Inicio   Editorial  Comunidad  Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

Publicite Aquí

LA ESCUELA DE ARTE ROGELIO YRURTIA PREPARA LA MUDANZA A SU NUEVA SEDE


Cambiemos. Esta es la sede que dejará el Yrurtia para mudarse a un nuevo edificio ubicado a seis cuadras de distancia. Desde el Ministerio de Educación los obligan a compartir la sede con la Escuela de Cerámica.

04/01/2019

A pesar de la alegría por la concreción del reclamo, la comunidad educativa se opone a la decisión del Ministerio de tener que compartir el edificio con otra escuela


Tras veinte años de reclamos y promesas, la escuela de arte Rogelio Yrurtia de Parque Avellaneda, comenzó el proceso de mudanza al nuevo edificio de Juan B. Alberdi 4139, a metros de Lacarra, en el que los alumnos iniciarán el próximo ciclo lectivo. Sin embargo, un sabor agridulce parece querer empañar este logro ya que, según adelantaron las autoridades del Ministerio de Educación porteño, el nuevo edificio albergaría además a la Escuela de Cerámica N° 1, con sede actual en Almagro, cuya comunidad educativa se niega al traslado y ya presentó un recurso de amparo ante la Justicia. Esta noticia generó rechazo y malestar tanto en las autoridades como en el cuerpo docente y los alumnos del Yrurtia, quienes consideran que se están “sobredimensionando las posibilidades del edificio, desconociendo las necesidades espaciales y organizativas del colegio”, que desde hace décadas funciona en un edificio de escasas prestaciones, en Juan B. Alberdi 4754.

“Desde el gobierno calculan la capacidad de personas por metro cuadrado, sin tener en cuenta la función de cada espacio. En un taller, a diferencia de un aula, se necesita espacio para moverse y otro equipamiento”, coinciden los docentes. En ese sentido, la bibliotecaria Paola Notaris, explica que “para nosotros cada taller es distinto, no es lo mismo Cerámica que Escultura porque tienen necesidades y equipamientos diferentes, Cerámica usa torno y Escultura caballetes, uno usa cerámica y otro arcilla. No se puede equipara aulas que sirvan al mismo tiempo para materias teóricas y prácticas, porque cuando tengamos que hacer taller vamos a tener que sacar todos los pupitres y cuando tengamos que explicar teoría vamos a tener que sacar los caballetes. Se va a perder mucho tiempo de clase, con desgaste físico y posibilidades de accidentes. La escuela quedaría colapsada porque todo el mobiliario quedaría en los pasillos”.

Según Notaris, no se trata de no querer compartir sino de evitar volver a evitar esa dinámica que creían superada. “Este nuevo edificio surgió como respuesta a veinte años de pedidos y lucha por tener un espacio adecuado. Sumar a Cerámica 1 sería retroceder en el tiempo”, sostiene y agrega que “con esa lógica de reducción de espacios específicos entrarían cinco escuelas, pero volveríamos al hacinamiento. Según el Gobierno, tanto las proyecciones como las prácticas de laboratorio se pueden hacer en la sala de Multimedios, pero nosotros creemos que no es así. A su vez en Bachiller se desdoblan los cursos cuando hay idiomas, arte y música, y se necesitan aulas para eso. Los espacios administrativos también se pensaron para una sola escuela”.

El nuevo edificio –al que ahora desde el Ministerio de Educación denominan “Polo de las Artes”- fue proyectado desde cero de acuerdo a las necesidades concretas de un colegio de arte como el Rogelio Yrurtia, a partir reuniones conjuntas entre el equipo docente y directivo, y los arquitectos de Infraestructura del Ministerio de Educación. El plano se confeccionó en 2007, cuando le fue otorgado el terreno a la escuela. “Esos planos los proyectamos entre todos, y así definimos los espacios para los talleres, las aulas y las oficinas administrativas”, explica Notaris y recuerdo que “en ese entonces no existía el FIB (Formación Intensiva Básica) ni el profesorado, estaba solo el bachiller orientado. Por eso cuando se empezó a concretar el edificio ya teníamos nuevas necesidades edilicias”. El FIB es una orientación con tres divisiones que se dicta en dos años, destinado a adultos que quieran ingresar al profesorado y no hayan realizado el bachiller orientado, es decir, la formación en arte.

Según la bibliotecaria “disponer de los espacios en distintos horarios permite organizar mejor las clases. Como por ejemplo en materias específicas o Educación Física, donde los alumnos tienen que venir a contraturno por falta de aulas. Eso implica que tengan baches en el medio y la jornada educativa se extienda, ya al ser una escuela artística es extensa, porque se quedan hasta las 8 de la noche. Si tienen que venir a Educación Física a las 8 de la mañana y la próxima clase la tienen 13:30 significa que el chico estará dando vueltas ya que muchas veces no puede regresar a su hogar por la lejanía y eso es peligroso. Un chico que cursa el Bachiller a la tarde tiene Educación Física a la mañana y talleres a la noche. Otros tienen materias a contraturno porque no hay disponibilidad de aulas ahora”.

Según narraron los docentes, durante la recorrida que días atrás realizaron por el nuevo edificio junto al arquitecto a cargo de la obra y las autoridades del Ministerio de Cultura, se suscitaron algunos contrapuntos. “Mientras el arquitecto nos decía que había una sala de profesores las autoridades lo corregían comentando que ese espacio sería un aula, lo mismo con la sala de proyecciones y el laboratorio, que los subdividirían para hacer dos aulas en cada espacio”, contaron.

Según el plano de la flamante sede del Yrurtia, el edifico se dividirá en un ala teórica y otra de talleres. En la primera en planta baja habría una biblioteca y dos oficinas administrativas; en primer piso, la sala de profesores y la sala de proyecciones; en el segundo: siete aulas comunes; en el tercero otras siete aulas comunes; y en el cuarto dos aulas, laboratorio, sala de música, de computación, de audio y medios audiovisuales, además del aula de morfología y sistema de composición. En el ala talleres habría en el subsuelo cinco talleres de Escultura además del salón de exposiciones, Espacio de soldadura, de Cerámica, de Carpintería y Talla; en planta baja cuatro talleres de Dibujo; en el primer piso un taller de Dibujo y cinco de Pintura; en el segundo cinco talleres de Grabado y uno de Litografía; mientras que en el tercer piso funcionaría el polideportivo.

En ese sentido, luego de esa visita los docentes remarcaron que “al comparar la obra con el plano original observamos que en el ala de las teóricas contamos con 16 aulas comunes y en el ala de los talleres con 20 talleres comunes, que son los mismos que actualmente está utilizando la escuela y no alcanzan. El resto se trata de salas de uso específico de nuestra formación, con salones aptos para las experiencias formativas de desarrollo de obra”.

Uno de los docentes que se opone a que el nuevo edificio albergue además a la escuela de Cerámica de Almagro es Majo Arias. Asegura que la medida es “inconsulta” y que “si se compartiera el edificio, los espacios de taller, laboratorio o música, dejarían su función específica para transformarse en aulas perdiéndose la especificidad de enseñanza”. Por su parte, Mariana Fernández Bonet, docente de Pintura, cuenta que “en 2017 se firmó un acta compromiso por la cual se realizarían reuniones periódicas con la comisión formada por docentes, alumnos, padres, cooperadora y equipo directivo para el seguimiento de la obra, el uso de los espacios y el mobiliario general, pero desde entonces no se nos ha convocado a esas reuniones” y agrega “el Yrurtia tiene una riqueza formativa que se desarrolla en condiciones deplorables”.

En líneas generales, los docentes exigen que se cumpla con la Ley 1859/05 donde la Legislatura porteña aprobó la expropiación de los terrenos ubicados en Av. Alberdi 4139/43/45/47 y Cajaravilla 4158/64/68/74/78/80. “El Yrurtia es para el Yrurtia”, recalcan.

Actualmente en la Escuela de Artes visuales “Rogelio Yrurtia” se dictan clases de nivel primario, secundario y terciario, con las siguientes formaciones: ciclo de iniciación I y II (para alumnos de 6° y 7° Grado); Diseñador y realizador en Artes visuales; Bachiller con orientación en Educación; Formación intensiva básica I y II (para egresados del nivel secundario que no hayan realizado la especialidad en Artes visuales); Profesorado en Artes visuales con orientación ya sea en Dibujo, en Grabado, en Escultura o en Pintura; y Profesorado Superior en Artes visuales con orientación en Dibujo, Grabado, Escultura o Pintura. Pero además, el colegio cuenta con valiosos proyectos extracurriculares, como: Murales escultóricos, Paloarte, Identidad Latinoamericana, Jóvenes y memoria, que se realizan en el horario de Artes y en el del Bachillerato, para los que necesitan espacios de realización y de guardado. Muchos otros proyectos están planificados pero actualmente no es posible su realización por falta de espacio. “Con la implementación de la Nueva Escuela Secundaria (NES) se amplió la carga horaria del Bachiller en 2015, requiriéndose ocupar en  contraturno materias como Espacio de Mejora Institucional EDI, Tutoría y materias del ciclo orientado para evitar superposición horaria entre los turnos mañana y tarde, lo que obligó a reacomodar horarios y espacios”, concluyeron los docentes.


Mgter. Fabiana Godoy Di Pace


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
 
 
   
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Espectáculos

Información de Eventos


Deportes

Toda la información de los deportes que nos apasionan


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Salud

Salud


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Comercio

Información de la actividad socioeconómica



 
             
 
Publicite Aquí
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar