Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2
** COSAS DE BARRIO WEB - Edicion 186 **
  Inicio   Editorial    Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

LA ILUSIÓN DE UN BARRIO SE PONE EN MARCHA UNA VEZ MÁS


20/8/2018

El próximo fin de semana se iniciará una nueva edición del torneo de la B Nacional, y con él un nuevo sueño de Primera se pondrá en marcha en Mataderos. Tras una temporada dominada por los sobresaltos y la presión del descenso, que le respiró en la nuca hasta la última fecha, hoy en Nueva Chicago reina un clima de optimismo. Lejos de aquel sufrimiento, en el arranque de este semestre el verdinegro sumó dos refuerzos de jerarquía: uno es el colombiano Almir Soto, proveniente de Independiente Santa Fe, y el otro el juvenil Matías La Mastra, volante surgido en las inferiores de Independiente.

En la puesta a punto, el Torito empezó con el pie derecho, ya que el miércoles pasado el conjunto dirigido por Walter Perazzo disputó un amistoso ante San Martin de Formosa, al cual logró imponerse por 2 a 1 con un doblete del histórico goleador Juan Sánchez Sotelo, que llegó proveniente de Temperley en julio pasado. Claro que más allá del optimismo y la ilusión de volver a dominar la categoría, Chicago no deberá descuidar la pelea por no descender en este nuevo campeonato de 25 equipos, en el que la tabla de promedios lo muestra, a priori, en el puesto 15°. Por eso resultará primordial que el Torito logre cosechar un buen colchón de puntos, para evitar tener que volver a sufrir con los promedios. Vale destacar en este sentido que en esta nueva temporada habrá sólo dos descensos, uno para algún equipo metropolitano, y otro para uno del interior.

En ese sentido, las primeras cinco fechas resultan fundamentales para iniciar un camino productivo y sin tropiezos. Chicago deberá disputar los siguientes cotejos:

El debut será el sábado 25 de agosto recibiendo a Ferro Carril Oeste, el fin de semana siguiente tendrá fecha libre; en la tercera fecha visitará a Guillermo Brown de Puerto Madryn; en la cuarta será local ante Olimpo de Bahía Blanca; mientras que en la quinta deberá hacerse fuerte en su visita a Rafaela.

Claro que, como en cada inicio del torneo, el pueblo de Mataderos mira el fixture y lo primero que busca es la fecha de los clásicos. En este caso, el conjunto verdinegro jugará uno de los clásicos del oeste ante Deportivo Morón, pero recién tendrá lugar en la fecha 21ª y en condición de visitante. Hay que recordar que el otro clásico –el más relevante tal vez- que no podrá disputar será ante All Boys, ya que el club de Floresta descendió a la B Metropolitana en la última temporada. No obstante, Nueva Chicago disputará tres finales en condición de visitante por el promedio: la primera será ante Platense en la fecha 9 en Vicente López; la segunda será en la 11ª y ante Villa Dálmine; y la última, en la fecha 17ª cuando visite la provincia de Córdoba para jugar ante Instituto.

Walter Perazzo agarró un fierro caliente como lo era el club de Mataderos por la situación que atravesaba al momento de su llegada, pero logró el objetivo que se había planteado: salvarse del descenso. Ahora, con más aire, intentará llevar a Chicago a la Primera División, tal como lo hizo con Olimpo allá por 2013. Perazzo es optimista de cara al futuro, y no es para menos, con las incorporaciones que le trajeron, más el buen rendimiento en los últimos amistosos, el entrenador invita a soñar a todo Mataderos.


Emanuel Morales


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
CHRISTIAN BRAGARNIK, EL MONJE NEGRO DEL FÚTBOL ARGENTINO


Amigos son los amigos. Un joven Christian Bragarnik (izquierda) abraza a Darío Tonón, en pleno vestuario del Morumbí, cuando em agosto de 1994, el mítico Vélez de Bianchi se alzó con la Copa Libertadores de América.

31/08/2018

Aunque se reconoce hincha de Vélez, fue el encargado de orquestar la operación que terminó con la partida de Mauro Zárate y su llegada a Boca Juniors


Aunque su apellido resuena en el ambiente del fútbol desde hace varios años, en los últimos meses se hizo aún más recurrente en la geografía linierense a raíz de la repentina partida de Mauro Zárate de su ¿amado? Vélez Sarsfield, para recalar sin previo aviso en Boca Juniors. Se dice que el artífice de aquella confusa maniobra, concretada entre gallos y medianoche, por la que el pueblo fortinero transformó su amor en odio para con el menor de la dinastía Zárate, no es otro que el protagonista de esta nota: Christian Bragarnik. Pero ¿Quién es en realidad Christian Bragarnik?

“A Christian lo conocí en 1985. Era socio del videoclub Chaplin, que yo tenía en Donato Álvarez 564”, comienza diciendo Darío Tonón, relator y periodista partidario velezano, que desde hace 28 años está al frente del ciclo radial “Vélez y su mundo”. “Me acuerdo que entró al local con el uniforme del colegio, tenía 12 años. Vivía a la vuelta con su mamá, Angelina Scalia, en el 13° B del edificio de Trelles y Méndez de Andés”, continúa con precisión quirúrgica y cuenta que al poco tiempo ya iba a trabajar al videoclub a la tarde, cuando salía del colegio. “Después nos pasamos al local de enfrente y siguió trabajando conmigo, y ya en 1990, puse un local con la madre”.

Aún hoy son muchos los fanáticos de la V azulada que no entienden como siendo un confeso hincha de Vélez, Bragarnik se atrevió a quitarle al club a uno de sus máximos ídolos. “No es hincha, es fanático”, corrige Tonón y asegura que él es el responsable de ese fanatismo. “Yo lo hice hincha de Vélez. Desde que nos conocimos Christian siempre viajó conmigo a ver todos los partidos. Hasta hemos sacado micros de la puerta del videoclub”. Su relación con Bragarnik fue casi un vínculo paternal. “Recuerdo que cuando con mi señora todavía no teníamos hijos, ahora tengo a Galo, de 13 años, él iba a comer cada mediodía a mi casa. En ese momento era como mi hijo. Tenía los padres separados, la madre trabajaba en el centro. Me acuerdo que mi señora lo llamaba por teléfono y le preguntaba ¿Qué querés comer hoy, Christian? Y a la 1 nos íbamos para Ciudadela a casa a almorzar”, rememora hoy mientras saborea un tostado.

Pero esa relación fue mutando con los años hasta transformarse en una sólida amistad, que los llevó a asociarse en un nuevo videoclub, esta vez ubicado en Boyacá al 1900, y a jugar juntos al fútbol en la Primera de Justo José de Urquiza. “Yo como arquero ya veterano y él como un pibe que recién arrancaba”, explica Tonón y lo define como “un mediopunta, jugaba de 10 o de 9 algo retrasado, algo así como Zárate. Era un jugador muy inteligente, tanto como lo es para los negocios. Después se puso a estudiar abogacía y dejó”. Algún tiempo más tarde, allá por el 99’, siendo Tonón DT de Yupanqui, lo llevó a su equipo. “Lo puse de 9, pero en un partido en el que le ganamos 7 a 2 a Atlas y no hizo ningún gol, entendió que ser jugador de fútbol no era lo suyo y al poco tiempo largó definitivamente”.

Mientras tanto, el inquieto Bragarnik seguía trabajando en el videoclub, pero ahora había agregado una actividad especial. “Nosotros grabábamos en VHS todos los partidos que se daban por televisión. Y él se había armado una oficinita en el primer piso del local donde editaba videos de futbolistas. Entonces venían jugadores y empresarios a buscar esos videos para mostrarlos en el exterior como material de futuras ventas”, cuenta Tonón, que para entonces ya lo había contactado con Daniel Comba.

Durante el día trabajaba con los videos y por las noches estudiaba Abogacía en la Universidad de Flores, carrera que terminaría en cuatro años. “Creció tanto con la edición de videos que se fue del videoclub y se puso a trabajar solo arriba de un supermercado chino de Once”, recuerda el relator.

Cuando se recibió de abogado lo fue a ver un jugador, el Mosquito Monroig, que no tenía representante, y Bragarnik lo acompañó a Méjico. Cuando llegó, la gente que manejaba el club Querétaro se dio cuenta de que era un tipo muy despierto. “Un día –destaca Tonón ya sin rastros del tostado- Christian me llamó para decirme que le habían ofrecido quedarse a trabajar en el Querétaro por 120 mil dólares al año. En aquel momento, con el uno a uno, eran 10 mil pesos por mes, no era tanta guita, pero le dije que se quedara porque era una posibilidad interesante. Pensá que acá estaba viviendo en un dos ambientes en Boyacá 234 con dos hijas, después tuvo una hija más con Mónica”.


El éxito en paraíso narco


Aquellos primeros meses en tierra azteca no fueron sencillos para el futuro empresario argentino. “De entrada no la pasó bien –cuenta Tonón- porque se propuso organizar un club que era un verdadero caos. Los autos entraban y no les cobraban estacionamiento. Él hizo poner molinetes, cerró la exclusividad de venta de cerveza en el estadio con Tecate y hasta le hizo pagar la entrada a la comitiva oficial. Lo trataron de ‘argentino engreído’. Pero cuando terminó el primer partido le entregó 250 mil dólares limpios a la Comisión Directiva y a partir de ahí lo amaron. Terminó siendo presidente del club”.

Claro que el éxito a veces acerca a malas compañías. “De pronto empezó a manejarse con gente pesada de Tijuana y Sinaloa, se sabe de dónde viene la plata grande en Méjico, y al poco tiempo compró el club Aguas Calientes”, destaca Tonón, que hace una pausa, carraspea, y luego dispara. “En el año 2000, Christian volvió a Buenos Aires con parte de esta gente y se me apareció con ellos en mi videoclub. Cuando lo vi entrar con esos tipos trajeados y llenos de oro los eché. ‘Sacame esta mierda del negocio’, le dije. Y desde ese momento no volví a tener trato con él. Después me contaron que los tipos me querían matar”.

Ya de regreso en Buenos Aires, Bragarnik instaló su oficina en Puerto Madero y retomó su hábito de ir a ver a Vélez. De hecho aún conserva su palco en el Amalfitani. “En plena crisis de Argentina salvó a Vélez de la quiebra”, asegura Darío Tonón. “Fue cuando compró a Falcón y a Fuentes, pagó por los dos más de un millón y medio de dólares. Los llevó al Querétaro y a la semana Fuentes pasó a Francia”.

La lengua filosa del relator velezano ya está a la temperatura justa como para apuntarle a terrenos más fangosos. “Bragarnik es muy vivo, inteligente, capaz. Fijate que hay gente que es muy incapaz y ocupa altos cargos en la AFA”, sostiene, y luego agrega “hoy trabaja para Angelici, y Angelici le dijo que quería a Zárate y él se lo consiguió. Él hace negocios, como si tuviera una inmobiliaria, pero en vez de vender casas vende jugadores”. En esa lógica, hoy Bragarnik es uno de los principales inversionistas (¿dueños?) del fútbol argentino. “Pensá que él se compró Defensa y Justicia, tiene una parte de Arsenal, tiene al técnico de Racing, tiene gente en Independiente, en Lanús y en Godoy Cruz”, enumera Tonón y luego planta su figura en los más alto de la estructura dirigencial de AFA. “El que maneja todo –sostiene- no sólo el fútbol sino varios otros aspectos, es Angelici. Hoy después de Macri debe ser la persona más importante del país. Por eso hoy la AFA es toda de Boca. Pero Bragarnik es el más inteligente de todos. Si quiere es el presidente de AFA. Una vez me dijo, todos los estatutos del fútbol a nivel mundial están hechos para los representantes, no para los clubes. Los que ganamos somos nosotros, los clubes la ven pasar”.

- ¿Cómo te cayó a vos como hincha de Vélez la intempestiva salida de Zárate en la que él estuvo como principal operador?

- Tengo un sentimiento encontrado. Primero no estoy seguro si los dirigentes de Vélez y el propio Heinze lo querían a Zárate. Pero además no hay que olvidarse que más allá de la pasión de los hinchas el fútbol es un negocio. Si ahora viene alguien y te pregunta ¿cuánto vale el grabador? Vos le decís dos mil pesos y te ofrece 15 mil ¿lo vas a vender o no? Y en el fútbol pasa eso. Durante una parte de mi vida a Chrisitian lo traté como si fuera mi hijo. Más allá del episodio Zárate lo quiero igual y lo felicito. Yo tal vez yo hubiera obrado de otra manera, pero él es esclavo del poder. Y va a estar arriba, no lo van a bajar así nomás.

- ¿Qué hubieras hecho en su lugar con el tema Zárate?

- Yo primero siempre pienso en Vélez, pero lo mío no es parámetros para el fútbol de hoy. Siempre tuve la oportunidad de ser representante, pero nunca quise rumbear para ese lado. A todo el mundo le gusta la plata, y esa es una forma muy fácil de hacerla. Claro que hay que tener una gran capacidad, y él la tiene.

- Mauro hoy es mala palabra en Vélez ¿Bragarnik también?

- Tendrá que ir al palco a ver a Vélez, vamos a ver qué pasa…


Ricardo Daniel Nicolini




ABOGADO, EMPRESARIO Y MANO DERECHA DE ANGELICI


Cuando estaba por finalizar la carrera de Abogacía, un cimbronazo familiar volvió a poner a Tonón en el centro de la vida del incipiente empresario. “Me llamó la madre llorando para pedirme que le dijera a Christian, que para entonces ya tenía 24 años, quién era su verdadero padre”, suelta el relator fortinero y se apresta a dar más datos. “Resulta que el hombre que lo había criado, el esposo de Angelina, un tipo bárbaro que tenía una concesión en un bar de Belgrano y actualmente trabaja con Christian, no era el padre biológico. El padre verdadero era el padrino, un abogado millonario de apellido Ocampo. Se lo conté como pude en un bar de Flores”. Bragarnik tiene un hermano por parte de madre y dos hermanas por parte de padre, “una de las cuales estuvo casada con el imitador Miguel Ángel Cherutti”, agrega Tonón, y por si hiciera falta aclara “como verás mi relación con Christian es muy estrecha…”.

Cuenta también que separarse de Mónica, su primera esposa, le costó mucha plata. “Hoy está casado con una chica cordobesa y tuvo una hija más. Tiene cuatro en total”.

Más allá de su entorno familiar, Tonón sostiene también que Bragarnik mantuvo un vínculo muy cercano con el ex pope velezano, y vecino de Liniers, Raúl Gámez. “Cuando era presidente Christian trajo al uruguayo Diego Zabala y a Damián Pérez, por los cuales dijo que no cobró un peso, que Gámez no le pagó nada y que les pagaba el sueldo él, por eso al poco tiempo se los llevó”, asegura Tonón.

- Suena raro, Gámez siempre dijo que estando él en Vélez no entraba ningún representante…

- Gámez es un hábil declarante. Es como el tero, pone los huevos acá y grita a veinte metros. Y está bien que haga eso, igual ya pasó. El modelo Gámez ya está perimido. Hoy en día pegando dos gritos no se soluciona nada, hace falta otro tipo de capacidad.

Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


 
 
   
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Deportes

Toda la información de los deportes que nos apasionan


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Salud

Salud


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Medios

Lo que pasa en los medios de la comunidad


Arte

Informacón general del mundo del arte


Transporte

Informaci�n de los problemas viales y lo referente al transporte



 
             
 
Publicite Aquí
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar