Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2
** COSAS DE BARRIO WEB - Edicion 187 **
  Inicio   Editorial    Comunidad  Sociedad  Educación Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

Publicite Aquí

LA SEGUNDA MAMÁ DE VARIAS GENERACIONES DE VECINOS


De punto en blanco. La señorita Susana acompañada de su alumno Walter Pata a fines de los 70’, cuando estaba a cargo de Primer Grado en la escuela Alfonsina Storni, de Lisandro de la Torre y Ercilla, en Liniers.

03/10/2018

En el mes del maestro, Cosas de Barrio entrevistó a Susana Rodríguez, inolvidable docente de Primer Grado en distintas escuelas de la zona


Aunque haya enviudado hace algún tiempo y haya disfrutado durante décadas de su feliz matrimonio, Susana Rodríguez sigue siendo señorita y lo será hasta el último de sus días. Así se lo hacen saber aún hoy, a sus jóvenes y lúcidos 87 años, todos los ex alumnos con los que suele cruzarse en las calles de Liniers, para quienes la “señorita Susana” es –sin dudas- uno de los recuerdos más cálidos e imborrables de su infancia.

Sentada en el living de su departamento de Timoteo Gordillo, a metros de Rivadavia, Susana dialoga con Cosas de Barrio y acepta el convite de sumergirse en la historia de su vida como docente, para desempolvar aquellos recuerdos que marcaron para siempre a varias generaciones de linierenses, y delinear a la par de su entrañable figura, un sentido homenaje a todas aquellas “madres con guardapolvos” en el mes del maestro.

Nació en Santa Rosa de Calchines, un pequeño pueblito ubicado a 40 kilómetros de la ciudad de Santa Fe. “Mis padres eran muy sacrificados y trabajadores”, evoca Susana y entrecierra los ojos. “Mi mamá, Francisca Alcira Rojas de Gaitán, era catamarqueña y había llegado al pueblo con el título de docente. A los pocos días empezó a ejercer en la Escuela 93. Dio su vida por los alumnos y yo aprendí de su ejemplo”.

Se acomoda en el sillón y el recuerdo la lleva ahora a sus 9 años, cuando falleció su padre y su madre debió hacerse cargo de ella y de su hermano. “Fui pupila en el colegio del Huerto, de Santa Fe. Allí me recibí de maestra y al poco tiempo ingresé como suplente a la misma escuela en la que había sido maestra mi mamá. A los dos años me confirmaron en el cargo”. Aquella modesta escuela de Calcines marcaría el inicio de su prolongada carrera docente, que se extendería luego durante años en este populoso rincón del oeste porteño.

Poco después de casarse, su esposo José Rodríguez la trajo con su madre a Buenos Aires, a un chalecito de Villa Luro. Promediaba entonces la década del ’60 y la primera escuela local que la tuvo como maestra fue la Guido y Spano, de Ramón Falcón y Homero, donde se desempeñó a lo largo de ocho años. Más tarde pasó a la escuela República Francesa, en Montiel 153, y cuatro años después llegó a la Alfonsina Storni, de Tellier (hoy Lisandro de la Torre) y Ercilla. “Me costó irme de la escuela de Montiel, pero al ser de doble jornada no me quedaba mucho tiempo para estar con mis hijos, por eso me fui a Alfonsina, que era de jornada simple”, explica con voz pausada, como cuando les enseñaba a escribir las primeras letras a sus chicos de Primer Grado.

Asegura que tiene grabado los rostros de cada uno de sus alumnos. “De todos conservo algún recuerdo”, dice. Hace una pausa, deja escapar un suspiro y luego retoma la charla. “Lo tengo tan presente a Walter con su sonrisa…–en referencia a Pata, una de las víctimas de Cromañón-. Lo mismo que a su hermano Gustavo, que se había encariñado conmigo y al año siguiente no quería pasar a Segundo…”.

En la escuela Alfonsina Storni la señorita Susana permaneció diez años, hasta su jubilación. “Por lo general siempre fui maestra de Primer Grado –dice- y eso me permitía seguir disfrutando de mis alumnos a lo largo de toda la Primaria, cuando nos cruzábamos en los recreos o en la entrada”.

Desde que llegó de Santa Fe, su vida siempre estuvo ligada al barrio. Su casa, su trabajo como docente, y hasta el negocio de su marido, que tenía un local de frutas abrillantadas en Mataderos. Hoy sus dos hijos, Ricardo y Gustavo, parecen seguir aquella costumbre al pie de la letra y no solo tiene su inmobiliaria (Grama Propiedades) en el corazón de Liniers, sino que además son fieles seguidores de Vélez Sarsfield.

Lejos de sus blancas palomitas, Susana está acompañada por el cariño de sus dos hijos y sus tres nietos (Chabeli, Candela y Agustín) y enamorada por el encanto de su pequeña bisnieta Felicitas, de apenas 5 meses.

- ¿Qué le preocupa de la sociedad actual, Susana?

- Varias cosas. Algunas cambiaron bastante. Se perdió el respeto, la dignidad. En mis años de docente no sólo mis alumnos me respetaban a mí, sino que yo también los respetaba a ellos. Pero además me afecta mucho el dolor ajeno. Por eso siempre pido por la gente humilde de las villas y los barrios carenciados, para que jamás les falte un plato de comida.

Sensible y solidaria, desde hace un tiempo algunos problemas de movilidad le impiden a Susana salir seguido a la calle, pero cuando lo hace, no tarda en cruzarse con algún ex alumno y ahí nomás vuelve a recibir el cálido beso en la mejilla, que la devuelve por un instante a la escuela, aquella donde hace años recibió el título de señorita.


Ricardo Daniel Nicolini




A LA MAESTRA CON CARIÑO


No es simple desterrar el recuerdo de la maestra de Primer Grado, y menos aún cuando se trata de alguien que ha sabido calar hondo en el corazón de sus alumnos. Prueba de ello son las palabras que han hecho llegar a este medio muchos de ellos, que no dudaron en expresar su agradecimiento a quien les tendió su mano amiga cuando recién comenzaban a andar por el camino de la vida.

“Aunque el tiempo ha pasado todavía llevo adentro esos recuerdos como si los estuviera viviendo ahora. Entonces era todo nuevo para mí, que apenas hablaba castellano. Gracias Susana por ser uno de los puntales de la persona que soy hoy”, escribió Antonio Osorio. “Siempre tengo presente a la señorita Susana, mi primera maestra de Primaria en la escuela Alfonsina Storni. La recuerdo como una gran persona, buena y comprensiva con todos sus alumnos”, expresó Gabriel Bonavena.

Paula Demaio, por su parte, contó “en 1979 vos me dijiste que yo podía y me pasaste a 2° Grado. Creíste en mí y mi corazón se llenó de esperanza, jamás te olvidare. Eternas gracias”. Y su madre, Ángela Landro, agregó “gracias infinitas por creer en mi hija, por no devaluarla sino valorarla, por ayudarla a soñar y darle esperanzas. Infinitas bendiciones”.

También se hicieron un tiempo para escribirle Nelly y Jorge Pata, padres de Walter y Gustavo. “Recuerdo el primer día de clase en Primer Grado. Nos reunió a los padres y luego de saludarnos nos dijo ‘no vengo a educar a sus hijos sino a pulir lo que ustedes como padres ya comenzaron’. Aquellas palabras fueron inolvidables y fuimos bendecidos al tenerla como maestra de nuestros dos hijos”.

Gabriel Leiva, por su parte, escribió “¡Mi maestra preferida! ¿Cómo olvidarme de ella? Yo venía de Provincia para 2° Grado pero ella prefirió que arrancara de cero y me sirvió muchísimo”.

Fabio Soto la tuvo como maestro en 1983, y así la recordó “me piden retroceder a los 6 años, y un engranaje fundamental para el desarrollo cognitivo que hoy me permite recordarla permanece anclado en el inicio de esa gran gesta que es la escuela primaria. Todo tan inmenso y uno tan pequeño. Además de las imágenes que llevo impregnadas como fotogramas de un rollo en gran parte velado, retengo la amena sensación que expresaba con su trato. Le agradezco haber llamado a mi mamá para contarle que me aburría en clase, o no haberme retado por pelearme el primer de día con el compañero que me rompió mi figurita favorita de E.T. Le mando un abrazo de niño, y saludos al perro Pupi, el del libro”.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

"SENTIMOS QUE LA ESCUELA CHE GUEVARA ES DISCRIMINADA POR EL EJECUTIVO PORTEÑO"


Rebeldes con causa. La comunidad educativa de la EMM N° 2 “Ernesto Che Guevara”, que funciona junto al natatorio del Parque Avellaneda, está reclamando una serie de mejoras

10/09/2018

Lo aseguró Hernán Viudes, docente del secundario con sede en Parque Avellaneda, que aún lucha por la aprobación de su nombre


“Hasta hace un tiempo, había gente que ante tantos paros sacaba los chicos de la escuela pública y los llevaba a la privada, pero ahora, en el marco de la actual situación económica, está sucediendo a la inversa”, aseguró el sociólogo Hernán Viudes, en diálogo con el programa “Comunas, un desafío” (sábados a las 14 por AM 690) que conduce Alberto Espiño con la colaboración de Gregorio Martín y Giselle Méndez. “Es que cada vez se le hace más difícil a la gente pagar la cuota. Aunque no se vea tanto en la Ciudad, en el primer y segundo cordón del conurbano esta realidad es muy notoria, y se ve mucho en las escuelas parroquiales, que son las que tienen las cuotas más bajas porque en muchos casos reciben una subvención del cien por ciento”, añadió Viudes, quien además se desempeña como docente de Lengua y Literatura en la Escuela Ernesto “Che” Guevara, de Parque Avellaneda, barrio del que además es oriundo.

Consultado sobre el duro impacto que provoca un paro en los alumnos, el docente sostuvo “es que antes de parar hicimos muchas cosas que no salen en ningún lado; por ejemplo una marcha de antorchas, hicimos abrazos a instituciones, clases públicas y charlas en las escuelas con los integrantes de la comunidad, y actividades especiales con los centros de estudiantes, pero ninguna toma estado público y entonces a los funcionarios les resbala”.

Viudes se refirió además a la compleja situación que atraviesa la escuela Ernesto Che Guevara, que funciona dentro del Parque Avellaneda, a pasos del natatorio municipal, cuyo nombre aún no fue aprobado por la Legislatura. “Hoy seguimos luchando para que se lo legalice”, explicó y recordó que en la gestión anterior, la expresidente de la Comisión de Cultura, la legisladora Lía Rueda “se ocupó de cajonear el proyecto y dijo que no iba a permitir que una escuela llevase el nombre de un asesino, entonces jamás se trató en el recinto”. Según el docente, la escuela es discriminada en relación a otras en una y sufre una “situación de abandono”. En ese sentido, enfatizó que “en estos diez años el establecimiento nunca fue pintado, tiene filtraciones, varios vidrios rotos y cables expuestos con electricidad. Ni siquiera recibimos material didáctico”.

Otro tema que preocupa es el de la inseguridad. “Es una escuela que está en el medio del parque y nos quietaron la seguridad privada. Además la alarma nunca funciona”, reclamó Viudes y recordó que llevan un récord de cinco robos, el último en marzo pasado, cuando se llevaron el material didáctico que habían logrado conseguir gracias a la gestión docente en comercios de la zona.

Contó además que junto a otros docentes y a un grupo de padres de la escuela elevaron una denuncia por discriminación en el Ministerio Público Fiscal, que podría derivar en una demanda al Ejecutivo porteño. “Nos preocupa la calidad educativa de los pibes y la forma precaria en la que tenemos que trabajar”, subrayó.

El sociólogo enfatizó también el “ninguneo” del que es víctima la Mesa de Trabajo y Consenso que funciona en el Parque y que es la que se encarga de coordinar todas las actividades que allí se desarrollan, a partir de lo dispuesto en la Ley 1153, que establece una gestión asociada. “El Gobierno de la Ciudad –sostuvo- le da la espalda a la participación de los vecinos, que fueron los responsables de que se gestara esta escuela pública de nivel medio, donde todos los docentes fueron nombrados por sistema de puntaje, y donde la mayoría tenemos una impronta de laburo histórica en el barrio, entonces la sostenemos contra viento y marea”.

Viudes se refirió además a los contenidos y graduaciones que ofrece la escuela. “A partir de la reforma de la ley de escuelas secundarias que es del gobierno nacional anterior, había en la Ciudad de Buenos Aires más de 200 y pico de orientaciones distintas, así que se hizo una adecuación y se redujeron las orientaciones hasta acotarlas a diez, sacando las técnicas, por ejemplo bachiller en orientación contable”, explicó y aclaró que en el caso de la escuela Che Guevara “tuvimos que optar por una que tuviera reconocimiento a nivel nacional y que respetara el perfil original de la escuela, que era ‘construcción y mantenimiento en espacios verdes’, por el hecho de estar ubicada en el medio del parque. Así nos adecuamos a nivel nacional como Bachillerato en Agro, pero con una certificación que finalmente logramos en mayo pasado después de muchos años, que es un título adicional de ‘Construcción y Mantenimiento de Espacios Verdes’, con validez solamente en la Ciudad de Buenos Aires”.

Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
"LA COMISIÓN DE EDUCACIÓN DE LA LEGISLATURA NO TIENE EL MENOR INTERÉS EN TRATAR LOS PROYECTOS DE LA COMUNA 9"


Educar para incluir. A la Escuela 13 asisten más de 900 alumnos y sus aulas no da abasto. Anexar el terreno lindero sería la mejor opción, pero la Legislatura se niega a tratar el proyecto.

29/09/2018

Lo aseguró la juntista María de la Cruz Báez, en referencia a las propuestas de ampliación del Liceo 8 y el Colegio 13, que podrían perder estado parlamentario


Báez asumió como juntista de la Comuna 9 en diciembre de 2015 y, como docente, tiene a su cargo la Comisión de Educación en el cuerpo local, un área de suma importancia que en los últimos meses suele ser mencionada cada vez que se habla de ajustes y recortes presupuestarios. “Este no es un tema nuevo –comienza diciendo la única referente radical de la Junta- desde que llegué a la Junta Comunal 9 los inconvenientes en infraestructura edilicia vienen siendo una constante y no se ha visto ninguna mejora”. No obstante, aclara que no todas las escuelas viven la misma realidad, ya que algunas tienen tercerizado con empresas privadas los arreglos edilicios, tal es el caso de la escuela República del Brasil, de Artigas y Larrazábal, donde no existen mayores problemas a nivel de infraestructura.

- ¿Son varias las escuelas que se manejan de esa forma?

- Desde la Junta desconocemos cuántas escuelas tienen tercerizado el servicio de mantenimiento edilicio, y eso vuelve a poner sobre el tapete la falta de cumplimiento de la Ley de Comunas. Sí me consta que hay más de un caso. Pero allí donde el servicio lo presta el área de Infraestructura Escolar, el déficit es enorme, como en la Escuela Patria Grande, de Chascomús y Fonrouge, o la Marie Curié, de Parque Avellaneda, colegios para los que hemos presentado proyectos de puesta en valor. Allí hay roturas en los techos y en los pisos de madera donde transitan los niños de jardín de infantes. Son escuelas que no están en condiciones edilicias de funcionar, con mobiliario de 50 años de antigüedad.

Báez asegura que presentó en la Junta varios proyectos por pedidos de puesta en valor y refacción de establecimientos, y otros por arreglos de veredas y podas en las cuadras de los colegios, sin embargo, todos parecen caer en saco roto. “Desde el Ministerio de Educación porteño se discrimina sistemáticamente a la Junta Comunal, no sólo a ésta sino a otras, al punto de cerrarnos las puertas de las escuelas, indicándoles a los directivos que no nos dejen entrar”, dispara sin medias tintas.

A comienzos de 2016 presentó un proyecto para la creación de una escuela de nivel Inicial y Primario en modalidad común y especial, “ya que en la Comuna 9 –advierte- no hay establecimientos de educación especial. La idea era utilizar el edificio de Tapalqué y Fonrouge, que era una fábrica abandonada que estaba en venta y permitía la posibilidad de construir esta escuela. Entendíamos que era un proyecto progresista, ya que no sólo venía a solucionar un problema de vacantes, sino a colaborar con la necesidad concreta de varias familias que tienen niños con capacidades diferentes”. Esa iniciativa se aprobó en la Junta Comunal pero no prosperó. “Ocurre que ninguno de los proyectos aprobados por la Junta tiene número de resolución, y esto es una responsabilidad interna. Que tengan un número de resolución permite identificarlos y avanzar en la gestión para que en algún momento puedan viabilizarse”, sostiene, y agrega que “lo único que comprueba que el tema se trató en algún momento son las actas de las reuniones de Junta, que tampoco son escritos que reflejen con exactitud lo tratado, sino que es la versión subjetiva de quien la escribió. Resulta extraño que una dependencia del Gobierno porteño, como lo es la Junta Comunal, no cuente con un taquígrafo que refleje con precisión y detalle todo lo tratado en las reuniones”. Hoy el proyecto permanece olvidado a la espera de que cuando tenga un número de resolución, se gestione su ingreso a la Legislatura para que lo apruebe y que el Poder Ejecutivo lo cristalice.

En ese marco, sabido es que los proyectos de los juntistas dependen de la vinculación que tengan con algún diputado porteño que pueda presentarlos en la Legislatura, cosa que no ocurrió con esta iniciativa. “La intención era que este proyecto surgiera desde la Junta para darle valor al cuerpo que conformamos. Queríamos que saliera como en su momento salió el proyecto del nombre de la Comuna 9, que fue una iniciativa auténtica de la Junta Comunal”, argumenta Báez.

Otro de los reclamos habituales de la comunera radical es la necesidad de que los juntistas –sea cual fuere su color político- mantengan reuniones con la Jefatura de Gobierno y sus ministros. “En mi caso -ejemplifica- vengo solicitando desde hace tiempo una reunión con la ministra de Educación para trabajar el tema de las falencias de infraestructura de las escuelas de gestión estatal de nuestra Comuna. Aunque nunca me respondieron, a fines de julio pasado tuvimos la posibilidad de ir a conocer la obra del futuro Polo Educativo de Murguiondo y Directorio junto a la ministra. Así que aproveché esa situación para preguntarle cosas específicas de la obra y para comprometerla a concretar una reunión para conversar sobre los problemas de las escuelas. Me dijo que sí, que no tenía ningún inconveniente y que coordinaría con la presidente de la Junta (Analía Palacios) para concretar el encuentro. Pero días después me comunicaron extraoficialmente que la ministra no tenía intenciones de reunirse conmigo”.

La concreción del proyecto del Polo Educativo de Mataderos sería uno de los logros más anhelados por los vecinos. Según trascendió, la inauguración oficial sería en febrero próximo de cara al ciclo lectivo 2019. La escuela Inicial ya está funcionando desde marzo pasado, el edificio de Primaria está en obra y el de Secundaria se encuentra próximo a concluirse, sólo restan detalles. “En aquella recorrida nos explicaron que la construcción es rápida, porque se colocan bloques ya armados”, adelanta Báez y cuenta que la Escuela Media tendrá orientación en Comunicación. En ese sentido, en la última reunión de Junta la comunera hizo un pedido para que se instale un semáforo en Directorio y el pasaje de los Artistas, donde será el ingreso y egreso de los tres edificios del Polo.

Como egresada de un instituto superior de formación docente, Báez dice tener un concepto edilicio distinto de la educación actual. “Las aulas de las escuelas del Polo –explica- van a ser todas aulas-talleres, es decir, con la posibilidad de abrirse y cerrarse en paneles de durlok. En determinadas situaciones el concepto parece práctico y viable, pero el temor principal es la filtración de sonido”.

Otro de los temas que la tuvo como protagonista, fue el de la frustrada ampliación del Liceo 8, de Mataderos. Allí la Justicia determinó que no hacía lugar al amparo presentado hace algún tiempo, porque entendía que había otros canales como para poder generar un espacio de discusión. “Es decir –resume Báez- planteó la necesidad de que la Legislatura trate el Proyecto de Ley en la Comisión de Educación. Sin embargo la Comisión de Educación no tiene el menor interés de tratar los proyectos de nuestra Comuna 9. Desconozco el motivo”. Cuenta que le presentó una carta al legislador Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica), presidente de la Comisión, para que trataran todos esos proyectos que hoy están cajoneados, y “ni siquiera tuvo la amabilidad de incorporarlos al orden del día”. El proyecto del Liceo 8 solicitaba adquirir el predio lindero para poder ampliar la escuela y duplicar así la oferta de vacantes. “Claro que nos interesa que se construyan nuevas escuelas –sostiene Báez- pero sabemos que en este marco de ajuste y recesión es técnicamente imposible, por eso entendemos que es mucho más sencillo ampliar una planta orgánica que ya está funcionando. Algo similar hicimos con el Colegio 13, que también tiene un espacio lindero en desuso que permitiría la ampliación del establecimiento. Ninguno de esos proyectos fue tratado en Comisión. El del Liceo 8 tuvimos que volver a presentarlo porque había perdido estado parlamentario”.

- ¿No te resulta utópico que en la actual situación económica el Estado porteño concrete este tipo de proyectos?

- Puede ser, pero si uno ve en qué se gasta el dinero se da cuenta que podrían llevarse a cabo tranquilamente. En nuestra Comuna sigue habiendo déficit en poda, alumbrado y arreglo de veredas, que deberían tener respuesta inmediata, pero sin embargo se invierte en folletería, en festivales y en cosas que, si estamos en una situación compleja, ese dinero debería destinarse a las prioridades reales, que son salud, educación y seguridad.


Ricardo Daniel Nicolini





REBELDE CON CAUSA


Representante de la Unión Cívica Radical, a Báez suele señalársela desde el oficialismo como la más acérrima opositora a la gestión del PRO, más aún, incluso, que los propios juntistas del Frente para la Victoria. “Yo fui elegida por un espacio que se presentaba como una oposición constructiva, y desde que asumí hasta ahora sigo cumpliendo ese rol”, dice la comunera de 36 años, vecina de Mataderos. Y luego aclara “eso no significa decir a todo que no o a todo que sí, sino ser objetiva en las cuestiones que atañen a las necesidades concretas de los vecinos, porque no hay que olvidar que esa es nuestra función: representar a los vecinos del barrio”.

A mediados de 2015 María Báez integró la lista de candidatos a comuneros de la coalición ECO junto a Roberto Braccini, referente local del espacio de Elisa Carrió. Pero a los pocos meses se celebraron las elecciones nacionales en las que ECO se integró a Cambiemos, de manera que al asumir en diciembre, Braccini se sumó al bloque oficialista. “Yo, como integrante de la Unión Cívica Radical mantengo el compromiso asumido en la campaña –se diferencia Báez- y así será hasta que finalice mi mandato en diciembre del año próximo”.

Pero además, la juntista - esposa del también docente y radical mataderense Daniel Agüero- subraya que es necesario destacar las funciones de la Junta Comunal, porque “si los propios miembros no las destacamos, tarde o temprano van a carecer de valor”, advierte, y luego agrega “no tenemos presupuesto propio, no tenemos acceso a la toma de decisiones, a la información, entonces debemos recurrir a algún legislador para que se puedan viabilizar nuestros proyectos, como ocurrió por ejemplo con el semáforo de Alberdi y Pilar, que primero presenté en la Junta, pero que luego tuve que elevar a la Legislatura a través del ex legislador Hernán Rossi para que finalmente pudiera cristalizarse”.

Hoy, con Rossi ya fuera de la cámara, Báez mantiene una estrecha relación con la legisladora Inés Gorbea –ex abogada de Martín Lousteau y actual presidente del bloque Suma+- a quien suele elevarle varios de sus proyectos para que tomen estado parlamentario.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


AL COLEGIO 13 LE FALTAN AULAS Y UN BALDÍO LO FLANQUEA TRAS LA MEDIANERA


Educar para incluir. A la Escuela 13 asisten más de 900 alumnos y sus aulas no da abasto. Anexar el terreno lindero sería la mejor opción para paliar la falta de espacio

07/09/2018

Un proyecto de ley que lleva un año sin tratamiento, solicita su expropiación para ampliar el establecimiento y construir un campo de deportes


Desde el 1° de junio pasado, cuando se jubiló su antecesora, Pilar Maurizi es la flamante rectora del Colegio Nacional 13, con sede en Gallardo 149, Liniers. En diálogo con Cosas de Barrio, la docente se pronunció sobre la necesidad de aulas y expresó su deseo de contar con el predio ocioso lindante: “El terreno ubicado entre el colegio y las vías sería el sitio ideal para poder ampliar el colegio con aulas y permitirnos contar con un lugar para recreación y educación física. Para eso necesitamos que el Gobierno porteño lo expropie y nos lo entregue”, señala Maurizi a modo de deseo, y explica que “cuando hay un acto, si llueve no podemos hacerlo. El ante año pasado vino un legislador porteño del partido ECO a ver y recorrer ese espacio y el que está al lado de la Autopista, para presentar un proyecto de ley en la Legislatura con la intención de que nos lo ceda, luego nos pusimos en contacto con Débora Pérez Volpin”.

Junto a la rectora está Patricio Varela, histórico jefe de preceptores del turno tarde y uno de los más comprometidos con el sueño de anexar el predio lindero. Cuenta que “ya desde los años ‘90 se empezó a averiguar por este terreno que estaba ocioso. El rector de aquel momento había realizado un pedido para conocer su valuación y eventualmente comprarlo con dinero de la cooperadora, considerando que antes se manejaban valores de otro tipo”. Nadie respondió a aquel pedido y se desconocía quién era el dueño. “En algún momento contactamos a un concejal de la Unidad Socialista –continúa Varela- quien nos contó que por una cuestión de catastro el terreno no era tal, sino una calle, por lo cual el terreno no se podía pedir. Pero cuando en 1996 comenzó a funcionar la Legislatura porteña retomamos el tema, y ahí nos enteramos que el terreno tuvo varios dueños que lo alquilaban a empresas, como la línea 99 de colectivos, que era un peligro para los chicos porque era entrada y salida permanente de colectivos y además había tanques de combustible”.

Ni Varela ni Maurizi entienden cómo un terreno que por catastro figuraba como calle (la continuación de Francisco de Viedma, cuya traza finaliza en Barragán y vuelve a aparecer dos cuadras después, en Madero) era alquilado a empresas privadas. “Si alguna vez fue expropiado volvió a tener un dueño con el cual negociar”, infiere Varela y subraya que “la idea original era ver qué se podía hacer entre el colegio y el dueño, pero no lo ubicamos. Recién veinte años más tarde supimos que era un uruguayo”.

En todo este tiempo, además de albergar colectivos de la línea 99, el predio también estuvo alquilado a un mercado y hasta funcionó como una garita para agentes de seguridad. Hasta hace algún tiempo fue utilizado como depósito de autos judicializados de la Policía, con acceso exclusivo por Barragán. Actualmente el terreno se encuentra desocupado. “Se hicieron reclamos pero nadie nos prestó atención, no teníamos idea de quién cobraba ese alquiler”, continúa Varela, quien además es vecino de Liniers y cuenta que “en una charla que se hizo en 2014 en un local de Unidad velezana, a la que asistió Horacio Rodríguez Larreta, se presentaron vecinos que estaban luchando por la apertura de la calle Francisco de Viedma, que corre paralela a las vías. Ellos creían que nuestro proyecto impediría la apertura de la calle, pero yo investigué y confirmé que la apertura de la calle no implica la cesión del predio, porque pasaría lindante, ni siquiera lo toca, así que se podrían hacer las dos cosas como reivindicaciones para Liniers. Sería beneficioso para todos”.

Por otra parte, a mediados del año pasado, el entonces legislador Hernán Rossi –a partir de una iniciativa de la comunera María de la Cruz Báez (UCR)- presentó en la Legislatura un proyecto de ley solicitando que se declare “de utilidad pública y sujeto a expropiación” el inmueble en cuestión “para ser afectado a las instalaciones del Colegio N° 13”. “Tanto Báez como Rossi vinieron a interiorizarse de nuestra inquietud –explica Varela-. Se reunieron con autoridades y luego elaboraron el proyecto. Allí se fundamenta por qué pedimos el predio, considerando la falta de aulas, un campo de deportes y que además en la sede del establecimiento no se puede construir hacia arriba”.

El edificio que alberga al Colegio 13 fue inaugurado en 1952, y desde entonces, poco ha cambiado. La falta de aulas, es hoy su principal escollo. “Con la Nueva Escuela Secundaria (NES) se incrementó la cantidad de asignaturas con la carga horaria también”, explica la vicerrectora, Alicia Lloveras. En ese sentido, Maurizi remarca que se modificó toda la caja curricular de las viejas orientaciones en bachiller común y perito mercantil, con determinada cantidad de horas. “Antes había alumnos que se retiraban antes porque por su carga horaria no cumplían séptima hora, mientras que otros, con orientación en Comunicación, tenían que quedarse un rato más. Pero al ir desdoblando y agregando materias, todos los cursos de todos los años tienen de primera a séptima hora”.

Las orientaciones actuales del Colegio 13 son: Economía y Administración, y Comunicación. Este año terminará de cursar la última camada del quinto año del Bachiller común y el Perito Mercantil, que con la NES ya no existirá más.

La falta de mobiliario (bancos, sillas, etc.), es otra carencia a considerar. En el último piso funcionan tres aulas: una para Música, otra para Plástica y otra para Radio y Comunicación Social. “El tema es que a veces hay dos cursos que se superponen con Plástica y con Música. Entones al estar los cursos divididos y ocupada la sala de Música, no acceden a ella donde están todos los instrumentos. Por eso hay que bajar y buscar otra aula”, expresa la rectora, y suma además los permanentes inconvenientes con los desagües de los baños.

Pero más allá de las carencias edilicias, el equipo educativo del Colegio 13 debe lidiar a diario con diversas situaciones problemáticas que traen los alumnos desde sus casas, que van desde violencia o vulneración de derechos hasta necesidades de salud.

Actualmente entre los turnos mañana y tarde, y los integrantes del proyecto Alas (Bachillerato libre para adultos) asiste al Colegio 13 un total de 910 alumnos. En el turno noche, además del Proyecto Alas -que depende del Nacional 13- funciona en el edificio el EEM 1 D.E. 18, considerada una escuela de reingreso. Para poder acceder a ella, los alumnos deben tener más de 16 años y haber estado desescolarizados durante al menos un año. Aquí existe otra modalidad de cursada, que se rige por trayectos.

Y respecto al perfil de los alumnos que asiste al establecimiento, la rectora explica que “el porcentaje de extranjeros es muy alto, casi el 50 por ciento, ya sean hijos de extranjeros o bien nacidos en el exterior. En su mayoría provienen de Bolivia, pero también hay muchos chicos nacidos en el interior del país y otros que provienen de Piedrabuena, Fuerte Apache o Ciudad Oculta”, puntualiza la rectora.

Desde Cosas de Barrio nos preguntamos: Si el desempleo a nivel mundial acarrea flujos migratorios ¿Cuáles serían las causas que estarían operando en la indiferencia de algunos que desentienden las necesidades de los desamparados, que no eligieron ni pueden elegir las reglas del juego global? ¿Cuál sería la premisa del desinterés por no brindarle a los chicos mejores condiciones edilicias/educativas si todos somos parte de esta Aldea Global en constante movimiento de intercambios y de lucha por la supervivencia? ¿Negociados? O, lo que es peor ¿racismo y xenofobia?


Mgter. Fabiana Godoy Di Pace

fabianagdp@yahoo.com


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


 
 
   
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí

Espacio Público

Todas las novedades sobre nuestros espacios públicos


Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Salud

Salud


Personajes

Personajes


Política

Información del ámbito político


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Medios

Lo que pasa en los medios de la comunidad



 
             
 
Publicite Aquí
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar