Inicio   Editorial    Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

Publicite Aquí

ESGUINCE DE PIEL

Editorial

01/09/2018

Lo último que había hecho antes de salir de su casa había sido levantar la boleta de Edesur. La sacó del sobre después de cerrar la puerta con llave. Ahora Gabriel caminaba a paso firme por José León Suárez hacia Rivadavia y no podía dejar de pensar en los casi cuatro mil pesos que tendría que pagar en menos de dos semanas. Quiso cruzar Palmar pero tuvo que frenar de golpe, cuando un colectivo 4 ni siquiera atinó a aminorar la marcha antes de doblar. Masticó una puteada y siguió caminando apoyándose en el bastón.

Era un típico sábado nublado de invierno, faltaban pocos minutos para las 9 de la mañana y a las 10 tenía turno con el traumatólogo. Gabriel sabía que ya no era un pibe de 20, pero no podía darse el lujo de resignar el fútbol de los miércoles. Al fin y al cabo aquella hora y pico era la única terapia que le permitía alejarse de la rutina y cortar en dos la semana laboral, que cada vez se le hacía más larga y tediosa. Tal vez si no hubiese ido a trabar aquella pelota intrascendente en el área rival, ahora el esguince no existiría y podría estar tomando unos mates en la cocina con su señora y los chicos.

Debía observar con atención las baldosas de las veredas. No fuera cosa que volviera a pisar mal y el esguince se agravara. Entonces reparó en su barrio, en sus calles, en aquella geografía que de tanto transitarla se le hacía insulsa y monocorde. Recordó esas mismas calles en las tardes de verano de su infancia, cuando eran casi el patio de su casa y a la caída del sol las veredas se poblaban de vecinos que salían a tomar fresco. Ahora esos vecinos ya no estaban. A muchos los había devorado el paso del tiempo y otros habían partido a otros barrios, otros paisajes. Hoy sus caras ya no le eran familiares, tal vez por eso ni siquiera les dirigía el saludo. Incluso ese sector del barrio le resultaba ajeno y distante.

Aunque ya no había manteros invadiendo las veredas, ni cajones de frutas y verduras apoyados en hilera contra la pared, detestaba la suciedad que seguía siendo una constante. De pronto se detuvo un instante para comprobar que en la bolsa que llevaba en su diestra estuvieran todas las radiografías. Lo único que le faltaba era haberse olvidado alguna sobre la mesa de la cocina y entonces tener que volver. Cuando verificó que estaban las tres, reanudó su marcha.

A poco de cruzar Ramón Falcón, una larga fila de gente salía de una verdulería ocupando casi todo el ancho de la vereda. El hombre del bastón volvió a impacientarse, y acercándose a la entrada del comercio, optó por atravesarla sin siquiera pedir permiso. Fue entonces cuando impactó de lleno contra un joven moreno y retacón que salía raudo de la verdulería, con una botella de agua en la mano y una mochila multicolor sobre sus hombros. “¡Bolita de mierda!”, pensó Gabriel, pero sus palabras trascendieron sus labios y explotaron de lleno en la vereda superpoblada. Lejos de ensayar una réplica, el joven se agachó a levantar la botella que rodaba en el piso ya casi sin agua, se disculpó tímidamente y emprendió su camino a toda marcha.

Cuando Gabriel llegó a la parada del 8, el colectivo arrancaba. Tuvo que esperar el siguiente, con la seguridad, al menos, de que viajaría sentado. El trayecto se consumió en unos cuantos minutos, que lo mantuvieron ocupado pensando en lo descabellado de la boleta de la luz, en los artefactos eléctricos, en los colectiveros desaprensivos y en los rostros desdibujados de sus vecinos de antaño.

Cuando bajó del 8 caminó algo más tranquilo las dos cuadras que lo separaban del consultorio, y una vez en la recepción, presentó el carnet y se dispuso a aguardar el llamado del profesional. Un par de minutos más tarde una voz pronunció su nombre y su apellido desde el Consultorio 7. Al ingresar, vio una mochila multicolor colgada del perchero y a un hombre joven, moreno y retacón, enfundado en un guardapolvos blanco. “Perdón, yo no sabía…”, titubeó Gabriel y dejó la bolsa con las radiografías sobre el escritorio.


Lic. Ricardo Daniel Nicolini


(cosasdebarrio@hotmail.com)


 
STAFF COSAS de BARRIO

Año XX - Nº 186 - Segunda Epoca
Agosto 2018

Editor Propietario
Lic. Ricardo Daniel Nicolini
Director General
Lic. Ricardo Daniel Nicolini
Jefe de Redacción
Ricardo Omar Nicolini
Redactores
Florencia Cunzolo, Carlos María Caron, Arq. Raúl Fioressi, Julieta Gómez, Nelly Pareja de Rodriguez, Héctor Robles, Ignacio Messina y Alejandro Perrotta.
Colaboradores
Carlos Mazzino, Gloria Benito, Liliana Nicolini, Fernando Aresse Tomadoni, Fabián Peroni.
Fotografía: Alejandro Isusi, Gloria Benito
Dpto. de Promoción: Alicia Egaña
Arte y Diagramación: Ivana Giuliani
E-mail: ivanagiuliani@hotmail.com

COSAS DE BARRIO
Carhué 723 - 2do. Piso Of. 9 (1408) Tel. 4644-2500
Fax: 4641-4892 - e-mail: cdebarrio@hotmail.com


www.cosasdebarrioweb.com.ar

Tirada Impresa Mensual: 10.000 ejemplares Distribución sin cargo
Integrante de la cooperativa de editores de publicaciones EBC Matrícula 25.261
Queda prohibida la venta y/o reproducción total - parcial del contenido periodístico, fotográfico y/o publicitario.
Registro de la Propiedad Intelectual 2009: 632.593
Incluido en el Registro de Medios de la Ciudad de Buenos Aires


 
 
   
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Deportes

Toda la información de los deportes que nos apasionan


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Salud

Salud


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Medios

Lo que pasa en los medios de la comunidad


Arte

Informacón general del mundo del arte


Transporte

Informaci�n de los problemas viales y lo referente al transporte




 
   





 

 

 

 

 

         
 
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar