cecilia Fernández de Viñas, fallecida algunos días antes.


Y mientras la gente dialogaba y recorría las imágenes y las historias de los homenajeados, que cada año engalanan gran parte del perímetro de la plaza, sobre una mesa sostenida por caballetes se mostraban los ejemplares del libro “Historias de vida”, que compila los pasos, la militancia, el amor y las utopías de cada uno de los vecinos desaparecidos que vivió, trabajó, militó o cayó en las calles que dibujan la geografía barrial. Todas historias de vecinos que hoy son parte del recuerdo. Por eso, ante la atenta mirada de los presentes, sus familiares y amigos contaron cómo fue para ellos conectarse con el recuerdo de sus seres queridos, para traerlos con la memoria de nuevo al presente y reivindicar su lucha en los años 70’, tras las sombras de la dictadura militar. “Queremos agradecer la tarea de acompañamiento y contención que nos brindó la Comisión por la Memoria”, recalcaron.


Antes de la lectura del documento final que le daría cierre a la jornada, se produjo la tradicional suelta de globos multicolores, que no tardaron en ganar altura en un cielo estallado en azul celeste.


Ya en torno a la placa de homenaje que se ubica en la plaza Martín Irigoyen –enfrente de la Isidora- y sobre el final del encuentro, se leyó el discurso de cierre y posteriormente llegó la mención, seguida del tradicional “Presente”, de los 87 vecinos desaparecidos y asesinados. No faltaron las palomas en bandada que surcaron el cielo, dándole al cierre la mística infaltable, testigo de abrazos, sonrisas y ojos húmedos. Fue el corolario de una jornada


donde la memoria volvió a calar hondo en el barrio. Para entonces, el sol ya se había perdido tras el horizonte, pero las historias de aquellos que hoy ya no están, se mantenían más vivas que nunca.

Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


 
 
   
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Deportes

Toda la información de los deportes que nos apasionan


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Salud

Salud


Información General

Noticias de interés público


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Mantenimiento Urbano
Mantenimiento Urbano


 
             
 
Publicite Aquí
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar