Inicio   Editorial  Comunidad  Sociedad  Educación  Encuesta Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

VERGÜENZA AJENA

Editorial

30/6/2019

No hay dudas. Las ansias de poder enceguecen, obnubilan, anestesian, acorazan. Y cuando ese poder se lo disputan los políticos, aquellos efectos recrudecen a niveles superlativos, porque las consecuencias de tanta desidia recaen sobre millones de víctimas indefensas, de carne y hueso.

Los días previos al cierre de alianzas y de listas de cara a las próximas elecciones, no hicieron más que dejar al descubierto la triste realidad que define a nuestra clase política. La rosca, los contubernios y los turbios entramados entre candidatos de ¿veredas opuestas? –tal vez como nunca antes se hayan visto- echaron por tierra cualquier atisbo de principios ideológicos, compromiso, lealtad y moral que alguno de esos candidatos pudiera haber esbozado en su diario trajinar por la arena política, incluso un par de días antes ¿Cómo explicar sino el increíble armado de las dos fórmulas presidenciales que dicen acaparar el mayor caudal de votos? ¿Cómo entender el regreso de Massa al kirchnerismo? ¿Cómo dar crédito al armado de largas listas de candidatos que aspiran a una banca en diputados?

Para esos menesteres, donde el poder subyace como único y seductor objetivo, la clase política no descansa. No le importa quitarle horas al sueño y a la familia, porque –al fin y al cabo- ese es el momento central en el que se definen los espacios de poder. Ese con el que tanto soñaron a lo largo de toda la vida.

Pero mientras ellos se entretienen -y pretenden entretenernos- con el panquequismo de los candidatos y la conformación de alianzas disparatadas en el marco de una insolente y desvergonzada campaña electoral, en nuestro bendito país –según cifras oficiales- más de la mitad de los niños es pobre y pasa hambre. Una realidad insoslayable y demoledora, que como ciudadanos nos hace hervir la sangre de sólo ver tanta hipocresía, crueldad y desidia.

Pero eso no es todo. A nivel global las cifras de la pobreza ascendieron al 32% de la población argentina, tres millones de pobres más que hace apenas un año, que engloban un total 14.3 millones de pobres. Además, la tasa de desempleo ya superó el 10 por ciento, lo que significa que hay casi dos millones de desocupados y que otros siete millones y medio vive de changas.

Claro que para ocuparse y hacerle frente a esa cruda realidad, donde el poder no talla ni a los premios, ningún político se rasga las vestiduras. Para eso no se justifica dejar de lado las banderías ideológicas –como sí lo hicieron para rosquear- y tirar todos juntos en pos del bien común de los ciudadanos, los mismos a los que luego les imploran por un voto. La política entendida como servicio público parece haber pasado de moda.

Y en ese letargo embriagador en el que los sumerge el poder en el fragor de la campaña, muchos le hacen el caldo gordo a aquellos políticos y funcionarios que ocupan su tiempo en acaparar la mayor cantidad votos –no importa cómo ni de qué manera- difundiendo actos y declaraciones en donde los escrúpulos y la vergüenza quedan bien guardados en el placard. Tiempo que, en definitiva, muchos deberían ocupar en atender las necesidades reales de la gente. Al fin y al cabo, los suculentos sueldos que reciben del erario público (es decir, que nosotros les pagamos) son la recompensa por trabajar, no por jugar a la política con el dinero y el dolor ajenos.

Porque duele, claro que duele. Duele y retuerce el estómago observar la desidia y la inacción con la que los principales exponentes de la clase política argentina dilapida el futuro de las nuevas generaciones. Duele ver el cinismo con el que ningunean a nuestros abuelos, sumiéndolos en la miseria. Duele ver la angustia del laburante que sabe que no llega a fin de mes. Duele ver a aquellos que lo han perdido todo y hoy enfrentan el hambre y el frío a la intemperie con un viejo colchón sobre la vereda.

El hambre no espera, no admite dilaciones. Salvo, claro, que el embriagador encanto del poder lo haga desaparecer por completo.


Lic. Ricardo Daniel Nicolini

(cosasdebarrio@hotmail.com)



 
STAFF COSAS de BARRIO

Año XX - N° 195 - Segunda Epoca
Junio 2019

Editor Propietario
Lic. Ricardo Daniel Nicolini
Director General
Lic. Ricardo Daniel Nicolini
Jefe de Redacción
Ricardo Omar Nicolini
Redactores
Florencia Cunzolo, Carlos María Caron, Arq. Raúl Fioressi, Julieta Gómez, Nelly Pareja de Rodriguez, Héctor Robles, Ignacio Messina y Alejandro Perrotta.
Colaboradores
Carlos Mazzino, Gloria Benito, Liliana Nicolini, Fernando Aresse Tomadoni, Fabián Peroni.
Fotografía: Alejandro Isusi, Gloria Benito
Dpto. de Promoción: Alicia Egaña
Arte y Diagramación: Ivana Giuliani
E-mail: ivanagiuliani@hotmail.com

COSAS DE BARRIO
Carhué 723 - 2do. Piso Of. 9 (1408) Tel. 4644-2500
Fax: 4641-4892 - e-mail: cdebarrio@hotmail.com


www.cosasdebarrioweb.com.ar

Tirada Impresa Mensual: 10.000 ejemplares Distribución sin cargo
Integrante de la cooperativa de editores de publicaciones EBC Matrícula 25.261
Queda prohibida la venta y/o reproducción total - parcial del contenido periodístico, fotográfico y/o publicitario.
Registro de la Propiedad Intelectual 2009: 632.593
Incluido en el Registro de Medios de la Ciudad de Buenos Aires


 
 
   
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�
Publicite Aqu�

Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Deportes

Toda la información de los deportes que nos apasionan


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Medios

Lo que pasa en los medios de la comunidad


Medio Ambiente

Informacion sobre Este tema de inter�s general




 
   





 

 

 

 

 

         
 
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar