Inicio   Editorial  Comunidad  Sociedad  Educación  Encuesta Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

"VACACIONES EN LA ESCUELA", UNA ATRACTIVA PROPUESTA PARA LOS CHICOS Y LOS PADRES


Jornada inaugural. La imagen corresponde al lunes 22 de julio cuando en el patio de la Escuela 9 se puso en marcha la colonia de invierno, que se extenderá hasta el viernes 2 de agosto. Almuerzo, merienda y diversión, son algunas de las propuestas.

05/8/2019

La de la Escuela 9, en Liniers, es una de las 60 sedes de la Colonia de Invierno, que ofrece gratuitamente el Ministerio de Educación porteño


El patio descubierto de la Escuela 9 D.E. 20 “José María Torres”, de Larrazábal 420, está repleto de chicos de entre 5 y 13 años. Con caritas de asombro y alegría, forman una ronda junto a sus familias. Cantan la canción de bienvenida y hacen la mímica que indica la letra: “bailar tomándose un pie, tomándose la cabeza”. Luego se despiden de mamá, papá o los abuelos e ingresan a la escuela, mientras el personal de cocina y los auxiliares disponen las mesas y sillas para inaugurar el comedor en el patio interno. Hoy habrá guiso de carne y arroz, y naranjas para el postre. Antes del almuerzo, sentados en el suelo de cada aula –la posición ideal para jugar- los niños se presentan y conversan con los profes seleccionados para atenderlos y brindarles cariño.

Hoy es tiempo de conocerse y plantear las normas de convivencia para empezar a hacer amigos, crear producciones artísticas y disfrutar a pleno de estas dos semanas. “Los únicos requisitos son ser chico y venir a la colonia a pasarla bien”, resume Romina Morhum, la coordinadora. Todos los que hoy están disfrutando de esta jornada inaugural, primero se inscribieron on line y luego realizaron las validaciones. Hoy se presentaron con la fotocopia del DNI y el apto físico o la libreta sanitaria. “El objetivo es que los chicos se diviertan y pasen las vacaciones con propuestas pedagógicas, culturales, deportivas y artísticas porque, además de ir a la pileta, vamos al teatro, a museos y hacemos un montón de excursiones”, anticipa Morhum.

Este invierno, el Programa “Vacaciones en la Escuela”, que lleva adelante el Ministerio de Educación porteño, cuenta con sesenta sedes entre escuelas primarias, medias, especiales e iniciales. Además de la Escuela 9, en la zona también funciona la 19 del D.E. 20, de Los Perales, en Cosquín al 3100. La colonia comenzó el lunes 22 de julio y se extenderá a lo largo de dos semanas entre las 11:30 y las 17:30, hasta el viernes 2 de agosto, poco antes de retomar el ciclo lectivo. “Hasta hace un tiempo funcionaba en turno mañana, pero hace dos inviernos nos cambiaron el horario”; cuenta Romina y agrega “a veces este horario complica a la familia por el tema laboral. Esta sede está acostumbrada al turno mañana, pero aunque muchas familias lo pidieron no lo pudimos hacer por un tema de logística”.

La colonia es totalmente gratuita. Además de las actividades recreativas, los chicos también reciben el almuerzo y la merienda. Las jornadas de natación se repiten dos veces por semana en el natatorio climatizado de la escuela Alejandro Aguado, de Monte Castro.

El cupo de la sede que funciona en la Escuela 9 es de 160 chicos, que están divididos en grupos. “En verano, que tenemos más matricula, suele haber cuatro o cinco parejas pedagógicas, y ahora, en invierno, tres o cuatro”, explica Romina. El equipo docente es multidisciplinario: hay maestras jardineras, profesores de educación física, de plástica, de teatro, maestras de primaria y de educación especial. “Se busca un docente que sea proactivo, que pueda llevar adelante prácticas pedagógicas significativas. Hay gente de todas las edades y buscamos trabajar en equipo para que los que saben más puedan transmitir su experiencia al resto”, expresa Morhum, docente de primaria y de educación especial.

Se trabaja con un proyecto pedagógico integral centralizado en educación, cultura y juego, atravesado por la Educación Sexual Integral (ESI). “Se trata de recuperar la cultura en todos sus aspectos, desde el arte, los valores y las miradas sociales, todo en un contexto de juego. Liniers es un barrio que tiene una gran diversidad cultural, por eso también apuntamos a recuperar prácticas lúdicas de otras culturas y naciones, porque eso enriquece mucho”, explica Romina, y agrega “además, desde esta edición, cada viernes cerraremos la semana jugando con las familias y merendando todos juntos”.

Las actividades tienen que ver con el eje educación, juego y cultura. La primera semana desarrollan actividades con manifestaciones artísticas, todo lo que tenga que ver con la pintura, el teatro, la escritura y la escultura. En la segunda se conectan más con el juego en todas sus manifestaciones: juegos tradicionales, recreativos, alternativos, de mesa, de relevo y competencias. Del grupo de los más chicos, de entre 5 y 7 años, se encargan Héctor y Carla; los de 8 y 9 dependen de Diego y Namir; mientras que los más grandes están a cargo de Sol y Franco. “La idea es trabajar la identidad de grupo y la de cada uno de sus integrantes: su nombre, sus gustos”, cuenta Romina. Cada grupo tiene un nombre votado por los chicos, para simplificar las salidas recreativas. “Aunque son pocos días los trabajan al máximo”, asegura la coordinadora.

Con respecto al perfil del alumno, Romina cuenta que “los grupos son muy heterogéneos y se corresponden con las características del barrio. La gran mayoría es de Liniers, pero también vienen chicos de Ciudadela. Nosotros les abrimos la puerta a todos. El único inconveniente es que, como esta escuela tiene escaleras, no podemos recibir niños con discapacidad motora, pero hay otras escuelas que sí lo hacen”.

Los padres valoran muchísimo esta colonia porque les brinda a sus chicos “disfrute y esparcimiento”. Están tranquilos al verlos “cuidados por personas expertas en niños”. Mónica, mamá de Azul, de 9 años, es una férrea defensora de la escuela pública. Dice que está “encantada con el cuidado y el cariño que les brindan a los chicos mientras los papás y las mamás estamos trabajando”. Y agrega “además de darles contenidos pedagógicos los quieren y eso es muy importante, hay mucho vínculo afectivo. Se hacen de nuevos amigos y disfrutan de un montón de actividades”.

Pero también la Colonia les permite adquirir nuevos conocimientos a los docentes más jóvenes. Diego es profesor de Plástica y reconoce que en la colonia se puede aprender de liderazgo y manejo de grupo. Asegura que aprende mucho de sus colegas y le divierte poner en práctica los juegos con los chicos. “Todo es muy enriquecedor, tanto para los chicos como para nosotros, los docentes”. Respecto a su labor, subraya que “estamos siempre muy atentos, los contamos continuamente para que no les pase nada, que no se escape ninguno”. Y con plena satisfacción, confiesa “al final del día no hay mejor premio que ver reflejada una sonrisa en la cara de los chicos”.


Mgter. Fabiana Godoy Di Pace

fabianagdp@yahoo.com


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

LA INCLUSIÓN ESCOLAR MÁS ALLÁ DEL CONTEXTO SOCIOECONÓMICO


03/8/2019

La Educación es el único motor de ascenso social y el Estado debe ser el encargado de garantizarla en todos sus niveles

Por la Lic. Delia Carro Evangelista (*)


“Estamos trabajando intensamente en la inclusión educativa de nuestros alumnos”, afirmaba la respetada vecina y docente, Vanesa Casal, en la nota publicada en este medio en la edición de abril de 2017. Se refería a la tarea que estaba desarrollando junto a directivos y docentes en las escuelas públicas de nivel primario de los barrios de Liniers, Mataderos y Villa Lugano, en su calidad de supervisora del Distrito Escolar 20. Un trabajo centrado en dar respuestas desde la escuela pública primaria a una población de niños y familias con diversidad de necesidades, características y problemáticas.

En ediciones anteriores, comentamos cómo se trabaja en la inclusión educativa, también muy intensamente, en la Escuela de Educación Media de Reingreso N° 1 de Liniers y en la Escuela de Educación Media N° 2 “Rumania”, D. E. 17, de Villa Real, surgida ésta del viejo Plan Social Educativo. En ambos casos destacamos el admirable trabajo de sus equipos docentes y profesionales. A lo que agregamos el más reciente Programa de Retención Escolar, cuyo propósito es la inclusión educativa de las adolescentes embarazadas y madres, y adolescentes padres en las escuelas de nivel medio, así como fortalecer las prácticas institucionales que promuevan su derecho a la educación.

Como estas escuelas de nuestra comuna o comunas vecinas, hay otras similares distribuidas en otros puntos de la ciudad. Esto indica la existencia de un nutrido alumnado en situación de vulnerabilidad socioeconómica que requiere del acceso al derecho a la educación, a través de programas que les brinden la contención necesaria. Asimismo, los equipos docentes que intervienen deben hacer gala de sus mejores recursos para llevar a cabo la tarea ante un alumnado con mayores requerimientos y necesidades, tratando de que todos completen satisfactoriamente el año lectivo. No se trata sólo de cumplir con la ley de obligatoriedad de la escolaridad secundaria ni tampoco de que haya un colectivo de adolescentes y jóvenes que se resistan al estudio, sino que las condiciones del contexto familiar, social, económico y la falta de incentivos de futuro, socavan las voluntades y entusiasmos y echan por tierra los sueños. Este es el panorama con el que se encuentran los equipos docentes, que a pesar de ello nunca han abandonado su responsabilidad.

La ley de obligatoriedad de la escuela media abre a los jóvenes la posibilidad de acceder a algún empleo –de los pocos que se ofrecen– con una capacitación básica que impide que sean ubicados como peones. Para los que aún sueñan con un futuro mejor, les abre el acceso a los estudios terciarios o superiores. Sueño posible a través de los Institutos de Formación Superior de CABA o Pcia. de Bs. As. y también de las universidades nacionales creadas en el conurbano, casas de estudios que se encuentran distribuidas en sitios accesibles a sus domicilios o a sus lugares de trabajo con una concepción de educación inclusiva superadora del primer proyecto arquitectónico de 1928, diseñado por el ciudadano franco-suizo, Arq. Carlos Le Corbusier, para la edificación de la Ciudad Universitaria en terrenos de la zona norte de nuestra ciudad, lugar que hasta no hace mucho era de difícil acceso.

En relación al tema, hace unos años tuve oportunidad de leer una breve investigación sobre la deserción de una cohorte de alumnos del CBC para la Carrera de Computación en la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA, ubicada en Ciudad Universitaria. Estos datos sobre la deserción eran previos a la creación de las universidades regionales. En total fueron 145 casos de abandono. La gran mayoría tenía su residencia en el conurbano, algunos a bastante distancia que no podían compatibilizar los horarios de cursada con los del trabajo y el tiempo que les insumían los viajes. Esa circunstancia los impulsó a desertar del estudio universitario e inscribirse en algún Instituto de Formación Superior cercano a sus hogares. No fue una deserción definitiva sino la elección de una opción educativa que les permitiera continuar estudiando la carrera de su interés, es decir, seguir su vocación.

En este orden, la inclusión educativa aspira a que la educación en todos sus niveles sea accesible para todos los niños, adolescentes y jóvenes en situación de vulnerabilidad -¿o vulnerabilizados?-, constituya el camino hacia un mejor empleo –si lo hubiera- y continúe siendo un motor de ascenso social como lo fue en sus comienzos, en aquellas últimas décadas del siglo XIX, proceso siempre llevado a cabo por los equipos docentes de todas las épocas.


(´*) La Lic. Carro Evangelista es especialista en Planificación y Gestión de  Políticas Sociales y vecina de Liniers.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
LA ESCUELA Y EL DESAFÍO DE AMOLDARSE A LOS CHICOS DE HOY


Educarlos y aprender de ellos. Su condición de nativos tecnológicos y los diversos conceptos de vulnerabilidad social, les otorgan a los niños un nuevo concepto de infancia al que los adultos deben adaptarse.

04/8/2019

La evolución del concepto de infancia a través de los años y los contextos que lo rodean

Por la Lic. Vanesa Aichino (*)


¿Debemos hablar de infancia o de múltiples infancias? Como todo concepto que surge de las Ciencias Sociales ha sido construido y se ha modificado a través del tiempo, los diversos actores sociales, con sus prácticas, han ido moldeándolo. Hoy en día la concepción de la infancia es un tema que necesita ser abordado en forma multidimensional. La pedagogía ha sido la que primero profundizó sobre el término, precisamente en el contexto escolar, ámbito disciplinar por excelencia. La infancia como construcción política, social e histórica es atravesada por aspectos pedagógicos, psicológicos y biológicos, como así también por la invasión de la tecnología, los medios de comunicación, la alimentación, las modas, etc.

Las variables socioculturales, económicas, psicológicas y educativas nos llevan a hablar del término en plural, ya que no es el mismo niño o niña que crece y se desarrolla en una familia de clase media o en un contexto marginal, en un ámbito rural o citadino, en la modernidad o posmodernidad. Hoy por hoy se hace necesario entender que no se habla de infancia, pues no se hace alusión a que sea única, exclusiva y estática, sino a las infancias, ya que son diversas, cambiantes y constituidas en relación al contexto y otros factores que las conforman.

Es importante preguntarnos qué lugar ocupan los niños y niñas en el mundo de los adultos y en las instituciones educativas. Aún en las escuelas puede observarse la visión idealizada y romántica del “niño de antes”. Estas representaciones que persisten en las familias y docentes se ponen en crisis frente a las nuevas formas de infancia y es necesario abordarlas. De aquí surgen derivaciones didácticas en el aula.

El acceso de los niños a los medios de comunicación hoy, les posibilita un nivel de información similar al de los adultos, lo que implica que no existe en este momento una separación tan tajante entre el mundo infantil y el adulto. La presencia de las nuevas tecnologías aparece como un aspecto a tener en cuenta por la escuela para “favorecer procesos de pensamiento crítico”. Un desafío. Ir desmadejando el ovillo. Las instituciones educativas no tienen que competir ni con Internet ni con los medios de comunicación, sino usarlos como insumos y recursos pedagógicos. Ellos cambian la forma de actuar, de pensar, de interactuar y de moverse en los niños. Todo se modifica en función de obtener “likes” (me gusta), la cantidad de seguidores en las redes sociales o a quiénes siguen, los niveles alcanzados en los juegos, etc.  La escuela tiene que estar atenta a lo que el niño y la niña traen, porque no están preparados para decodificar mucha de la información que consumen y la institución educativa tiene el deber de ayudarlos y favorecerles el uso didáctico de los medios.

Por primera vez en la historia, la asimetría adulto-niño se invierte. Hoy el niño puede enseñarle a un familiar mucha información, puede hacerlo reflexionar con sus palabras, puede dejarlo sin palabras... Estamos ante un niño hiperestimulado por la multimedia, nativo digital, que actúa con la rapidez de un videoclip. Los docentes reconocen que es inherente a las infancias de hoy, ven aspectos positivos como el manejo de datos y otros negativos como el abandono de los juegos simbólicos, la actividad física y el acceso libre a contenidos no acordes a su edad.

Otra variable a tener en cuenta es el impacto del mercado y las tendencias del sistema capitalista, que enfoca a la niñez como un objeto de consumo transformándolo en un sujeto de consumo, enajenándose, quizá, de sus propios gustos por aceptar las imposiciones de las tendencias. Esto puede evidenciarse en la proliferación de lugares asignados a esta población, en especial en los centros comerciales, cuyo propósito es la generación de necesidades de consumo. También es notable la cantidad de publicidades que apuntan a la niñez. Los niños son, además, víctimas de la fragmentación social y económica, más que en cualquier época, junto al desconcierto de los adultos ante sus   nuevas maneras de ser y estar en el mundo contemporáneo. Es un deber volver a “mirarlos” para entenderlos, para acompañarlos.

Hoy podemos considerar una niñez autónoma y con dignidad propia diciendo presente. A pesar de los siglos que han llevado llegar a respetar a las infancias y a considerar a los niños y niñas como sujetos de pleno derecho, aún hay quienes están obligados a combatir en guerras, víctimas de abusos y maltratos, hambre y prostitución.

Como reflexión final, puede decirse que a pesar de la inmediatez de un mundo globalizado, que enseña a producir para suplir la demanda de consumo, la población infantil requiere una mirada más amable y responsable, dándole valor y trascendencia a su formación, pues las repercusiones de lo que se vive en el principio de la vida, interfiere y perdura por el resto de ella. Es, pues, una invitación a despojarnos de la indiferencia hacia los niños y niñas, para tratarlos con mayor atención y asertividad.


(*) Aichino es licenciada en Educación y directora de la Escuela 4 D.E. 20 “Félix de Olazábal”, de Lisandro de la Torre y Ramón Falcón.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


 
 
   
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�

Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Deportes

Toda la información de los deportes que nos apasionan


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Personajes

Personajes


Política

Información del ámbito político


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Comercio

Información de la actividad socioeconómica



 
             
 
Publicite Aqu�
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar