Inicio   Editorial  Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

VÉLEZ DESPERDICIÓ UNA GRAN CHANCE DE ACERCARSE A LA PUNTA


05/11/2019

Tras el empate en cero ante Central Córdoba, Vélez perdió una gran oportunidad de acercarse a la punta y quedó a cuatro unidades de los líderes (Argentinos Juniors y Lanús). Otro que tampoco pudo imponerse fue Nueva Chicago, que en su vista a Córdoba igualó 1 a 1 con Belgrano y sigue sin conocer la victoria en el torneo. Sin embargo, el que sigue mirando a todos desde arriba es Liniers, que en el torneo de Primera D volvió a ganar, en este caso 1 a 0 a Deportivo Paraguayo, y se acomoda tranquilo en la punta.


Vélez Sarsfield llegaba al “Alfredo Terrera” de Santiago del Estero con la intención de acortar a dos unidades la diferencia con el puntero, para eso debía vencer a un rival como Central Córdoba que lucha fecha tras fecha por salvarse del descenso. El primer tiempo no tuvo muchas emociones de parte de ambos equipos. A pesar de que el visitante tuvo por mayor tiempo la posesión de la pelota, solo dispuso de una chance de convertir, con un disparo cruzado de Leandro Fernández que alcanzó a desviar el Ruso Rodríguez. En cambio, Central Córdoba, tuvo un par de ocasiones más de la mano de Herrera, aunque la más clara para el conjunto santiagueño fue el disparo en el palo de Gervasio Núñez, ya en la segunda mitad. Fue en el complemento cuando ambos conjuntos ofrecieron más intensidad y el partido se hizo de ida y vuelta. Janson reventó un remate contra el poste, y el Ferroviario tuvo su revancha con otra jugada clarísima en los pies de Herrera que pasó muy cerca del palo. Finalmente ninguno de los dos logró dañarse y el partido acabó con un entretenido empate en cero. Ahora la mira del Fortín está puesta en el Boca de Alfaro, equipo al que recibirá en el Amalfitani el domingo próximo, desde las 20.


Otro empate en la fecha que transcurre, pero de la Primera Nacional, fue el de Chicago ante Belgrano por 1 a 1. Ambos equipos no se encuentran en su mejor momento en la liga, pero sin duda el más dañado es el Torito, que se ubica último en la tabla de posiciones. Si bien en el primer tiempo se lo notó más firme en el juego al conjunto de Mataderos, Belgrano tuvo sus jugadas peligrosas como el remate de cabeza al travesaño de Vegetti. Ya en el segundo tiempo, el local sometió más a Chicago con remates de Sequeira, Luján o el propio Vegetti, pero la visita aprovecho la impresión y logró ponerse en ventaja a través de un penal pateado por González, tras una mano de Novillo. Como es habitual, la alegría le duro poco y nada al Torito, ya que no supo aprovechar la ventaja y luego de un gran pase del jugador pirata, Sequeira estampó la igualdad en el marcador que sería definitiva, sellando un empate que no le sirve a ninguno de los dos. El sábado Chicago recibirá a Estudiantes de Caseros, en Mataderos.


El que está lejos de la realidad de Chicago es Liniers, que nuevamente volvió a vencer. Esta vez por 1 a 0 en su visita a Deportivo Paraguayo, lo que le asegura ubicarse cómodamente en la punta del torneo, a dos puntos de Claypole, su inmediato perseguidor. No obstante, conseguir el triunfo no fue para nada fácil, ya que durante todo el partido Deportivo Paraguayo fue superior a Liniers, tanto en el control del partido como en jugadas claras, pero su deficiencia para lástimar permitió que en una de las últimas jugadas del partido, un tiro libre desde la mitad de cancha, cayera en el área y Lucas Miguens le diera tres puntos de oro a la Topadora del Oeste con su gol. El lunes próximo será local ante Juventud Unida.


Julián Linares

Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

VÉLEZ SE HIZO FUERTE EN ROSARIO Y SE ACERCA A LA CIMA


22/10/2019

Vélez Sarsfield logró un gran triunfo en Rosario y se prendió en la lucha por el campeonato. Nueva Chicago, que volvió a perder, es la contracara: tras caer ante Alvarado en Mataderos, se encuentra último en la tabla de la B Nacional y está en duda la continuidad de Rodolfo De Paoli en la dirección técnica. El que si se encuentra puntero es Liniers, que a pesar de empatar en cero de local ante Puerto Nuevo, se mantiene como líder en Primera D. En rugby, luego de una dura derrota, Beromama volvió a la victoria ante el descendido Ezeiza en la Zona Campeonato de la Tercera División de la URBA y aún sigue soñando con el ascenso.


En la semana Vélez recibió la dura noticia de la lesión muscular que sufrió su arquero, Lucas Hoyos, una de las figuras del equipo. Sin embargo, lejos estuvo esto de detener la marcha victoriosa de la V azulada, que de la mano del gringo Heinze (como canta la hinchada) fecha a fecha se va acercando a lo más alto de la tabla. Central, su rival del domingo, no se encuentra en uno de los mejores momentos de su historia, y su objetivo es alejarse de la zona de descenso. Aún así, el Canalla –único equipo invicto hasta el partido con Vélez- es uno de los clubes más grandes del interior y tiene jugadores como para complicar a cualquiera. El Fortín, como es habitual, mantuvo la posesión del balón, pero no logró capitalizar ese dominio en situaciones concretas de gol ante un Central muy firme. Así transcurrió el primer tiempo, con buenas intenciones fortineras pero sin riesgo para el arco local. Ya en la segunda parte, por momentos los rosarinos lograron dominar el balón, acortando la brecha de posesión entre ambos equipos, aunque sin traducir ese crecimiento en situaciones concretas de gol. Y en ese avance de Central en el campo de juego, Vélez empezó a encontrar algunos espacios para generar algunas jugadas peligrosas que no lograron transformarse en gol hasta el minuto 81, cuando, tras una habilitación del recién ingresado Almada, Domínguez conectó un taco espectacular para Leandro Fernández, quien antes de ingresar al área, en una jugada magistral, eludió con un enganche al defensor rival y definió con un derechazo cruzado al primer palo del arquero, sentenciado el 1 a 0 final. De esa forma, Vélez quedó a apenas dos unidades de los punteros (Boca y Argentinos Juniors) y se ilusiona con subirse a la cima de la tabla.

Muy distinta a la realidad de Vélez es la de Nueva Chicago, que hace poco más de un mes contrató a un DT que todavía no logró una victoria y que, partido tras partido, se hunde aún más en el fondo de la tabla. Ahora le tocaba enfrentar en su cancha a un rival de un calibre similar, como Alvarado de Mar del Plata, que a pesar de posicionarse mejor, deambula por la mitad de tabla. Desde el comienzo del partido, lo preparado durante la semana por el mediático DT verdinegro –el relator Rodolfo De Paoli- se vio arruinado por el buen juego demostrado por Alvarado, que se cristalizó con un gol de cabeza de Rivero cuando apenas iban jugados 9 minutos. El Torito, sobre la marcha, debió adaptarse a otro partido que no tenía en los planes, con el condimento de una parcialidad enardecida que insultaba a jugadores, cuerpo técnico y dirigentes, al canto de “Que se vayan todos, que no quede ni uno solo”. El equipo, no obstante, trató de hacer lo mejor y logró acorralar al rival, aunque dejaba espacios para las peligrosas contras de Alvarado. Ya en el segundo tiempo, el visitante logró emparejar el partido. Ambos plantearon un buen juego de tenencia, pero en esa lucha por la posesión Alvarado hizo su negocio, ya que jugó con la desesperación del Torito. Así se fue apagando el partido hasta sellar el 1 a 0 definitivo que marcó una nueva derrota de Chicago. Una vez finalizado el encuentro, De Paoli puso en duda su continuidad, que podría resolverse en las próximas horas.

El que mejor se posiciona en su categoría es Liniers, que hace varias fechas lucha partido tras partido por mantenerse como único puntero de la Primera D y lo logra. Su encuentro de local ante Puerto Nuevo no fue lo que se esperaba. La llegada al banco de suplentes de Martín Correa, provocó que Puerto se convierta en un equipo duro. En su encuentro ante Liniers la idea inicial fue esa pero con el correr de los minutos se dieron cuenta que estaban para más y lograron adaptarse. A pesar de que comenzaron defendiéndose, los visitantes comenzaron a dominar el balón y complicaron al Celeste. A pesar de que el partido fue aburrido sin mucho sobresaltos para ambos, está claro que Daniel Acosta en el arco y Marcelo Araujo en el centro del campo, fueron los intérpretes que permitieron cerrar un resultado final en cero, ya que si ellos Puerto Nuevo podría haberse llevado los tres puntos. Gracias a ese empate, la Topadora del Oeste logró mantenerse en la cima del torneo, a dos puntos de sus perseguidores, cuando restan seis partidos para el final del Apertura.

En rugby, tras la dura derrota en la fecha anterior, Beromama logró remontar su destino ante el descendido Ezeiza, tras ganarle en González Catáne por 38 a 29, para mantenerse en la sexta ubicación en la tabla, a cinco puntos de sus rivales directos, cuando apenas falta una fecha para el final del torneo. El cierre será este sábado 26 de octubre cuando visite a Banco Hipotecario mirando de reojo lo que ocurra en otras canchas, sin perder la ilusión de lograr el ascenso.


Julián Linares


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

FORTÍN DE ILUSIONES


08/10/2019

Con un lujoso y contundente juego asociado, Vélez derrotó por 2 a 0 a Independiente en la mañana del Amalfitani y puso en duda la continuidad de Beccacecee, el DT rojo. Mientras que en la Primera Nacional, el Chicago de Rodolfo De Paoli no arranca y volvió a empatar 0 a 0, esta vez, ante Mitre de Santiago del Estero. Liniers retomó la senda de la victoria en un partidazo contra Altas, al que venció como local por 3 a 2, para escalar nuevamente a la punta de la Primera D.


Tras la derrota sorpresiva contra Defensa y Justicia, Vélez debía demostrar ante Independiente (que venía de una racha de tres victorias al hilo aunque sin buen juego y con una tensa relación entre el DT y la hinchada) que lo sucedido el fin de semana anterior había sido simplemente un tropiezo. Apenas pasada la mitad del primer tiempo, una gran jugada colectiva –donde la tocaron casi todos- finalizó con el remate de Fernando Gago y tras un rebote dentro del área, la pelota el quedó servida a Maxi Romero que simplemente tuvo que empujarla. A partir de allí el Fortín siempre fue más que su rival. Mantuvo la intensidad durante todo el encuentro, superando incluso esa deficiencia mostrada en varios partidos, cuando en el segundo tiempo parecía quedarse sin nafta. Esa intensidad culminaría en el minuto 76, cuando el escurridizo Thiago Almada, posicionado en la banda izquierda, encaró hacia el medio y sacó un potente derechazo al segundo palo desde afuera del área, que hizo inútil la estirada del arquero Campaña y sentenció el 2 a 0 final. Así, el Fortín lograba escalar hasta la cuarta posición de la tabla y mientras desde la tribuna bajaba el cántico de los hinchas que a plena ilusión, coreaban “que de la mano del gringo Heinze todos la vuelta vamos a dar”.


Luego de su debut con empate ante Estudiantes de Río Cuarto, Rodolfo De Paoli (ya con una semana de trabajo) debía trasladar la idea de juego demostrada en el debut, a resultados. Cómo en el partido anterior, tuvo la oportunidad de volver a jugar de local, en este caso, ante Mitre de Santiago del Estero. Desde el primer tiempo, todo parecía estar dado para que se jugará como el Torito deseaba, ya que en el minuto 35, Agustín Verdugo sería expulsado, para dejar a Mitre con diez. Desde ese momento, el local intentó aprovechar esa oportunidad y comenzó a atacar de manera constante a un Mitre que se solidifico en defensa e intento aguantar el 0 a 0 durante todo el partido. A pesar de la ventaja numérica, Chicago no logró encontrar los espacios para poder dañar al rival y aunque nunca estuvo cerca de perder, pudo llevarse de su cancha apenas un empate en cero, que lo hunde cada vez más en la tabla de posiciones.


El que si volvió a la victoria fue Liniers, que tras la dura derrota ante Argentino de Rosario, que le había hecho perder la punta, se enfrentaba a un histórico de la categoría como Atlas. Pero a seis minutos de comenzado el encuentro, la Topadora del Oeste ya ganaba 1 a 0 con el gol del volante Alan González. Lejos estuvo esto de planchar el partido, ya que ambos equipos comenzaron a jugar con una intensidad y dinamismo reflejados en un partido golpe por golpe, que le permitió al visitante descontar en el marcador, primero con un gol de Saúl Castro a los 25 y luego el tanto de la ventaja de Ricardo Grieger, de penal, a los 38. Ya en el comienzo del segundo tiempo, a pesar del golpe anímico de los dos goles, el local decidió salir a buscar el partido con todo, dando sus frutos en el minuto 30 con el gol de Juan Sprovieri, y faltando apenas dos para el final, Maximiliano Orellana le dio de manera épica la victoria al conjunto de Daniel Troncoso, en un partido muy complicado, que le permitió alcanzar nuevamente el primer puesto de la tabla.


Julián Linares


 

Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
"DEMOSTRÉ QUE ES POSIBLE JUGAR EN PRIMERA DIVISIÓN Y RECIBIRSE DE MÉDICO"


Mi hijo el doctor. La madre de Herbella es una exitosa abogada e hincha de Chicago; el padre es hincha de Vélez y contador. Juan Manuel es médico y en su carrera como futbolista se dio el gusto de vestir ambas camisetas.

01/11/2019

El ex central de Vélez y Chicago, Juan Manuel Herbella, repasa su carrera futbolística y cuenta su actualidad, vinculada a la medicina, la docencia y el periodismo


En el mundo del fútbol el nombre de Juan Manuel Herbella ocupa un lugar especial. Es uno de los pocos jugadores que se animó a transitar a la par la carrera de futbolista y la de médico. Y en ambos casos lo hizo con éxito. Con los cortos vistió las camisetas de Vélez Sarsfield, Nueva Chicago, Colón, Quilmes, Argentinos Juniors, Godoy Cruz, Gimnasia y Esgrima de Jujuy y Ferro. Y hasta se dio el lujo de jugar en Brasil (ni más ni menos que en el Inter de Porto Alegre), Ecuador (Barcelona) y Venezuela (Unión Maracaibo). Pero a la par de su carrera futbolística se recibió de médico en la UBA para luego especializarse en Medicina del Deporte y Salud Pública, titulo por el cual, en la cancha, se ganó el mote de “Doctor”. Tras su retiro, el título le dio la posibilidad de trabajar como médico en Vélez y de dirigir el departamento médico de Argentinos Juniors, además de ejercer como docente universitario en la UBA, actividad que desarrolla desde hace dieciséis años. Con su preparación académica, consideró que le podía aportar otra visión al mundo del fútbol basada en sus vivencias, entonces –tecnicatura en Periodismo mediante- escribió dos libros (“Futboloscopia” y “El ultimo pase”) y participa en distintos ciclos periodísticos, como “Concentrados en Red”,por DeporTV.

El sueño de ser futbolista lo atrapó desde pequeño. Y nada tuvo que ver su padre, que entonces jugaba al básquet en Vélez. “Nadie en mi familia era fanático del fútbol, creo que es algo que llevo en mi ADN desde que estaba en la panza de mi mamá”, asegura sin apelar al rigor científico. “Siempre supe que quería ser futbolista”, sostiene, y cuenta que de chico hacía atletismo en Ferro. “Hasta que un día le dije a mi viejo que quería jugar al fútbol. Entonces él, como hincha de Vélez que es, me llevó al club y allí nació mi carrera deportiva desde inferiores”.

-¿Y qué significa Vélez para vos?

Vélez es mi casa. Pasé quince años de mi vida allí. La institución me formó como el profesional que después fui. Con Vélez voy a estar eternamente agradecido.

Poco después de su debut como marcador central en Vélez, de manera sorpresiva fue transferido a Nueva Chicago, que militaba en Primera B. Lejos de lo que algunos presagiaban tras el polémico traspaso, Juan logró ser parte de una de las páginas más gloriosas del club de Mataderos. Fue fundamental en el tan anhelado ascenso del 2001, lo que lo convirtió en una persona muy querida tanto en el club como en el barrio. “Jugar en Chicago le dio reconocimiento a mi carrera. Si a Vélez le debo mi formación profesional, al Torito le debo la posibilidad que me dio de ser reconocido y de formar un grupo humano con compañeros con los que todavía me junto”, señala.

Herbella admite que no le fue fácil llegar a donde llegó. Congeniar los estudios universitarios a la par de su carrera futbolística, le requirió un esfuerzo más que intenso. “Me levantaba a las 7 de la mañana, iba a entrenar a Vélez, después a la facultad y volvía a casa a dormir para repetir el ciclo al día siguiente. Creo que si sacamos dormir, estudiar y entrenar, me quedaba libre aproximadamente una hora por día”, sintetiza.

La idea de estudiar una carrera llegó gracias a sus padres. Ellos sabían que el mundo del fútbol es muy cruel y no todos llegan. Desde su formación profesional –madre abogada, padre contador- ambos le preguntaron al joven Juan Manuel: ¿Y si no sos futbolista, que vas a hacer? La respuesta fue contundente. “Si no soy futbolista voy a ser médico en un equipo”, como para dejar bien en claro que, por entonces, el fútbol era una pasión irrenunciable. Y vaya si lo fue, ya que luego de su retiro, ya sea participando en el cuerpo técnico de Argentinos Juniors, como docente de la UBA o ejerciendo el periodismo, jamás dejó de estar ligado al fútbol.

Tan clara estaba aquella meta, que no paró hasta conseguirla. La idea era poder recibirse de médico mientras desarrollaba su carrera de futbolista. ¿Para qué esperar el retiro para agarrar los libros? Una cosa no podía –ni debía- postergar a la otra. “Mi sueño no era jugar en la selección o en algún club en particular. Yo quería demostrar que era posible recibirse de médico jugando en Primera División. Sacar ese mito que tienen algunos padres de no permitirle jugar al fútbol a sus hijos porque tienen que estudiar, dando por sentado que no se pueden hacer las dos cosas al mismo tiempo. Por lo menos yo pude. Viví como futbolista, jugué en varias partes del mundo y en equipos importantes siendo médico recibido de la UBA”, subraya con orgullo, aunque luego aclara “soy conciente que ahora es un poco mas complicado, porque antes el fútbol era mas ordenado y no se jugaba cualquier día y a cualquier hora”.

- ¿Cómo jugador lograste cumplir todos tus sueños?

- Te podría decir que sí. Obvio que me gustaría haber jugado en la selección, pero desde inferiores sabía que no tenía el nivel para hacerlo. Mi objetivo era complementar el estudio y el fútbol, y eso lo logré. No me puedo quejar. No obstante, soy conciente que, a pesar del esfuerzo que hice, tuve la suerte que muchos no tuvieron, ya que si no lograba el ascenso con Chicago no hubiese tenido la carrera que tuve. Por eso estoy muy agradecido con el club. El fútbol fue muy generoso conmigo, porque no todos tuvieron las chances que yo tuve.

- Si hoy tuvieses que elegir entre el fútbol, la medicina, la docencia y el periodismo ¿Con cuál de todas esas actividades te quedás?

- Yo tengo cariño por todas las actividades que realicé, por algo las hice, pero está claro que mi vida giró y gira en torno al fútbol. Después, las prioridades en la profesión van cambiando según la época de mi vida. A día de hoy sigo trabajando como periodista, como médico y como docente universitario, pero eso sí, si surge un partido entre veteranos, ahí estoy.


Julián Linares





EL CORAZÓN PARTIDO ENTRE VÉLEZ Y CHICAGO


A pesar de no haber vivido jamás en la zona y ser oriundo de Caballito, una parte del corazón de Juan Herbella se encuentra en el entramado de calles que recrean Liniers y Mataderos. Y no es casual. ”Mi mamá nació entre Mataderos y Liniers, en Emilio Castro y Escalada, y mi padre en Juan B. Justo y Barragán. Cuando yo era chico mis abuelos todavía vivían allí”. Incluso ambos llevan impregnados los colores de cada barrio: “mi mamá es hincha de Chicago, y hasta llegó a ser directiva del club, y mi viejo y mi abuelo, de Vélez”, sintetiza.

Tanto su padre como su abuelo paterno, fueron piezas fundamentales para que Juan conociera y se encariñara con el barrio de Liniers. “De chico –recuerda- a Liniers iba todo el tiempo, porque solía quedarme en la casa de mi abuelo. Él y mi padre me llevaban a ver el entrenamiento de Vélez al polideportivo, cuando jugaban el Búfalo Funes y el Tigre Gareca. Después cruzábamos Emilio Castro y nos íbamos a comer pizza al Cedrón”.

Algunos años más tarde, tras debutar como central en el Vélez de Bielsa y jugar un par de temporadas en el club, Herbella tuvo la oportunidad de cumplir el sueño de su madre y vestir la camiseta del Torito. “Yo de chico era hincha de Vélez –confiesa- pero después me fui a Chicago y viví una de mis mejores etapas como futbolista. Podría decirse que Vélez me formó como profesional pero en Chicago saqué lo mejor de mí como futbolista. Y cuando jugaba contra Vélez para el Torito quería hacerle un gol. Hoy te diría que ya no soy hincha de ninguno, pero les tengo cariño a los dos y quiero que ganen”.

Durante años, muchos vecinos de Liniers y Mataderos solían vestir ambas camisetas, Los sábados, los hinchas de Vélez iban a ver a Chicago, y los domingos los del Torito, solían ocupar la tribuna local del Amalfitani. Pero de pronto la amistad se transformó en rivalidad. El quiebre se produjo el 7 de noviembre de 1982, en Mataderos. Ese día, durante el partido que Chicago ganó 3 a 2, la barra de Vélez saltó la pared que dividía la tribuna visitante con las instalaciones del club y le prendió fuego al quincho. Fue un antes y después en la relación entre ambas hinchadas, que incluso trasladaron esa disputa al barrio. “Yo estaba en la popular de Vélez ese día”, recuerda Herbella, y define a la bronca entre Vélez y Chicago como “una disputa tonta”. Luego argumenta “cuando pasé de Vélez a Chicago veía abuelos en la cancha que antes había visto en Vélez. Hasta ese día siempre fueron hinchadas amigas, integradas por vecinos del barrio. Algunos vivían un par de cuadras más para acá y otros más para allá. Compartían los mismos lugares”.

En la rica historia futbolística de Vélez y Chicago, no abundan los casos de jugadores que hayan pegado un salto directo de una institución a otra. Herbella es uno de ellos. A principio de los 80’ Claudio Larramendi también pasó de Vélez a Chicago, y unos años más tarde, Mario Bruno Lucca hizo el camino inverso. “Sin embargo no son pocos los jugadores de Vélez que, como yo, triunfaron en Chicago”, sostiene Juan Manuel, que fue columna vertebral en el segundo de los cuatro ascensos del Torito a la A. “Tengo un cariño especial por ambos barrios y los conozco de punta a punta”, resume.

- ¿Y por qué crees que hoy se mantiene la rivalidad después de un hecho que pasó hace tantos años?

- Hoy es otra época, otra sociedad. Tal vez antes éramos más tolerantes. La rivalidad la impone la mediatización de todo, y a veces los mismos clubes se van adaptando a la impronta de cada época. La rivalidad existe y está bien que exista, es parte del folclore porque les permite mejorar a ambos. El problema es la violencia. En ese marco, hoy, lamentablemente, si un jugador de Vélez pasara a Chicago o viceversa, creo que la gente no lo aceptaría.

- ¿Seguís frecuentando la zona? ¿Volviste a Vélez o a Chicago?

- Hace mucho que no voy. Incluso tampoco voy tanto a Caballito. Por temas de trabajo y la vida me tuve que venir a vivir al centro y se me dificulta visitar esos lugares que me hicieron tan feliz en mi juventud.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


EL CHICAGO DE DE PAOLI NO PUEDE CANTAR UN GOL


16/10/2019

Pese a la mejoría en su juego, el Chicago de De Paoli no logra hacer pie y ahora sufrió una dura derrota por 2 a 0 ante Guillermo Brown, en su visita a Puerto Madryn, que lo hunde aún más en el fondo de la tabla. Completamente distinta es la realidad de Liniers, que tras su victoria por 1 a 0 contra Yupanqui, en calidad de visitante, se posiciona como único líder del certamen de Primera D. En rugby, Beromama perdió un partido fundamental en su lucha por el ascenso contra su rival directo, Vicente López, que en su cancha lo venció por 27-21 relegándolo a la sexta posición y alejándolo de ese tan anhelado cuarto puesto, a dos fechas del final de la Zona Campeonato en la Tercera División de la URBA.


Desde la llegada del relator Rodolfo De Paoli a la dirección técnica del club de Mataderos, Chicago había demostrado otra cara completamente distinta a la de los partidos anteriores, con intenciones de jugar más a la pelota y de mantener un orden en todas sus líneas. A pesar de esto, su mayor deficiencia sigue siendo, sin dudas, la falta de profundidad a la hora de dar la estocada final, lo cual se reflejó en los dos empates consecutivos con que inició el ciclo el flamante DT. Con esta premisa, el Torito visitaba a Guillermo Brown para cambiar el rumbo de su equipo y lograr la primera victoria en la era De Paoli.


Sin embargo, con apenas 12 minutos disputados del primer tiempo, la idea de juego implementada por el técnico tuvo su primer traspié cuando el fondo del Torito intentó salir jugando, pero Mateo Acosta estuvo más atento, consiguió robar la pelota y definió contra Silva desde la medialuna poniendo el 1 a 0. A partir de allí todo fue cuesta arriba para el visitante, que volvió a desnudar las falencias que posee a la hora de buscar profundidad para definir. A pesar de mantener la posesión del balón, no logró blandir la defensa del local que jugó con el resultado a favor, cerró el partido con una contra aprovechando la desesperación de Chicago, que Depetris cambio por gol para el 2 a 0 definitivo, que tras el empate de Ferro, lo hundió en el fondo de la tabla.


Todo lo contrario sucedió con Liniers, que enfrentaba a uno de los últimos de tabla para intentar consolidarse como único puntero del torneo, y así fue. Más allá de que Yupanqui se mostró como un rival de juego “duro” para la Topadora del Oeste, la superioridad del visitante fue clara. Liniers se puso en ventaja tras el centro de Campuzano desde el sector derecho que acabó con el remate de González sentenciando el 1 a 0 definitivo. Más allá de que el Celeste pudo estirar la ventaja en varias ocasiones -incluidos dos disparos en el travesaño- el local se mostró como un rival firme que pudo mantener un resultado corto que lo dejaba a tiró de un descuento que jamás llegó. Así, finalmente Liniers es el único puntero del torneo de Primera D.


En rugby, se disputó uno de los partidos más importantes de la Zona Campeonato en la Tercera División de la URBA, ya que Beromama visitaba a su rival directo, como lo es Vicente López, en busca del tan deseado cuarto puesto que les permita ascender a la segunda división. En un partido muy parejo, finalmente Beromama desperdició una oportunidad de oro tras caer por 27 a 21 a dos fechas del final del torneo lo cual lo ubica en el sexto puesto. Quedan diez puntos en juego y por ahora el tricolor de las Mil Casitas está a 9 puntos del cuarto, Porteño. Por ahora el sueño sigue intacto aunque este sábado deberá vencer como local a Ezeiza –en lo que a priori se presenta como un compromiso accesible- y esperar que se le den otros resultados.


Julián Linares

Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


 
 
   
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Deportes

Toda la información de los deportes que nos apasionan


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Personajes

Personajes


Instituciones

Instituciones


Tránsito

Información de los hechos viales de la comunidad


Política

Información del ámbito político


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Literatura

Breves comentarios literarios


Policiales

Información de la actividad Policial



 
             
 
Publicite Aqu�
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar