Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
March 2, 2021 4:26 am
Cosas de Barrio

Contarlos para que no sean un número

El Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño puso en marcha el proceso tendiente a censar a las personas en situación de calle en la Ciudad de Buenos Aires; personas que, desde que se desató la pandemia de coronavirus, atraviesan una situación aún mucho más compleja que la habitual. Además de la posibilidad de contagio permanente, muchos de los lugares que les brindaban comida y posibilidad de pequeños trabajos cerraron sus puertas. Se trata de un colectivo de riesgo, ya que el 38,1% padece afecciones de salud preexistentes y el 10% tiene más de 60 años, la edad con mayor tasa de mortalidad por Covid-19.

El jueves pasado se realizó la primera reunión de todos los actores que trabajarán de manera conjunta y participativa en la realización del censo 2021 de personas en situación de calle que habitan el territorio porteño. El trabajo se desarrollará en el mes de abril próximo y estará coordinado por el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad de Buenos Aires. Con esa intención, la ministra María Migliore recorrió los Centros de Inclusión Monteagudo, Frida, Casa Animí, Hogar San Francisco, Bepo Ghezzi y Betania, que durante las noches albergan a mucha gente en situación de calle.

Además, la cartera en cuestión inició las convocatorias de las mesas de trabajo que definirán la metodología para realizar el censo. En este contexto, la ministra Migliore, junto al subsecretario de Atención y Cuidado Inmediato, Maximiliano Corach, recorrieron seis de los 24 Centros de Inclusión Social permanentes que posee la Ciudad.

El inicio de las mesas de trabajo para realizar el censo había sido acordado a fines de 2020 con las principales organizaciones de la sociedad civil que trabajan con personas en situación de calle, además de la Defensoría del Pueblo, la Dirección General de Estadísticas y Censos, y el Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad, con el objetivo de sentar las bases para la realización del censo anual. Además, se abordarán distintas aristas del tema para el diseño de políticas públicas que permitan incluir los distintos aspectos de esta problemática.

Uno de los acuerdos principales a los que se arribó en diciembre es que el censo debe incluir a todas las personas que se encuentren habitando la vía pública y a quienes estén alojados en hogares y Centros de Inclusión social gestionados directamente por la Ciudad y los que estén bajo convenio. También se dispuso que, para el diseño de la metodología, se armará una comisión ad hoc integrada por representantes de todos los firmantes del acuerdo, bajo la supervisión de la Dirección General de Estadísticas y Censos.

En este contexto, se realizaron recorridas por esos seis Centros de Inclusión y Hogares que albergan y trabajan de manera integral con personas en situación de calle. Migliore visitó el Centro de Inclusión Social gestionado directamente por la Secretaría de Asistencia y Cuidado Inmediato, Bepo Ghezzi; y los Centros y Hogares de Instituciones bajo convenio con la Ciudad: Casa Aminí -AUPA-, Hogar San Francisco -Cáritas-, Betania -Ejército de Salvación-; Monteagudo y Frida -Proyecto 7-.

A raíz de la necesidad de quedarse en casa, los Centros de Inclusión de la Ciudad de Buenos Aires sumaron un total de 3.379 plazas, que hoy tienen un 50% de ocupación y que llegaron al 80% en invierno, según datos del  Ministerio Desarrollo Humano y Hábitat porteño.

A pesar de que se produjeron  contagios en varios centros -como el parador Retiro- lo que causó temor a ir, las organizaciones involucradas en los operativos destacaron que, en términos generales, existió una buena gestión y que “nunca hubo tanta gente en paradores”.

Cómo funcionan los paradores en la pandemia

“Invitamos a concurrir a los paradores, pero no podemos obligar a nadie a hacerlo”, explican desde la conducción ejecutiva de Derechos Sociales de la Defensoría del Pueblo porteña. Diariamente hay 40 equipos del Programa Buenos Aires Presente (BAP) que recorren la ciudad acercando viandas, frazadas, ropa y kits de prevención a aquellos que eligen no ir a los albergues.

La Defensoría presentó en mayo último un  relevamiento de las condiciones sanitarias en la red de alojamiento transitorio y recomendaciones que se tomaron en cuenta. Resaltaron en ese momento la falta de insumos de higiene y prevención, la falta de vacunación antigripal y la necesidad de contar con más personal sanitario.

Al ingresar a un parador, se facilitan elementos de higiene y una muda de ropa, se registra la temperatura y se hacen preguntas sobre el estado de salud. El ingreso se hace en ventanas de tres días en los que se llena una zona, se aísla y -si no hay contagios, se une al espacio común. En muchos casos se hace el aislamiento en el nuevo centro Roca III. Aquellas personas con COVID-19 positivo y síntomas leves fueron derivadas al Centro Costa Salguero o a hoteles.

Se gestionaron 505 DNI para gente en esta situación, según el Ministerio de Desarrollo. La documentación es fundamental para tramitar subsidios, planes sociales o ser asignados a hogares y tener una alternativa de vivienda más allá de esta emergencia sanitaria.

Durante el año pasado, la red de alojamiento transitorio de la Ciudad se compuso de 43 Centros de Inclusión. Los paradores de emergencia entraron en uso en marzo y abren las 24 horas según los cupos necesarios. Cabe aclarar que e años anteriores, abrían solamente en invierno durante el Operativo Frío.

Para dar aviso de alguien en situación de calle, se debe llamar al 108 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, al 911 en la Provincia de Buenos Aires, al 147 en Rosario, y al 103 o 108 en la provincia de Córdoba.

0 Comentarios

No Comment.