Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
January 22, 2021 12:14 am
Cosas de Barrio

Un disparo mortal a la seguridad de los porteños

El futuro incierto de la Policía de la Ciudad ante la quita de fondos coparticipables

Como en ediciones anteriores, el licenciado en Seguridad Alberto Meni Battaglia, comisario inspector retirado de la Policía Federal Argentina y ex gerente de Seguridad de Brinks Argentina, vuelve a aportar en esta columna su mirada sobre la problemática de la inseguridad. En esta ocasión ofrece su parecer sobre la grave situación que amenaza a la Policía de la Ciudad, ante la quita de fondos coparticipables. Meni Battaglia es, además, profesor de Eje del Derecho y de Derecho Administrativo en la Escuela de Cadetes de la Federal, Juan Ángel Pirker.

Una vez más, la seguridad de los porteños se ve amenazada por mezquindades político partidarias. En esta ocasión, la quita por parte del Gobierno nacional de dinero coparticipable destinado a mantener a la Nobel Policía de la Ciudad, hace que se escuchen vientos de severos cambios dentro de la estructura de la fuerza de seguridad porteña. Claro que esta vez, no se trata solamente de un cambio de nombres, sino que está en juego la existencia propiamente dicha de la entidad policial creada a comienzos de 2017.

Recordemos que cuando se puso en marcha la flamante Policía porteña, la Superintendencia de Seguridad Metropolitana pasó a formar parte en su totalidad de la mencionada fuerza. Así,  hombres y medios se identificaron con el nombre de Policía de la Ciudad, entidad que es, desde entonces, la responsable de la seguridad de los vecinos en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

Como hemos comentado en reiteradas ocasiones en esta columna, la adaptación a esta función no fue nada fácil para los efectivos. Al contrario, todo el proceso resultó muy complejo, ya que el saldo del traspaso incluyó hasta pérdidas de vida de policías. Lo que expreso no es metafórico. En mi carácter de Comisario Inspector (R) y actual profesor en la Escuela de Cadetes, fue testigo presencial de ese difícil “ensamble” de medios y personal, al punto que los pedidos de baja y de retiros (incluso de aquellos que tenían varios años de antigüedad) eran constantes.

Los futuros efectivos policiales, estudiantes en la Escuela de Cadetes, vivían en esos tiempos la inquietud de no saber si cuando se recibieran de oficiales ayudantes iban a permanecer en la Policía Federal Argentina o serían destinados a la aún incipiente Policía de la Ciudad. Todo esto sumado a la posibilidad de ser enviados al interior del país, ajustándose a la jurisdicción y competencia que fue reformada a partir de la llegada de la Policía de la Ciudad, que se hacía responsable de la seguridad de la CABA quedando el resto del país bajo la responsabilidad de la Policía Federal, en cuanto a los delitos federales.

Como podrán observar queridos lectores, la creación de una fuerza de este tipo trae consigo un sinnúmero de inconvenientes, que sea como fuere afecta gravemente a la seguridad, y por ende, a la vida de todos nosotros y nuestras familias, que de manera indirecta también se ven gravemente afectadas.

Así las cosas, sólo nos resta aguardar esperanzados que la llegada del Niño Dios les traiga a nuestros gobernantes la dosis justa de tranquilidad, equidad y sentido común para solucionar este grave problema. Felices fiestas para todos. Hasta la próxima.

0 Comentarios

No Comment.