Vélez se prepara para celebrar sus cien años de vida

La destacada entidad de Liniers va camino al centenario.

 

Página Jóven
Entérate de lo que pasó
y de lo que vendrá

Cultura
Agenda de espectáculos y eventos

Breves Comunales
Toda la información de la comuna


 
 

El próximo primero de año los hinchas de Vélez estarán celebrando el centenario de su club, una fecha carísima para el corazón fortinero, para la que ya se están preparando una serie de festejos que prometen ser maravillosos.
Desde comienzos de enero, la Sub Comisión del Hincha Fortinero viene realizando reuniones abiertas en los quinchos del polideportivo del club, donde se van delineando las distintas actividades propuestas por los presentes. Los encuentros se realizan los primeros miércoles de cada mes a las 20.30 horas
Hasta el momento, se han elaborado remeras alegóricas que ya se han puesto a la venta (con un costo accesible de $ 25.-) que pueden adquirirse en las reuniones de los miércoles o todos los días en el kiosco del complejo acuático del club. Los integrantes de la Sub Comisión aclaran que lo recaudado por la venta de las prendas, estará destinado a los festejos que se realizaran a lo largo de todo el año próximo y,  principalmente, a la gran caravana que el 1º de enero de 2010 se realizará desde la estación de trenes Vélez Sarsfield (actual Floresta) hasta el Estadio José Amalfitani, a lo largo de la avenida Rivadavia.
El principal desafío de la Sub Comisión, se centra actualmente en intentar amalgamar los proyectos y propuestas de las distintas agrupaciones políticas que giran en torno a la vida institucional del club, que a la fecha no han logrado desprenderse de efímeras rivalidades para concordar en un festejo conjunto y común para todo el pueblo fortinero.
Donde todos coinciden es en que los festejos del centenario serán únicos e irrepetibles, por eso los ven como la forma ideal de limar viejas asperezas y celebrar unidos este siglo de vida del club que logrado hacer trascender el nombre del barrio de Liniers hacia todo el globo terráqueo.


Las plazoletas de la desidia
Los dos terrenos arbolados de José León Suárez y Humaitá están en estado de abandono.

El estado en el que desde hace un tiempo se encuentran los escasos espacios verdes con que cuenta la Comuna 9 (integrada por los barrios de Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda) es, salvo contadas excepciones, sencillamente calamitoso. Desde el otrora imponente Parque Alberdi (de Directorio y Lisandro de la Torre) hasta la abandonada plaza Sarmiento (de Cosquín y Tuyutí), el panorama de recreación al aire libre del que gozan los vecinos dista mucho de ser atractivo.
Los únicos que parecen escaparle a este triste e inevitable destino, son aquellos que han sido rodeados por rejas (incluido el sector que aún permanece usurpado en la plaza María Ana Mogas, de Lisandro de la Torre y Patrón). Allí sí se desempeña un guardián y la atención de la Dirección de Espacios Verdes del Gobierno porteño es más que esmerada. Casi como sugiriendo que el resistido enrejado perimetral es la única solución para mantener cuidada una plaza.
Tal vez el emblema de ese abandono esté sintetizado en las plazoletas secas de José León Suárez y Humaitá, que padecen un pésimo estado de conservación y sólo sirven para albergar pilas de basura, que camiones de otros distritos vienen a descargar al lugar, ante la falta de atención que ostentan desde hace más de un año.
Bautizadas por la Junta de Estudios Históricos de Liniers con los nombres de dos de los más representativos artistas locales (el escultor Santiago Chiérico y el plástico Tomás Ditantato) hoy esas plazoletas, lejos de ser un espacio de recreación, constituyen un peligro para los vecinos de ese sector de Liniers. “Nosotros ya casi dejamos de utilizarlas y preferimos que nuestros chicos no vayan. Es por seguridad, porque acá para habitualmente gente desconocida y en actitud sospechosa, y luego de la seguidilla de robos que venimos padeciendo no queremos correr más riesgos”, sintetizó Marta González, una vecina de Humaitá y el pasaje José Paula y Rodríguez Alvez. “Necesitamos que el Gobierno porteño las ponga en valor nuevamente para que vuelvan a ser patrimonio de los vecinos”, concluyó.
A comienzos de febrero comenzaron las anheladas obras para recuperar la Plaza de los Mataderos (de Lisandro de la Torre y Bragado) y son varias las que aguardan en lista de espera. Mientras tanto, los vecinos continúan penando por el lamentable estado en que se encuentran sus plazas, las mismas en las que alguna vez disfrutaron con los suyos del sol, el verde y el aire libre.

 

El origen. Esta es la imagen que se conserva de la vieja estación Vélez Sarsfield –hoy Floresta- en donde surgió la idea de crear un club, que hoy es orgullo del barrio.


DESDE AQUELLA VIEJA ESTACIÓN DE FLORESTA

En la lluviosa tarde del 1º de enero de 1910 se formalizó la fundación del Club Atlético Argentinos de Vélez Sarsfield. Tres pibes fueron los inspiradores de aquel sueño: Nicolás Marín Moreno y sus amigos Julio Guglielmone y Martín Portillo. Juntos se refugiaron del aguacero en el túnel de la Estación Vélez Sársfield (hoy Floresta) del Ferrocarril Oeste, y mientras se intentaban secarse surgió la charla de la que nacería el club más importante del oeste porteño.
Posteriormente, en la casa de Antonio Marín Moreno se reunieron Placido Marín, Luis Barredo, Alejandro Doldaín, Adolfo Barredo, Nicolás Marín, Fidel Rodríguez, Martín Portillo, Vicente Pozo, Rodrigo de la Hoz y Julio Money, quienes decidieron darle vida a aquella idea surgida en el túnel de la estación y fundar una “Sociedad Sportiva”. Luis Barredo Cobián resultó elegido como el primer presidente del flamante club que llegaría a ser orgullo del fútbol argentino. La flamante comisión directiva formó entonces dos equipos: uno de tercera y otro de cuarta división. El uniforme que se utilizó fueron las clásicas camisetas blancas, que estaban al alcance de todos y los partidos de local se disputaban en el potrero de Ensenada y Provincias Unidas.
A partir de entonces, comenzaría a tejerse una exitosa historia, que hoy exhibe a Vélez Sarsfield como una de las instituciones deportivas más destacadas de Sudamérica.


Caldo de cultivo. Sin atención y cubiertas de basura, las plazoletas sólo atraen a gente de mal vivir.

Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar