Inicio   Editorial  Propiedades  Comunidad  Sociedad  Educación Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

Publicite Aquí

EL SECUNDARIO NOCTURNO BAJO LA SUELA DEL AJUSTE

Editorial

31/12/2018

“Trabajo haciendo distintos arreglos en casas de familia, desde pintar una pared hasta hacer un contrapiso. Me doy maña, aprendí mirando a mi Viejo, que labura de albañil desde los 12 años”, me contaba Rubén hace algunos años, cuando intentaba sumar testimonios para elaborar un informe periodístico sobre el duro camino que deben atravesar los jóvenes para ingresar al mercado laboral. Rubén tenía entonces 20 años y soñaba con un futuro mejor. “Le prometí al Viejo que iba a estudiar y hoy estoy a punto de concretar un sueño. Estoy haciendo el comercial nocturno y a fin de año me recibo de perito mercantil y después me gustaría estudiar cine. El Viejo siempre me dijo que, aunque él no haya tenido esa suerte, el estudio era la llave para progresar en la vida”.

Hoy aquella frase me retumba incesante en la cabeza y parece cobrar un valor especial, a la luz de la polémica Resolución 4055/2018, por la que el Ministerio de Educación porteño dio de baja el Plan de Estudios del Comercial Nocturno, con el cierre progresivo de catorce establecimientos que hasta hace poco ofrecían esa modalidad.

Se sabe, desde épocas inmemoriales la educación ha sido el elemento igualador más noble y efectivo al que pueda acceder un ser humano. La herramienta capaz de transformar y hacer crecer a una sociedad, generando oportunidades para todos, evitando las inequidades, la marginalidad y la proliferación de excluidos del sistema. El propio Sarmiento afirmó alguna vez, que todos los problemas, son problemas de educación.

Sin embargo, aún hoy hay quienes suponen que todo aquello son verdades de Perogrullo. O en todo caso verdades tan ciertas que harían peligrar la vulnerabilidad que demuestran quienes no han tenido acceso a la educación, y son presa fácil de los trasnochados designios de quienes ostentan el poder.

Desde el Ministerio de Educación intentaron justificar la medida argumentando que el cierre se vincula a que estos establecimientos “cuentan con bajas matrículas, planes de estudio desactualizados, y bajas tasas de egreso”. Es decir que, lejos de plantearse cuáles son las causas de esas circunstancias y, eventualmente, abocarse a mejorar aquellas cosas que sea preciso mejorar, optan directamente por cerrar. Algo así como pretender terminar con la pobreza eliminando a los pobres.

La medida implica que desde 2019 no se inscribirá a nuevos alumnos en 14 escuelas comerciales nocturnas de la Ciudad. No obstante, a aquellos que ya estén cursando se les garantiza la continuidad hasta recibirse, pero ya no se abrirán nuevos cursos. Esta modalidad –perimida, según el Ministerio de Educación porteño- tenía una duración de cuatro años y contemplaba el ingreso a la educación de jóvenes de entre 16 y 18 años que, por superar la edad convencional no pueden estudiar en escuelas diurnas, además de adultos a quienes, por cuestiones laborales, se les hace imperioso cursar de noche para concluir sus estudios. Según los gremios docentes, la Resolución deja fuera del sistema educativo a más de diez mil alumnos, y unos mil docentes perderán sus puestos de trabajo.

Tal vez la palabra clave para entender esta medida sea “ajuste”. Un término que no sabe de sensibilidad social, ni de igualdad, ni de justicia, sólo de obediencia debida.

Es cierto que existen distintos tipos de escuelas nocturnas y en algunas hay requisitos que no todas cumplen. Por ejemplo, los CENS son para jóvenes mayores de 18 años, mientras que esta modalidad admite a jóvenes de 16 y 17 a los que, por distintos motivos, se les dificulta asistir en horario diurno.

Una de las catorce escuelas afectadas con la medida es el Liceo 8 “Esteban Echeverría”, único establecimiento secundario público del barrio de Mataderos. Allí asistía Rubén cuando tuve el placer de entrevistarlo. Hoy andará por los 27 y tal vez haya dejado el rodillo para darle forma cinematográfica a algún documental.


Lic. Ricardo Daniel Nicolini


(cosasdebarrio@hotmail.com)



 
STAFF COSAS de BARRIO

Año XX - Nº 190 - Segunda Epoca
Diciembre 2018

Editor Propietario
Lic. Ricardo Daniel Nicolini
Director General
Lic. Ricardo Daniel Nicolini
Jefe de Redacción
Ricardo Omar Nicolini
Redactores
Florencia Cunzolo, Carlos María Caron, Arq. Raúl Fioressi, Julieta Gómez, Nelly Pareja de Rodriguez, Héctor Robles, Ignacio Messina y Alejandro Perrotta.
Colaboradores
Carlos Mazzino, Gloria Benito, Liliana Nicolini, Fernando Aresse Tomadoni, Fabián Peroni.
Fotografía: Alejandro Isusi, Gloria Benito
Dpto. de Promoción: Alicia Egaña
Arte y Diagramación: Ivana Giuliani
E-mail: ivanagiuliani@hotmail.com

COSAS DE BARRIO
Carhué 723 - 2do. Piso Of. 9 (1408) Tel. 4644-2500
Fax: 4641-4892 - e-mail: cdebarrio@hotmail.com


www.cosasdebarrioweb.com.ar

Tirada Impresa Mensual: 10.000 ejemplares Distribución sin cargo
Integrante de la cooperativa de editores de publicaciones EBC Matrícula 25.261
Queda prohibida la venta y/o reproducción total - parcial del contenido periodístico, fotográfico y/o publicitario.
Registro de la Propiedad Intelectual 2009: 632.593
Incluido en el Registro de Medios de la Ciudad de Buenos Aires


 
 
   
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí

Espacio Público

Todas las novedades sobre nuestros espacios públicos


Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Salud

Salud


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Medios

Lo que pasa en los medios de la comunidad


Policiales

Información de la actividad Policial




 
   





 

 

 

 

 

         
 
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar